Iglesia católica en Filipinas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Iglesia católica cuenta en Filipinas con una población total de 72.9 millones de fieles, siendo éste es el país con más católicos en Asia y el tercero en el mundo, después de Brasil y México. El Primado de las islas es tradicionalmente el Arzobispo de Manila. El obispo actual es Su Excelencia Gaudenció Cardinál Rosales, D.D., y su sede es la Basílica Menor de la Inmaculada Concepción, Intramuros, Manila. Su domicilio oficial es la Villa San Miguel en Mandaluyong.

Territorios eclesiásticos[editar]

Las Filipinas se organiza en 16 provincias eclesiásticas, 72 diócesis, 7 vicarías apostólicas y una ordinaria militar.

Historia[editar]

Bajo el dominio colonial español[editar]

Los primeros misioneros[editar]

Durante los siglos XVI y XVII, España tuvo tres razones principales para colonizar Filipinas:

*Participar en el comercio de especias, entonces dominado por Portugal.

*Aprovechar la situación geográfica de Filipinas tanto para el comercio como para extender el cristianismo a las civilizaciones avanzadas de China y Japón.

*Y, por último, cristianizar a los pueblos del archipiélago.

Si bien muchos libros de historia sostienen que la primera Santa Misa en Filipinas se llevó a cabo el domingo de Pascua de 1521, hay otras reivindicaciones sobre que hay evidencias de que se ha hecho en otro lugar. Algunos libros dicen que esto fue hecho en el mismo día en una pequeña isla cerca de la actual provincia de Bukidnon. Pero, hay leyendas también que dicen que San Francisco Javier, en su camino a Japón, se detuvo en una isla perteneciente a la actualidad a Pangasinán, celebrando una ceremonia antes de la entrada real de los españoles en el país. Sin embargo, sólo hay un registro de Misa cristiana en las Filipinas que es demostrable, y esto fue la Misa de Pascua celebrada en la isla-puerto Mazaua el 31 de marzo de 1521. De este episodio dio cuenta el cronista vicentino Antonio Pigafetta.

La expedición de Legazpi de 1565 marcó el comienzo de la hispanización de Filipinas. Esta expedición fue un esfuerzo para ocupar las islas con el menor conflicto posible, ordenada por Felipe II. El lamentable derramamiento de sangre en México y Perú lo motivó a ejercer el pacifismo durante estas campañas. El teniente Miguel Lopéz de Legazpi fue el encargado de hacer la paz con los indígenas y mediante la conquista militar rápida, estableció colonias.

En el marco del sistema de encomienda, los filipinos tuvieron que pagar tributo al encomendero de la zona y en cambio el encomendero les enseñó los caminos de la fe cristiana y también los protegió de sus enemigos. Aunque España había utilizado este sistema antes, no estaba funcionando tan efectivamente para los filipinos, como lo hizo en Estados Unidos. Los misioneros no tuvieron tanto éxito en la conversión de los indígenas como habían esperado en el marco del sistema de la encomienda. En 1579, el obispo Salazar y otros clérigos se mostraron indignados por los encomenderos, que habían abusado de sus poderes. Aunque los nativos eran resistentes, no podían unirse para conspirar una rebelión colectiva hacia los españoles por razones geográficas, las diferencias lingüísticas, y la indiferencia mutua.

Los cambios en la cultura filipina[editar]

Los españoles habían observado el estilo de vida de los indígenas y de acuerdo con ella de todo corazón. A través de sus ojos, vieron la influencia del diablo, y sintieron la necesidad de liberar a los indígenas de sus malos caminos. Con el tiempo, las limitaciones geográficas han desplazado a los indígenas en las denominadas aldeas, que son pequeñas unidades de parentesco que consta de unas 30 a 100 familias. Cada uno de los barangay, al igual que otras sociedades, tenían un sistema de clases. Los jefes patriarcales fueron llamados datus. El Maharlika (otra vez, Mahadlika) eran los nobles y los Timagua (o los Timauas) eran hombres libres. El servil eran una clase dependiente que se confundió con esclavos por los españoles. Las subclases variaban. Los matrimonios mixtos entre hombres libres y la clase dependiente estaba permitido. Los Barangay por lo general estaban en conflicto entre sí y la hostilidad era frecuente. Este fue el sistema que los españoles trataron de someter en su justificación que las clases dependientes eran un grupo oprimido, a pesar de que fracasaron en suprimir completamente el sistema.

