Ian Fleming

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ian Fleming
Ian-Fleming-bronze-bust-by-sculptor-Anthony-Smith.jpg
Información personal
Nombre en inglés Ian Lancaster Fleming Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 28 de mayo de 1908 Ver y modificar los datos en Wikidata
Mayfair, Reino Unido Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 12 de agosto de 1964 Ver y modificar los datos en Wikidata (56 años)
Canterbury, Reino Unido Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de la muerte Infarto de miocardio Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Sevenhampton, Wiltshire, Reino Unido Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Británica Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Valentine Fleming Ver y modificar los datos en Wikidata
Evelyn St. Croix Fleming Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge
  • Ann Fleming Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Periodista, escritor, novelista y guionista Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
Género Ficción de detectives Ver y modificar los datos en Wikidata
Rama militar Royal Navy Ver y modificar los datos en Wikidata
Participó en Segunda Guerra Mundial Ver y modificar los datos en Wikidata
Web
Sitio web

Ian Lancaster Fleming (Londres, Reino Unido, 28 de mayo de 1908-Canterbury, Reino Unido, 12 de agosto de 1964) fue un escritor, periodista y oficial de inteligencia británico, conocido por su serie de novelas de espías protagonizadas por James Bond. Fleming nació en el seno de una familia rica, ligada al banco Robert Fleming & Co. Su padre fue parlamentario por Henley hasta su muerte en 1917 en el Frente Occidental de la Primera Guerra Mundial. Ian se formó en Eton, Sandhurst y las universidades de Múnich y Ginebra. Se desempeñó en varios puestos de trabajo antes de dedicarse por completo a la escritura.

Trabajó para la División de Inteligencia Naval durante la Segunda Guerra Mundial. Así, participó en la planificación de la Operación Goldeneye y supervisó la 30 Assault Unit y la T-Force, ambas unidades de inteligencia. Su experiencia en la contienda y su carrera periódistica le brindaron gran parte del contexto y los detalles presentes en las novelas de Bond.

La primera novela protagonizada por el espía, Casino Royale, se publicó en 1952. Su éxito fue tal que hubieron de ordenarse de inmediato otras tres remesas para lidiar con la demanda. Le siguieron once novelas y dos colecciones de relatos breves entre los años 1953 y 1966. Las novelas giran en torno a la figura de James Bond, oficial del Servicio de Inteligencia Secreto, más conocido como MI6. También se le conocía por su código, 007, y era comandante de la Royal Naval Reserve. Las historias se encuentran entre los libros de ficción más vendidos de la historia, con más de cien millones de copias a lo largo de todo el mundo. Fleming también escribió la historia infantil Chitty Chitty Bang Bang y otras dos obras de no-ficción. En 2008, The Times lo situó decimocuarto en su lista de «Los 50 mejores escritores británicos desde 1945».

Fleming se casó con Ann Charteris, quien se había divorciado de Esmond Harmsworth por su romance con el escritor. La pareja tuvo un hijo llamado Caspar. Fleming fue un fumador y bebedor empedernido durante gran parte de su vida y falleció a causa de una enfermedad del corazón en 1964, a los 56 años de edad. De manera póstuma se publicaron dos novelas más de James Bond. Sus obras se han llevado a la gran pantalla en veintiséis ocasiones, en las que siete actores diferentes han encarnado al espía.

Biografía[editar]

Nacimiento y familia[editar]

El memorial de guerra de Glenelg en el que aparece listado Valentine Fleming.

Ian Lancaster Fleming nació el 28 de mayo de 1908 en el número 27 de Green Street, en el rico barrio londinense de Mayfair.[1][2]​ Su madre era Evelyn —su apellido de soltera, Rose— y su padre, Valentine Fleming, parlamentario por Henly desde 1910.[3]​ De niño, Ian vivió durante un breve periodo de tiempo en Braziers Park, en Oxfordshire.[4]​ Era nieto del hombre de finanzas escocés Robert Fleming, fundador del Scottish American Investment Trust y del banco mercantil Robert Fleming & Co.[1][nota 1]

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, Valentine Fleming se adhirió al escuadrón C, en el regimiento de los Queen's Own Oxfordshire Hussars, dentro del que ascendió al rango de mayor.[3]​ Falleció en un bombardeo alemán que tuvo lugar en el Frente Occidental el 20 de mayo de 1917; Winston Churchill le escribió una nota necrológica que apareció publicada en The Times.[6]​ Dado que la familia tenía propiedades en Arnisdale, se le recuerda en el memorial de guerra de Glenelg.[7]

El hermano mayor de Ian, Peter (1907-1921), fue escritor de viajes y contrajo matrimonio con la actriz Celia Johnson.[8]​ Combatió con los Grenadier Guards durante la Segunda Guerra Mundial, durante la que también trabajó bajo las órdenes de Colin Gubbins en la creación de las unidades auxiliares; acabó la contienda llevando a cabo operaciones en Noruega y Gracia, pero alejado de los campos de batalla.[8]

Ian tenía también dos hermanos más jóvenes, Michael (1913-1940) y Richard (1911-1977), así como una hermanastra pequeña por parte materna, la violonchelista Amaryllis Fleming (1925-1999), cuyo padre era el artista Augustus John.[9]​ Fue concebida durante un duradero romance entre John y Evelyn que comenzó en 1923, seis años después del fallecimiento de Valentine.[10]

Educación y primeros años[editar]

En 1914, comenzó a asistir a Dunford School, una escuela preparatoria situada en la isla de Purbeck, en Dorset.[11][nota 2]​ Allí tuvo que soportar comidas insoportables, dificultades físicas y acoso.[11]

Fleming estudió en Eton College desde 1921 hasta 1927.

