Hugo Dibarboure Icasuriaga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hugo Dibarboure
Foto de Hugo Dibarboure Icasuriaga agosto 2011.jpg
Hugo Dibarboure Icasuriaga (agosto de 2011).
Información personal
Nombre de nacimiento Hugo Dibarboure Icasuriaga Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 1 de octubre de 1929 Ver y modificar los datos en Wikidata
Florida, Uruguay Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 7 de julio de 2015 Ver y modificar los datos en Wikidata (85 años)
Montevideo, Uruguay Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Uruguaya Ver y modificar los datos en Wikidata
Lengua materna Español Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político
Familia
Hijos 6 Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Sindicalista, político y médico de cabecera Ver y modificar los datos en Wikidata
Área Medicina interna y salud pública Ver y modificar los datos en Wikidata

Hugo Dibarboure Icasuriaga (Florida, 1 de octubre de 1929-Montevideo, 7 de julio de 2015) fue un médico rural uruguayo, especialista en medicina interna y salud pública.[1]​ Referente uruguayo para la medicina general, familiar y comunitaria.

Biografía[editar]

Nació en la ciudad de Florida, Uruguay, el 1 de octubre de 1929. Creció en una familia numerosa, su madre era maestra y su padre farmacéutico.

Ayudante de Clase, grado 2, del Departamento de Farmacodinamia y Terapéutica de la Facultad de Medicina, por concurso de oposición, entre 1960 y 1963.

En 1963 recibió el título de médico por la Facultad de Medicina de Montevideo, de la Universidad de la República Oriental del Uruguay (UDELAR). Se formó en la época «heroica» en la que la formación de pregrado se continuaba a través de una fuerte formación clínica hospitalaria, como interno, que duraba varios años.

Los inicios como médico de la Capilla del Sauce[editar]

Se radicó con su familia en Capilla del Sauce, pueblo ubicado en el interior rural del departamento de Florida —a 182 km de Montevideo, y a 110 km de la ciudad de Florida—. Allí practicó la medicina clínica, desde 1963 hasta febrero de 1971. Durante toda su vida laboral, sus puestos de trabajo fueron conseguidos por concurso, y nunca ejerció el multiempleo.

En Capilla del Sauce vivió con su primera esposa, también médico, y allí crecieron sus cuatro hijos mayores. Los recuerdos familiares de esta época son evocados permanentemente. La pesca en el arroyo, las caminatas, el fútbol dominical, las fotos en blanco y negro, los partos en la comunidad, las crecidas de los arroyos que cortaban el paso en las carreteras.

En su libro Historias se encuentran los más variados relatos y artículos. Desde los que hacen referencia a la vida del médico y el «hombre» en un pequeño pueblo rural, hasta los de carácter científico o de opinión, sobre la realidad del sistema de salud en Uruguay y la práctica médica en la comunidad. Destaca su capacidad de «contador», que puede verificarse tanto en la lectura de sus relatos, como en las tertulias de cada reunión o festejo, que le ofrecen una nueva oportunidad a su capacidad de mantener la atención del público.

El compromiso social, profesional y el político[editar]

Junto a varios colegas y amigos formó parte de una dinámica y militante generación de profesionales, que destacó por el desarrollo de la actividad sindical, política y científica. Su compromiso con la realidad de las familias rurales, su situación social, económica y productiva, los desafíos profesionales en una época fermental, le llevaron a asumir un papel de liderazgo en diversas áreas del quehacer humano, profesional y político. En las elecciones de 1971 fue candidato al gobierno departamental de Florida por la coalición de izquierda Frente Amplio.

En agosto de 1974 junto a Juan Carlos Macedo, Barrett Díaz Pose y Hugo Bagnulo, funda la Revista Médica del Uruguay, publicación científica del Sindicato Médico del Uruguay. Integró el primer Consejo Editorial de la revista desde 1974 hasta 1994, salvo el período comprendido entre 1975 y 1985.[2]

En 1975 consigue el título de Especialista en Medicina Interna (Facultad de Medicina de Montevideo, UDELAR).

Exilio[editar]

Debido a la persecución ideológico política que sufriera, como tantos compatriotas en la década de los 70, comienza el derrotero que lo lleva primero a la Villa Cardal (1975), más tarde a Montevideo, y finalmente al exilio forzoso. Ejerció su profesión lejos de su país, primero en Venezuela y finalmente en España, desde febrero de 1978 en el Hospital de Mataró, provincia de Barcelona, llegando a ser director médico entre 1983 y 1984.

