Iluminación (creencia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Iluminación (estado)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Vicente Carducho: El éxtasis de Jean Birelle (1626-1632). Monasterio del Paular.

La iluminación es un concepto filosófico y religioso que puede ser abordado desde múltiples perspectivas. En su acepción más habitual significa «adquisición de entendimiento».[cita requerida]

Conviene diferenciar, sin embargo, los dos conceptos distintos que cubre esta definición:

  • La iluminación intelectual (en alemán, Aufklärung). En este sentido, es esclarecimiento interior, Es poner en claro, llegar al fondo y dilucidar un asunto o una doctrina.
  • La iluminación espiritual (en alemán, Erleuchtung) es la experiencia de lo divino. Esta experiencia se manifiesta en paz, amor, felicidad o sentido de unidad con el universo. Es un esclarecimiento interior.

En la tradición filosófica occidental[editar]

En la tradición filosófica occidental, la iluminación se ve como una fase en la historia cultural marcada por una fe en la razón, generalmente acompañada por el rechazo a la fe manifestada en la religión institucional. Esto se dio en el siglo XVII en Europa y se conoció como Era de la Razón o Ilustración.

En las religiones orientales[editar]

El concepto también aparece en las religiones abrahámicas, como en la tradición de la cábala en el judaísmo, mismo que se adquiere al meditar sobre las características del árbol de la vida, en el misticismo cristiano, la tradición sufí del islam, el budismo zen, entre otras.

Iluminación espiritual o religiosa[editar]

El hinduismo sostiene que la iluminación se logra mediante:

  • Ejercicios de respiración (pranayama).
  • Meditación en alguna forma de Dios.
  • Meditación en los chakras (círculos de energía espiritual).
  • Repetición de mantras.
  • Obediencia a un gurú (maestro espiritual).
  • Mantener posiciones de yoga.

Según las líneas monásticas es necesario abandonar (sanniasa) todo apego a lo material.

Otros nombres[editar]

Simbolismo de la luz[editar]

La lámpara simboliza la disipación de las tinieblas con su luz, porque desde hace miles de años, la luz y su contrapartida, la oscuridad, han sido tratadas por las religiones como un elemento de carácter mítico-arquetípico.

Estas religiones fueron originalmente orientales; el fin último del budismo es alcanzar la iluminación o satori,[1]​ y la oscuridad se equipara a ignorancia[2]​ o, en terminología budista, avidya, que es un error de base en la percepción del mundo. De hecho, la ignorancia (u oscuridad) constituye la esencia de la segunda de las Cuatro nobles verdades del budismo.[3]​ La oscuridad está personificada por Mara, el diablo.

Buda se crió en el seno del hinduismo, religión que, al igual que el budismo, persigue la iluminación como fin último de sus practicantes.[4]

Otras religiones orientales, como el jainismo, persiguen asimismo la iluminación de sus fieles.[5]

A partir del siglo I, la luz se transforma, a través de los Padres de la Iglesia, en un elemento metafísico relacionado con la verdad infundida por Dios.

Las antorchas, velas, candelabros, lámparas están integradas en las ceremonias religiosas. En Grecia ardía constantemente una lámpara de oro en el Erecteón de la Acrópolis. En Argos se enterraban bajo tierra lámparas encendidas para que alumbrara el camino de Perséfone por los infiernos.

En las iglesias de muchas religiones, la ceremonia comienza encendiendo las velas y lámparas.

En el bautismo católico los padres llevan una vela que alumbra el camino hacia la luz. El día de difuntos, en muchas regiones se tiene la costumbre de encender velas y lámparas de aceite. En los funerales se ponen cuatro velas (o lámparas actualmente) alrededor del ataúd y se encienden velas a las imágenes religiosas (y en Sudamérica a las animitas) como una forma de solicitar sus favores.

Así mismo, la lámpara es el símbolo del desarrollo de la civilización y la cultura humana a lo largo de los siglos.

Algo interesante es que los caricaturistas muestren el surgimiento de una idea en un personaje colocando en el globo de los pensamientos una bombilla encendida.

Referencias[editar]

  1. Daisetz Teitaro SUZUKI: Ensayos sobre budismo zen (tercera serie). Buenos Aires: Kier, 1995, ISBN 950-17-1013-0, 9789501710137, pag. 195.
  2. Daisetz Teitaro SUZUKI: Ensayos sobre budismo zen. Buenos Aires: Kier, 2004, ISBN 950-17-1011-4, 9789501710113, pág. 169.
  3. Elias CAPRILES: Budismo y dzogchen. La doctrina del Buda y el vehículo supremo del budismo tibetano. La Llave, 2000. pág. 49.
  4. W. Braswell, Jr., George. Guia Holman de religiones del mundo. B&H Publishing Group, 2005, ISBN 0-8054-3276-0, 9780805432763, 224 páginas, pág. 42.
  5. Marc GELLMAN y Thomas Hartman: Religión. Norma, 2003, ISBN 958-04-7426-5, 9789580474265, pág. 348.