En 1921 accedió a Eton College. Si bien no destacaba académicamente, sobresalía en lo deportivo y llegó a ostentar el título de Victor ludorum —«ganador de juegos»— entre 1925 y 1927.[13]​ También se encargó de editar la revista universitaria, The Wyvern.[1]​ Su estilo de vida le causó problemas con su casero, E. V. Slater, que no estaba de acuerdo con la actitud de Fleming y desaprobaba sus aceites capilares, el hecho de que tuviera un coche y sus relaciones con las mujeres.[11]​ Slater convenció a su madre para que lo sacara de Eton y esta lo llevó a una academia particular para que se preparase para su entrada al Royal Military College de Sandhurst.[11]​ Sin embargo, tan solo cursó un año allí; se marchó en 1927 tras contraer gonorrea y sin conseguir título alguno.[13]

En 1927, para prepararlo de cara a una hipotética entrada en el Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones —más conocido como Foreign Office—,[14]​ su madre lo envió a una academia privada situada en Kitzbühel, Austria, y regentada por Ernan Forbes Dennis, antiguo espía británico y seguidor de las teorías de Alfred Adler, y su esposa, la novelista Phyllis Bottome.[15]​ Allí mejoró su dominio de los idiomas y después estudió durante breves periodos de tiempo en las universidades de Múnich y Ginebra.[1]​ En esta última ciudad inició un romance con Monique Panchaud de Bottens, con la que se comprometió en 1931.[16][nota 3]​ Sin embargo, la madre de Fleming no aceptó el compromiso y lo obligó a poner punto final a la relación. Tras esto, el joven solicitó de manera formal su entrada en el Foreign Office, pero suspendió las pruebas de acceso. Su madre intervino entonces por él y, a través de Roderick Jones, director de la agencia de noticias Reuters, le consiguió en 1931 un puesto como periodista y subeditor.[1]​ Fleming pasó un tiempo en Moscú en 1933, donde cubrió la farsa judicial que se llevó a cabo contra seis ingenieros de la compañía británica Metropolitan-Vickers.[18]​ Solicitó una entrevista con Iósif Stalin; aunque no la consiguió, quedó sorprendido por el hecho de que el mandatario le enviase una nota firmada de disculpa por no poder atenderle.[19]

En octubre de 1933, Ian sucumbió a las presiones familiares y se sumergió en el mundo de los bancos con un puesto en la compañía financiera Cull & Co.[18]​ Dejó la empresa por un empleo como corredor de bolsa en Rowe and Pitman, de Bishopsgate,[19]​ pero tampoco tuvo éxito.[18][20]​ A comienzos de 1939, dio inicio a una aventura con Ann O'Neill —su apellido de soltera era Charteris—, que estaba casada con el barón O'Neill;[21]​ al mismo tiempo, esta mantenía otro romance con Esmond Harmsworth, heredero de lord Rothermere, dueño del Daily Mail.[22]

Segunda Guerra Mundial[editar]

Fleming trabajó en el Almirantazgo británico, como parte de la División de Inteligencia Naval, durante la Segunda Guerra Mundial.[23]

El vicealmirante John Henry Godfrey, director de la División de Inteligencia Naval de la Marina Real británica, lo reclutó en mayo de 1939 para que ejerciera de asistente personal. Fleming comenzó a trabajar a tiempo completo en la organización en agosto de ese mismo año,[23]​ en la Sala 39 del Almirantazgo[24]​ y bajo el nombre en clave «17F».[25]Andrew Lycett, su biógrafo, apunta que «no contaba con cualificaciones obvias» para desempeñar ese puesto.[1]​ Como parte de su designación, se le asignó a la Royal Naval Reserve en julio;[23]​ primero, como teniente,[24]​ aunque unos pocos meses después fue ascendido al rango de comandante.[26]

Posguerra[editar]

Tras su desmovilización en mayo de 1945, Fleming comenzó a trabajar como responsable para asuntos del extranjero en el grupo periodístico Kemsley, que por aquel entonces era propietario del Sunday Times. Su trabajo consistía en dirigir la red de corresponsales que el grupo tenía esparcidos por todo el mundo. Su contrato le permitía tomarse tres meses de vacaciones cada invierno, que aprovechaba para irse a Jamaica.[1]​ Trabajó a tiempo completo para el periódico hasta diciembre de 1959,[27]​ pero continuó escribiendo artículos y asistiendo a las reuniones semanales celebradas los martes hasta al menos 1961.[28]

Al fallecer el primer marido de Ann Charteris en la guerra, esta esperaba casarse con Fleming, pero él decidió seguir soltero.[1]​ El 28 de junio de 1945, ella se casó con Esmond Harmsworth, segundo vizconde de Rothermere.[22]​ Sin embargo, mantuvo su aventura con Fleming e incluso viajaba cada cierto tiempo a Jamaica para visitarle, bajo el pretexto de que iba a ver a su amigo y vecino Noël Coward. En 1948, dio a luz a una hija de Fleming, Mary, aunque nació muerta. Con motivo de esta aventura, Rothermere se divorció de Charteris en 1951[22]​ y esta se casó con Fleming en Jamaica el 24 de marzo de 1952;[29]​ pocos meses después, en agosto, nació Caspar, su hijo. A lo largo de su matrimonio, ambos tuvieron aventuras: ella, con Hugh Gaitskell, líder del Partido Laborista y de la oposición;[30]​ él, por su parte, mantuvo una larga relación en Jamaica con una de sus vecinas, Blanche Blackwell, madre de Chris Blackwell, fundador del sello Island Records.[31]

Década de los cincuenta[editar]

Durante la guerra, Fleming ya les había hecho saber a sus amigos que tenía en la cabeza una novela sobre espías,[1]​ la que se vio materializada en Casino Royale dos meses después. Comenzó a escribir el libro el 17 de febrero de 1952, mientras participaba en la Operación Goldeneye, y se basó en sus propias experiencias y su imaginación. Tiempo después, aseguraría que escribió la novela para que distraerse de su inminente boda con la embarazada Charteris,[32]​ y tildó la obra de «opus tosco y aburrido».[33]​ Joan Howe, madre del escritor de viajes Rory Maclean y secretaria de Fleming en The Times, se encargó de mecanografiar el manuscrito en Londres; además, serviría de inspiración para el personaje de Miss Moneypenny.[34]​ Clare Blanchard, antigua novia de Fleming, le recomendó que no publicara el libro o que, al menos, lo hiciera bajo seudónimo.[35]