En 1977 convalida el título de Licenciado en Medicina en España. En 1980 consigue el título de Especialista en Medicina Interna por la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Barcelona.

Retorno al Uruguay[editar]

En 1985 con una dictadura que daba sus últimos estertores, decide regresar al paisito, sintiéndolo como un imperativo ético y afectivo, como un deber moral, una llamada a continuar la tarea. Dice Hugo: «cuando estaba allá trataba de acordarme en cuál de las dos torres de la catedral de Florida es que estaba el reloj y a veces no podía lograrlo».

En 1988 consigue la especialidad de salud pública por la Facultad de Medicina de Montevideo (UDELAR). Instalándose en Montevideo con su segunda esposa, y dos hijos nacidos al regreso al Uruguay.

El 21 de mayo de 2010 se le dedicó, en su ciudad natal, un homenaje público en la Junta Departamental por sus 80 años, como reconocimiento a su servicio a la comunidad. La sala estaba colmada mayoritariamente de pacientes de Capilla del Sauce y amigos de las más variadas franjas etarias.[3][4]​ Falleció en Montevideo, Uruguay el 7 de julio de 2015.[5][6]

Actividad profesional[editar]

Sus actividades se desarrollaron en los ámbitos asistenciales públicos y privados, en la gestión, en la política partidaria, y la actividad sindical. El impacto más relevante y su aporte fundamental, tal vez sea, el atribuible a su actividad clínica, docente, académica y científica. La calidad y la calidez de su desempeño como médico general es un reconocido aspecto de su vida profesional que valoran tanto sus pacientes como sus colegas. Su testimonio personal y profesional lo confirma como un modelo a seguir.

Desarrolló actividades docentes en España y en Uruguay. Él mismo refiere como estimulante el hecho recibir, como tutor, a varias generaciones de Residentes de Medicina Familiar y Comunitaria en su querida Capilla del Sauce.

Allí, los residentes descubrían como era posible brindar una atención de salud de alta calidad, a pesar de estar en aparente condición de adversidad, por la distancia a centros urbanos y las dificultades logísticas. Con su práctica profesional daba ejemplo de que es posible conjugar una vida personal plena junto a seres queridos, con el encare de todas las facetas y responsabilidades de un médico; desde la actividad clínica cotidiana, la docencia, la extensión universitaria a la comunidad, la investigación, y la producción científica.

Un día normal de trabajo, como residente en Capilla del Sauce, partía de la extracción de sangre para luego ir al laboratorio y procesar las muestras, la atención de la demanda clínica en el consultorio sin discriminación de edades o condiciones, la discusión de las situaciones problemáticas en el almuerzo, la actividad con los usuarios fuera del consultorio, y la visita a los enfermos en su casa, que a veces terminaba en alguna invitación a cenar. Sin dejar de lado la discusión teórica, la sugerencia bibliográfica, en la que muchas veces se hacía referencia a Barbara Starfield. A la que conoció personalmente en noviembre de 2010, con motivo del I Encuentro Internacional sobre Evaluación del Primer Nivel de Atención, celebrado en Montevideo.[7][8]

Intentando hacer realidad la máxima de «tratar de solucionar la mayor cantidad de problemas allí mismo donde viven las personas», una de sus preocupaciones fue la de realizar todos los controles clínicos y paraclínicos de las embarazadas en su localidad, evitando los desplazamientos innecesarios de las pacientes y familias con las consiguientes consecuencias.[9]

Incansable y perseverante en la tarea, irreductible en la defensa de sus pacientes como personas íntegras, luchador contra el maltrato del poder médico sanitario per se contra los usuarios —un luchador por la equidad—. Alegre en la rutina, cordial en el trato, inigualable en la memoria y la evocación. Lee en varios idiomas —inglés, francés y catalán— y ha traducido textos médicos del inglés y del francés al español. Se ha convertido en una referencia permanente para los médicos generales, y para muchos colegas de otras especialidades.[10]

Pionero[editar]

Junto a su amigo Juan Carlos Macedo, tal vez sean los dos referentes con mayor producción científica en su medio, en su campo de praxis y conocimiento. Sus trabajos profundizan en variados aspectos de la actividad del médico de atención primaria de salud; constituyendo las primeras líneas documentadas que aportaron creación de conocimiento, y desembocó en el desarrollo de la Medicina Familiar y Comunitaria como especialidad en Uruguay.[11][12]

