Hydrochoerus hydrochaeris

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Capibara
Capivara(Hydrochoerus hydrochaeris).jpg
Carpincho hembra con sus crías en São Paulo, Brasil
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Rodentia
Infraorden: Hystricognathi
Familia: Caviidae
Género: Hydrochoerus
Especie: H. hydrochaeris
Linnaeus, 1766
Distribución
Sinonimia

Sus hydrochaeris Linnaeus, 1766

El capibara, carpincho o chigüire Crece (Hydrochoerus hydrochaeris)[2]​ es una especie de roedor de la familia de los cávidos, nativa de Sudamérica. Es el roedor viviente de mayor tamaño y peso del mundo, del género Hydrochoerus.[3]​ El único otro miembro existente de ese género es el capibara menor (Hydrochoerus isthmius). Sus parientes cercanos incluyen a los conejillos de indias y los mocós, y está relacionado más lejanamente con el agutí, la chinchilla y el coipo. Habita humedales y bosques densos y vive cerca de cuerpos de agua. Es una especie muy social y se puede encontrar en grupos de hasta cien individuos, pero por lo general vive en grupos de diez a veinte individuos. El animal es cazado por su carne y piel y también por la grasa de su piel gruesa y grasosa.[4]

Nombre común[editar]

Uno de sus nombres comunes, «capibara», proviene del guaraní kapiÿvá,[5]​ que significa ‘señor del pasto’.[6]​ En la lengua tupí, el término es ka'apiûara, que significa ‘el que come hojas delgadas’, o ‘comedor de hierba’.[7]

Las palabras que componen el nombre científico, tanto hydrochoerus como hydrochaeris, vienen del griego ὕδρω (hydro "agua") y χοῖρος (choiros "cerdo"), viniendo a significar ‘cerdo de agua’.[8]

Suele denominarse de muchas maneras que varían según el país o la región:

Descripción[editar]

Espécimen taxidermizado y esqueleto de capibara

Tiene un cuerpo pesado en forma de barril y una cabeza pequeña, con un pelaje pardo rojizo en la parte superior del cuerpo que se vuelve pardo amarillo. En su parte inferior suele encontrarse pelaje con puntos o petequias en el lomo. Puede crecer hasta 1,30 m de largo y llegar a pesar 65 kg. Presenta pies ligeramente palmeados, y de manera similar a otros cávidos, carece de cola y cuenta con veinte dientes. Sus patas posteriores son algo más largas que las anteriores, y los hocicos son romos, con ojos, narinas y orejas en la parte superior de la cabeza. Las hembras son ligeramente más pesadas que los machos.[8]

Su cariotipo tiene 2n = 66 y FN = 102, lo que significa que tiene 66 cromosomas con un total de 102 brazos.[10][11]

Cuerpo y pelaje[editar]

Los capibaras macho poseen una glándula odorífera bastante notoria sobre sus narices[12]

El cuerpo, que carece de cola,[13]​ es de forma maciza y redonda, con el tronco grueso y cuatro patas cortas. Las patas anteriores tienen cuatro dedos y las posteriores tienen tres, expuestos en manera radial. Los dedos gruesos y parecidos a pezuñas presentan unas pequeñas membranas que los unen interdigitalmente. Los capibaras consiguen una longitud de 1 a 1,30 m y una altura a la espalda de 50 a 60 cm;[14]​ las hembras suelen ser un poco más grandes que los machos. El peso medio es de 50 kg en los machos y 61 kg en las hembras; sin embargo, el peso real puede variar entre 27 y 65 kg.[15][16][17]​ El extinto Neochoerus sulcidens era significativamente más grande.

El pelaje es largo y áspero, pero en algunas partes es tan fino que se puede apreciar la piel a través de él. Esto hace que sean unos animales propensos a las insolaciones, y para evitarlo, se revuelcan en el barro para protegerse la piel del sol.[18]​ La coloración va de un pardo rojizo al gris en la parte superior, mientras que la parte inferior tiene un color pardo amarillo. Algunos ejemplares tienen manchas negras en la cara, en el lado exterior de las patas y en la parte trasera. La longitud del pelo va de 30 a 120 mm.

Cabeza y dientes[editar]

Su cráneo se parece notablemente al de sus parientes cávidos, hasta en las mismas proporciones generales

Tienen una cabeza notablemente ancha y grande. En relación con los parientes más próximos al capibara, el hocico es más grande y redondeado, mientras que las narinas son pequeñas y están bastante separadas. En los ejemplares machos, la punta del hocico está calva y dotada de una prominencia correspondiente a la glándula olfativa. Las orejas son pequeñas y redondas, mientras que los ojos se encuentran situados en los lados y también son pequeños. Como en muchos animales que tienen un estilo de vida parcialmente acuático, los ojos, las orejas y las narinas del carpincho se encuentran situados en la parte superior de la cabeza,[13]​ de manera que cuando salen a respirar del agua o a observar lo que les rodea, casi no sobresalen de la superficie.[19]