Cuando el borrador de Casino Royale estaba ya bastante desarrollado, Fleming le permitió a su amigo William Plomer ver una copia y le dijo que «por el momento, el elemento de suspense está completamente ausente».[36]​ Pese a esto, Plomer creía que el libro era prometedor y envió una copia a la editorial Jonathan Cape. En un primer momento, esta mostró poco entusiasmo por la novela, pero el hermano de Ian, Peter, cuyos libros estaban en posesión de la firma, la convenció para que publicaran el de Ian.[36]Casino Royale se publicó finalmente en el Reino Unido el 13 de abril de 1953, por un precio de diez chelines y seis peniques[37]​ en formato de tapa dura y con una portada diseñada por el propio Fleming.[38]​ El éxito fue tal que se necesitaron tres tiradas para satisfacer la elevada demanda.[37][38][39]

La novela gira en torno a las hazañas de James Bond, un oficial del Servicio de Inteligencia Secreto, comúnmente conocido como MI6. A Bond también se le conoce por su número en código, 007, y fue comandante de la Royal Naval Reserve. Fleming tomó el nombre para su personaje del ornitólogo estadounidense James Bond, un experto en aves caribeñas y autor de la guía Birds of the West Indies, la definitiva en su campo. Fleming, que también era aficionado a la observación de aves,[40]​ tenía una copia de esta guía y le llegaría a decir a la mujer del ornitólogo: «este nombre breve, poco romántico, anglosajón y aun así tan masculino era justo lo que necesitaba, y esta es la razón por la que nació un segundo James Bond».[41]​ En una entrevista concedida al New Yorker, desarrolló aun más la explicación: «Cuando escribí la primera [novela] en 1953, quería que Bond fuera un hombre extremadamente aburrido y poco interesante al que le sucedían cosas; quería que fuera un instrumento contundente [...] Cuando estaba inmerso en la búsqueda de un nombre para mi protagonista, pensé "por Dios, [James Bond] es el nombre más aburrido que he escuchado jamás"».[42]

Hoagy Carmichael, con poco más de 20 años. Fleming tomó de él varios de los rasgos físicos a la hora de crear a Bond.

Fleming basó su creación en personas que conoció mientras estaba en la División de Inteligencia Naval, y admitió que Bond «era una mezcla de todos los agentes secretos y miembros de comando que conocí durante la guerra».[43]​ Entre ellos estaba su hermano Peter, a quien adoraba[43]​ y quien había participado en operaciones llevadas a cabo en Noruega y Grecia durante la contienda.[8]​ Fleming entrevió un Bond que se pareciese al compositor, cantante y actor Hoagy Carmichael; aun así, hay quienes, como el escritor e historiador Ben Macintyre, ven reminiscencias del propio Fleming en la descripción de Bond.[44][45]​ Son varias las referencias en las novelas a «la buena, pero a la vez oscura y cruel, apariencia» de Bond.[46]

Fleming también tomó ciertos rasgos de Bond de Conrad O'Brien-ffrench, espía al que había conocido mientras realizaba esquí en Kitzbühel durante los años treinta; de Patrick Dalzel-Job, que participó en la guerra, y Wilfred «Biffy» Dunderdale, jefe de la sección parisina del MI6, que vestía gemelos y trajes cortados a mano y se movía por la capital francesa en un Rolls-Royce pilotado por su chófer.[43][47]​ Es posible que también se basara en Fitzroy Maclean, que durante la contienda trabajó tras las líneas enemigas en los Balcanes y en Duško Popov, doble agente del MI6.[48]​ Fleming también le confirió a su creación varias de sus rasgos, incluidos su gusto por los huevos revueltos, su pasión por el juego, su hándicap en golf y el uso de la misma marca de artículos de tocador.[49][50]

Tras la publicación de Casino Royale, Fleming usó sus vacaciones anuales en su casa de Jamaica para escribir otra historia de Bond. Entre 1953 y 1966, se publicaron doce novelas y dos colecciones de relatos cortos con el personaje como protagonista, las dos últimas —El hombre de la pistola de oro y Octopussy and The Living Daylights— de manera póstuma.[51]​ La mayor parte del contexto para las historias procede del trabajo de Fleming en la División de Inteligencia Naval o de acontecimientos enmarcados en el marco de la Guerra Fría que conocía.[52]​ El argumento de Desde Rusia con amor usa una máquina decodificadora soviética ficticia, una Spektor, como cebo para engañar a Bond; para su creación, tomó ideas de Enigma, el artefacto que los alemanes desarrollaron y emplearon durante la guerra.[53]​ La novela se basa en la historia de Eugene Karp, un agregado naval y agente de inteligencia estadounidense con base en Budapest que tomó el Orient Express desde la capital húngara rumbo a París en febrero de 1950, portando documento acerca de redes de espías estadounidenses que habían sido desmanteladas en el bloque del Este. Los asesinos soviéticos, que se habían montado en el tren antes de que este partiese, drogaron al conductor; el cuerpo de Karp apareció poco después en las vías, en un túnel situado al sur de Salzburgo.[54]

Fleming tomó prestados de personas que conocía muchos de los nombres de los personajes que aparecen en las historias de Bond:

  • el de Scaramanga, el principal villano de El hombre de la pistola de oro, procede de un compañero de Eton con el que tuvo una pelea;[52]
  • Goldfinger, de la novela homónima, era el apellido del arquitecto Ernő Goldfinger, cuyos diseños Fleming aborrecía;[52]
  • sir Hugo Drax, el antagonista de Moonraker, comparte apellido con el almirante sir Reginald Drax, conocido suyo;[55]
  • el asistente de Drax, Krebs, tiene el mismo nombre que el último jefe de gabinete de Hitler,[56]​ y
  • uno de los villanos homosexuales de Diamantes para la eternidad toma el nombre de uno de los amigos más cercanos de Fleming, pariente de su esposa, Arthur Gore, octavo conde de Arran, al que sus amigos conocían como Boofy.[52]

Década de los sesenta[editar]

Fallecimiento[editar]

La tumba y el monumento conmemorativo de Ian Flemig en Sevenhampton.

