Iglesia vieja (Tonalá, Chiapas)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tonatlán
Nombre: Zona arqueológica Tonatlán
Tipo Cultural
Ubicación Chiapas
MéxicoFlag of Mexico.svg México
Coordenadas 16°7′45″N 93°44′41″O / 16.12917, -93.74472
Localización Mesoamérica (México)
Cultura Zoque
Cronología 300 a.C. - 1100 d.C.
Período de florecimiento Período Preclásico Terminal- Clásico Temprano
Extensión 70 Hectáreas
Petroglífos ubicados en el costado sur de la rampa de la Estructura B-1.

El edificio B-1 es el más grande e importante del sitio, pues además de sus grandes dimensiones, en la parte superior mantiene un templo con un amplio patio a su alrededor. El basamento donde descansa el templo fue construido con un recubrimiento de losas megalíticas durante finales del periodo Preclásico Terminal y Clásico Temprano; sin embargo, aunque no lo sabemos con seguridad, existe la probabilidad de que en su interior mantenga una subestructura más temprana correspondiente al periodo Preclásico. El basamento expuesto o súper estructura fue modificado por lo menos en tres ocasiones posteriores, siendo ampliado hacia finales del Clásico Temprano Medio, antes de su última intervención constructiva realizada durante el periodo Clásico Tardío. La estructura original se cimentó sobre una colina alta con un agudo escarpe que se orienta hacia el Norte, y que mantenía un afloramiento rocoso con piedras bola de importante magnitud, algunas de las cuales fueron aprovechadas como lajas y losas para recubrir los muros. Fue alrededor de dicho afloramiento donde empezaron a rellenar con barro para construir la subestructura interior.

A este edificio B-1, se vincula la representación de un motivo simbólico en forma de cruz conocido como Glifo E de Alfonso Caso, el cual lo interpretó como un glifo anual, el mismo significa xoo ‘terremoto’ en lengua zapoteca. Este glifo representa el día 17 (de 20) del tonalámatl, gráficamente representa la división cuatripartita de la tierra con un círculo central que significa el día portador, es “temblor de tierra o terremoto”. Es un glifo portador y da nombre del año con el que comenzaba y finalizaba el ciclo solar de 52 años en el cómputo calendárico.

El glifo “E” representa el principio y fin de la cuenta solar zapoteca que iniciaba con el coeficiente 1 o 13, también el glifo simboliza “lo viejo”, “lo pasado”, por lo que pudiera ser que el edificio se construyó con el fin de venerar el “fuego solar viejo que renacía cada año”, cada ciclo la luz del sol emerge en el equinoccio de invierno invadiendo con su resplandor la entrada a la estructura hasta su llegada al templo superior, parecería una alegoría de dedicación al Sol Viejo que renace en el tiempo. Para los mayas correspondería al día imix, el primer día de su calendario. Este glifo no siempre significa lo mismo, mantiene varias acepciones dependiendo del contexto en el que se integra y permanece vigente durante toda la secuencia cronológica mesoamericana en varias regiones culturales. Lo hemos encontrado vinculado también a representaciones escultóricas y pictográficas, como símbolo de prestigio y poder, en vestimentas de personajes, en incensarios, como parte de un mensajes, etc. Es posible atribuirlo a la cultura zapoteca-mixteca temprana, es decir Monte Albán II (100 a. C.-300 d. C.) y su presencia en Iglesia Vieja nos lleva a inferir que en esa época mantuvo fuertes vínculos con la región de Oaxaca.


Historia[editar]

A través de toda la costa chiapaneca, desde los municipios de Tonalá, Mapastepec hasta Mazatán principalmente, se encuentran innumerables sitios arqueológicos que muestran vestigios de las culturas que se asentaron desde épocas muy remotas, culturas como la olmeca y maya, hasta culturas muy tardías vinculadas al periodo posclásico como la mixteca y mexica.

En esta amplia región cultural podemos observar que confluyeron en diferentes tiempos diversas culturas tales como la olmeca, zapoteca, maya, huasteca, y mixteca entre otras; fundamentalmente porque la costa se constituyó como un corredor importante que, desde el centro de México, atravesando el istmo de Tehuatepec y, caminando por la costa, llevaba a los interesados hasta Guatemala y Honduras, y no solamente caminando sino navegando también.

