Huerto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La tradición hortelana en una ilustración del «Tacuinum sanitatis» (BM Rouen Leber 1088), manustrito anónimo del siglo xiv.

El huerto (o huerto de verduras y hortalizas, en correspondencia con el nombre inglés «vegetable garden») es una siembra de reducidas dimensiones y de cultivo intensivo con la finalidad de cosechar alimentos para el consumo familiar.[1]​ Tiene su origen en el huerto tradicional europeo de pequeña extensión y por lo general dedicado al consumo familiar o la venta al por menor,[2]​ síntesis de las culturas mediterráneas septentrionales (griega, romana y bárbara) y las meridionales (egipcia, mesopotámica y luego musulmana) del tipo conocido en italiano como «giardino dei simplice», o pequeño huerto doméstico.[3][a]

Historia[editar]

La alimentación humana se basó en un primer momento, durante el período Paleolítico, en la recolección de comestibles de origen vegetal que crecían de manera espontánea en la naturaleza y en la obtención de alimentos de origen animal a través de la caza, la pesca y otras técnicas. El desarrollo del cultivo de cereales en la evolución humana marcó la separación entre el Paleolítico y el Neolítico,[4]​ dio origen al desarrollo de la vida sedentaria de los seres humanos, al surgimiento de los primeros pueblos y a la independencia de los obstáculos que la naturaleza le imponía a la obtención de alimentos (límites creados por las estaciones, el clima, las distintas épocas de cosecha, problemas de almacenamiento de alimentos, etc.), ya que los cereales pueden almacenarse para ser consumidos cuando se necesiten. No sólo se desarrolló la agricultura propiamente dicha, sino una serie de técnicas que acompañaron el gran salto que implicó la Revolución Neolítica como son la creación de viviendas, caminos, utensilios diversos (arados, cestería, objetos y vasijas de cerámica, etc.) y que dieron origen a la creación de un modo de vida sedentario que contrastó con la larga historia nómada de los seres humanos.

Los ejemplos de horticultura intensiva más antiguos se producen en Mesopotamia, llegando a planteamientos monumentales como los Jardines Colgantes de Babilonia. Resulta complicado recopilar una síntesis de los jardines domésticos de vegetales a lo largo de la historia, ya que varían mucho en cuanto a sus características, escala de la producción, técnicas empleadas, vegetales cosechados y, sobre todo, finalidades o propósitos de las mini-parcelas ya que, a pesar del pequeño tamaño de este tipo de explotaciones pueden servir para algo más que un complemento de los vegetales de consumo diario en el hogar y pueden ser muy rentables, sobre todo cuando se dedican a flores o plantas de jardín y hasta viveros.

Este primer ejemplo de agricultura intensiva (poco espacio y escasos recursos, pero gran cantidad de mano de obra con respecto al tamaño de la explotación) tuvo una evolución similar a escala mundial, pero con variables locales y regionales con relación a los tipos y técnicas de cultivo, plantas empleadas, necesidades locales y regionales, disponibilidad de agua y otros recursos, clima, etc. Es el nacimiento de la horticultura, de la jardinería útil, del proyecto inicial de todas las viviendas rurales en todo el mundo, de la economía complementaria del habitante del pueblo o de la ciudad y, al mismo tiempo, una verdadera escuela agrícola de pequeña escala, en la que se desarrollan de manera empírica (principalmente), las técnicas agrícolas más avanzadas que se conocen sobre el cultivo intensivo.

Tipología[editar]

Huerto familiar[editar]

Construcción de un huerto familiar en el patio de una vivienda de un barrio de Guayaquil, Ecuador.

Aunque se plantea como un invento reciente o un modelo nuevo, por sus implicaciones de conciencia ecológica, anticonsumismo, economía ambiental, etc, los huertos familiares comenzaron a desarrollarse ya en la prehistoria con el proceso de reutilización de las semillas (semilleros) y los desechos orgánicos generados diariamente para preparar uno de los elementos para abonar los cultivos: el compost o abono orgánico [5]​ Para su buena práctica es interesante conocer el calendario de siembra y las recomendaciones de los especialista para la instalación y mantenimiento de un huerto urbano en el siglo xxi.[6]

Huerto urbano[editar]

Instalación de huertos en el entorno urbano.

Como ya se ha sugerido, el huerto urbano puede datarse en los albores de la agricultura durante la revolución neolítica, dentro de las labores de siembra de las mujeres, que esparcían semillas alrededor de la cueva o vivienda donde residían, como medida de seguridad, y como granero para las épocas de escasez.

