Iglesia de San Esteban (Aramil)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Iglesia de San Esteban (Aramil)
Aramil-13.JPG
Tipo Iglesia
Advocación San Esteban
Ubicación Siero, Flag of Asturias.svg Asturias, Bandera de España España
Coordenadas 43°23′05″N 5°37′06″O / 43.384601, -5.61846Coordenadas: 43°23′05″N 5°37′06″O / 43.384601, -5.61846
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Oviedo (Asturias)
Orden Clero diocesano
Arquitectura
Construcción Siglo xii
Estilo arquitectónico Románico
[editar datos en Wikidata]

La iglesia de San Esteban de Aramil o de San Esteban de los Caballeros es un templo católico dependiente de la diócesis de Oviedo (Asturias, España). Está situada en el concejo asturiano de Siero, entre las localidades de Rebollada y Tras la Cuadra y en una zona llana bastante amplia. Está muy cerca de Pola de Siero y a 16 km de Oviedo por la N 634. La desviación a tomar está indicada en la N-634, a la derecha dirección Santander, pasado Pola de Siero. Aunque luego hay muchos caminos, desde casi todos se divisa la iglesia lo que ayuda a llegar fácilmente al estar en un lugar despejado sin edificaciones alrededor.

Este templo ya aparecía mencionado como «Templo de San Esteban» en el Libro becerro de Don Gutirre con el nombre de San Esteban de Tabladiello en el que también se citan los capellanes que tenían derecho a una parte de los diezmos de la iglesia. Debido a hay varios nombres para referirse a esta iglesia, como San Esteban de Tabladiello, que pasó a ser la denominación de un barrio de la parroquia, o San Esteban de los Caballeros, dejó de usarse el término «Aramil» para referirse a la iglesia.[1]

La historia en la Edad Media de San Esteban de Aramil tiene lugar durante los siglos XVI, XVII y XVIII. Como en la mayoría de los templos de la época, se desarrollaban y crecían gracias a patronazgos, tanto religiosos como laicos. En el libro del dean de la Catedral de Oviedo del año 1585 se describe los celleros y curatos que tienen parte en esta iglesia. En la fecha citada el curato tenía cuatro patronos, dos de ellos eran eclesiásticos y los otros laicos. Más adelante, Diego de Argüelles, que era patrón de esta iglesia, lo donó al convento de la Vega el 27 de octubre de 1598 por lo que este pasó a ser otro de los patronos. En documentos de fechas posteriores aparecen seis voces — patronos — de las cuales tres correspondían a distintos estamentos eclesiales como son el cabildo de Oviedo, y los citados Monasterios de Valdediós y el convento de la Vega; las voces laicas eran tres: dos pertenecían a la familia Vigil y una al Conde de la Vega.[2]


Historia[editar]

Ubicación del concejo de Siero. Aramil está en el centro-este.

Se trata de un templo de origen románico de cuya fundación no se conservan datos. El primer documento en el que aparece mencionado es un documento medieval de 1178 donde Sancha González vende a Álvaro Díaz la parte que a ella le corresponde por herencia en las zonas de Perales, Feleches, Corte y Aramil. La documentación de estas compra-ventas y cambios de propietarios están referenciadas en el Libro Becerro del monasterio de Valdediós. Igualmente aparece una donación de bienes que hacen Álvaro Díaz y su esposa a favor del mismo monasterio en la persona de su, entonces, abad don Nuño, así como otras posesiones colindantes con Aramil, Feleches y San Esteban y alguno más,en 1204. Aunque solamente figuraban un par de ellos, los estudiosos del románico afirman que en el documento de donación del año 1204 se incluían otros territorios más, cercanos a los anteriores, ya que según estudios de monográficos acerca de Aramil, Álvaro Díaz, de la Casa de Noreña, era propietario de una gran cantidad de terrenos en la parte central de Asturias, incluidas sus iglesias. En la lista de estos predios es donde aparece por vez primera el topónimo San Esteban. Sin embargo no aparece en el documento del año 1178 lo que puede significar que su construcción tuvo lugar entre los años 1178 y 1204.[1]

El templo de San Esteban también figuraba mencionado en el Libro Becerro del obispo de Oviedo Gutierre de Toledo y conde de Noreña, estudioso y prolífico obispo que escribió el Libro de los Privilegios en 1382, el Libro de la regla colorada en 1383, de 155 hojas de pergamino y El Libro Becerro en 1385 en 455 hojas también de pergamino. Y aparece con distintas denominaciones como son «San Esteban de Tabladiello» y «San Esteban de los Caballeros» por lo que se dejó de usar poco a poco el nombre de Aramil para referirse a la iglesia. Los patronos que se mencionan el Libro Becerro pertenecían en su mayoría a la «Casa de Noreña» según documentos existentes en la Catedral de Oviedo y de estos nobles caballeros procedía el nombre de San Esteban de los Caballeros.[3]