Con Gustavo Bogliaccini, cirujano que en ese momento era miembro en la Comisión de Residencias del Ministerio de Salud Pública, determinaron la creación de la residencia de la especialidad. Principio de un largo proceso que condicionó la aceptación de la disciplina en los espacios académicos, consiguiendo que la primera residencia de Medicina Familiar y Comunitaria en Uruguay se iniciara en 1997.[13]​ Se constituyeron orgullosamente en dos de los cuatro primeros tutores de residentes de la especialidad, en una época en la que no existía aún un espacio académico formal en la Facultad de Medicina para la Medicina Familiar y Comunitaria.[14]

Publicaciones[editar]

Libros[editar]

Artículos científicos[editar]

Comunicaciones a congresos científicos[editar]

  • Dibarboure H. Problemas de la medicina rural uruguaya. I) Definiciones. Jornadas Médico-Sociales Nacionales. Ed. SMU; 1967.
  • Dibarboure H. Problemas de la Medicina rural uruguaya. II) Aspectos de la formación del médico rural. Jornadas Médico-Sociales Nacionales. Ed. SMU; 1967.
  • Dibarboure H. Problemas de la medicina rural uruguaya. III) La promoción de experiencias locales concertadas. Jornadas Médico-Sociales Nacionales. Ed. SMU; 1967.
  • Bagnulo H, Díaz Pose B, Dibarboure H, Macedo JC, País T. Sobre la atención médica en el nivel local. VI Convención Médica Nacional. Documento nº 9. Edición SMU; 1973 diciembre.
  • Pizzannelli M, Dibarboure-Icasuriaga H. Capilla del Sauce. Sobre la población. I Jornadas de Residentes de Medicina Familiar y Comunitaria, Montevideo, 1999 septiembre.

Distinciones[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. DR. Hugo Dibarboure Icasuriaga (Q.E.P.D.). El País. Consultado el 12/07/2015.
  2. «Consejo Editorial Fundador». Revista Médica del Uruguay. Consultado el 18 de diciembre de 2017. 
  3. Pizzanelli M, Ponzo J. Homenaje de la Junta Departamental de Florida a Hugo. Están cambiando los tiempos. 22/05/2010.
  4. «Junta Departamental de Florida (Uruguay). Homenaje al Dr. Hugo Dibarboure Icasuriaga. Resolución J.D.F. Nº 11/2010. 05/03/2010.». Archivado desde el original el 10 de julio de 2015. Consultado el 29 de julio de 2011. 
  5. Miguel Pizzanelli. Las palabras están de mas, solo te nombramos "Hugo". Están cambiando los tiempos. 07/07/2015.
  6. Miguel Pizzanelli. Simplemente “H”. Unidad Docente Asistencial Rural de Florida. 09/07/2015.
  7. Pizzanelli M, Ponzo J. Seminario del I Encuentro Internacional sobre Evaluación del Primer Nivel Asistencial. Están cambiando los tiempo. 06/11/2010.
  8. Pizzanelli M, Ponzo J. Starfield ataca de nuevo/The hidden inequity in health care. Están cambiando los tiempo. 04/05/2011.
  9. Dibarboure Icasiriaga H, Haro L, Tessier R, Cuenca J. Control del embarazo en Capilla del Sauce (Florida, Uruguay) durante el período 1999-2003. Archivos de Ginecología y Obstetricia. 2006; 44(7 y 8). (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  10. Álvarez E, Cuenca J. Homenaje de la comunidad de Capilla del Sauce al Dr. Hugo Dibarboure Icasuriaga. El Diario Médico. Agosto 2014; XVI(166):4.
  11. Macedo. Noticias. 2004 octubre; 124(Supl).
  12. Schelotto F, et al. Formación de recursos humanos para el primer nivel de atención, utilizando la estrategia de la atención primaria de salud. Montevideo: Universidad de la República, Facultad de Medicina; 2009.
  13. Martínez AM. ¿Se necesitan especialistas en Medicina Familiar? Noticias. 1998 marzo; (91).
  14. Ciriacos C, Pietrafesa D, Pérez Roca M, Cousté N. Historia de la Medicina Familiar en Uruguay. Bol Mex His Fil Med. 2006; 9(2):75-80.
  15. Miguel Pizzanelli. Hugo Dibarboure Icasuriaga / Profesor Emérito de la Facultad y miembro de Honor de SUMEFAC. Están cambiando los tiempos. 21/10/2014.

Enlaces externos[editar]