En la región se encuentran diseminados una gran cantidad de sitios prehispánicos de diferentes momentos, por ejemplo: Tiltepec, Tzuzuculli, Perseverancia, Ánimas e Iglesia Vieja que florecieron durante el periodo comprendido como Preclásico Temprano, Medio y Terminal, de los cuales algunos de ellos, como Tzutzuculli, tuvieron fuertes vínculos con la cultura olmeca, o en el caso de Iglesia Vieja que es un sitio epiolmeca, es decir, que su origen fue posterior a lo olmeca, alrededor del año 100 a. C. . Sitios del periodo Clásico Tardío son Los Horcones, Fracción Mujular, Mojarras y La Chincuya, que se desarrollaron posteriormente a Iglesia Vieja, ya que funcionaron durante el periodo Clásico Tardío y Postclásico en algunos casos como el sitio Paredón. Iglesia Vieja es un sitio de filiación cultural zoque, fundamentalmente durante el Clásico Temprano, y por lógica podemos inferir que los sitios contemporáneos y posteriores fueron zoques también, aunque aún nos encontramos en el proceso de definir el o los grupos lingüísticos que penetraron consecutivamente durante el periodo Clásico Tardío y Postclásico a la región, aunque tenemos alguna idea de qué pudo haber sido del grupo lingüístico popoloca-zoque, y que ocuparon Ocuilapa, San Carlos, Ponteduro, La Polka, Cabeza de Toro y la "Ciudad Perdida" en el Cerro de Bernal.[1]

Tonatlán fue fundada hacia el año 100 a. C., a través de un enorme esfuerzo humano realizado para su diseño, construcción, corte de piedra, rellenos, etc. El sistema de gobierno en sus inicios nos lleva a inferir la posible existencia de un sistema productivo de tipo comunal donde la sociedad era dirigida por líderes civiles de distintas localidades cercanas que se aliaron para consolidar un territorio mayor y poder comercializar sus productos y excedentes, es decir, un gobierno confederado o tripartita, según se muestra en el altar de "Las Tres Caras". Posteriormente, hacia el año 250 d. C., el sistema se modifica o algo pasa, aún no tenemos claros los procesos ocurridos, pero al parecer las rutas de comercio provenientes del centro de México cambian y se orientan hacia la depresión central de Chiapas y el Usumacinta via Petén. Tonatlán, sin embargo, intenta adaptarse y crece con grandes obras de remodelación, construcciones nuevas y ampliación de edificios monumentales, siguiendo de alguna manera el ímpetu de sus aliados zapotecas de Monte Albán; no obstante tal esfuerzo, el sitio decae relativamente pronto debido a la presión ejercida. Para el año 450 d. C. Tonatlán va decayendo progresivamente, posiblemente existieron fuertes migraciones e intervenciones de grupos mayas o algún otro, no sabemos con exactitud, pero el sitio es abandonado. Hipotéticamente creemos que los habitantes cambiaron de sede de gobierno hacia el sitio de Los Horcones junto al cerro Bernal, donde se instituye un gobierno estatal de orden militarista con claros rasgos mixtecos. En este proceso de decadencia aún no tenemos claro los procesos que influyeron en el abandono; no obstante, el sitio continuó funcionando como un gran santuario de veneración a los ancestros, y tal vez para efectuar romerías, una auténtica Iglesia Vieja prehispánica.

En el periodo Clásico Tardío, el sitio se intenta remodelar para ser reocupado, el grupo que intentó ocupar ese espacio posiblemente se vincule a grupos mixtecos de la costa y/o chontales de Tabasco, no estamos aún seguros, sin embargo desistieron de tamaña empresa a realizar, y así Iglesia Vieja es abandonada definitivamente.


