Ignacio Lucas Albarracín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dr. Ignacio Lucas Albarracín, abogado y creador del Día del animal.

Ignacio Lucas Albarracín (Córdoba, 31 de julio de 1850 - Lomas de Zamora, 29 de abril de 1926) jurisconsulto argentino, abogado y durante más de cincuenta años primer secretario y presidente de la Sociedad Argentina Protectora de los Animales. En Argentina el 29 de abril se festeja el Día del Animal en homenaje al doctor Ignacio L. Albarracín.

Nació en Córdoba,[1]​ pero siempre se consideró sanjuanino de nacimiento por el hecho de que su padre, el coronel sanjuanino Santiago Albarracín, vivía refugiado en esta ciudad por razones políticas. Por eso también figura como nacido en San Juan en muchos documentos oficiales.[2]

En resumen[editar]

Pariente cercano[3]​ de Domingo Faustino Sarmiento, estableció su estudio en Buenos Aires y junto a él participó de algunas luchas políticas. Se dedicó a su profesión y no admitió ningún cargo de naturaleza política. Fue secretario de la Sociedad Argentina Protectora de los Animales fundada en 1879. Sucedió a Sarmiento como presidente de dicha entidad en 1885, cargo que desempeñó hasta su muerte. Durante su gestión realizó campañas contra las riñas de gallos, las corridas de toros y el tiro a la paloma.[4]​ Fue uno de los propulsores de la Ley Nacional de Protección de Animales (Nº 2786), promulgada el 25 de julio de 1891. Esta Ley, llamada comúnmente "Ley Sarmiento", es la precursora del proteccionismo animal contra la crueldad hacia los animales.

Juventud[editar]

El Dr. Ignacio Lucas Albarracín había nacido en Córdoba el 31 de julio de 1850, el día de San Ignacio de Loyola. Fue bautizado con los nombres Lucas Ignacio Emiliano.[5]​ Sus padres fueron el coronel Santiago Albarracín, emparentado con Sarmiento, y Flora Rojo, quien a su vez era familiar de personajes sanjuaninos como Guillermo Rawson (primo), José Rudecindo Rojo (padre), Camilo Rojo (hermano) y Anselmo Rojo (tío).

Cubierta de la revista Fray Mocho número 122, año 1914. La caricatura de la tapa simboliza a la Primera Guerra Mundial en algunos de los animales que simbolizaban a las potencias en pugna: el águila negra es Alemania, el águila bicéfala al Imperio de Austria-Hungría, el gallo a Francia, el león al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, el oso polar a Rusia y el tigre a Japón.

Recibió su educación primaria en San Juan. Después de haberse recibido de bachiller en el Colegio Montserrat en Córdoba, llegó a Buenos Aires, cuando aún no existía la Capital Federal, donde egresó con el título de doctor en jurisprudencia de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires el 1 de mayo de 1873. Atendió a Sarmiento como su secretario personal durante un tiempo, supuestamente durante la época postpresidencial del mismo, algo que resultó en una profunda amistad y un trato afirmado en la casa de Flora Rojo, su madre, donde personas prominentes como Bartolomé Mitre, Guillermo Rawson y Sarmiento solían reunirse para cenar y discutír.[6]

Dueño de una modesta fortuna, más que suficiente para su sencillo modo de vivir, pronto encontró lo que fue el objetivo de su vida y por el que lucho hasta su muerte: la necesidad de defender a todos los animales, entendiendo que aún aceptando su inferioridad con respecto al hombre no había necesidad de martirizarlos, castigarlos o gozar de su dolor.

Albarracín inició su cruzada contra la doma de potros, la riña de gallos, las corridas de toros, la crueldad en la matanza para faenar animales, el tiro a la paloma, la protección a los equinos de tiro (logrando la obligación de colocarle protección en la cabeza en los días de verano), en fin, un sinnúmero de cosas en las que trasuntaba su amor a la naturaleza y el culto civilizado de la vida. Asimismo, luchó contra la maldad cinegética, condeno con admoniciones rotundas el oprobio de los zoológicos que priva de la libertad a las águilas, que degenera el impulso natural de félidos y enferma de nostalgias indecibles a todos los demás animales. Además se opuso el maltrato de las comunidades indígenas.