Fleming fue un fumador y bebedor empedernido durante su edad adulta —con 38 años, fumaba hasta setenta cigarrillos al día—[57]​, por lo que su corazón se vio afectado. En 1961, cuando contaba 53 años, sufrió un infarto de miocardio y le costó recuperarse.[58]​ El 11 de agosto de 1964, mientras se encontraba hospedado en un hotel de Canterbury, acudió a una comida al Royal St George's Golf Club y después cenó en su hotel con sus amigos. El día había sido agotador para él y sufrió otro infarto poco después de retirar los platos.[58]​ Falleció a los 56 años de edad la mañana del 12 de agosto de 1964, el día del duodécimo cumpleaños de su hijo Caspar.[59]​ Las últimas palabras de las que se tiene constancia las usó para disculparse frente a los conductores de ambulancia,[60]​ diciendo: «Siento molestaros, muchachos. No sé cómo conseguís moveros tan rápido con todo el tráfico que hay hoy en día». Fue enterrado en el cementerio de Sevenhampton, cerca de Swindon.[61]

Los dos últimos libros de Fleming, El hombre de la pistola de oro y Octopussy and The Living Daylights, se publicaron de manera póstuma.[51]​ La primera de ellas salió a la luz ocho meses después de su fallecimiento sin que este hubiese podido participar por completo en el proceso de edición.[62]​ A causa de esto, en la editorial Jonathan Cape pensaban que era fina y «endeble».[63]​ Los editores le habían enviado una copia a Kingsley Amis para que la leyera durante sus vacaciones, pero después hicieron caso omiso de sus sugerencias.[63]​ Henry Chandler, biógrafo de Fleming, apunta que la novela «recibió críticas amables y un tanto tristes, pero no representaba a Fleming en su esplendor».[64]​ El último libro de Bond, consistente en dos historias, se publicó en el Reino Unido el 23 de junio de 1966.[65]

Caspar, el hijo de Fleming, se suicidó ingiriendo una sobredosis de droga en octubre de 1975, cuando tenía 23 años,[66]​ y fue enterrado junto a su padre.[61]​ La viuda de Fleming, Ann, falleció en 1981 y se le dio sepultura en ese mismo lugar, junto a su marido e hijo.[22]

Escritura[editar]

El escritor Raymond Benson, que escribiría después una serie de novelas de Bond, apuntó que los libros de Fleming pueden dividirse en dos grupos de acuerdo con aspectos estilísticos. Así, los escritos entre 1953 y 1960 se concentran, según él, en «el estado de ánimo, el desarrollo de los personajes y en el avance de la trama»,[67]​ mientras que los publicados entre 1961 y 1966 incorporan más detalles e imaginería. Arguye, asimismo, que Fleming era ya «un narrador maestro» cuando escribió Operación Trueno.[65]

A la hora de estructurar la serie de novelas, Jeremy Black se basa, en cambio, en los villanos creados por Fleming; el también académico Christoph Lindner apoya esta división.[68]​ De esta manera, los primeros libros, desde Casino Royale hasta Sólo para tus ojos, quedan encuadrados dentro de las «historias de la Guerra Fría», con la SMERSH como antagonista.[69]​ A estos les siguen tres novelas —Operación Trueno, Al servicio secreto de su Majestad y Sólo se vive dos veces— en las que Blofeld y SPECTRE son los principales oponentes del británico.[70][nota 4]​ Finalmente, Black y Lindner catalogan los libros restantes —El hombre de la pistola de oro, Octopussy and The Living Daylights y El espía que me amó— como «las historias tardías de Fleming».[72]

Estilo y técnica[editar]

Fleming dijo de su obra: «Puede que los thrillers no sean Literatura con mayúscula, pero es posible escribir lo que puedo describir como "thrillers diseñados para ser leídos como literatura"».[73]​ Aseguró también que entre los autores que lo influyeron estaban Raymond Chandler, Dashiell Hammett, Eric Ambler y Graham Greene.[74]​ En un escrito para el New Statesman, William Cook lo consideró «la culminación de una imporatante pero a la vez maligna tradición en la literatura inglesa. De pequeño, Fleming devoraba los relatos de Bulldog Drummond escritos por H. C. McNeile y las historias de Richard Hannay sobre John Buchan. Su genialidad reside en haberles dado una nueva forma a estas aventuras adecuadas, de modo que encajen en la moda de la Gran Bretaña de posguerra [...] Con Bond, creó un Bulldog Drummond de la era de los jets».[50]Umberto Eco también identificó a Mickey Spillane como otra figura influyente en el autor.[75]

En un artículo publicado en mayo de 1963 en la revista Books and Bookmen, Fleming detalló el proceso de trabajo que seguía con los libros de Bond: «Escribo durante alrededor de tres horas por la mañana [...] y trabajo otra hora más entre las seis y las siete de la tarde. Jamás corrijo nada y tampoco echo la vista atrás para revisar lo que he escrito [...] Gracias a esta fórmula, consigo escribir dos mil palabras al día».[73]​ Benson llamó «la curva de Fleming» a la técnica que este empleaba, consistente en elevar la tensión al final de cada capítulo, obligando al lector a seguir con la lectura.[67]​ Estos ganchos ligaban a la perfección con lo que Anthony Burgess llama «un estilo de periodismo aumentado»,[76]​ capaz de producir «una narrativa veloz, que conduce vertiginosamente al lector a la siguiente página».[77]

Umberto Eco analizó las obras de Fleming desde un punto de vista estructuralista[78]​ y logró identificar una serie de opuestos dentro de las tramas que brindan la estructura y la narrativa. Entre ellos se encuentran:[79]

  • Bond—M
  • Bond—Villano
  • Villano—Mujer
  • Mujer—Bond
  • Mundo libre—Unión Soviética
  • Gran Bretaña—Países no anglosajones
  • Deber—Sacrificio
  • Codicia—Ideales
  • Amor—Muerte
  • Azar—Planificación
  • Lujo—Malestar
  • Excesos—Moderación
  • Perversión—Inocencia
  • Lealtad—Deshonor

Eco también hizo notar que la mayoría de los villanos en la serie de Bond proceden de la Europa central o de los países eslavos y mediterráneos y son de carácter mestizo y «orígenes complejos y oscuros».[80]​ Asimismo, se topó con que en su mayoría son asexuales u homosexuales, inventivos, astutos organizativamente y ricos.[80]​ Black hizo la misma observación: «Fleming no usó la antagonía de clase con sus villanos, sino que se basó en distorsiones físicas o identidades étnicas [...] Además, los villanos extranjeros empleaban sirvientes y trabajadores extranjeros [...] Este racismo reflejaba no solo un tema muy manido en la escritura de aventuras del periodo de entreguerras, tal y como ocurre en las novelas de Bruchan, sino una cultura literaria mucho más amplia».[81]​ La escritora Louise Welsh apuntó que la novela Vive y deja morir «saca partido de la paranoia que se había instalado en algunos sectores de la sociedad blanca» con el avance de los movimientos por los derechos civiles, que prometían derribar los prejuicios y la desigualdad.[82]