La religión y el matrimonio también fueron temas que los misioneros de España quisieron transformar. La poligamia no era algo extraño, pero sólo los jefes tenían el privilegio de ricos. El divorcio y segundas nupcias fueron también frecuentes, mientras estaban justificadas las razones: la enfermedad, la infertilidad, o una mejor esposa potencial justifican las causas de divorcio. Junto con esas prácticas, los misioneros también mostraron su desacuerdo con las prácticas de pago de dotes, y el pago de "precio de la novia" y "servicio a la novia", en la que el novio paga su futuro suegro, en oro de ley o de los servicios laborales que ofrece antes del matrimonio. Los misioneros habían rechazado esto porque sentían que ponerle precio a la novia era un acto de venta de la hija y servicios de trabajo en el hogar del padre permitía las relaciones prematrimoniales entre el novio y la novia, lo que contradice las creencias cristianas.

La religión pre-conquista de los nativos consistían en cultos monoteístas y politeístas. Bathalá (de los Tagalos del Luzón central) o de Laon (de los Bisayos de las islas centrales) fue el máximo creador por encima de otros dioses y diosas inferiores. Los nativos también adoraban la naturaleza y rezaban a los espíritus de sus antepasados a los que también hacían sacrificios. La magia y la superstición existía también entre los nativos. Los españoles alegaron liberar a los nativos de sus prácticas y mostrarles el camino correcto hacia Dios.

En 1599, la negociación se inició entre un número de jefes y sus hombres libres y los españoles. Los indígenas acordaron presentar a la regla de un rey castellano y, en cambio, los nativos fueron adoctrinados en el cristianismo y son protegidos de sus enemigos, sobre todo japoneses, chinos, y los piratas musulmanes. Sin embargo, los esfuerzos de conquista y conversión no eran ni tan fácil ni tan negociables como este contrato. Los misioneros se enfrentan a numerosos obstáculos y los éxitos a lo largo de la ruta de acceso a la cristianización.

Dificultades en la expansión del cristianismo[editar]

Hay varios factores que obstaculizaban los esfuerzos de los españoles para extender el cristianismo en todo el archipiélago. Un número insuficiente de los misioneros en la isla hace difícil llegar a todas las personas y más difíciles de convertir. Esto se debe también al hecho de que la ruta a las Filipinas es en sí una tarea rigurosa y parte del clero nunca tuvo la oportunidad de poner un pie en las islas. Algunos clérigos se enfermó o años esperando su oportunidad para emprender el viaje, o por alguna diferencia el clima una vez que llegaban era insoportable. Otros misioneros deseada para ir a Japón o China, en lugar de difundir su fe, o estaban más interesados en el mercantilismo. Los españoles también peleaban contra la población china en las Filipinas. Los chinos habían establecido tiendas en lo que se llamó el Parián o bazar durante la década de 1580 al comercio de la seda y otros bienes de la plata mexicana. Las revueltas de los españoles esperan de los chinos y, por tanto, estaban bajo sospecha constante. El gobierno español y la conquista fueron también depende en gran medida esta plata, porque el apoyo de las necesidades para ejecutar el gobierno de Manila, la ciudad principal, y continuar la cristianización. Los obstáculos más difíciles que enfrentan los misioneros fueron la dispersión de los filipinos y sus variedades aparentemente sin fin de idiomas y dialectos. El aislamiento geográfico obligó a numerosos pequeños pueblos y todas las demás provincias apoyaron un dialecto diferente.

La evangelización se hizo en la lengua nativa. La Doctrina Christiana es un libro de oraciones en tagalo publicado en el siglo XVI. Cuando, Miguel López de Legaspi configurar el sistema colonial de principios de 1565, se implementó un sistema de encomiendas, donde nació, pudieran adquirir tierras, si se sometió el bautismo y registrado como un católico. Conversión masiva tuvo lugar en este momento.

Las órdenes y su tarea[editar]

Ser no sólo la nación cristiana más grande en Asia, sino también a terceros nación católica más grande del mundo, Filipinas es el hogar de muchas de las principales congregaciones religiosas del mundo. Hoy en día, estas congregaciones incluyen los Agustinos, Agustinos Recoletos, Jesuitas, Dominicos, Franciscanos y otros muchos.

