Basílica de San Ildefonso (Jaén)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Iglesia de San Ildefonso (Jaén)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Basílica-Santuario de Nuestra Señora de la Capilla y Sacra Iglesia Parroquial de San Ildefonso
Jaén - Iglesia de San Ildefonso.jpg
Tipo Basílica menor, Santuario y parroquia
Advocación Ildefonso de Toledo
Patrono Nuestra Señora de la Capilla
Ubicación Jaén, Flag of Spain.svg España
Coordenadas 37°45′59″N 3°47′11″O / 37.76638889, -3.78638889Coordenadas: 37°45′59″N 3°47′11″O / 37.76638889, -3.78638889
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Jaén
Rector D. Pedro Ortega Ulloa[1]
Arquitectura
Construcción 1248 - siglo XVIII
Estilo arquitectónico Gótico
Renacentista
Neoclásico
[editar datos en Wikidata]

La Basílica-Santuario de Nuestra Señora de la Capilla y Sacra Iglesia Parroquial de San Ildefonso es un templo cristiano católico de Jaén, erigido en 1248 en el Arrabal de San Ildefonso y situado en la plaza homónima, que se halla presidida por una escultura dedicada a la Inmaculada Concepción de María, labrada en piedra por Amadeo Ruiz Olmos con motivo de la remodelación de la plaza en 1957. A raíz del "Descenso de la Virgen" en 1430, este templo adquirió una gran importancia y se convirtió en santuario y, posteriormente, en basílica menor, de la patrona de la ciudad.

En esta iglesia se hallan sepultados los restos del arquitecto y cantero Andrés de Vandelvira, mentor de las catedrales de Jaén y Baeza, fallecido en 1575.

Historia[editar]

Capilla[editar]

Con la edificación, en un antiguo arrabal extramuros de la ciudad árabe, del barrio de San Ildefonso, se construye una pequeña capilla en el corazón del nuevo barrio. Su primer dato histórico es de 1248, época de la que datan sus muros más antiguos, norte y este. Se estima que se fundó como parroquia en el siglo XIV, constando como tal en 1400, era una parroquia pobre de grandes dimensiones, aunque más reducidas que el templo actual, puesto que carecía de las naves laterales, de la portada principal y de la nave del descenso, tras el tabernáculo.

Santuario[editar]

Tras el descenso de la Virgen a la ciudad en 1430, la pequeña capilla adquiere gran importancia, convirtiéndose en el Santuario donde se rinde culto a la Virgen, con la advocación de Capilla. Desde este momento la pequeña capilla se convierte en un gran templo, con el empaque de una catedral.

Basílica[editar]

Cartel de la declaración como Basílica con el escudo del papa Benedicto XVI.

El 9 de junio de 2010 fue declarada Basílica menor por el papa Benedicto XVI, celebrándose el día 14 de noviembre una misa de acción de gracias presidida por Antonio Cardenal Cañizares Llovera, Prefecto de la Sagrada Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos,[2]​ esta celebración concluía el proceso iniciado en 2008,[3]​ siendo párroco el Ilmo. Mons. D. Manuel Bueno Ortega.

Exterior[editar]

El exterior recuerda a una fortaleza, debido a la presencia de varios contrafuertes semicirculares, en forma de torreón, situados en el muro norte. Presenta dos torres a ambos lados de la fachada principal. La izquierda, actual campanario, es de cuatro cuerpos y está coronada con cimborrio de sección octogonal cubierto con una suerte de chapitel, de baja altura y base circular. La derecha, de menor tamaño, cuyo cuerpo de campanas, de sección cuadrada con esquinas biseladas, lo que produce una planta en forma de octógono irregular, arranca directamente del plano de la fachada y está cubierta con una pequeña cúpula de media naranja.

Torre[editar]

La torre-campanario de la basílica se compone de cuatro cuerpos, separados entre si por cornisas salientes. El primer cuerpo es de planta cuadrada, construido entre 1584 y 1585, en él se encuentra el escudo del obispo Francisco Sarmiento de Mendoza. El segundo cuerpo presenta dos ventanas superpuestas en cada fachada. Fue finalizado en 1600, lleva el escudo del obispo Bernardo de Sandoval y Rojas, realizado por Cristóbal Téllez quien lo talló en piedra con embutidos de mármol rosado.

El tercer cuerpo se construyó entre 1608 y 1610, presenta planta octogonal, con pináculos en las esquinas, y en él se encuentran las campanas. Lleva el escudo del obispo Sancho Dávila Toledo, el reloj que se encuentra en este cuerpo fue instalado en torno a 1620 por el relojero Diego Morante. Este tercer cuerpo estaba rematado por un chapitel gótico, hoy desaparecido, que fue construido por Sebastián de Solís en 1624.[4]​ Este fue sustituido en la reforma de la torre de finales del siglo XVIII. El cuarto cuerpo, octogonal al igual que el tercero, es una cúpula en el que aparece el escudo del obispo Fernando Andrade Castro, por lo que se construyó algunos años después que el tercero.

Portadas[editar]

Vista lateral de la iglesia.