Existen dos teorías acerca de su fundación: la primera afirma que la iglesia es el único resto que queda de un complejo monástico, y la segunda que fue edificada como capilla dependiente de alguna casa nobiliaria que habría en las proximidades y que después se convirtió en iglesia parroquial. Fue restaurada en el año 1958 por iniciativa y a expensas de José Martínez Canteli, empresario nacido en Aramil y que hizo fortuna en México. A la vez, se amplió el cementerio que tiene enfrente y fue declarada Bien de Interés Cultural con categoría de «Monumento» el 23 de marzo de 1960, por Decreto publicado en el BOE del 29 de junio de 1960.[4]

Arquitectura[editar]

La iglesia presenta los rasgos clásicos de la arquitectura románica. Posee una nave única de planta rectangular seguido por un tramo recto de menor anchura que la nave y finalizado por una capilla y un ábside de planta semicircular en el extremo oriental de la construcción. El techo es de madera a con vertientes a «dos aguas». El acceso principal, abierto a occidente, se enmarca en una fachada en hastial y está rematada por una espadaña de dos huecos. El material empleado en la mayor parte de la iglesia es de mampostería siendo el «mampuesto principal» piedras de todo tipo, regulares e irregulares. Solamente se utilizaron sillares muy bien labrados y trabajados en las partes principales de apoyo y donde estaban las cargas mayores como las portadas, las esquinas, las ventanas y otros vanos.[5]

De las dos arquivoltas semicirculares de la puerta principal, la exterior está decorada con motivos en zigzag y la interior, que es lisa, está construidas con dovelas muy bien terminadas. En el muro sur hay abiertas tres aspilleras. Dos de ellas —las extremas— tienen la apertura hacia el exterior y la central, muy estrecha, lo tiene hacia el interior. También hay una puerta en este muro sur, más sencilla que la principal pero igualmente es de gran categoría. La fachada al norte es muy sencilla, como ocurre en la mayoría de estas edificaciones y la única explicación es que esta orientación es la que soporta las adversidades climáticas más duras. No tiene puertas y solamente dispone de una pequeña ventana, a bastante altura, que da al altar mayor.[6]

Respecto a la zona interior, la estructura soporte de la nave principal (vigas, puntales, tornapuntas, etc.) es de madera y está cubierta también por una techumbre de madera protegida del exterior por sencillas tejas de arcilla. Al norte había una puerta que comunicaba el templo con la sacristía pero en la actualidad ya no existe. Por comparación de las características similares de este templo con las de Amandi, Langreo y Mieres así como las de otros templos más cercanos situados en el entorno de Villaviciosa como son los de Lugás y Narzana parece lógico deducir que fueron edificadas en el mismo taller del cantero que construyó San Esteban de Aramil y que, además, estaban relacionados con el mencionado convento cisterciense. En el templo había una imagen de la Virgen María de estilo tardorrománico que actualmente se encuentra en el Museo de la Iglesia de Oviedo.[7]

Cabe diferenciar la ornamentación escultórica cuatro elementos: La puerta principal o pórtico de la gloria orientada a poniente, que es el más trabajado y decorado de los dos que tiene la iglesia, la de la fachada sur que está menos decorada, el ábside con ventana de dos columnas y que está orientado a levante y el muro del lado norte que es el más sencillo ya que solo tiene una ventana.[8]

Portada principal[editar]

Portada principal.
Fachada a occidente con portada principal.

La portada principal, también llamada «pórtico de la gloria», orientada a occidente, esta compuesta por un arco de medio punto con dos arquivoltas que se apoyan en dos pares de columnas, un par a cada lado y guardapolvo superior, también llamado «polsera». El guardapolvos de esta iglesia, que en este caso también tiene la forma de arco de medio punto y carente de tejaroz, está decorado con taqueado jaqués o ajedrezado que es un tipo de ornamentación basado en pequeños cilindros alineados que se encuentra en edificios románicos, tanto en frisos como en arquivoltas de puertas y ventanas. Otros nombres que se dan a esta decoración son ajedrezado, billetes, tacos, escaqueado o dados.[9]