Vista detallada de los incisivos

La fórmula dental de este animal es de 1-0-1-3; lo que quiere decir que cada mitad de mandíbula presenta un diente incisivo, un premolar y tres molares, con un total de veinte dientes.[18]​ Los blancos incisivos están dotados de un surco y, como en todos los roedores, están agrandados y transformados en incisivos sin raíz. Detrás de los incisivos se abre un espacio denominado diastema. Los dientes posteriores tampoco tienen raíces y tienen una morfología compleja; consisten en prismas de esmalte dental en forma de corazón o de barras, que están separadas por capas de cemento. Como en otros roedores, los dientes incisivos y molares de las capibaras crecen constantemente para compensar el desgaste continuo que provoca comer tanta hierba.[6]

Distribución y hábitat[editar]

Picabuey (Machetornis rixosa rixosa) sobre un capibara macho en el Pantanal, Brasil

Su enorme área de distribución comprende casi toda Sudamérica al este de los Andes en las cuencas del río Orinoco, del Amazonas y del Río de la Plata; cubriendo desde el este de Venezuela y la Guyana hasta Uruguay, Paraguay en gran parte de y el norte de Argentina, mayormente en la provincia de Corrientes.[14]

Pueden vivir en diferentes tipos de hábitat, pero muestran preferencia por algunos en concreto. Suelen encontrarse cerca de lagos, ríos, marismas o manglares.[14]​ También necesitan un suelo firme para dormir, idealmente con una vegetación espesa que les sirve de protección. Para alimentarse no tienen problema en adentrarse por la sabana y herbazales. La mayor densidad de población de capibaras se encuentra en las extensas zonas húmedas de Sudamérica, como el Pantanal, o la región de los Llanos del norte del continente, bañada por el río Orinoco. Viven mayoritariamente en las llanuras, pero también habitan en altitudes de hasta 1300 msnm. En comparación con otras especies animales de Sudamérica, las capibaras toleran bastante bien los cambios de hábitat provocados por la actividad humana, y también pueden sobrevivir en zonas transformadas en plantaciones o pastos.

Comportamiento[editar]

Actividad[editar]

Capibaras en los Llanos, Venezuela

Los carpinchos son animales principalmente crepusculares. Pasan el calor del día en agujeros en el barro o dentro de las aguas.[14]​ Para dormir se esconden entre una vegetación espesa; no les hace falta ninguna cueva. En cambio, en las zonas donde son molestados por las actividades humanas, cambian y adoptan un estilo de vida nocturno.

Si un carpincho advierte peligro, avisa a los demás con un ladrido corto, y de inmediato todos corren trotando con una velocidad equiparable a la de un caballo a fin de ponerse a salvo en el agua. Pueden bucear y permanecer bajo el agua hasta cinco minutos, y son capaces de nadar con todo el cuerpo sumergido excepto las orejas, los orificios nasales y los ojos. Charles Darwin describía así el comportamiento de esta especie:

Durante el día están tendidos entre las plantas acuáticas o van tranquilamente a pacer la hierba de la llanura. Vistos desde cierta distancia, su paso y su color les hace parecerse a los cerdos; pero cuando están sentados, vigilando con atención todo lo que pasa, vuelven a adquirir el aspecto de sus congéneres los cavias y los conejos.

Vida social[editar]

Grupo de capibaras en Buenos aires, Argentina

Viven en grupos, que pueden estar constituidos por una pareja y sus crías, o por un grupo más grande de ejemplares adultos. La medida de los grupos varía entre seis y veinte animales. En algunos casos raros también se puede observar ejemplares solitarios, casi siempre machos adultos.

Ejemplares adultos y sus crías nadando, en Uberlândia, Brasil

La medida de los grupos y su estilo de vida depende de la estación del año y del hábitat. Durante la estación lluviosa, se extienden por una gran región, de manera que disminuye la medida del grupo. Durante esta estación, comen mucho y acumulan una reserva de grasa. La cría de los recién nacidos también se produce principalmente durante la estación lluviosa. Durante la estación seca, muchos ejemplares se reúnen alrededor de los ríos y lagos más grandes, formando grupos más numerosos. Durante esta estación, la mortalidad es notablemente más alta, ya que aumenta el hambre y las enfermedades y con la desaparición de las plantas que les sirven de protección, las capibaras son más vulnerables a los ataques de los predadores. Investigadores de Venezuela indican una media de los grupos de 5,6 animales durante la estación de lluvias y de 15,9 en el mes de marzo, el más seco. En periodos prolongados de sequedad, se pueden formar grandes grupos de hasta 100 ejemplares, que se reúnen cerca de las aguas que quedan. Aunque estos agrupamientos son inestables y no duran mucho.