Los cuatro órdenes regulares, que fueron asignados a cristianizar a los nativos fueron los agustinos, que vinieron con Legazpi, los Franciscanos Descalzos (1578), los Jesuitas (1581), y los frailes dominicos (1587). En 1594, todos habían acordado para cubrir un área específica del archipiélago para hacer frente a la vasta dispersión de los nativos. Los agustinos y franciscanos, principalmente cubrió el país tagalo, mientras que los jesuitas tenían una pequeña área. Los dominicanos abarca el Parián. Las provincias de Pampanga y Ilokos fueron asignados a los agustinos. La provincia de Camarines pasó a los franciscanos. Los agustinos recoletos y jesuitas también se le asignaron las islas Visayas. De la conquista cristiana no había llegado a la provincia de Mindanao, debido a una comunidad musulmana de alta resistencia que existía antes de la conquista.

La tarea de los misioneros españoles, sin embargo, estaba lejos de ser completa. En el siglo XVII, los españoles habían creado cerca de 20 pueblos grandes y casi completamente transformado el estilo de vida nativo. Por sus esfuerzos cristiana, los españoles justificaron sus acciones afirmando que los pueblos pequeños eran un signo de barbarie y sólo a las grandes, las comunidades más compactas permitido una comprensión más rica para el cristianismo. Los filipinos frente a la coacción no mucho, los españoles sabían que los rituales se invita a los nativos. La disposición de estos pueblos fue en forma de parrilla que permite una navegación más sencilla y más orden. También se extendió lo suficiente como para permitir una cabecera o capital visita la parroquia y capillas pequeñas ubicadas en las aldeas en las que solamente los clérigos, quedó temporalmente en masa, los rituales, o nupcias.

La resistencia filipina[editar]

Los filipinos, en cierta medida, se resistió, porque sentía una obligación de la agricultura y la conexión con sus campos de arroz. Consideraron que los pueblos grandes se llevaron a sus recursos y que temían que el medio ambiente compacto. Esto también se quitó el sistema de encomienda que dependían de la tierra, por lo tanto, los encomenderos perdieron tributos. Sin embargo, los misioneros continuaron sus esfuerzos para convertir a los nativos a la fe cristiana. Su estrategia era llevar a los niños de los caudillos y los puso bajo intensa educación en las doctrinas religiosas y el idioma español para que ellos a su vez, podría convertir a sus padres y sus seguidores nativos finalmente iba a emular a su líder. Entre 1578 y 1609, los misioneros vieron una actitud optimista y entusiasta de los indígenas y vio a más adeptos que nunca.

A pesar de los progresos de los españoles, se necesitaron muchos años para que los nativos realmente comprender los conceptos claves del cristianismo. En el catolicismo, los cuatro principales sacramentos atrajo a los nativos, pero sólo por razones rituales y que no acababa de modificar el estilo de vida indígena como los españoles esperaban. Bautismo atrajo a los indígenas porque creían que curan enfermedades. El sacramento del matrimonio es un concepto muchos indígenas no podían entender y había violado la santidad de la monogamia. Los filipinos, sin embargo, se les permitió conservar la tradición de la dote y fue aceptado en la ley. "Precio de la novia" y "servicio a la novia" no fue observado por los españoles, pero fueron realizadas por los nativos a pesar de su reclamación a la herejía. La Penitencia es el sacramento de la confesión y necesaria a todos a confesarse una vez al año. El clero utilizó un texto de ayuda bilingüe llamado Confessionario para ayudar a los filipinos a comprender el significado de la confesión y lo que tenían que confesar. Eran, en un primer momento, temiendo que el concepto y luego, poco a poco utilizado penitencia como una manera de excusar sus acciones excesivas durante todo el año. El sacramento de la comunión se dio en forma selectiva para este fue uno de los sacramentos más importantes que los misioneros no querían que los indígenas al riesgo de violación.

La ocupación estadounidense[editar]

El gobierno de Estados Unidos (1898-1946) en práctica la separación entre Iglesia y Estado. Muchos hermanos de América, los jesuitas y otras órdenes religiosas católicas, así como las denominaciones protestantes se han asentado establecido. William Howard Taft aplicado plenamente las políticas de la Iglesia. Irónicamente, cuando Apolinario Mabini sometida a votación, la iglesia y la separación del Estado en el Congreso de Malolos de 1898, la separación ganó por un ligero margen a pesar de los fuertes sentimientos conra los frailes.

En este mismo tiempo, debido a los sentimientos de independencia, iglesias independientes que surgieron como la Iglesia Aglipayana (que más tarde se sumaron a los anglicanos) y de la Iglesia ni Kristo. Esta separación continúa después de la independencia en 1946 hasta la actualidad.