Cronología comparativa[editar]

TonatlánZona arqueológica de CholulaEl Tajín(550 al 1080)Tikal(200 al 600)Tres Zapotes(-500 al 200)La Venta(-1050 al -350)México-TenochtitlanTollan-XicocotitlanTeotihuacan(100 al 700)Cuicuilco -800 al 100)Tlatilco -1350 al -800)Mayapán Tikal (-600 al 900)Kaminaljuyú(-1200 al 200)

Exploraciones arqueológicas[editar]

El lugar fue visitado por estudiosos y viajeros expedicionarios desde principios del siglo pasado como: Caecilie Seler-Sachs y Eduard Seler (1900); Enrique Juan Palacios(1926 y 1928); Edwin Fedon y John Corbett (1937); Edwin Fedon y José Luis Lorenzo (1939); Satterhwaite (1943); Drucker (1948); Arqueólogo Edwin Fedon (1949); Lowen y Mason (1965); Carlos Navarrete (1958, 1960 y 1976); y Lowe (1977 y 1983).

Con relación con los trabajos de investigación realizados en Tonatlán, entre los más importantes se cuenta el que en 1926 realizara el arqueólogo mexicano Enrique Juan Palacios, quien fue el primer investigador que dio una denominación a los numerosos basamentos y esculturas. Dos años más tarde publica su clásica obra En los confines de la Selva Lacandona, donde se describen con gran detalle los restos de las estructuras y las principales características de esculturas, altares y estelas, las cuales han sobrevivido al paso del tiempo y hoy en día se pueden apreciar tal y como las conoció el arqueólogo Palacios.

El trabajo más completo realizado en aquellas épocas fue hecho por los arqueólogos Edwin Ferdon Jr., John Corbett y José Luis Lorenzo, mismos que estuvieron durante dos temporadas de campo en el sitio, en 1937 y 1949, dando por resultado un exhaustivo y completo levantamiento topográfico y una excelente descripción de los sistemas constructivos de las estructuras, que pudieron identificar y ubicar en cinco grupos.

Desde 1998 se han realizado recorridos de superficie, y a partir del 2003 se ha excavado sistemáticamente por arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia, a través del Centro INAH-Chiapas, actualmente está realizando labores de investigación, exploración y restauración del sitio, siendo el director del proyecto el arqueólogo y maestro en estudios mesoamericanos Akira Kaneko, apoyado por la arqueóloga María de los Ángeles Elizabeth Flores Jiménez y el arqueólogo Eduardo Tejeda. A la fecha el INAH y entusiastas trabajadores tonaltecos (turulos) han trabajado y explorado el "Grupo B" y edificios del "Grupo C" (Kaneko, 2005). Actualmente está abierto al público.

Zona arqueológica[editar]

Acceso al lugar[editar]

Iglesia Vieja es uno de los lugares arqueológicos más importantes de la costa de Chiapas y se localiza entre la costa del Océano Pacífico y sobre las estribaciones de la Sierra Madre Oriental; entre los 600 y los 740 msnm. Ubicada en las coordenadas 17°78´ Norte y 41°98´ Este de UTM. Se localiza a 4 kilómetros en línea recta hacia el norte de la ciudad de Tonalá. Para acceder al sitio existe un camino de terracería que entronca en el km 10 de la carretera Tonalá-Arriaga, antes de llegar al puente del río Tiltepec; desde ahí son 9.1 kilómetros que pasa por los ranchos El Coyol y Miramar, hasta acceder a la explanada posterior del Grupo B del sitio arqueológico (Kaneko, 2005).

Características arquitectónicas[editar]

La extensión del sitio es de aproximadamente de 70 has, fue construido aprovechando la topografía natural de las mesetas en el que se asientan por lo menos 70 estructuras, mismas que no conservan una orientación lineal general. Las estructuras conforman 5 grupos arquitectónicos enumerados conforme el abecedario (A-E), los cuales están constituidos por grandes y medianas plataformas, basamentos y templos; así como, terrazas, plazas, rampas de acceso y cerca de 30 monumentos escultóricos (Kaneko, 2005).