Cada grupo tanto familiar como mixto está liderado por un macho dominante,[19]​ que normalmente ocupa esta posición durante muchos años. Después vienen una o diversas hembras con sus crías y a veces los machos subordinados también forman parte del grupo. La jerarquía suele ser estable y estar bien marcada tanto entre los machos como entre las hembras, y se establece por medio de combates parcialmente agresivos.

Cada grupo habita en un territorio de entre 5 y 17 hectáreas, [20]​ aunque los animales suelen permanecer dentro de una región de unas 10 hectáreas de superficie, que defienden contra las incursiones de otros ejemplares de la misma especie. Marcan el territorio por medio de glándulas odoríferas;[20]​ en los machos se encuentran situadas sobre la nariz, y los dos sexos tienen en la región del ano (glándulas anales).

Se comunican entre ellos por medio de una variedad de vocalizaciones. Entre ellos hay un sonido parecido al ronroneo de los gatos, que indica sumisión, un grito de alarma parecido a un ladrido de perro, una manera de clic que expresa felicidad, silbidos estridentes y gruñidos.[21]

Alimentación[editar]

La dieta se compone principalmente de hierba terrestre y la complementa de vez en cuando con plantas acuáticas. A veces entran en plantaciones y se alimentan, por ejemplo, de cañas de azúcar, sandías o maíz. La creencia extendida de que los peces también forman parte de la dieta de las capibaras es falsa. Tienen un aparato digestivo extremadamente eficiente que les permite subsistir con una dieta el 75 % de la cual se compone de solo entre cuatro y seis especies de plantas,[22]​ y después dejan de comerlas durante un tiempo, permitiendo que las plantas de estas especies se recuperen antes de volver a comérselas.[23]

Su aparato digestivo presenta diversas adaptaciones a su dieta, como un intestino más largo y un ciego en forma de saco agrandado. De manera similar a otros roedores, como los cobaya, o los lagomorfas, los carpinchos practican la coprofagia o ingestión ocasional de los excrementos. Las heces fecales son una forma blanda y adhesiva de excrementos, que están fermentados por unas bacterias especiales en el ciego, y que son vueltos a ingerir inmediatamente después de la excreción. De esta manera, pueden extraer el máximo de nutrientes de sus alimentos ricos en celulosa.[14]​ Cuando los excrementos son expulsados definitivamente por segunda vez, son ovales y secos.

Las capibaras, como las cobayas, no pueden producir vitamina C por sí mismas, de manera que han de obtenerla por medio de su alimentación. En algunos ejemplares en cautiverio, que habían estado evidentemente mal alimentados, se ha observado casos de escorbuto.[24]

Reproducción[editar]

Madre con una camada típica de unas cuatro crías
Familia de capibaras, zoológico Ouwehands Dierenpark, Países Bajos

Cuando está en celo, el olor de la hembra cambia sutilmente y los machos cercanos comienzan a perseguirla.[25]​ Además, la hembra alerta a los machos de que está en celo silbando por la nariz.[26]​ Durante el apareamiento, la hembra tiene la ventaja y la elección de aparearse. Los capibaras se aparean sólo en el agua, y si una hembra no quiere aparearse con un determinado macho, se sumerge o sale del agua.[26][27]​ Los machos dominantes son muy protectores con las hembras, pero normalmente no pueden evitar que algunos de los subordinados copulen.[25]​ Cuanto más grande es el grupo, más difícil es para el macho vigilar a todas las hembras. Los machos dominantes aseguran significativamente más apareamientos que cada subordinado, pero los machos subordinados, como grupo, son responsables de más apareamientos que cada macho dominante.[25]​ La vida del esperma del capibara es más larga que la de otros roedores.[28]

Hembra adulta amamantando

El aparejamiento puede tener lugar en cualquier época del año, pero la mayoría de nacimientos suelen ser en la estación lluviosa (de abril a mayo en el norte de Sudamérica y en octubre al sur del continente). Generalmente, cada hembra pare una vez por año, pero si las condiciones climáticas son favorables pueden hacerlo dos veces. El periodo de gestación dura unos 110 días en la subespecie septentrional y unos 150 en la meridional. Las capibaras son multíparas, y cada parto se compone de una media de cuatro crías, pero puede variar entre una y ocho.[11][29]​ El parto se produce en tierra y la hembra se reúne con el grupo a las pocas horas de dar a luz a los capibaras recién nacidos, que se unen al grupo en cuanto son móviles. Al cabo de una semana, las crías pueden comer hierba, pero siguen mamando -de cualquier hembra del grupo- hasta que se destetan alrededor de las 16 semanas. Las crías forman un grupo dentro del grupo principal.[13][6]​ Ambos sexos asumen la madurez sexual aproximadamente a los veintidós meses de edad.[13]​ Se ha observado la aloparentalidad en esta especie.[27]​ La reproducción alcanza su punto máximo entre abril y mayo en Venezuela y entre octubre y noviembre en Mato Grosso, Brasil.[11]