La devoción a Santa María[editar]

Junto con los santos, los filipinos han mostrado una gran devoción a la Santísima Virgen María. Prueba de ello es María es la patrona de las distintas ciudades en todo el campo. En particular, hay lugares de peregrinación, donde cada pueblo ha creado sus propias versiones de María. Con las insignias españolas, historias indígenas, de creencias y la fe, y los rasgos faciales única de la zona, los católicos han creado imágenes que son únicamente filipino. Con la devoción de la población regional, estas imágenes han sido reconocidos por varios papas. Varios Papas han reconocido los impactos culturales y religiosos de estas imágenes. En general, han otorgado las bendiciones a través de una Coronación Canónica, y el estado de la Basílica de la iglesia local. A continuación se presentan algunos de los lugares de peregrinación y el año en que recibió la bendición canónica:

  • Nuestra Señora de los Desamparados
    • Santa Ana, Ciudad de Manila
    • Marikina, Metro Manila
  • Nuestra Señora de Caysasay—Taal, Batangas- 1954
  • Virgen de la Caridad
    • Agoo, La Unión, 1971
    • Bantay, Ilocos Sur, 1956
  • Nuestra Señora, Divina Pastora—Gapan, Nueva Ecija, 1964
  • Nuestra Señora de Namacpacan—Luna, La Unión, 1959
  • Nuestra Señora del Buen Suceso—Paranaque City, Metro Manila, 2005
  • Nuestra Senora de Guia—Ermita, Manila, 1955
  • Nuestra Señora del Santisimo Rosario de la Naval de Manila—Quezon City, Metro Manila, 1907
  • Nuestra Señora del Santisimo Rosario de Manaoag—Manaoag, Pangasinan, 1925
  • Nuestra Señora de la Paz y Buen Viaje—Antipolo, Rizal, 1926
  • Nuestra Senora de Penafrancia de Bicol—Naga City, Bicol, 1925
  • Nuestra Senora de Visitación de Piat - Piat, Cagayan, 1954
  • Virgen de Regla—Opon, Cebú, 1954
  • Nuestra Señora del Santo Rosario de Orani—Orani, Bataan

Historia después de la colonización[editar]

Fiestas y días religiosos[editar]

Roman día Católica, como la Navidad, el viernes santo, etc. se observan como días festivos oficiales nacionales. Español-Mexicano de Cultura y el catolicismo ha influido considerablemente en la cultura y tradiciones. En el 3.er domingo del mes de enero, el país celebra la fiesta del Santo Niño de Cebú, el más grande que se celebra en Cebu City con la celebración del Festival Sinulog. Sin embargo, otras áreas tales como Kalibo, Aklan también son conocidos por su propia celebración conocida como la Ati-Atihan y en Iloilo City se celebra el domingo 4 de enero como el Dinagyang.

En cuanto a vacaciones de las obligaciones, la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas ha concedido la dispensa a todos los fieles que no asistirá a las masas en estos días, excepto el 8 de diciembre (Solemnidad de la Inmaculada Concepción, Patrona Principal del Archipiélago), diciembre 25 (Navidad), y 1 de enero (Solemnidad de Santa María, la Madre de Dios).

En 2001 también, la misma Conferencia aprobó una reforma del calendario litúrgico, que incluye las fiestas de Nuestra Señora de Guadalupe, Maximilian Kolbe, Rita de Cascia, Ezequiel Moreno y muchos otros en su lista de las memorias obligatorias.

Renovación Carismática Católica[editar]

Una serie de movimientos de la Renovación Carismática Católica surgió vis-a-vis el Born-de nuevo el movimiento durante los años 70. El movimiento carismático que ofrece la vida-en-el-seminarios Espíritu en los primeros días que han evolucionado y tienen nombres diferentes. Estos seminarios se centran en los carismas o dones del Espíritu Santo. Algunos de los movimientos carismáticos son la Oración de la Asunción de grupo, Parejas para Cristo y el Shaddai. Movimientos carismáticos profesan ser ecuménico, similares a los cristianos evangélicos y pentecostales, de hecho, muchos no-cristianos no católicos también se unen a este movimiento. A pesar de que la mayoría del movimiento ecuménico es, de sus seguidores son católicos, además, los líderes y oradores en estos grupos son a veces los sacerdotes católicos.