Cada arquivolta se apoya en dos columnas y tiene por encima de las arcadas una calavera que corona todo es pórtico. Estas columnas, que soportan sendos capiteles cada una, están formadas por fustes que tienen esculpidas flores de lis y están apoyados sobre plintos. [7]

Capiteles del lado izquierdo[editar]

Los capiteles están decorados con motivos vegetales, a los que se unen cintas. El capitel más exterior representa una gran cabeza humana mordiendo una hoja de las que están dentro de una cesta y es tan grande que casi ocupa toda la cesta y que, por su similitud, puede tener cierta relación con el románico atlántico. La parte inclinada de la imposta que supera este capitel está decorado mediante dos cintas onduladas que se entrelazan; una de ellas está formada por hojas de gran tamaño y la otra, más sencilla, consiste en una cinta estrecha, con bordes remarcados y pequeños listoncillos perpendiculares a los bordes, muy cercanos unos de otros; la parte superior, vertical, tiene dibujos bastante deteriorados casi inidentificables. El capitel colindante, situado más hacia el interior, está decorado con hojas y motivos de cestería. La parte inclinada de la imposta de este capitel es muy similar a la anterior pero una de las cintas tiene las flores de menor tamaño que el anterior por lo que ambas cintas dejan unos huecos en el entrelazado que lo ocupan distintas tallas de hojas. La parte vertical, mejor conservada que la anexa, está decorada por semicírculos apuntando hacia abajo y unidos por sus diámetros.[7]

Capiteles del lado derecho[editar]

Los capiteles de la derecha están decorados con figuras de vegetales. Los motivos de la capitel interior son hojas triangulares nervadas apuntando hacia abajo. La imposta superior está decorada en su parte inclinada con flores de forma romboidal. El exterior también tiene hojas como motivos decorativos, pero estas tienen la nervadura muy abultada y con las hojas apuntando también hacia abajo. Su imposta tiene la parte inclinada decorada con anchas hojas lobulada y nervadas apuntando hacia abajo. Este capitel está mucho menos trabajado y detallado que el anexo hacia el interior. Las partes verticales de ambas impostas son prácticamente lisas e iguales; solo se diferencian en un cerco que tiene la exterior.[7]

Fachada sur[editar]

Puerta lateral al sur de San Esteban.
Puerta lateral al sur de Lugás.

La puerta de acceso de esta fachada es de menor tamaño y tiene menos importancia decorativa. Es también de arco de medio punto con dos arquivoltas apoyadas sobre las jambas y sin las columnas de apoyo. Ambas arquivoltas están protegidas por un guardapolvo decorado por figuras circulares con tres de ellas en cada dovela; en algunas tiene cuatro figuras. En su decoración llaman la atención la similitud entre las cabezas de pájaros esculpidas en forma picuda, apuntando hacia el centro del círculo de las arquivoltas, y los diferentes animales fantásticos con estilo de origen normando ya que aparecen en bastantes templos de Inglaterra como en los condados de Lincoln, York, Cornualles, Hereforth y algunos más. El origen de las cabezas de pico puede tener sus principios en la Abadía de Reading en Inglaterra a principios del siglo XII con la que se relacionan varias iglesias asturianas, sobre todo en los valles de Mieres y Lena. Aquí también hay edificios civiles o privados con este motivo. Hay varias iglesias con estas cabezas de pájaros que están presentes en la zona de Villaviciosa siendo las más representativas las de Aramil, Amandi y Ciaño. La segunda arquivolta está decorada con «rollos cerrados».[7]

En el muro sur hay tres saeteras, también llamadas arqueras, lanceras, troneras o ballesteras; las dos extremas tienen derrame al exterior mientras que la central, más estrecha, tiene derrame al interior, un pequeño arco semicircular y se apoya en una basa de una sola pieza muy bien trabajada. Respecto al guardapolvos, está decorado por hojas trifoliadas rodeadas de unas cintas de forma circular, de forma similar a las impostas que tienen unos círculos en los que están inscritas ramas trifoliadas y tetrapétalos.[7]

Estos rollos cerrados se usaron por vez primera en la catedral de Zamora, en la llamada «puerta del obispo». También hay en Asturias estos rollos cerrados en los templos de Lugás en Villaviciosa), en Ciaño y en Ujo. Pero la similitud mas precisa es la que hay entre las puertas de las fachadas sur de los templos de San Esteban de Aramil y de la del Santuario de la Viergen de Lugás que se podría decir que son prácticamente iguales.[10]

El ábside[editar]

Ábside con ventana de dos columnas.