Fundación de la Sociedad Argentina Protectora de los Animales[editar]

Fundador, junto con Sarmiento, Mitre, el reverendo J. F. Thomson, Guido y Spano y V. F. López, fue primer secretario, presidente popular y vitalicio de la Sociedad Argentina Protectora de los Animales, integró la Liga contra la trata de blancas y presidió el comité de moralidad publica, pero por sobre todas las cosas fue enfervorizando más –día a día- su dedicación por animales; constituyéndose en un arquetipo legendario y un símbolo, conformando además un anecdotario que no solo contenía gestos, actos valiosos y bellas acciones, sino siendo objeto también de la caricatura, el sarcasmo y hasta la burla de los que nunca alcanzaron a comprender la superioridad de su espíritu.[7]

Al final de su vida, Albarracín ya era un hombre que pertenecía más a los perros, a los caballos, a los pájaros, que a su familia constituida por su esposa, Sara Bibiana Carranza Davison, quien acepto abnegadamente que este preclaro hombre sacrificara sus negocios, su casa y hasta un mayor bienestar por esta pasión. De esta unión nacieron nueve hijos: Ignacio Jorge, Sara María, Mario Enrique, Raquel Margarita, Enrique Pedro, Flora Carmen, Raquel Margarita, Arturo Santiago y María Dora.

Residió en Tigre, Capital Federal y Lomas de Zamora.[8]

El día del animal es una fecha en homenaje a él[editar]

El 29 de abril de 1926 falleció el abogado argentino Ignacio Albarracín, propulsor de la ley de protección a los animales que se sancionó en 1891 y fue un antecedente legal pionero en el mundo. En homenaje a este letrado oriundo de San Juan, cada 29 de abril se conmemora el Día del Animal, por iniciativa de la Sociedad Protectora de Animales.


En 1907 Albarracín; gestiona con el Dr. Ponciano Vivanco, presidente del Consejo Nacional de Educación la celebración de la Fiesta del Animal, tomando como ejemplo la festividad del Domingo del animal que se realizaba en Londres por los pastores de las iglesias, donde se hacían sermones para inculcar el respeto por los animales. Esto se aprueba y se pasa la celebración para el año siguiente. En 1908 se prepara la reunión para el 29 de abril, pero debe suspenderse por lluvia, y se realiza el 2/5, pero luego se sigue festejando el 29/4. El acto inicial se realizó en el Zoológico con la presencia del presidente de la Nación, Figueroa Alcorta, varios ministros y 15.000 escolares y se soltaron 500 palomas mensajeras.[9]

Personaje colérico que era, es muy probable que la gran atención y la alegría de la entrevista de prensa en la casa, le haya causado mucha agitación y el ataque cardiaco que terminó con su muerte. Y la verdad es que el bien merecido homenaje el Día del animal se le ha dedicado posteriormente.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Registro parroquial de la catedral de Córdoba, donde fue bautizado el 4 de agosto de 1850.
  2. Archivo familiar de Jorge Lintrup Albarracín, Estocolmo, Suecia.
  3. Su padre, el coronel Santiago Albarracín, era doble primo segundo de Domingo Faustino Sarmiento.
  4. Tiro a la paloma - hoy tiro al plato o skeet - ha sido un deporte por lo menos desde 1793, cuando se utilizaban aves vivas, en Norteamérica en general la paloma pasajera que era muy abundante en la época. Blancos de arcilla se empesaron a introducír en la década de 1880.
  5. Registro parroquial de Catedral de Córdoba, libro de bautismos Nro.14, 1o. f.113.
  6. Anécdotas inéditas de Arturo Albarracín Archivo de Jorge Lintrup Albarracín, Estocolmo, Suecia.
  7. César H. Guerrero: Dr. Ignacio L. Abarracín - Un protector de los animales, Sociedad Protectora de animales "Sarmiento", San Juan 1971.
  8. Archivo familiar de: Jorge Lintrup Albarracín, Estocolmo, Suecia.
  9. Dr. Ruben M. Gatti, 2004.