Camino Neocatecumenal[editar]

El Camino Neocatecumenal en las Filipinas se ha establecido hace más de veinte y cinco años. El número Neocatecumenal comunidades de más de setecientos y están presentes en toda la Argentina con las principales concentraciones en Luzon (Manila) y las islas Visayas, especialmente en Panay, en particular la provincia de Iloilo, con más de 120 comunidades. Esta iniciativa basada en la fe que se centra en redescubrir el Bautismo se ha propagado rápidamente en las Filipinas, el de mayor presencia en Asia y una de las presencias más fuertes en el mundo. Un Seminario Diocesano Neocatecumenal, conocido como el Seminario "Redemptoris Mater" también está presente en Manila, así como muchas familias en la misión en muchas de las islas Filipinas. El Camino Neocatecumenal es una realidad dentro de la Iglesia católica y sus esfuerzos se concentran en iniciativas de evangelización. Se encuentra bajo la autoridad del obispo local. La membresía en la Argentina actual supera los 25.000 personas.

Visitas papales[editar]

  • El papa Paulo VI fue blanco de un intento de asesinato en el Aeropuerto Internacional de Manila en Filipinas en 1970.[1]​ El agresor, un pintor surrealista boliviano llamado Benjamín Mendoza y Amor Flores, se abalanzó hacia el Papa Pablo con un kris, pero fue sometido.[1]
  • El papa, San Juan Pablo II visitó el país en dos ocasiones, 1981 y 1995. Fue uno de los objetivos de la organización Al-Qaeda financió la Operación Bojinka durante una visita a Filipinas en 1995 [cita requerida]. El primer plan era matar al papa San Juan Pablo II cuando visitó la Argentina durante el Día Mundial de la Juventud 1995 celebraciones. El 15 de enero de 1995, un atacante suicida se vestía como un sacerdote, mientras que Juan Pablo II aprobó en su caravana en su camino hacia el Seminario de San Carlos en la ciudad de Makati. Sin embargo, se registró la masa del Papa fallecido en Manila (1995) que han sido atendidos por 4 millones de personas, el mayor número jamás registrado en la historia papal.
  • El Papa Benedicto XVI declinó la invitación de visitar al cardenal Gaudencio Rosales y al presidente del CBCP, Angel Lagdameo, debido a un calendario agitado.[2]

Educación[editar]

La Iglesia católica participa en la educación en todos los niveles. Fundó y patrocinadores de cientos de escuelas secundarias y primarias, así como un número de colegios y universidades de renombre internacional. Ateneo de Manila University, una universidad jesuita, aparece como uno de los "World's Best Colleges y Universidades", en el Times Higher Education-QS World University Rankings.[3]

Influencia[editar]

A partir de 2005, el gobierno defiende la libertad y la igualdad entre todas las religiones en las Filipinas. Sin embargo, la mayoría de la población (83%) son bautizados católicos, con el 68% de toda la población que asisten a una misa católica semanal.[4]

La Iglesia católica tiene gran influencia en la sociedad filipina y la política. Un hecho característico es el papel de la jerarquía católica en el derramamiento de sangre Poder Popular de la Revolución de 1986. Entonces Arzobispo de la Arquidiócesis de Manila, Cardenal Jaime Sin pidió a los ciudadanos a marchar a lo largo de Epifanio de los Santos Avenue y la fuerza dictador Ferdinand E. Marcos a dimitir después de que se produjeron siete millones de personas respondieron.

En 2001, el Cardenal Sin, expresó su consternación por las denuncias de corrupción contra la presidenta de Filipinas, Joseph Estrada. Su llamada provocó la segunda revolución EDSA apodado como "EDSA Dos". Estrada dimitió después de 5 días continuos de protesta.

A la muerte del papa Juan Pablo II en 2005, el Presidente Gloria Macapagal-Arroyo declaró tres días de duelo nacional. Ella asistió al funeral del papa en la Ciudad del Vaticano.

Reciente agitación política en Filipinas se amplió la brecha entre el Estado y la Iglesia. El secretario de prensa de Arroyo, Ignacio Bunye pidió a los obispos y sacerdotes que asistieron a una protesta contra Arroyo como hipócritas y "las personas que ocultan sus verdaderos planes". Sin embargo, muchos todavía esperan la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas sobre esta cuestión. Arroyo se precia de ser un devoto católico.

Referencias[editar]

  1. a b http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,877149-1,00.html
  2. http://www.adnkronos.com/AKI/English/Religion/?id=1.0.2146861961,
  3. La Iglesia católica participa en la educación en todos los niveles. Fundó y patrocinadores de cientos de escuelas secundarias y primarias, así como un número de colegios y universidades de renombre internacional. Ateneo de Manila University, una universidad jesuita, aparece como uno de los "World's Best Colleges y Universidades", en el Times Higher Education-QS World University Rankings.
  4. https://web.archive.org/web/20060901122224/http://www.ns.umich.edu/htdocs/releases/print.php?Releases%2F1997%2FDec97%2Fchr121097a