Su longevidad en estado natural varia entre ocho y diez años, mientras que los ejemplares en cautividad pueden llegar a los doce años.[14][30]

Depredadores[editar]

Sus depredadores naturales más importantes son félidos como jaguares, pumas u ocelotes, y también los zorros selváticos, las anacondas y caimanes los suelen atacar frecuentemente. A veces, las crías son víctimas de aves de presa como las harpías. [14]

Relación con los humanos[editar]

Huella de carpincho en Uruguay

Los pueblos indígenas sudamericanos ya los cazaban para consumir la carne, aprovechaban la piel y usaban los dientes incisivos con fines decorativos. También tienen un papel en la mitología de estos pueblos. En las creencias tradicionales de los yanomami (grupo étnico de Venezuela y Brasil) "cada recién nacido tiene un doble en forma de chigüiro o de danta quien le proveía fuerza vital, siendo así que si el animal moría también la persona"[31]​. En los llanos de Venezuela es frecuente domesticarlos o criarlos para consumo humano.

Talabartería[editar]

Son cazados por su piel y su carne.[32]​ En las naciones (rioplatenses) de Argentina y Uruguay hay cazadores profesionales conocidos como «carpincheros», que practican la caza del citado mamífero con fines comerciales. También son muy numerosas las personas que los cazan para uso propio, y del mismo se suele aprovechar su piel como un cuero, de color marrón claro y con pequeñas manchas más claras, el cual es especialmente apreciado para la talabartería en Venezuela, Paraguay y en Argentina para la confección de guantes, calzado, cinturones y chaquetas de cuero. También a partir de la misma se elaboran bridas, monturas y fústigas.[33]​ De la grasa del capibara se extrae su aceite, el que se emplea como un medicamento de origen natural.

Alimento[editar]

Su carne es rica en ectoparásitos (95%) y endoparásitos (100%);[34]​ considerada por sus consumidores magra, de fuerte olor y de buena calidad, tiene una prevalencia de leptopirosis del 45.5% en especímenes jóvenes y aún mayor en los adultos; con escasa grasa y presenta un muy bajo contenido de colesterol como es típico de la carne de roedores como las ratas.[35]​ Es consumida especialmente en las llanuras de Colombia y Venezuela, donde la salan después de secarla, la ponen en escabeche y se la comen en los días de abstinencia. Es creencia extendida en Sudamérica que existiría un antiguo documento eclesiástico oficial que la clasificaría entre los «pescados», por motivo de su modo de vida acuático, su olor similar al del pescado y su piel poco peluda,[18][5][36][37]​ aunque es una leyenda, y existen leyendas similares en otras religiones de la Tierra sobre otros animales acuáticos, como por ejemplo los castores.

En Argentina, Brasil y Uruguay, la carne sirve principalmente para hacer salchichas. En la Argentina hasta existen criaderos comerciales de la especie en algunas provincias del litoral fluvial, coincidentemente, Argentina (22%) presenta la segunda incidencia de leptopirosis más alta de América Latina por cada 100.000 habitantes[38]​.[39]​ En la región de los llanos de Colombia y Venezuela, a causa de los múltiples usos de este animal, ya hay intentos de criar a los chigüiros, similares a la experiencia argentina; en granjas con fines comerciales.[40]

Por 2020, en la Argentina los carpinchos regresaron y entraron en urbanizaciones en la provincia de Buenos Aires, concretamente en el barrio de Nordelta, en la localidad de Tigre. El barrio, un emprendimiento inmobiliario de lujo, fue construido sobre humedales en torno al río Paraná, territorio autóctono de los animales. Sin embargo, los lagos artificiales y las casas con parques generan un entorno idóneo para los roedores, que han vuelto a sus tierras y se reprodujeron considerablemente, causando problemas menores a los vecinos. Frente a las quejas de los vecinos, el apoyo a los carpinchos se volvió un fenómeno viral en redes sociales y medios de comunicación, con grupos ecologistas apoyando fuertemente la ley de humedales,[41][42]​ y algunos sectores de la prensa acusando a los kirchneristas de utilizar a los carpinchos como "fuerza de choque".[43]

Capibaras en zoológicos[editar]

Capibaras descansando en el Zoológico de Ueno en Japón

Los capibaras se han adaptado bien a la urbanización en Sudamérica. Pueden encontrarse en muchas zonas de zoológicos y parques,[44]​ y pueden vivir 12 años en cautividad, más del doble de su vida salvaje.[30]​ Los capibaras son dóciles y suelen permitir que los humanos los acaricien y les den de comer, pero normalmente se desaconseja el contacto físico, ya que sus garrapatas pueden ser vectores de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas.[45]

La Asociación Europea de Zoos y Acuarios pidió a Drusillas Park, en Alfriston (Sussex, Inglaterra), que mantuviera el libro genealógico de los capibaras para controlar las poblaciones cautivas en Europa. El libro genealógico incluye información sobre todos los nacimientos, muertes y movimientos de los capibaras, así como su parentesco.[46]