El actual templo presenta tres portadas de distintas épocas y, por tanto, de diferentes estilos que van desde gótico hasta el neoclásico.

Portada principal

Construida en el siglo XVIII, es de estilo neoclásico, proyectada por Ventura Rodríguez y realizada por Francisco Calvo. Está formada por cuatro columnas de orden compuesto adosadas que sostienen una cornisa en el que apoya un frontón triangular. Detrás de él y sobre el muro de fachada está colocado un pedestal con la figura de San Ildefonso, con dos flameros a cada lado.

Portada lateral

Es una formidable portada renacentista de Francisco del Castillo el Joven, construida en el siglo XVI por orden del obispo Pedro Cardenal Pacheco Ladrón de Guevara. Sobre el arco de medio punto hay alegorías paganas de la abundancia y sobre ellas un relieve con la imposición de la casulla a San Ildefonso, flanqueado por columnas corintias que sostienen un triángulo con el Padre Eterno en el centro. En los laterales se encuentran los escudos del obispo Pacheco que mandó levantar la Iglesia.

Portada primitiva

Se encuentra en la parte trasera de la actual iglesia. Es de estilo una del gótico isabelino, construida en los tiempos del obispo Alonso Suárez de la Fuente del Sauce. Ha sido restaurada con un mosaico de Santiago Pedrós, que cierra la primitiva puerta del templo.

Portada gótica de época del obispo Alonso Suárez.  
Portada lateral de Francisco del Castillo el Joven.  
Portada neoclásica de Ventura Rodríguez.  

Interior[editar]

Es de estilo gótico final, con planta de salón con tres naves de pilares compuestos que sustentan arcos apuntados, sobre los que cubren bóvedas nervadas, siguiendo las líneas del gótico tardío. El Tabernáculo es barroco, de Pedro Duque y Cornejo. La puerta de la Sacristía es de madera con talla de estrellas poligonales. La antesacristía y la sacristía presentan bóvedas de yesería labradas, en estas salas se guardan cuadros, tres sitiales de coro barrocos y objetos de culto de gran valor.

Conopeo en el altar mayor.  
Vista de la nave central.  
Altar mayor.  
Bóveda del altar mayor.  
Vista de la nave de la epístola.  

Retablo Mayor[editar]

Relieve del Descenso de la Virgen.

El retablo mayor preside la iglesia ocupando todo el testero del templo. Es de estilo barroco realizado en madera dorada y estofada por Pedro Duque Cornejo en el siglo XVII o XVIII, se encuentra divido en tres partes:

La central está dedicada por completo al Milagro del Descendimiento de la Virgen, pues recordemos que Jaén es junto con Zaragoza la única ciudad de España en las que existe la tradición del descenso de la Virgen. En el cuerpo principal se encuentra un relieve de dicho hecho glorioso que narraron los testigos, los cuales aparecen reflejados en la talla. En el cuerpo superior se encuentra la talla del Milagro de San Ildefonso de Toledo.

Los cuerpos laterales del retablo están dedicados a los Padres de la Iglesia, San Benito de Nursia, a la derecha, y San Antonio Abad, a la izquierda.

Retablo mayor.  
San Antón.  
Retablo de San Benito.  

Capilla de la Virgen de la Capilla[editar]

Capilla de la Virgen de la Capilla.

La capilla de la Virgen de la Capilla, patrona de la ciudad de Jaén, se sitúa en una nave lateral por detrás del presbiterio. Se accede a ella por una hermosa reja forjada en 1610 y en el que se encuentra el escudo del obispo Sancho Dávila y Toledo. El testero es un retablo barroco en el que un altorrelieve representa la procesión del Descenso de la Virgen a Jaén en 1430. Sobre este, se sitúa el camarín de la Virgen donde está la talla. Cabe destacar el frontal de plata del altar, la lámpara, también de plata, donada por el Ayuntamiento y demás enseres de la capilla.

En el lateral izquierdo de la capilla hay una hornacina cerrada con puertas de acero, en cuyo interior, en cofre de plata, se encuentra el documento notarial que narra el Descenso de la Virgen a Jaén. Está decorado con cinco medallones: el escudo de Jaén, la Anunciación, el Descenso, la Presentación y el Escudo de la Cofradía.

Las paredes de la capilla están pintadas con motivo florales y querubines sobre fondo rojo, y unos mosaicos de azulejo, la bóveda está pintada con las imágenes de varios reyes, todas las pinturas murales fueron restauradas por María José López de la Casa y su equipo en 2009.

En frente de la capilla de la patrona, al otro lado del testero del templo, se encuentra una vidriera pintada con el Milagro del Descenso que permite divisar a la Virgen de la Capilla desde la calle.

Vista de la cúpula.  
Cofre de plata.  
Hornacina de la Virgen.  
Vidrieras.  

Capillas y altares[editar]

Capilla del Bautismo, es la primera a la derecha. Presenta planta cuadrada, está cubierta por bóveda de media naranja con claraboya cenital, decorada con dibujos de yesería y un pequeño retablo neoclásico con un óleo del bautismo de Cristo. El cerramiento es una reja procedente del antiguo presbiterio, obra del maestro Joseph del Alcázar. Alberga las imágenes de la cofradía del Santísimo Cristo Yacente y Siervos de Nuestra Señora de la Soledad.