En el ábside destaca la pequeña ventana central con dos columnas laterales que dejan una estrecha rendija. Está rematada por un arco de medio punto. Es más bajo que la nave y es la parte más oriental del edificio. Bajo la cubierta tiene una cornisa muy trabajada que se apoya sobre canecillos esculpidos alternando con metopas, también altamente cinceladas. Los canecillos, aunque esculpidos con motivos diferentes, tienen una cierta relación entre algunos de ellos, por ejemplo los temas laicos festivos como son las de un juglar tocando un instrumento de cuerda que bien pudiera ser una vihuela y otro personaje dando una voltereta. Hay otra serie de ellos que tienen un tema de componente erótica y otro grupo tiene como tema de conexión el que representan figuras zoomórficas. Entre ellos también hay subtemas ya que varias de ellas representan cabezas de animales felinos, otras presentan un cuadrúpedo, un par de serpientes y cabezas de animales monstruosos parecidos a las cabezas de pico; otro grupo tiene representaciones geométricas. También existen similitudes entre los canecillos de esta iglesia con los de otros templos situado en la zona de Villaviciosa como son Lugás y Narzana o en los valles más lejanos de Lena, Mieres como San Martino de Villallana y Santa María Magdalena en la Rebollada.[11]

Entre los canecillos hay dispuestas, deforma alternada, unas metopas que también están decoradas con diferentes motivos, algunos de ellos muy similares. Uno de estos son los vegetales como palmeras y tallos que terminan en flores de lis. En el centro del ábside hay una ventana larga y estrecha bajo una arquivolta flanqueada por dos columnas que terminan en capiteles decorados a cincel con una figura geométrica que es la mitad de un exágono la cual, a su vez, está superada y protegida por un guardapolvo decorado fundamentalmente con hojas dentadas.[12]

Fachada al norte[editar]

Es la más sencilla de todas las que componen el recinto. Además de cualquier otra explicación, se observa que en la inmensa mayoría de los templos de Asturias ocurre lo mismo y no tiene otra explicación más lógica que la climatología ya que en esta región, los vientos dominantes, las tomentas, las lluvias azotadas por los vientos tienen prácticamente todo el año una importante componente norte, y resultaría incomodísimo para la feligresía, estar expuestos a estas vicisitudes. Por otro lado, el artístico, se vería muy atacado por las condiciones del clima citadas. Por último, entraría en el templo gran cantidad de aire, generalmente frío, que haría costosísima la calefacción del templo.[13] Según la opinión de algunos expertos, la última rahabilitación del templo tiene partes de las caras norte y sur poco afortunadas por haber dejado las piedras y la argamasa «demasiado bien», es decir, no tan toscas como las partes antiguan de estas caras.

Referencias[editar]

  1. a b García Guinea, Pérez González y Álvarez, 2006, p. 105.
  2. Fernández Méndez, José Ramón (julio-diciembre de 1991). «San Esteban de los Caballeros o Aramil en los siglos XVI al XIX». Boletín del Instituto de Estudios Asturianos 138 (39): 433. Consultado el 20 de enero de 2017. 
  3. Berenguer Alonso, 1960, p. 41-50.
  4. Asturnatura.com (16 de marzo de 2015). «Iglesia de San Esteban de Aramil». Consultado el 22 de marzo de 2015. 
  5. García Guinea, Pérez González y Álvarez, 2006, p. 105-106.
  6. Asturnatura.com (16 de marzo de 2015). «Iglesia de San Esteban de Aramil». Consultado el 22 de enero de 2016. 
  7. a b c d e f García Guinea, Pérez González y Álvarez, 2006, p. 106.
  8. Asturnatura.com (16 de marzo de 2015). «Iglesia de San Esteban de Aramil». Consultado el 22 de enero de 2016. 
  9. García Guinea, Pérez González y Álvarez, 2006, p. 398.
  10. García Guinea, Pérez González y Álvarez, 2006, p. 107.
  11. M. P. M (1993). San Esteban de Aramil (2006 edición). Aguilar de Campoo: Fundación Santa María la Real. p. 108. ISBN 84-89483-27-2. 
  12. M. P. M (1993). San Esteban de Aramil (2006 edición). Aguilar de Campoo: Fundación Santa María la Real. p. 109. ISBN 84-89483-27-2. 
  13. Fernández y otros más, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Dep. legal M-39.404: Encuentro. pp. Tomo 6º; págs. 101 a 103. ISBN 84-7490-252-5. 

Bibliografía[editar]