Fleming empleaba los nombres de marcas conocidas, así como detalles del día a día para fomentar la sensación de realismo.[73]​ Kingsley Amis bautizó esto como «el efecto Fleming»,[83]​ definido, en sus palabras, como «el uso imaginativo de la información, a través del que la abrumadorabmente fantástica naturaleza del mundo de Bond [...] encuentra el contrapeso en una cierta realidad».[84]

Temas[editar]

Posición del Reino Unido en el mundo

Los libros que tienen a Bond como protagonista se escribieron en el Reino Unido de la posguerra, cuando el país era aún una potencia imperial.[85]​ Con el avance de la serie comienza a verse el declive del Imperio británico; el periodista William Cook apuntó que «Bond complació la imagen inflada y cada vez más insegura que teníamos de nosotros mismos [los británicos], adulándonos con la fantasía de que Bretaña podía todavía elevarse por encima de sus posibilidades».[50]​ En varias novelas se hace referencia al declive del poderío británico; en Desde Rusia con amor, se manifiesta en las conversaciones que Bond mantiene con Darko Kerim, cuando el primero admite que en Inglaterra «ya no enseñamos los dientes, tan solo las encías».[86][87]​ Este tema adquiere un papel central en una novela posterior, Solo se vive dos veces, publicada en 1964, concretamente en las conversaciones que entablan Bond y el jefe de los servicios secretos japoneses, Tiger Tanaka. Fleming tenía en mente la pérdida de prestigio acusada por Gran Bretaña en las décadas de los cincuenta y los sesenta, especialmente durante la confrontación indonesio-malaya, cuando introdujo a este personaje. Esto se refleja, por ejemplo, cuando Tanaka acusa al Reino Unido de tirar el imperio «con ambas manos».[87][88][89]

Kim Philby
Donald Maclean
Kim Philby y Donald Maclean, dos de los espías del círculo de Cambridge. Su deserción a la Unión Soviética cambió la manera en la que se veía al Reino Unido desde el otro lado del charco.

Black señala que la deserción de cuatro miembros del MI6 a la Unión Soviética supuso un punto de inflexión en la óptica desde la que se veía al Reino Unido desde los círculos de inteligencia estadounidenses.[90]​ La última de estas deserciones la protagonizó Kim Philby en enero de 1963,[91]​ cuando Fleming estaba inmerso en la escritura del primer borrador de Solo se vive dos veces.[92]​ La reunión que mantienen Bond y M es la primera ocasión en los doce libros en la que Fleming hace referencia a las deserciones.[93]​ Black sostiene que las conversaciones entre estos dos personajes le permiten a Fleming abordar el declive del Reino Unido, con las deserciones y el caso Profumo de fondo.[89]​ Dos de las deserciones ocurrieron poco antes de que escribiera Casino Royale,[94]​ de modo que puede verse el libro como «un intento por reflejar la inquietante ambigüedad moral del mundo de la posguerra, capaz de producir traidores de la talla de Burgess o Maclean», en palabras de Lycett.[95]

Hacia el final de la serie, en El hombre de la pistola de oro, publicada en 1965, Black percibe una investigación iniciada de manera independiente por el poder judicial jamaicano, mientras que ve a la CIA y el MI6 actuando «bajo la más estrecha relación con la CID jamaicana y bajo sus órdenes»: se presenta ya un mundo nuevo, no colonial, con una Jamaica independiente, lo que resalta aún más el declive del Imperio británico.[96]​ Este declive se ve también reflejado en el uso que en varias novelas Bond hace de material y personal estadounidenses.[97]​ La incertidumbre y la variable geopolítica llevaron a Fleming a remplazar, en Operación Trueno, la organización rusa SMERSH por una banda terrorista internacional conocida como SPECTRE, lo que le permitió mostrar «una maldad no sujeta a ideologías».[98]​ Black afirma que SPECTRE le concede a las restantes historias cierta continuidad.[69]

Consecuencias de la guerra

Los efectos de la Segunda Guerra Mundial se abordan a lo largo de toda la serie.[99]​ Ben Macintyre, periodista para The Times, considera que Bond era «el antídoto ideal para la austeridad, el racionamiento y la premonición de una pérdida de poder inminente que acuciaban al Reino Unido de la posguerra»,[100]​ en un momento en el que el carbón y varios alimentos estaban racionados.[50]​ En varias ocasiones, Fleming usó la guerra como una señal para determinar si un personaje era bueno o malvado:[101]​ así, en Sólo para sus ojos, el villano, Hammerstein, es un antiguo oficial de la Gestapo, mientras que el simpático coronel Johns, de la Real Policía Montada de Canadá, había luchado con los británicos en el Octavo Ejército, bajo el mando de Bernard Montgomery.[102]​ De igual modo, en Moonraker, Drax (Graf Hugo von der Drache) es un «alemán nazi megalómano que se esconde tras la máscara de un caballero inglés»[103]​ y su asistente, Krebs, es tocayo del último jefe de gabinete de Hitler.[56]​ Así, Fleming «explota —en palabras de Black— la antipatía cultural británica de la década de los cincuenta. Los alemanes, en los años siguientes a la Segunda Guerra Mundial, fueron un blanco fácil para la mala prensa».[103]​ Según la serie avanza, las novelas cambian de enfoque y el miedo a un realzamiento de Alemania se sustituye por el temor a la Guerra Fría.[104]

