Iglesia Evangélica Pentecostal "Príncipe de Paz" en Cuba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Origenes del Pentecostalismo[editar]

Pentecostés, del griego pentekostos (quincuagésimo), es una fiesta judía anual, conocida también como la Fiesta de las Semanas, una celebración de los primeros frutos de la cosecha. Se celebra cincuenta días después de la Pascua. El libro bíblico Levítico lo describe de la siguiente forma:

Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas serán. Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Jehová. De vuestras habitaciones traeréis dos panes para ofrenda mecida, que serán de dos décimas de efa de flor de harina, cocidos con levadura, como primicias para Jehová. Y ofreceréis con el pan siete corderos de un año, sin defecto, un becerro de la vacada, y dos carneros; serán holocausto a Jehová, con su ofrenda y sus libaciones, ofrenda encendida de olor grato para Jehová. Ofreceréis además un macho cabrío por expiación, y dos corderos de un año en sacrificio de ofrenda de paz. Y el sacerdote los presentará como ofrenda mecida delante de Jehová, con el pan de las primicias y los dos corderos; serán cosa sagrada a Jehová para el sacerdote. Y convocaréis en este mismo día santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis; estatuto perpetuo en dondequiera que habitéis por vuestras generaciones. Cuando segareis la mies de vuestra tierra, no segaréis hasta el último rincón de ella, ni espigarás tu siega; para el pobre y para el extranjero la dejarás. Yo Jehová vuestro Dios." Levítico 23:15-22 Reina Valera 1960[1]

Las iglesias pentecostales hacen alusión a esta fiesta como un símbolo de que todos los que se convertían al cristianismo el día de Pentecostés sería los primeros frutos de una vasta cosecha de millones de almas.

Surgimiento de la Iglesia Pentecostal de las Asambleas de Dios en Ciudad de la Habana[editar]

Parecía que 1900 vendría con nuevos augurios de una verdadera experiencia con el Creador, no algo nuevo, sino la manifestación del Espíritu Santo desaparecida por muchos años para el pueblo cristiano. A través de la reforma establecida por Lutero se hizo manifiesto el trato de Dios una vez tras otra con su pueblo; para esa etapa surgía en la calle Azuza (EE.UU.) en una Misión de La Fe Apostólica, una experiencia que para muchos era totalmente desconocida, la presencia del Espíritu Santo expresándose con el don de lengua. Dicha congregación con un líder afro americano se constituyó en la primera y única de su tipo donde se produce la integración racial; la cual no solo comenzó a crecer en número, debido a lo que estaba sucediendo, sino también en miembros blancos, que asistían a sus actividades. En los comienzos rara vez había conflictos entre ellos. Pero la fuerte presión racial a la cual estaba sometido el país, logró la fracción de la misma con el decursar del tiempo. Se dice que entonces habían dos ramas del pentecostalismo: una que proviene de las iglesias negras y otra de las iglesias blancas, estas últimas dieron orígenes a las Asambleas de Dios quienes más tarde enviaron misioneros a la América latina.

La llegada del pentecostalismo a esta región se da simultáneamente por varios países como parte del énfasis misionero de principios del siglo veinte, aunque también hay referencias del seguimiento de movimientos espontáneos, las iglesias pentecostales fueron proliferando por todo el continente a partir de los años veinte. La mayoría sin una organización continental salvo las Asambleas de Dios que poseían recursos económicos lo cual les propició ofrecer una mejor organización para la reproducción de las iglesias.

Mientras tanto, en Cuba, tras, una sangrienta guerra de independencia se luchaba por crear algún tipo de estabilidad política o social, el cubano de la época estaba sumergido en la pobreza y aferrado a una fuerte tradición que echaba sus raíces en el catolicismo romano, conjugada con el espiritismo, la santería y el palo mayombe. Desde finales del siglo diecinueve ya había en la isla grupos protestantes como los Bautistas, metodistas y Presbiterianos con no mucho éxito en su predicación.

Para muchos ha sido una interrogante constante la demora del pentecostalismo en Cuba estando ésta, geográficamente cerca de los EE.UU.; sin embargo, el país se mantenía cerrado a este mover diferente. Por empeño propio o por elección divina, son las Asambleas de Dios la primera iglesia pentecostal en trazar surcos en Cuba.