El estilo arquitectónico de estas edificaciones está compuesto por superposiciones de grandes sillares o bloques megalíticos de forma rectangular, tallados en granito, de hasta dos metros y más de una tonelada de peso, colocados sobre un núcleo relleno de tierra compactada y piedras irregulares o hileras de bloques pequeños detrás de los grandes sillares exteriores; dichos bloques están colocados en posición horizontal recta o inclinada, de tal manera que forman basamentos con muros en estilo de talud-tablero o paño vertical, sistema muy utilizado en la ciudad de Teotihuacan. Aparentemente no se observan restos de estuco o argamasa de cal.[2]

Las estructuras son de planta rectangular, con dimensiones de tres a seis metros de altura, y de cuatro a treinta metros de longitud, que sirvieron como basamento para templos. No quedan restos visibles de los templos sobre las estructuras, lo que indica que fueron construidos con materiales perecederos, como troncos de árboles y techos de palma (Kaneko, 2005).

Frecuentemente, rampas de acceso sustituyen a las escaleras en el centro de las plataformas. Las escalinatas están adosadas al cuerpo principal de los edificios, y en algunas de ellas se tiene la presencia del conjunto de estela-altar, un patrón característico de los sitios arqueológicos del área maya (Kaneko, 2005).

Tonatlán no está aislada, existe otro asentamiento arquitectónico megalítico conocido como "Ciudad Perdida", ubicado en la cima de una colina cerca del Cerro de Bernal, en la misma región de Tonalá. La cronología de estos sitios a base piedras de grandes dimensiones, dentro de los cuales se encuentran también algunos de la península de Yucatán, coincide con el Periodo Preclásico Tardío y el Periodo Clásico Temprano (Kaneko, 2005).

Sus constructores rompieron toda norma arquitectónica conocida mediante la construcción de las obras más grandes y voluminosas en la historia de la arquitectura mesoamericana. Los antiguos habitantes de Iglesia Vieja lograron el desarrollo de la arquitectura megalítica sin influencia externa, cristalizó en su propia cultura, que podría nombrarse como "Cultura Tonalá" (Kaneko, 2005).

Estructuras principales[editar]

El Grupo B, se localiza en el extremo noroeste de la zona, se compone de tres estructuras con plataformas grandes y medianas, basamentos, así como accesos (en su mayoría son rampas), y un edificio bajo anexo dispuestos alrededor de una plaza, cuyo estado de conservación es bueno (Kaneko, 2005).

  • La estructura B-1 (La iglesia), se ubica en el lado poniente de la plaza principal, es un basamento que destaca por sus dimensiones, 95 metros de largo en la fachada sureste por 65 metros de ancho y 9 metros de altura. Su enorme fachada de tres cuerpos se orienta hacia el sureste, cuenta con una gran rampa en el centro que servía de acceso al nivel superior, además de un acceso escalonado en la esquina norte. La parte superior mantiene un muro que cierra y delimita un gran espacio rectangular, en cuyo centro se localiza un templo y un afloramiento de roca granítica de forma esferoidal. En el costado sur de la rampa, existen petroglifos prehispánicos con el símbolo de los cuatro puntos cardinales, representado con una cruz (Kaneko, 2005).
  • La estructura B-2 se localiza al sureste del Grupo B, al lado izquierdo de la estructura B-1. Es un basamento de menor tamaño que mide 24 por 18 metros, compuesto de dos cuerpos y un templo superior dividido en tres espacios donde se pueden apreciar los restos de una crujía construida con lajas, al interior de la crujía existe un recinto donde se encontró un altar que mide 115 por 60 cm con soportes esféricos. La estructura cuenta con una escalera muy deteriorada en su fachada principal que da hacia la plaza (Kaneko, 2005).
  • La estructura B-3 es una estructura grande, construida en forma de "L", presenta dos templos con accesos independientes orientados al noroeste.

Al frente de la rampa de la estructura B-1, se localiza una estructura anexa baja, de forma rectangular que mide 18 por 15 metros, que aún no se ha liberado ni explorado y pudo haberse tratado de un adoratorio.

En el límite sur del complejo B, se encuentra un muro de contención con talud y banqueta que mide 31 metros de longitud, al extremo este del mismo se encuentran cinco cuerpos escalonados (Kaneko, 2005).

Existen infinidad de monumentos esculpidos en relieve que aún están en estudio.

Galería[editar]

miniaturadeimagenEd. B-1.jpg

Véase también[editar]

[1] Google Maps: Zona Arqueológica Iglesia Vieja.

Referencias[editar]