En pleno siglo xxi, las propuestas de agricultura urbana, huertos colectivos, etc. pueden funcionar, además de como bases de consumo controlado, como pequeñas escuelas para implicar a los más jóvenes en los procesos naturales (siembra, crecimiento, cuidados, floración-reproducción, injertos, cosecha, poda, conservación, elaboración de alimentos, resiembra). La suma de los propósitos productivos y el contenido educativo y reconstructivo, ayuda -según los expertos- a fortalecer la integración y el trabajo en equipo y recuperar la autoestima, como así también promover hábitos nutricionales saludables.[7]​ En el mejor de los casos, estas experiencias comunitarias o sencillamente familiares habilitan un sistema de producción continua en el que se aporta trabajo y conocimiento todo el año y se obtienen hortalizas frescas, frutas y hierbas aromáticas.

Huerto escolar[editar]

Huerto escolar para actividades educativas.

En algunos centros educativos, para educar a los niños en la agricultura y el medio ambiente, se montan pequeños huertos escolares en grandes mesas de cultivo.[cita requerida]

Huerto ecológico[editar]

Un huerto ecológico se caracteriza por utilizar técnicas de cultivo basadas en la agricultura ecológica.[cita requerida]

En la literatura[editar]

Muy diversos autores de la literatura española le han dedicado versos y prosas al ancestral motivo del huerto.[8]​ Ya lo hizo Gonzalo de Berceo en su Vida de Santo Domingo de Silos, o glosistas como Gabriel Miró en su libro Del huerto provinciano, o Fray Luis de León en su "Oda a la vida retirada":

Del monte en la ladera

por mi mano plantado tengo un huerto,
que con la primavera
de bella flor cubierto,

ya muestra en esperanza el fruto cierto...


o Lope de Vega cuando escribía

Hortelano era Belardo

de las huertas de Valencia,
que los trabajos obligan
a lo que el hombre no piensa.

Pasado el febrero loco,
flores para mayo siembra,
que quiere que su esperanza
dé fruto a la primavera.

El trébol para las niñas
pone al lado de la huerta,
porque la fruta de amor

de las tres hojas aprenda...

Tampoco pueden olvidarse el verso dedicado a «un huerto claro donde madura el limonero» en el autorretrato de Antonio Machado, o el escrito por Miguel Hernández en su Elegía a Ramón Sijé: «Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas, compañero del alma, compañero...»

En el refranero[editar]

También han dejado su discutida sabiduría popular en el refranero en proverbios y ‘consejas’ como, por ejemplo:[9]

  • Cuando hay frutas en la huerta, hay amigos en la puerta
  • Abril mojado malo en la huerta, bueno en el campo
  • Buen pan de hogaza, buena huerta y carne de caza
  • Cosa de huerta no entra en cuenta
  • Cuando el labrador cava la huerta, más alto tiene el culo que la cabeza

En el arte[editar]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. No debe confundirse con el huerto como tipo de explotación; ver sección de enlaces externos, al pie del artículo. En síntesis, podrían diferenciarse así: huerto suele hacer referencia a un tipo de pequeño jardín mediterraneo doméstico o parcela con algunos frutales y un espacio dedicado a la huerta; en tanto que el huerto o huerta de explotación (también llamada quinta, porque generalmente ocupaba ese espacio en un terreno), es el amplio terreno donde se cultivan hortalizas.(Ver página de discusión)

Referencias[editar]

  1. Casares, 1975, pp. 223 y 457.
  2. Linarejos Cruz, María (2006). «Recuperación de un paisaje de escala doméstica. Huertas y jardines en el monasterio de Santa María de El Paular, Rascafría (Madrid)». Instituto del patrimonio histórico español (en español). Consultado el 24 de agosto de 2018. 
  3. Luelmo, Julio. Historia de la agricultura en Europa y América. Madrid: Ediciones Istmo, 1975
  4. [1]
  5. El Huerto Familiar. Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (México).
  6. «Calendario de siembra en huerto urbano – Quercus Jardiners». quercusjardiners.com (en español). Consultado el 22 de mayo de 2018. 
  7. «Focus on rural-urban development: Social Impact Open Repository». sior.ub.edu. Consultado el 5 de septiembre de 2017. 
  8. Elena Sanz Esteve y Carlos Sanz Marcos. «Por mi mano plantado tengo un huerto». cvc.cervantes.es (Universidades politécnica y católica de Valencia, España) (en español). Consultado el 14 de agosto de 2018. 
  9. Junceda, Luis (1997). Diccionario de refranes. Madrid: Espasa Calpe. ISBN 8423987841. 

Bibliografía[editar]

  • Casares, Julio (1959). Diccionario ideológico de la lengua española (1975 edición). Barcelona: Gustavo Gili. ISBN 8425201268. 
  • Corominas, Joan (1987). Breve diccionario etimológico de la lengua castellana. Gredos. 

Enlaces externos[editar]