Características de las Asambleas de Dios[editar]

  • Congregacionalistas por lo general.
  • Membresía a cargo de los sectores más pobres de la población.
  • Fuerte énfasis en la presencia del Espíritu Santo en la glosolalia.
  • Producción religiosa dicotomisada.
  • Importante papel desempeñado a cargo de los líderes carismáticos.
  • Actividades estrechamente ligadas a la demanda de sus miembros.
  • Estructura simple que facilita el desarrollo de un liderazgo local fuerte.
  • Fundamentalista, con énfasis en los dones espirituales y la labor evangelística.
  • Solidaridad de sus miembros manifestada en el culto público.
  • Generalmente posee autonomía de gobierno y económica.

Llegada de las Asambleas de Dios a la Habana[editar]

La llegada del pentecostalismo a Ciudad de la Habana se produce por dos mujeres May Kelty y su madre Harriet; quienes aceptaron el reto de venir a Cuba y romper el duro terreno del espiritismo y el catolicismo para sembrar la palabra de Dios; trabajaron en la Habana por espacio de dos años, pero la señora Kelty no estaba bien de salud y regresaron a su tierra. Después de fallecer su madre, May Kelty trabajó con el hermano Henry C. Ball y su esposa Sunshine en el instituto bíblico de Texas, sin olvidar la hermosa y acogedora Cuba regresa a La Habana en 1931, con cuarenta y ocho años de edad, acompañada de la misionera Anna Sanders, de origen danés, que había ayudado a fundar las Asambleas de Dios en México. Caracterizada por ser una mujer de oración, consagrada, muy activa y decidida a pesar de sus sesenta y dos años de edad.

Estas abrieron una obra en el reparto Arroyo Apolo, en la avenida Santa Amalia. Una casa de dos plantas, donde vivían arriba un poco apretadas y daban los cultos en la planta baja. También abrieron una misión en el reparto El Moro, en Mantilla, en una pequeñita casa de madera que aun existe. El trabajo no era fácil y hubo problemas de carácter físico: la hermana Sanders se quebró la cadera y el médico dijo que probablemente no volvería a caminar. Después de seis meses en el hospital aún con muletas se lanzó otra vez a la obra. La hermana May también sufrió una caída similar que la incapacitó por un tiempo, pero al igual que la hermana Sanders, esto no fue motivo para dejar de hacer la obra. Pues más tarde abrieron otra misión en el centro de La Habana, en la calle figuras No. 7, esquina a Montes, donde estuvieron predicando con la ayuda de Abelardo Rodríguez, pastor bautista, su hija Adís y Roberto Reyes, primer predicador pentecostal cubano, que cursó estudios en el Instituto Bíblico de San Antonio, Texas.

Lázaro Domínguez, uno de los pioneros pentecostales, se convirtió en colaborador de las misioneras desde su conversión en 1933 hasta la salida de estas. También fue amigo de Roberto Reyes, quien procedía de la pequeña congregación anteriormente mencionada y otras ubicaciones de la misión, como la de la avenida Santa Amalia en el barrio Arroyo Apolo. La misma se identificaba como Iglesia Evangélica, aunque existían vínculos con las Asambleas de Dios. (De Panorama del Protestantismo en Cuba, de Marcos A. Ramos).

Establecimiento de las Asambleas de Dios en la Provincia de la Habana[editar]

El futuro de la iglesia dependía del entrenamiento de obreros cubanos, esto pensaba el hermano Perrault, y en 1939 después de una estancia en la provincia de oriente la familia Perrrault regresa a la Habana, inician un curso de instituto bíblico pentecostal en una casa en la calle 15 en Lawton, con un grupo de jóvenes. La misionera Amy Ausherman los ayudaba; más tarde el IBP pasó a una finca en San Pedro entre San Francisco y Cotorro; Dios los bendijo bautizando a sus estudiantes con el Espíritu Santo, entre los cuales estaba el hermano Miguel Matute, y convirtiendo a sus familiares, también bendecían la obra evangelizando los lugares cercanos a esta localidad.

En enero de 1940 Noel Perkin, secretario de misiones foráneas, visitó la obra en Cuba y se nombró una comisión directiva por: Lorenzo Perrault, Francisco Rodríguez y Enrique Rodríguez; este mismo año se produce la primera división de las AD. Francisco R y Roberto Reyes, este último, pastor de la iglesia de Regla; se separaron llevando consigo obreros y templos.