Sistemática y taxonomía[editar]

Cavia aperea, pequeño roedor de Sudamérica, está estrechamente relacionado con Hydrochoerus hydrochaeris

El capibara y el capibara menor pertenecen a la subfamilia Hydrochoerinae junto con los mocós. Los carpinchos vivos y sus parientes extintos se clasificaban anteriormente en su propia familia Hydrochoeridae.[11]​ Desde 2002, los estudios filogenéticos moleculares han reconocido una estrecha relación entre Hydrochoerus y Kerodon,[47]​ apoyando la colocación de ambos géneros en una subfamilia de Caviidae.[10]​ Las clasificaciones paleontológicas utilizaban anteriormente Hydrochoeridae para todos los carpinchos (vivos y extintos), mientras que utilizaban Hydrochoerinae para el género vivo y sus parientes fósiles más cercanos, como Neochoerus,[48][49]​ pero más recientemente han adoptado la clasificación de Hydrochoerinae dentro de Caviidae.[10]

Los antepasados fósiles de Hydrochoerus hydrochaeris, están representados por diversos géneros a partir del Mioceno superior.[50]​ Las formas más primitivas están clasificadas dentro la subfamilia de los cardiaterinos, que aunque es parafilética, los representantes más recientes del grupo se desarrollaron a partir de ellas. Se conoce la subfamilia de los protohidroquerinos del Plioceno, con el único género Chapalmatherium (también conocido como Protohydrochoerus). El cráneo de estos animales era el doble de grande que el del H. hydrochaeris actual, y sus miembros también eran considerablemente más largos. La subfamilia de los hidroquerinos, a la cual pertenece el H. hydrochaeris, apareció en el Plioceno superior.[50]​ Todas los restos fósiles de roedores gigantes provienen del continente americano.

En cuanto al nombre científico correcto del género, hay una larga controversia entre el nombre Hydrochoerus, creado por Brisson en 1762, y el nombre Hydrochaeris, instaurado por Brünnich en 1772. Ambos nombres provienen de las palabras griegas hydros (agua) y choiros (puerco). El nombre dado por Brisson fue rechazado durante mucho tiempo, ya que no se conformaba en las normas de la nomenclatura binomial. Aunque la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica declaró válido el nombre de Hydrochoerus con motivo de su amplio uso, de manera que Hydrochoerus hydrochaeris es el nombre científico correcto.

Conservación y amenazas[editar]

Muchos de los hábitats adecuados para esta especie se encuentran en regiones muy utilizadas para el pastoreo. Como los humanos preparan fuentes de agua para sus animales, minimizan la cantidad de carnívoros por medio de la caza y como los bovinos mantienen la hierba corta, en muchas zonas se ha producido un aumento de su población. Censos de los latifundios bovinos de la región de los Llanos revelaron una densidad de Hydrochoerus hydrochaeris de entre 50 y 300 /km². Los propietarios de terrenos de pastoreo los persiguen, especialmente durante la estación seca, ya que consideran que las capibaras arrasan con la comida de sus animales. Sin embargo muchas personas consideran que es cruel la matanza de dicho animal por parte de estos latifundistas, ya que se hace a garrotazos, disparos o con perros de caza.

En Brasil principalmente, existen personas que creen que es bueno cazarlas por los daños que supuestamente ocasionan en los cultivos industriales; tales como el de la soja y el mijo, y especialmente en las plantaciones de arroz, en donde podrían causar una devastación considerable. En dichos sitios se les considera como a una plaga.[40]

En las regiones en que son cazados en cantidades comerciales, como por ejemplo en las regiones de la frontera colombo-venezolana, ya son raros sus avistajes por parte de los locales.[cita requerida] En otras naciones, como en Perú, su número se ha reducido drásticamente o han desaparecido como consecuencia de su consumo voraz o la desaparición de su hábitat.[cita requerida] Aunque, en general son abundantes y tienen en una amplia distribución en otras regiones del continente suramericano, no se los considera una especia amenazada por tal motivo.

Ejemplar de compañía con un arnés

Domesticación[editar]

  • Argentina: Estos animales silvestres no pueden pasar por un proceso de domesticación, no solo por la alteración del ecosistema, sino porque también la tenencia de fauna silvestre se encuentra penada por la Ley N° 22.421[51]
  • Estados Unidos: Aunque es ilegal en algunos estados,[52]​ los capibaras se mantienen ocasionalmente como mascotas en Estados Unidos[53]

Literatura[editar]

El chigüiro, como se le conoce en Colombia, se hizo popular gracias a los libros infantiles del escritor colombiano Ivar Da Coll (n. 1962). Desde entonces se ha consolidado como un clásico de los libros de imágenes en Latinoamérica con la saga Chigüiro (Norma, 1987), conformada por seis historias sin palabras (Chigüiro chistoso, Chigüiro encuentra ayuda, Chigüiro viaja en chiva, Chigüiro y el baño, Chigüiro y el lápiz y Chigüiro y el palo).[54]​ Esta saga se ha complementado con nuevos títulos publicados por la editorial Babel (Chigüiro Abo y Ata, Chigüiro rata ratón y Chigüiro se va).[55]

También el chigüire, como se le llama en Venezuela, se ha hecho una figura popular con la creación de un portal humorístico de periodismo enfocado a la crítica política: El Chigüire Bipolar.

