Hurí

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Huríes en el paraíso, según manuscrito persa del s. XV

En el islam, una hurí ḥūr o ḥūrīyah (en árabe حورية) es uno de las jóvenes perpetuamente vírgenes masculino y femenino que esperan a sus prometidos para tener relaciones sexuales y a los creyentes en el Janah el día del Yaum al-Qiyamah.[1]

Estos seres, que tienen el don de la eterna juventud y están dotados de toda suerte de encantos, simbolizan para algunos musulmanes la eterna bienaventuranza. Los ghilman son sirvientes hermosos del paraíso .[2]

Según Mohammed, en el Paraíso prometido a los creyentes existen unos bellísimos vírgenes, de los cuales gozarán después de su muerte. Según el Corán, hay hurís blancos, verdes, amarillos y rojos; sus cuerpos son de azafrán, almizcle, ámbar e incienso despidiendo un olor sumamente aromático y llevan sobre la cara descubierta un letrero de oro con expresiones consoladoras. Los que cumplen la ley del Profeta y especialmente los ayunos del ramadán gozarán de los hurís de cejas negras en tiendas de perlas blancas en las cuales hay setenta planchas de rubí, sobre cada una de estas, setenta colchones y sobre cada colchón setenta esclavas, cada una de las cuales está servida por otra esclava. Las huríes visten ropas magníficas tan ligeras y diáfanas que se ve al través de ellas la médula de los huesos. A cada elegido presenta un ángel una pera o naranja en una bandeja de plata. El feliz musulmán abre el fruto y de él sale la hurí que le está destinada, en los brazos de la cual permanece mil años, sin que ella pierda nunca su virginidad.[3]

Citas[editar]

  1. Corán, sura 52:17-20
  2. Corán, sura 52:24
  3. Enciclopedia moderna: diccionario universal. Tomo III. Francisco de P. Mellado. 1851