Las Asambleas de Dios y sus puntos de predicción se redujeron a siete y la membresía a menos de doscientos. Pero los hermanos que permanecieron fieles no se dieron por vencidos; estuvieron orando y buscando la dirección de Dios para ver como podían permanecer con el proceso de crecimiento. Poco a poco se fueron estableciendo las relaciones con Roberto Reyes, y a partir éste para EE.UU., nuevamente se recupera la iglesia de Regla, quedando al frente Pedro Placeres quien hacia un tiempo se venía destacando en la evangelización del Cotorro, levantando una iglesia en Lotería. Miguel Matute y Pedro Calbonel trabajaron incansablemente en San José, Lotería, Loma de tierra y el Diezmero. Un informe del hermano Perrault menciona lo siguiente: Dios ha contestado la oración y ha enviado un grandioso avivamiento en la Habana, casi todas las noches almas vienen al altar buscando salvación y los creyentes muestran gran interés viniendo a los cultos.

Otro de los lugares alcanzados fue San Antonio de los Baños que se abrió a causa de Mercedes Mounzón quien se iba a suicidar y Cristo la salvó. La misma le pidió ayuda a Hilda Reffke y a Dolores Redman quienes abrieron allí una buena iglesia. En una campaña celebrada en Oriente donde hubo muchos milagros y convertidos, un hombre que vivía en Madruga, en la Habana, recibió sanidad; como resultado, a su regreso para su pueblo, brindó su casa para que se abriera la obra que había sido cerrada en Madruga. En 1940 se celebra la Conferencia Anual de Negocios y las Asambleas tenían solo ocho iglesias en dos provincias: La Habana y Oriente, siendo la primera la más grande con 42 miembros. Habían iglesias y puntos de predicación en: San Antonio, Diezmero, San Francisco de Paula, Santa Amalia, Centro Habana, Barrio Chino, Lotería, San José de las Lajas, Madruga y Bauta.

El 16 de diciembre de 1941, arriba a puerto habanero el hermano Hugo P. Jeter y su esposa Gertrudis para hacerse cargo de la obra, nombrados por Noel Pekín. Por esos días, a instancias del hermano Perrault, iniciaron los primeros programas radiales desde la Habana con frecuencia de 4 veces a la semana; esta fue una gran victoria. Muchas vidas escucharían el mensaje de salvación a través de la radio; el éxito fue muy bueno, obtenido por 4 programas, los domingos a la 8:00 p.m y lunes, miércoles y viernes a las 10:30 a.m. por COCD onda corta. La emisora se llamaba ´´ La voz del aire ´´ y se trasmitía desde 25 y G, Vedado, Habana.

A pesar de todo, el esfuerzo y trabajo de muchos hermanos en esta década, la obra en Cuba avanzaba con lentitud. Fueron muchos los factores que influyeron: El pueblo cubano, aunque no demostraba oposición abierta al evangelio, se le observaba una indiferencia casi completa. Habían muchas supersticiones, varias clases de curanderismo, brujería y espiritismo; además los suicidios eran muy corrientes. Hubo una ausencia de obreros para la predicación del evangélico. El abandono de otros muchos que dijeron que vendrían a predicar y al final no lo hicieron. Una seria carencia de fondos desalentó a aquellos que estaban tratando de avanzar. De esta manera termina esta etapa de la iglesia en la provincia habanera con sueños, visiones, desafíos y el pesar de pocos resultados que no se ajustaban con todo el esfuerzo realizado; sería este el escenario para el desarrollo de la próxima década.

El avivamiento de 1950 al 63[editar]

Una de las etapas más hermosas de La Asamblea de Dios en Cuba fue el crecimiento inesperado de la década del 50.Eran millones de cristianos de todo el mundo que oraban por un gran avivamiento en el país, y el Señor respondió mas abundantemente de lo que se había pensado.

En décadas anteriores se había predicado de muchas maneras, pero es a partir de este tiempo que se comienza a dar las primeras campañas evangelísticas, multitudes movidos por un despertar espiritual y hambre por escuchar la Palabra de Dios eran reunidos en estadios para ver lo que para muchos era nuevo y totalmente diferente a lo que estaban acostumbrados.