En la cultura popular[editar]

Argentina[editar]

El carpincho se popularizó como personaje humorístico durante el año 2020, en parte debido a las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio, establecidas en la pandemia de SARS-CoV-2. El confinamiento permitió que los carpinchos comenzaran a frecuentar zonas más urbanizadas, que antes evitaban, y las personas registraron sus actividades, valorando particularmente su docilidad y elegancia.[56]

En el año 2021, vecinos del complejo residencial Nordelta levantaron quejas por el aumento de la población de carpinchos.[57]​ Las quejas se difundieron a través de diversas redes sociales, dando lugar a una reacción crítica de la opinión pública.[58]

El barrio Nordelta es uno de varios complejos residenciales privados construidos sobre humedales del partido de Tigre, por lo tanto uno de los más polémicos. Su construcción desplazó al ecosistema, y ha generado inundaciones y conflicto social en la zona residencial circundante.[59]​ A partir de esto, y dado que los carpinchos forman parte de la fauna nativa, proliferaron las imágenes humorísticas[60]​ que hacían del carpincho un símbolo de resistencia sociocultural y ambiental.

Uruguay[editar]

En Uruguay, la efigie del carpincho circula por el país en la moneda de 2 pesos, la misma pertenece a la colección de monedas con las efigies de la fauna autóctona del país. También existen platos típicos como la manta de carpincho asada y milanesas se obtienen a través de la caza de este animal, y en los hogares la carne es condimentada y especiada a gusto para preparar los platos.

Referencias[editar]