Camaradería

El tema de la camaradería y la amistad aparece de manera recurrente a lo largo de la serie, plasmado en el aliado masculino que trabaja con Bond en sus misiones.[105]​ Raymond Benson cree que la relación entre Bond y sus aliados «añade otra dimensión a su personaje y, en última instancia, a la continuidad temática de las novelas».[106]​ En Vive y deja morir, los agentes Quarrel y Leiter representan la importancia de los amigos y aliados masculinos, lo que queda plasmado especialmente en la reacción de Bond ante el ataque que sufre Leiter por parte de un tiburón. Benson señala que «la lealtad que Bond siente hacia sus amigos es tan fuerte como su compromiso con el trabajo».[107]​ En Dr. No, Quarrel es «un aliado indispensable».[108]​ Benson no ve pruebas de que exista discriminación alguna en su relación[109]​ y hace hincapié en el remordimiento y la pena que Bond sufre cuando este muere.[110]

El traidor en el interior

La traición es un tema de importancia en la serie desde la primera novela. El objetivo de Bond en Casino Royale, Le Chiffre, era el pagador de un sindicato comunista francés, y las insinuaciones de una quinta columna encuentran su eco en los lectores británicos, acostumbrados como estaban a leer en la prensa y escuchar a los parlamentarios acerca de las influencias comunistas en los sindicatos,[111]​ especialmente tras las deserciones de Burgess y Maclean en 1951.[95]​ El tema del «traidor en el interior» se explora también en Vive y deja morir y Moonraker.[112]

Bien frente al mal

Según Raymond Benson, la lucha entre el bien y el mal es el tema central de la serie.[105]​ Esto quedó plasmado en Goldfinger con el asunto de san Jorge, explicado de manera explícita en el libro:[113]​ «».[114]​ Black sugiere que la imagen de san Jorge, más que británica, es una personificación inglesa.[115]

Relaciones angloestadounidenses

En las novelas de Bond también se aborda la cuestión de las relaciones entre británicos y estadounidenses, haciendo especial hincapié en el papel central de los Estados Unidos en la defensa del oeste.[116]​ Recién finalizada la Segunda Guerra Mundial, se hicieron patentes las tensiones entre un Gobierno británico que trataba de retener su imperio y el deseo americano de un nuevo orden capitalista mundial. Sin embargo, Fleming no se centró en ellas de manera directa y optó, en cambio, por crear «la impresión de que el mandato y la acción imperiales británicas funcionaban con normalidad».[99]​ El escritor y periodista Christopher Hitchens apuntó que «la paradoja central de las historias clásicas de Bond es que, si bien en la superficie están completamente del lado de los angloestadounidenses en la guerra contra el comunismo, también es cierto que están plagadas de desprecio y resentimiento hacia Estados Unidos y los estadounidenses».[117]​ Fleming estaba al tanto de las tensiones entre ambos países, pero no se centró en ellas.[99]​ Kingsley Amis, en The James Bond Dossier, señala que «Leiter [es] tan nulo como personaje [...] él, el estadounidense, acepta las órdenes de Bond, el británico, y Bond siempre lo hace mejor que él».[118]

En tres de las novelas —a saber: Goldfinger, Vive y deja morir y Dr. No—, Bond es el agente británico que tiene que resolver el embrollo al parecer causado por los estadounidenses.[119]​ Black señala, además, que, si bien son agentes estadounidenses los que se encuentran en peligro en Dr. No, un agente británico y un barco de guerra de la misma bandera, el HMS Narvik, son los encargados de acudir con soldados británicos a la isla al final de la novela para solucionar el asunto.[120]​ El resquemor de Fleming hacia los estadounidenses fue en aumento, tal y como se refleja en Sólo se vive dos veces, su penúltima novela;[121]​ en ella, las respuestas que Bond ofrece a los comentarios de Tanaka son la viva imagen del declive en las relaciones entre Reino Unido y Estados Unidos; asimismo, esto contrasta en gran medida con la cálida y cooperativa relación que mantienen Bond y Leiter en las anteriores novelas.[89]

Legado[editar]

De izquierda a derecha y de arriba abajo, los actores que han encarnado a James Bond en las películas producidas por Eon (25): Sean Connery (6), George Lazenby (1), Roger Moore (7), Timothy Dalton (2), Pierce Brosnan (4) y Daniel Craig (5).

A finales de la década de los cincuenta, el escritor Geoffrey Jenkins le propuso a Fleming que ambientara una novela de Bond en Sudáfrica; le envió incluso un esbozo de la trama en el que, según él mismo, Fleming vio gran potencial.[122]​ Tras el fallecimiento de este, la editorial Glidrose Productions Limited le encomendó la escritura de una novela que continuase con las aventuras de Bond; titulada Per Fine Ounce, no se llegó a publicar.[123]​ Varios autores han escrito bajo encargo con Bond de protagonista. El primero fue Kinglsey Amis, quien, bajo el seudónimo «Robert Markham», publicó en 1968 Colonel Sun.[124]​ Asimismo, en 2008, coincidiendo con el centenario del nacimiento de Fleming, Sebastian Faulks escribió para Ian Fleming Publications un nueva novela de Bond.[125]

En vida, Fleming llegó a vender treinta millones de copias de sus libros; en los cinco años siguientes a su fallecimiento, se dobló esa cifra.[1]The Times lo incluyó en el puesto decimocuarto en su lista de «Los 50 mejores escritores británicos desde 1945», publicada en 2008.[126]

La serie de películas con Bond de protagonista, producida por Eon Productions, se inició en 1962 con Dr. No, y ha continuado tras el fallecimiento de Fleming. La productora ha financiado, hasta la fecha, veinticuatro filmes; el más reciente, Spectre, se estrenó en octubre de 2015.[127]​ La serie ha recaudado más de seis mil millones de dólares en todo el mundo, lo que la convierte en una de las más taquilleras de la historia.[128]​ Asimismo, se ha producido otro par de películas al margen de Eon.