Lorren Fox y su equipo de evangelismo vinieron a La Habana para celebrar campañas, durante dos semanas estuvieron en la capital con muy buenos resultados, donde ocurrieron muchas sanidades y gran cantidad de conversiones. Los evangelistas más usados que visitaron la nación en esa época fueron: Raymon T,Lorren Fox, Richey Mc Alistre,Watson Arque, Wesley Hurst,T.L. Osborn, Hugo Jeter. Las campañas que más resultados tuvieron fueron las que se realizaron en Oriente. Un periódico secular “Diario de Cuba” del 19 de marzo de 1950 público en la primera Pág. “El espectáculo milagroso del estadio Maceo y ciento de personas curadas”. Dios se manifestó con poder extraordinario realizando milagros que muchos creían irrealizables. Ante esta gran multitud, después de una prolongada oración, niños poliomielíticos caminaron y soltaron sus aparatos ortopédicos, los que caminaban con muletas hacía años volvieron a andar sin tener que apoyarse en ellas, bizcos que los ojos se le enderezaron, reumáticos sanados, muchos testigos que presenciaron estas cosas aun viven.

En la Ciudad de la Habana, había un despertar continuo, en una zona céntrica se adquiriría un terreno para construir un templo, se dice que este lugar era de unos judíos, que mucha gente quería comprarlo y a todos le dijeron que no; pero cuando se enteraron que era para construir un templo enseguida entraron en arreglo para venderlo a la iglesia; se trata de lo que hoy es conocido como la iglesia de Infanta. Su arquitecto, Alquimides Poveda, padre del trovador cubano Donato Poveda se inspiró en una obra italiana e hizo una réplica de ella; esta iglesia se convertiría por muchos años en unos de los centros evangélicos más destacados del país, muchos hermanos que pastorearon la obra en Cuba salieron de este lugar. Otras zonas habaneras fueron abiertas como centros de predicación que más tarde se convirtieron en iglesias y son las siguientes: El Vedado, Sta Marta 17, Santos Suárez, La Víbora, Guanabacoa, Marianao, Rocafor, Rosario.

Por todas partes se hizo notorio el nuevo mover espiritual .Un anciano entrevistado, llamado Solís, recuerda con muchas nostalgia las campañas realizadas en el Coliseo de la Ciudad Deportiva.

Gran parte del éxito del trabajo en la ciudad y en todo el país se debió a la radio que por mucho tiempo mantuvo diariamente el mensaje de salvación. Para muchos este avivamiento del pentecostalismo en Cuba fue el mayor mover espiritual que se haya conocido en Latinoamérica. Sería muy difícil estimar el número de salvos.

Desarrollo[editar]

Para la segunda mitad de la década del 70 se fueron observando algunos pequeños avances, en 1977 Alvio García retoma la publicación de la Antorcha Pentecostal en la iglesia de Marianao, que él mismo pastoreaba. El fuego evangelístico que por años había estado apagado se fue encendiendo; conmemorable fue la campaña realizada por Leovigildo Cuellar en la iglesia de Infanta, dicha celebración no se caracterizó por una concurrida asistencia, pero unas 50 almas habían hecho profesión de fe. También es de destacar la cruzada que por dos semanas hicieran los hermanos Héctor Hunter y Dagoberto Jane usados por el Señor par ministrar a la juventud de occidente; el saldo de esta cruzada fue positivo, muchos jóvenes fueron bautizados con el Espíritu Santo y otros decidieron seguir a Cristo; tanto en la iglesia de Infanta como en la del Diezmero la gloria del Señor se dejó sentir, ignoraba el hermano Hunter que Dios le usaría en los próximos años poderosamente en este lugar, como culminación a estas actividades; se celebró un retiro espiritual para la juventud en la provincia de Pinar del Río.

La próxima década sería determinante para el desarrollo explosivo de las Asambleas de Dios en Ciudad de la Habana. En el extranjero se observaba un mover de Dios en diferentes lugares. Había avances de la iglesia en Rusia y los países que formaban el bloque socialista; en América Latina la iglesia pentecostal había tenido un crecimiento considerable. En Cuba, a pesar del aislamiento, no escapó de estos movimientos espontáneos del mover de Dios. El presbiterio recibiría nuevos pastores y otros serían movidos de sus congregaciones; en la altura de la víbora se establecería Antonio Pupo, en el Diezmero, Héctor Hunter, Adimael Rodríguez pasó a atender la iglesia en Santos Suárez después de largos años en la iglesia de Infanta, en el Cotorro quedaría instalado como pastor suplente el superintendente Humberto Martínez Sabó.