  1. Reid, F. (2016). «Hydrochoerus hydrochaeris». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2020.3 (en inglés). ISSN 2307-8235. Consultado el 15 de diciembre de 2020. 
  2. Estas tres formas son las únicas que aparecen en el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española:
  3. Basic Biology (2015). «Rodents» (en inglés). 
  4. Chigüire (Hydrochoerus hydrochaeris) (enlace roto disponible en este archivo).. ARKive.org
  5. a b «Capybara Natural History» (en catalán). JunglePhotos.com. Archivado desde el original el 21 de diciembre de 2010. Consultado el 28 de noviembre de 2009. 
  6. a b c «Bristol Zoo Gardens» (en inglés). Archivado desde Capybara el original el 24 de noviembre de 2015. Consultado el 29 de noviembre de 2009. 
  7. Ferreira, A. B. H. (1986) Novo Dicionário da Língua Portuguesa, 2nd ed., Rio de Janeiro: Nova Fronteira, p.344
  8. a b «Capybara» (en inglés). Chester Zoo (RU). Archivado desde el original el 21 de enero de 2008. Consultado el 29 de noviembre de 2009. 
  9. http://www.proz.com/kudoz/spanish_to_english/other/380357-chancho_de_agua.html
  10. a b c Woods, C.A.; Kilpatrick, C.W. (2005). «"Infraorder Hystricognathi".». www.departments.bucknell.edu (en inglés). 
  11. a b c d Mones, Alvaro; Ojasti, Juhani (1986). «Hydrochoerus hydrochaeris». Mammalian Species (264): 1-7. ISSN 0076-3519. doi:10.2307/3503784. 
  12. Macdonald, David W.; Herrera, Emilio A. (2013). Moreira, José Roberto, ed. Capybara Scent Glands and Scent-Marking Behavior (en inglés). Springer. pp. 185-193. ISBN 978-1-4614-4000-0. doi:10.1007/978-1-4614-4000-0_10. Consultado el 14 de junio de 2022. 
  13. a b c d «Capybara» (en inglés). British Broadcasting Corp.: Science and Nature: Animals. Archivado desde el original el 15 de abril de 2009. Consultado el 28 de noviembre de 2009. 
  14. a b c d e f g «Capybara». Zoo de Phoenix. 2006. Archivado desde el original el 23 de enero de 2009. Consultado el 29 de noviembre de 2009. 
  15. «Capybara Facts» (en inglés). Smithsonian National Zoological Park. Archivado desde el original el 13 de febrero de 2010. Consultado el 28 de noviembre de 2009. 
  16. The Encyclopædia Britannica (1910) Capybara(de Google Books)
  17. «Capybara» (en inglés). Palm Beach Zoo. Archivado desde el original el 20 de junio de 2010. Consultado el 28 de noviembre de 2009.. 
  18. a b c «Capybara fact sheet» (en inglés). Consultado el 29 de noviembre de 2009. 
  19. a b Ian Willoughby (2002). «Predation Defense». The Capybara. Archivado desde el original el 25 de julio de 2010. Consultado el 28 de noviembre de 2009. 
  20. a b Herrera, E. & D. W. Macdonald (1989). «Resource utilization and territoriality in group-living capybara». Journal of Animal Ecology 58. páginas 667-680. 
  21. Ian Willoughby (2002). «Vocalizations». The Capybara. Archivado desde el original el 25 de julio de 2010. Consultado el 28 de noviembre de 2009. 
  22. Quintana, R. D., S. Monge, et al. (1998). «Feeding patterns of capybara Hydrochaeris hydrochaeris (Rodentia, Hydrochaeridae) and cattle in the non-insular area of the Lower Delta of the Parana River, Argentina». Mammalia 62: 37-52. 
  23. Barreto, G. R. i E. Herrera (1998). «Foraging patterns of capybaras in a seasonally flooded savanna of Venezuela». Journal of Tropical Ecology 14: 87-98. 
  24. GR Cueto, R Allekotte, & FO Kravetz (2000). «Scurvy in capybaras bred in captivity in Argentine». Journal of Wildlife Diseases 36: 97-101. Archivado desde el original el 3 de agosto de 2012. Consultado el 24 de enero de 2010. 
  25. a b c Herrera, Emilio A.; Macdonald, David W. (1 de julio de 1993). «Aggression, dominance, and mating success among capybara males (Hydrochaeris hydrochaeris)». Behavioral Ecology 4 (2): 114-119. ISSN 1045-2249. doi:10.1093/beheco/4.2.114. Consultado el 18 de julio de 2022. 
  26. a b Lord, Rexford D. (1 de marzo de 1994). «A descriptive account of capybara behaviour». Studies on Neotropical Fauna and Environment 29 (1): 11-22. ISSN 0165-0521. doi:10.1080/01650529409360912. Consultado el 18 de julio de 2022. 
  27. a b Macdonald, D. W. (1981-07). «Dwindling resources and the social behaviour of Capybaras, (Hydrochoerus hydrochaeris) (Mammalia)». Journal of Zoology (en inglés) 194 (3): 371-391. ISSN 0952-8369. doi:10.1111/j.1469-7998.1981.tb04588.x. Consultado el 18 de julio de 2022. 
  28. Paula, T. A. R.; Chiarini-Garcia, H.; França, L. R. (1 de junio de 1999). «Seminiferous epithelium cycle and its duration in capybaras (Hydrochoerus hydrochaeris)». Tissue and Cell (en inglés) 31 (3): 327-334. ISSN 0040-8166. doi:10.1054/tice.1999.0039. Consultado el 18 de julio de 2022. 
  29. The Encyclopædia Britannica (1910) Capybara (de Google Books)
  30. a b «Capybara». web.archive.org. 18 de septiembre de 2007. 
  31. Angélica María Pineda Saza (2020). «Una revisión acerca de Chigüiros (Hydrochoerus hydrochaeris y H. isthmius), como especies de interés para la cría y el comercio », tesis del Departamento de Ciencias Biológicas, Universidad de los Andes, Colombia, pág. 22.». 
  32. Adriana Maldonado-Chaparroa & Daniel T. Blumstein (2008). «Management implications of capybara (Hydrochoerus hydrochaeris) social behavior». Biological Conservation 141. 
  33. Smith, N. J. H. (1981). "Caimans capybaras otters manatees and man in amazonia." Biological Conservation 19(3): 177-187.
  34. https://ri.conicet.gov.ar/handle/11336/723
  35. https://holadoctor.com/es/%C3%A1lbum-de-fotos/carne-de-rata-alimentaci%C3%B3n-en-m%C3%A9xico
  36. Lipske, Michael. The Ranchers' Favorite Rodent. Archivado el 13 de abril de 2009 en Wayback Machine. National Wildlife Federation (Feb/Mar 2006, vol. 44 no. 2)|consulta: 24-01-2010
  37. "In Days Before Easter, Venezuelans Tuck Into Rodent-Related Delicacy", Brian Ellsworth, New York Sun (24 de mazo de 2005)
  38. http://www.scielo.org.co/pdf/unsc/v19n3/v19n3a07.pdf
  39. Tecnología para el manejo y cría del carpincho
  40. a b Katia Maria Paschoaletto Michi de Barros Ferraz, Marrie-Anne Lechevalier, Hilton Thadeu Zarate do Couto & Luciano Martins Verdade (2003). «Damage caused by Capybaras in a corn field». Scientia Agricola 60. páginas191-194. Consultado el 24 de enero de 2010. 
  41. [1]
  42. «Carpinchos en Nordelta ¿Invasores o invadidos?». C5N. [2]
  43. «¿Y si los carpinchos no son kirchnernistas?». La Nación. 2021. Consultado el 1 de septiembre de 2021. 
  44. «San Francisco Zoo | Animals | Capybara». web.archive.org. 14 de junio de 2007. 
  45. Varella, Dr Drauzio (12 de abril de 2011). «Febre maculosa». Drauzio Varella (en portugués de Brasil). Consultado el 14 de junio de 2022. 
  46. «Conservation at Drusillas Zoo Park – Kids Days Out With Animals». www.drusillas.co.uk (en inglés). Consultado el 14 de junio de 2022. 
  47. Rowe, Diane L.; Honeycutt, Rodney L. (2002-03). «Phylogenetic relationships, ecological correlates, and molecular evolution within the cavioidea (mammalia, rodentia)». Molecular Biology and Evolution 19 (3): 263-277. ISSN 0737-4038. PMID 11861886. doi:10.1093/oxfordjournals.molbev.a004080. Consultado el 14 de junio de 2022. 
  48. «Capybaras, size, shape, and time: A model kit - Acta Palaeontologica Polonica». www.app.pan.pl. Consultado el 14 de junio de 2022. 
  49. Deschamps, Cecilia M.; Olivares, Itatí; Vieytes, Emma Carolina; Vucetich, María Guiomar (12 de septiembre de 2007). [683:OADOTO2.0.CO;2 «Ontogeny and diversity of the oldest capybaras (Rodentia: Hydrochoeridae; late Miocene of Argentina)»]. Journal of Vertebrate Paleontology 27 (3): 683-692. ISSN 0272-4634. doi:10.1671/0272-4634(2007)27[683:OADOTO]2.0.CO;2. Consultado el 14 de junio de 2022. 
  50. a b The Paleobiology Database|fechaacceso=24-01-2010. Información taxonómica y de distribución sobre el registre fósil de plantas y animales.
  51. «Ley 22421 - CONSERVACION DE LA FAUNA». 
  52. «Capybara as a Pet – Capybara» (en inglés estadounidense). Consultado el 14 de junio de 2022. 
  53. Perez, Larry (2012). Snake in the grass : an Everglades invasion (1st ed edición). Pineapple Press. ISBN 978-1-56164-513-8. OCLC 754720060. Consultado el 14 de junio de 2022. 
  54. Rodríguez, Antonio Orlando. «Copia archivada». Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. Consultado el 1 de noviembre de 2015. 
  55. «Copia archivada». Archivado desde el original el 16 de octubre de 2015. Consultado el 1 de noviembre de 2015. 
  56. Clarín.com (1 de mayo de 2020). «El insólito furor por los carpinchos en las redes sociales». www.clarin.com. Consultado el 21 de agosto de 2021. 
  57. Página12 (1629245961). «La superpoblación de carpinchos tiene en alerta a Nordelta | Residentes de barrios cerrados denuncian que los roedores atacan mascotas y destrozan jardines». PAGINA12. Consultado el 21 de agosto de 2021. 
  58. Página12 (1629478386). «Los carpinchos de Nordelta y el problema de construir sobre humedales | El Ministerio de Ambiente de la Nación destacó que la urbanización "afecta a nuestra fauna nativa"». PAGINA12. Consultado el 21 de agosto de 2021. 
  59. «Countries secos y barrios inundados: el paredón que divide - Infojus Noticias». web.archive.org. 24 de septiembre de 2015. Consultado el 21 de agosto de 2021. 
  60. «Los mejores memes sobre los carpinchos de Nordelta tras el reclamo de los vecinos - LA NACION». La Nación. ISSN 0325-0946. Consultado el 21 de agosto de 2021. 