La influencia de Bond en el cine y la literatura es evidente y se hace patente en películas como las de la saga de Austin Powers,[129]​ la serie Carry On[130]​ y el personaje Jason Bourne.[131]​ En 2011, Ian Fleming se convirtió en el primer escritor en lengua inglesa en tener un aeropuerto internacional nombrado en su honor, el Ian Fleming International Airport, situado cerca de Oracabessa, en Jamaica. A su inauguración, celebrada el 12 de enero, acudieron el primer ministro jamaicano, Bruce Golding, y la sobrina de Fleming, Lucy.[132]

Obras[editar]

Películas biográficas[editar]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Desde el año 2000, Robert Fleming & Co. forma parte de JP Morgan Chase.[5]
  2. La escuela estaba cerca de un terreno perteneciente a una familia Bond, cuya genealogía podía remontarse hasta un espía isabelino llamado John Bond, y cuyo lema era Non Sufficit Orbis, «el mundo no es suficiente» en latín.[12]
  3. Algunas fuentes la conocen por el nombre de «Monique Panchaud de Bottomes».[17]
  4. A pesar del deshielo, la Guerra Fría se intensificó poco después; de hecho, la invasión de bahía de Cochinos, la construcción del muro de Berlín y la crisis de los misiles de Cuba ocurrieron en un periodo de no más de dieciocho meses, entre abril de 1961 y noviembre de 1962.[71]
  5. En esta colección de relatos breves están incluidos Cantidad de consuelo, De una ojeada a una cacería, Sólo para tus ojos, Risico y La rareza de Hildebrand.
  6. Tras una batalla legal, la trama de la novela es también autoría de Kevin McClory y Jack Whittingham.[134]​ Véase la sección del artículo correspondiente para más información acerca del asunto.
  7. Originalmente, contenía dos historias, Octopussy y The Living Daylights. Las versiones modernas, sin embargo, incluyen también The Property of a Lady y 007 in New York.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j Andrew Lycett (2004). «Fleming, Ian Lancaster» (en inglés). Oxford Dictionary of National Biography. Consultado el 10 de noviembre de 2018. (requiere suscripción). 
  2. England and Wales Civil Registration Indexes 1a. Reino Unido: General Register Office. 1837-1915. p. 420a. 
  3. a b Churchill, Winston (25 de mayo de 1917). «Valentine Fleming. An appreciation». The Times. p. 9. 
  4. «Buildings & Land» (en inglés). Braziers Park. Consultado el 10 de noviembre de 2018. 
  5. Griffiths, Katherine (15 de mayo de 2001). «Abbey buys Fleming Premier for £106m». The Independent. p. 18. 
  6. Lycett, 1996, p. 12.
  7. Lycett, 1996, p. 13.
  8. a b c «Obituary: Colonel Peter Fleming, Author and explorer». The Times. 20 de agosto de 1971. p. 14. 
  9. Fleming, Fergus (5 de agosto de 1999). «Obituary: Amaryllis Fleming» (en inglés). The Independent. Consultado el 10 de noviembre de 2018. 
  10. Lycett, 1996, p. 19.
  11. a b c d DelFattore, 1989, p. 86.
  12. Nick Britten (30 de octubre de 2008). «Ian Fleming 'used 16th century spy as inspiration for James Bond'» (en inglés). The Daily Telegraph. Consultado el 11 de noviembre de 2018. 
  13. a b Macintyre, 2008, p. 33.
  14. Benson, 1988, p. 45.
  15. DelFattore, 1989, p. 87.
  16. Maud Russell (17 de marzo de 2017). «Spies, affairs and James Bond... The secret diary of Ian Fleming's wartime mistress» (en inglés). The Telegraph. Consultado el 11 de noviembre de 2018. 
  17. Chancellor, 2005, p. 17.
  18. a b c Benson, 1988, p. 46.
  19. a b Macintyre, 2008, p. 39.
  20. Lycett, 1996, p. 72.
  21. Lycett, 1996, p. 96.
  22. a b c d Andrew Lycett. «Fleming [née Charteris], Ann Geraldine Mary [other married names Ann Geraldine Mary O'Neill, Lady O'Neill; Ann Geraldine Mary Harmsworth, Viscountess Rothermere]» (en inglés). Oxford Dictionary of National Biography. Consultado el 11 de noviembre de 2018. (requiere suscripción). 
  23. a b c Lycett, 1996, p. 99.
  24. a b Lycett, 1996, p. 101.
  25. Gant, 1966, p. 45.
  26. Lycett, 1996, p. 103.
  27. Lycett, 1996, pp. 360-361.
  28. Lycett, 1996, pp. 384 y 394.
  29. Lycett, 1996, p. 217.
  30. Lycett, 1996, p. 295.
  31. Chancellor, 2005, p. 113.
  32. Bennett y Woollacott, 2003, p. 1.
  33. Macintyre, 2008, p. 19.
  34. MacLean, 2012, p. 57.
  35. Chancellor, 2005, p. 5.
  36. a b Lycett, 1996, p. 226.
  37. a b Lycett, 1996, p. 244.
  38. a b «The great Bond cover up» (en inglés). The Guardian. 8 de mayo de 2008. Consultado el 22 de enero de 2019. 
  39. Lindner, 2009, p. 14.
  40. «James Bond, Ornithologist, 89; Fleming Adopted Name for 007» (en inglés). The New York Times. 17 de febrero de 1989. Consultado el 22 de enero de 2019. 
  41. Griswold, 2006, p. 46.
  42. Geoffrey T. Hellman (31 de abril de 1962). «James Bond comes to New York» (en inglés) (32). The New Yorker. Consultado el 22 de enero de 2019. (requiere suscripción). 
  43. a b c Ben Macintyre (5 de abril de 2008). «Bond — the real Bond». The Times. p. 36. 
  44. Macintyre, 2008, p. 51.
  45. Amis, 1966, p. 35.
  46. Benson, 1988, p. 62.
  47. Macintyre, 2008, pp. 68-69.
  48. Chancellor, 2005, p. 54.
  49. Macintyre, 2008, p. 50.
  50. a b c d William Cook (28 de junio de 2004). «Novel man». New Statesman. p. 40. 
  51. a b Black, 2005, p. 75.