Esta década del ochenta se caracterizó por retomar una visión evangelística por lo que se celebraron muchas campañas. Poco a poco las personas fueron interesándose por este tipo de culto, donde el énfasis recaía en la predicación dinámica, la conversión de los impíos y las sanidades. Los ministros más usados fueron Lis megia, Reinaldo Oropesa, Ramoncito López, Belardino Pérez, Senaida Calderón, Dagoberto Trenhs, Manuel Cruz Vasconsellos Y Rafael Mendoza.

En 1982, en Santos Suárez, se establece un nuevo pastor, Hugo Reyes Hidalgo; el cual funcionaría el próximo año como presbítero de occidente. Este mismo año visita la Habana el secretario de misiones para América Latina; el hermano fue movido por varias de las congregaciones de la ciudad, al despedirse dijo: “He recibido grandes bendiciones y siento tener que partir tan pronto”. Es de destacar la labor de los embajadores de Cristo que en ese tiempo, se sumaron a las actividades muy animados, participando en la música y el canto, entre ellos se creó un hermoso coro presbiteral, una banda de música, un octeto y dos cuartetos: Emmanuel y Ebenezer, deseosos todos de usar sus talentos en la evangelización dentro de las iglesias; importante la labor dentro de este ministerio de la música de Eduardo y Elio Gonzáles.

A partir de 1990 se comienza a notar un reavivamiento en el ámbito religioso dentro de la sociedad cubana. Era notable la demanda espiritual en todas las iglesias de la ciudad, se venía observando un crecimiento como también en las Asamblea de Dios, que experimentó una recuperación total con relación a los años anteriores, fueron muchos los factores que dieron origen a este reavivamiento, entre los indicadores socio religiosos que evidencian la naturaleza y el efecto de estos se encuentra:

Cuba no está aislada del resto del mundo, donde se verifica un notable aumento de lo religiosidad, estimado por lo más alto que impone, la mayor parte de los países, la economía de un mercado globalizado. Las condiciones del período especial generaron una búsqueda de apoyo y esperanza, y hasta la solución ante serias dificultades. Los acuerdo del cuarto congreso del Partido Comunista del Cuba Eliminación del impedimento en los estatutos para el ingreso de creyentes en el partido Comunista de Cuba. Cambios en la reforma constitucional de 1992: definición del carácter laico del Estado y explicitación de la no discriminación por creencias religiosas. Eliminación paulatina en la práctica social de medidas discriminatorias sin respaldo legal como el no acceso de creyentes a ciertos cargos y estudios. Gradual sustitución de concepciones estrechas dogmáticas, preenjuiciadas, unilaterales y antidialécticas propias del llamado ateismo científicos en la ideología oficial, por concepciones dialécticas, abiertas flexibles, lógicas. Eliminación del curso de ateismo en universidades y escuelas del partido.

Sería un simplismo considerar que los cambios en la política del Partido son causantes directos y menos aun únicos, del incremento religioso verificado; este reavivamiento tiene también su punto de partida en el hecho de que:

La creencia en Dios no desapareció de la cultura cubana, la falta de conocimiento sobre la religión y su papel en la historia y la cultura, la aplicación de su literatura y otras medidas de captación. Un factor determinante en este reavivamiento es que la iglesia oraba incansablemente a su Dios, y la manifestación del poder de Dios, se hizo visible en el culto público.


Creencia[editar]

A pesar de las diferentes corrientes del Pentecostalismo y de la diversidad de organizaciones religiosas que hay entre ellos, se puede decir que mantienen cuatro verdades fundamentales que las unen en cuanto a doctrina.

Jesucristo salva. Las iglesias pentecostales creen en la salvación como un don o regalo recibido por gracia obrando únicamente a través del sacrificio de Jesucristo en la cruz, y el cuál se recibe solo por fe.

Jesucristo bautiza con el Espíritu Santo. La doctrina que distingue a los pentecostales de las demás iglesias es el énfasis que le dan al bautismo con el Espíritu Santo. Junto a esta doctrina se aceptan las manifestaciones del Espíritu de Dios como las señales, prodigios, milagros y dones que son para la edificación de la iglesias y testimonio a los no creyentes.