Bibliografía[editar]

  • Mones, Álvaro y Ojasti, Juhani (1986). «Hydrochoerus hydrochaeris. Mammalian Species. (264):1-7, figs. 1-3.». Washington DC: The American Society of Mammalogists. ISSN 0076-3519. 
  • Mones, Álvaro y Ojasti, Juhani (1991). «Monografía de la familia Hydrochoeridae (Mammalia: Rodentia). Sistemática - Paleontología - Filogenia – Bibliografía Courier Forschungsinstitut Senckenberg 134:v + 1-235, figs. 1-50». Frankfort. 
  • Mones, A. y Kühl de Mones, U. (1981). «Estudios sobre la familia Hydrochoeridae (Rodentia), X. Nomenclatura vernácula del género Hydrochoerus Brisson, 1762 1(15):225-257, fig. 1». Montevideo: Revista de la Facultad de Humanidades y Ciencias (Ciencias Biológicas). 
  • Nowak, Ronald M. (1999). «Walker's mammals of the world». Baltimore: Johns Hopkins University Press. ISBN 0-8018-5789-9. 
  • Wilson, D. E., y Reeder, D. N. (2005). «Mammal Species of the World». Baltimore (Estados Unidos): Johns Hopkins University Press. ISBN 0-8018-8221-4. 

Enlaces externos[editar]