  52. a b c d Macintyre, 2008, p. 90.
  53. Chancellor, 2005, p. 97.
  54. Chancellor, 2005, p. 96.
  55. Macintyre, 2008, p. 88.
  56. a b Black, 2005, p. 20.
  57. Lycett, 1996, p. 172.
  58. a b Lycett, 1996, p. 442.
  59. «Obituary: Mr. Ian Fleming». Londres: The Times. 13 de agosto de 1964. p. 12. 
  60. DelFattore, 1989, p. 110.
  61. a b Winn, 2012, p. 247.
  62. Benson, 1988, p. 141.
  63. a b Lycett, 1996, p. 445.
  64. Chancellor, 2005, p. 233.
  65. a b Benson, 1988, p. 31.
  66. «Son of Ian Fleming took barbiturate overdose». The Times. 14 de octubre de 1975. p. 3. 
  67. a b Benson, 1988, p. 85.
  68. Lindner2009,, p. 81.
  69. a b Black, 2005, p. 49.
  70. Black, 2005, p. V.
  71. Black, 2005, pp. 49-50.
  72. Black, 2005, p. 71.
  73. a b c Faulks y Fleming, 2009, p. 320.
  74. Bennett y Woollacott, 2003, p. 13.
  75. Eco, 2003, p. 34.
  76. Burgess, 1984, p. 74.
  77. Faulks y Fleming, 2009, p. 318.
  78. Lindner, 2009, p. 3.
  79. Eco, 2003, p. 36.
  80. a b Eco, 2003, p. 40.
  81. Black, 2005, p. 19.
  82. Fleming y Welsh, 2006, p. V.
  83. Amis, 1966, p. 112.
  84. Amis, 1966, pp. 111-112.
  85. Black, 2005, p. 3.
  86. Fleming y Higson, 2006, p. 227.
  87. a b Macintyre, 2008, p. 113.
  88. Chancellor, 2005, pp. 200-201.
  89. a b c Black, 2005, p. 62.
  90. Black, 2005, p. 61.
  91. Nigel Clive. «Philby, Harold Adrian Russell [Kim]» (en inglés). Oxford Dictionary of National Biography. doi:10.1093/ref:odnb/40699. Consultado el 20 de enero de 2019. (requiere suscripción). 
  92. Benson, 1988, p. 24.
  93. Chancellor, 2005, p. 200.
  94. Sheila Kerr (2004). «Burgess, Guy Francis de Moncy» (en inglés). Oxford Dictionary of National Biography. doi:10.1093/ref:odnb/37244. Consultado el 20 de enero de 2019. (requiere suscripción). 
  95. a b Lycett, 1996, p. 221.
  96. Black, 2005, p. 78.
  97. Black, 2005, pp. 53-54.
  98. Black, 2005, p. 50.
  99. a b c Black, 2005, p. 7.
  100. Macintyre, 2008, pp. 85-86.
  101. Black, 2005, pp. 20 y 59.
  102. Black, 2005, p. 41.
  103. a b Black, 2005, p. 81.
  104. Black, 2005, p. X.
  105. a b Benson, 1988, p. 86.
  106. Benson, 1988, p. 87.
  107. Benson, 1988, p. 96.
  108. Lindner, 2009, p. 67.
  109. Benson, 1988, p. 112.
  110. Benson, 1988, p. 110.
  111. Black, 2005, p. 5.
  112. black, 2005, p. 16.
  113. Benson, 1988, p. 231.
  114. Fleming, 2006.
  115. Black, 2005, p. 39.
  116. Black, 2005, p. 6.
  117. Christopher Hitchens (abril de 2006). Bottoms Up. The Atlantic Monthly. p. 101. 
  118. Amis, 1966, p. 90.
  119. Black, 2005, pp. 38-39.
  120. Black, 2005, p. 33.
  121. Macintyre, 2008, p. 187.
  122. Jeremy Duns (invierno de 2005). «Gold Dust». Kiss Kiss Bang Bang (James Bond International Fan Club) (2): 39-47. 
  123. Lane y Simpson, 2000, p. 433.
  124. «Colonel Sun» (en inglés). Ian Fleming Publications. Consultado el 22 de enero de 2019. 
  125. «Faulks pens new James Bond novel» (en inglés). British Broadcasting Corporation. 11 de julio de 2007. Consultado el 22 de enero de 2019. 
  126. Ben Macintyre (5 de enero de 2008). «14. Ian Fleming». p. 12. 
  127. Tim Masters (3 de noviembre de 2011). «James Bond: Skyfall opens new chapter for 007» (en inglés). British Broadcasting Corporation. Consultado el 22 de enero de 2019. 
  128. «Movie Franchises» (en inglés). The Numbers. Consultado el 22 de enero de 2019. 
  129. Owen Gleiberman. A wild and crazy spy (378). Entertainment Weekly. p. 56. ISSN 1049-0434. 
  130. Sergio Angelini. «Carry On Spying (1964)» (en inglés). Screenonline. Consultado el 22 de enero de 2019. 
  131. John Cork (20 de septiembre de 2002). The man with the golden pen (5044). The Bookseller. p. 20. ISSN 0006-7539. 
  132. «Ian Fleming International Airport opened in Jamaica!» (en inglés). Ian Fleming Publications. 17 de enero de 2011. Archivado desde el original el 22 de julio de 2012. Consultado el 22 de enero de 2019. 
  133. «The Diamond Smugglers» (en inglés). ianfleming.com. Consultado el 21 de enero de 2019. 
  134. Lycett, 1996, p. 432.
  135. «Thrilling Cities» (en inglés). ianfleming.com. Consultado el 21 de enero de 2019. 
  136. McEntee, John (2 de abril de 2001). «Diary: Charles Dance». Daily Express. p. 29. 
  137. Wilkinson, Jack (28 de junio 1990). «BC cycle». United Press International. 
  138. Pryor, Cathy (28 de agosto de 2005). «TV Choice: Ian Fleming: Bondmaker. Tonight, 10.45 pm BBC1». Independent on Sunday. p. 29. 
  139. Lumley, Joanna (18 de octubre de 2008). «My bond with Bond: an English girl's cable car ride to another world». The Times. p. 26. 
  140. «Film: "Age of Heroes" Charts Ian Fleming's Commando Unit» (en inglés). The Global Herald. 23 de abril de 2011. Archivado desde el original el 22 de mayo de 2011. Consultado el 11 de noviembre de 2018. 
  141. «Lara Pulver Talks Taking On The Woman Behind 'Bond' Author Ian Fleming» (en inglés). Yahoo. Archivado desde el original el 30 de enero de 2014. Consultado el 11 de noviembre de 2018. 
  142. Brant, Emma (25 de enero de 2013). «Actress Lara Pulver Plays Bond Girl in TV drama» (en inglés). BBC. Consultado el 11 de noviembre de 2018. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

En inglés[editar]

En español[editar]