Jesucristo sana. Las iglesias pentecostales creen en la curación divina como una promesa de Jesucristo y como un efecto de su sacrificio en la cruz. Muchos pentecostales han experimentado curaciones en sus cuerpos a través de la oración de fe.

Jesucristo viene. La escatología pentecostal, se centra en el pronto regreso de Jesucristo a la tierra, dividido en dos momentos, el arrebatamiento de la iglesia y el regreso después de la Gran Tribulación. Las iglesias pentecostales no proclaman fecha alguna para este suceso, sino que alientan a sus creyentes a vivir en consagración, santidad y servicio cristiano por medio del cuerpo de Jesucristo.

De igual forma, las iglesias pentecostales comparten ideas similares a las demás iglesias protestantes aunque varían en su interpretación.

Doctrinas[editar]

Síntesis de la DECLARACIÓN DE FE de las Asambleas de Dios

En un mundo cambiante que frecuentemente modifica sus premisas y valores, los principios absolutos del evangelio permanecen firmes, dando una referencia constante del propósito divino para la humanidad. Los cristianos tenemos en la Biblia precisamente la revelación de Dios, dada a los santos hombres por inspiración del Espíritu Santo. Por ello, las Asambleas de Dios la reconocen como autoridad única e infalible en cuanto a fe y conducta. De esta divisa se deriva su Declaración de Fe, que consta de 16 puntos doctrinales, de los cuales se ofrece la siguiente síntesis.

1. La inspiración de las Escrituras: Creemos que la Biblia es la palabra de Dios, nuestra única regla infalible de fe y conducta, por haber sido inspirada por el Espíritu Santo.

2. El Dios único y verdadero: Creemos que hay un solo Dios verdadero, que se ha revelado como el Creador de todas las cosas, y que existe eternamente. En la unidad esencial de Dios hay distinción de personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Este misterio de un solo Dios que subsiste eternamente en tres personas es llamado la trinidad.

3. El hombre, su caída, redención y esperanza: Creemos que el hombre fue creado por Dios en estado de inocencia, pero a consecuencia de la desobediencia adquirió una naturaleza pecaminosa y quedó sujeto a la condenación eterna. Su única fuente de redención y esperanza de vida eterna está en el sacrificio de Jesucristo en la cruz del Calvario y su resurrección de entre los muertos.

4. La salvación del hombre: Creemos que la salvación se obtiene cuando el hombre se arrepiente de sus pecados y acepta por la fe el perdón de Dios ofrecido a través de Jesucristo. Además, el Espíritu Santo le da seguridad interna de que ha sido hecho hijo de Dios. A partir de este momento el hom-bre salvo debe vivir una nueva vida, recta y santa.

5. La santificación del creyente: Creemos que la santificación es un estado de gracia al cual entra el creyente al aceptar a Cristo, e implica separarse de la mundanalidad y consagrarse a Dios, procurando vivir en un estado de pureza moral mediante la ayuda diaria del Espíritu Santo.

6. El bautismo en el Espíritu Santo: Creemos que el bautismo en el Espíritu Santo es una experiencia espiritual diferente a la salvación y posterior al nuevo nacimiento en Cristo. La manifestación de que se ha recibido es hablar en otras lenguas, no por propio impulso del hombre, sino bajo la dirección del Espíritu Santo. Es dado para capacitar al creyente en el cumplimiento de la gran comisión.

7. La sanidad divina: Creemos en la sanidad divina, y ésta se recibe por fe con base en el sacrificio expiatorio de Cristo.

8. La Iglesia: Creemos que la Iglesia es el cuerpo místico de Cristo, está compuesta por cada creyente nacido del Espíritu cuyo nombre está escrito en el libro de la vida y su propósito es adorar a Dios, evangelizar al mundo, edificar a los fieles y llevar a cabo la obra social. En un sentido amplio todo creyente es un ministro, llamado para servir, testificar, interceder y contribuir, aunque también han sido provistos un llamamiento específico y un servicio escrituralmente ordenado por Dios para los ministros de la Palabra.

9. La mayordomía financiera: Creemos que la mayordomía financiera es deber y privilegio de todos los cristianos, que como fieles mayordomos de Cristo contribuyen al sostenimiento y extensión de la obra con sus ofrendas, primicias y diezmos.