Capilla de la Vera-Cruz, alberga las imágenes de la Congregación del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz y María Santísima de los Dolores, fundada en 1541, es la cofradía de Pasión más antigua de la ciudad. Sus imágenes son recientes.

Altar de Jesús Preso, presenta un frontal de mármol rojo, que cobija la imagen de Jesús Preso, obra de Ramón Mateu Montesinos en 1941, que con esta talla consiguió la Medalla de Oro en la Exposición Nacional de Bellas Artes en 1941. Originalmente iba ser una imagen de Cristo caminando sobre las aguas pero finalmente fue tallado como Jesús preso, lo cual explica su peculiar semblante.[5]

Altar de la Divina Pastora, presenta un frontal de mármol rojo y un interior moderno con una pintura mural de Jaén, que cobija la imagen de la Divina Pastora de almas.

Altar de San José, presenta un retablo realizado en fecha reciente por Fernando Baldoy Ortega que cobija una imagen de San José.

Altar de la Virgen de la Antigua o del Cristo del Valle, está compuesto por un grandioso retablo de gran belleza presidido por una imagen del Calvario.

Altar de las Almas, similar al anterior, siendo más colosal aún, está dedicado a las Benditas Ánimas del Purgatorio, conformando toda una catequesis plástica de dicho Misterio.

Altar de Cristo Resucitado, se encuentra presidiendo el rincón en el que se encuentra la Pila Baustimal y la urna donde se guardan los Santos Óleos, así como la puerta de acceso a la torre del campanario. Está presidido por la talla de Cristo Resucitado.

Capilla del Cristo de la Vera Cruz.  
Jesús Preso.  
Divina Pastora en su altar.  
Altar del Cristo Resucitado.  

Leyendas[editar]

La Cabeza de la Iglesia de San Ildefonso. Esta leyenda se basa en un hecho real que narra el licenciado Antonio Becerra en su Memorial sobre el culto y devoción a la Virgen de la Capilla, publicado en 1639. En la Iglesia Parroquial de San Ildefonso, sobre unos de los contrafuertes que flanquean la portada que abre a la plaza, justo en el alero de la cubierta, hay una cabeza tallada en piedra. Se dice que es el vivo retrato de un joven, hijo de persona principal de la ciudad, que una noche, a finales del siglo XVI, se ocultó en el templo y robó las lámparas de plata que alumbraban a la Virgen de la Capilla. Salió de la ciudad con su botín, pero su mala conciencia lo desorientó y fue apresado en Los Villares. Juzgado sumariamente en Jaén, fue condenado a muerte sin que sus padres, pese a sus altas influencias, pudieran valerle. Le ahorcaron y luego se ordenó descuartizarlo y exponer sus restos sobre los contrafuertes del templo para que sirviera de escarmiento a posibles ladrones sacrílegos. Cuando los restos se consumieron con el tiempo, se ordenó que la cabeza, esculpida en piedra, permaneciera eternamente expuesta sobre el contrafuerte más próximo a la torre.

Cofradías[editar]

Virgen de la Capilla a la salida del santuario en 2008.

En el santuario se encuentra la cofradía de la patrona, que da culto a la misma, así como otras cinco cofradías que tienen su sede canónica en la parroquia, destacando las tres que procesionan en Semana Santa.

Pasión[editar]

Gloria[editar]

Referencias[editar]

  1. San Ildefonso estrena nuevo párroco
  2. José M. Liébana (11 de noviembre de 2010). «El Papa declara basílica la iglesia de San Ildefonso en Jaén». Consultado el 12 de noviembre de 2010. «Es un título que se le da a las parroquias que tienen cierta solera, tanto de tipo histórico como litúrgico. Además debe tener algún motivo especial de culto, como por ejemplo aquí con la Virgen de la Capilla con la historia que tiene y ser visitada por un número considerado de fieles.» 
  3. «La iglesia de San Ildefonso quiere demostrar su valor histórico, religioso y devocional para ser declarada basílica». europapress. Consultado el 8 de noviembre de 2010. «la parroquia es objeto de una importante devoción popular y atrae, incluso, a personas ajenas a su comunidad propia movidas, en este caso, por el fervor a la patrona de Jaén, la Virgen de la Capilla, que se encuentra en el templo.» 
  4. Rafael Galiano Puy (2004). Vida y obra del escultor Sebastián de Solís: Un artista toledano afincado en Jaén (187). Boletín del Instituto de Estudios Giennenses. pp. 273-351. ISSN 0561-3590. Consultado el 8 de noviembre de 2010.  página 24 del archivo, imagen en la página 76.
  5. Pedro Jesús Cuadros (25 de junio de 2009). «El Cristo de la Mar». Pasión en Jaén. Curiosidades. Consultado el 16 de noviembre de 2010. «(...) en Jaén hay una talla que procesiona y que en su origen se denominaba así, “Cristo del Mar”. Nos referimos a “Jesús Preso” (...)». 
  6. «Cofradía Resucitado». Consultado el 12 de noviembre de 2010. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]