10. El arrebatamiento de la Iglesia: Creemos que el arrebatamiento de la Iglesia ocurrirá cuando Jesucristo regrese por los suyos, en este momento los que hayan muerto siendo salvos serán resucita-dos primero y trasladados junto con aquellos creyentes que se encuentren vivos, para estar con el Señor por la eternidad. Este acontecimiento puede ocurrir en cualquier momento y será antes de la gran tribulación.

11. La segunda venida de Cristo y el reino milenial: Creemos que la segunda venida de Cristo en gloria será cuando el Señor regrese con sus santos a la tierra para establecer su reinado físico y visible por mil años. Este reino milenial traerá paz universal y el cumplimiento de las promesas hechas a Israel en el Antiguo Testamento.

12. El juicio final de los incrédulos: Creemos que el juicio final será para todos los impíos que rehusaron aceptar a Jesucristo. Ellos, junto con Satanás y los ángeles caídos, serán arrojados al lago de fuego donde estarán por la eternidad.

13. Los cielos nuevos y tierra nueva: Creemos que habrá cielos nuevos y tierra nueva, donde morará la justicia. Allí vivirán todos los santos por la eternidad.

14. El bautismo en agua: Creemos en el bautismo en agua por inmersión, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Es un sacramento para la Iglesia, un testimonio público de la fe del creyente que ha aceptado a Jesús como su Salvador.

15. La santa cena del Señor: Creemos que la santa cena es también un sacramento para la Iglesia, del que participan los miembros de la congregación que ya fueron bautizados en agua, como un símbolo de nuestra unión con Cristo, un recordatorio de su sufrimiento y muerte y un anuncio de su inminente retorno.

16. La desaprobación de doctrinas erróneas: Creemos que la desaprobación de doctrinas erróneas es necesaria para evitar confusiones y herejías, preservando la sana doctrina y la unidad del cuerpo de Cristo.

Ministerios o Servicios[editar]

El Señor le dio al pastor una visión clara de todas las estrategias que debía seguir, para así lograr un crecimiento espiritual y numérico; se usaron muchos métodos, desde pastores de zonas hasta grupos pastorales en el presente. Siempre el trabajo ha sido desplegado en equipo, comprobando la bendición del trabajo en unidad. La labor de los líderes ha sido muy efectiva, sin el apoyo y trabajo de ellos, la obra no hubiera caminado. La gran mayoría de la iglesia también se unió a la visión.

Dentro del trabajo se fomentaron distintos ministerios, los líderes al frente, y gran parte de los hermanos involucrados en el servicio del Reino de Dios. Estos ministerios son:

  • Ministerio Infantil- niños y adolescentes
  • Ministerio de Evangelismo.
  • Ministerio de Discipulado.
  • Ministerio de Células de Crecimiento.
  • Ministerio a los Presos.
  • Ministerio a los Matrimonios.
  • Ministerio de Alabanza y Adoración.
  • Ministerio de Intercesión.
  • Ministerio de Mujeres.
  • Ministerio de Hombres.
  • Ministerio de Jóvenes.
  • Ministerio de Atención a Ancianos.
  • Ministerio de Educación:
  • Instituto Bíblico Local ( Avalado por EDISUB)
  • Dpto de Escuela Dominical- Cursos de Formación de maestros.
  • Escuela de entrenamiento de nuevos líderes.
  • Cursos de bautismo y membresía.

Ministerio Alabanza y Adoración[editar]

La alabanza es uno de los Ministerios que posee la Iglesia, el cual es un intrumento de guerra, que además sirve para llegar a Dios . Este Ministerio es usado en los cultos, gracias a que Dios utiliza a muchos hermano dándole canticos nuevos, como una ofrenda de olor fragante a Dios y entre estos hermano muchos de ellos conocidos como Tercer Cielo, Marcos Witt, Marcos Vida, Danilo Montero, Hillsong, Lily Goodman, Juan Carlos Alvarado y Yadira Linares. Con el acompañamiento de estas notas se llevan a cabo grandes cultos.

Referencias[editar]

  1. *Valera (2008). «Crecimiento de las Asambleas de Dios». Consultado el 2008.

Enlaces[editar]

Internos[editar]

Externos[editar]