Huelga de inquilinos de 1907

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Huelga de inquilinos o huelga de las escobas de 1907 fue un movimiento popular contra la suba de los alquileres en las casas de inquilinato de Buenos Aires y otras ciudades argentinas, popularmente denominadas conventillos. La huelga se inició en agosto de 1907, duró aproximadamente 3 meses y participaron del movimiento más de cien inquilinatos.[1]​ Tuvo una importante presencia de activistas anarquistas y socialistas.[2]

Antecedentes[editar]

Argentina a comienzos del siglo XX[editar]

La Argentina agroexportadora, sustentada en una economía abierta, conforma hacia 1880, su mercado y su Estado Nacional. Se convierte en un país receptor de capitales externos y de inmigración masiva, principalmente, italianos y españoles, quienes llegan a proveer mano de obra abundante y barata, para la transformación agraria. Produciendo al mismo tiempo, un proceso de urbanización creciente.

Entre 1895 y 1905 el crecimiento vegetativo de la ciudad de Buenos Aires alcanzaba un 52,5 % y la migración total un 65,5 %, porcentaje del cual un 51,8 % pertenecía a no nativos.[3]​ Para 1900, se calculaba que el saldo migratorio era de unas 50.485 personas y en 1907 la cifra prácticamente se duplica, alcanzando unas 119.861 personas. [4]

La ciudad se convirtió en un importante centro de atracción para el inmigrante recién llegado que, sin poder convertirse en propietario de la tierra, se radica como arrendatario o peón en el medio rural, o bien se instala en la capital para participar de la vida económica de la ciudad. Después de 1890 el crecimiento de la población agrava el problema de vivienda para los sectores populares, Buenos Aires se extiende haca la periferia, formando nuevos barrios, pero la mayoría se instala en conventillos o casas de inquilinato, que proliferan en toda la ciudad.[5]

El conventillo, se transforma en el alojamiento obrero más usual y característico. En 1904, el Censo Municipal, indica que hay 11,5 personas por casa en la Capital Federal, casi todas ellas de un solo piso. La estadística informa que de los 950.891 habitantes de la ciudad, 138.188 viven en las 43.873 habitaciones que componen las 2.462 casas de inquilinato porteñas; es decir que, más del 10 % de la población citadina se albergaba en conventillos. [6]

Desde 1905, los alquileres mantuvieron una tendencia alcista y hacia 1907 el precio de una pieza triplica el de 1870. "Los costos de habitaciones humildes eran ocho veces mayores que en París y Londres."[7]

Condiciones de vida en los conventillos[editar]

Conventillo de Buenos Aires

En 1900 los conventillos solían tener un patio de cemento, baños y algunas duchas. Entre 20 y 70 personas contaban con una sola letrina para atender sus necesidades y "las emanaciones amoniacales que se desprenden en su interior hacen experimentar malestar y lagrimeo a los que penetran en ellas ".[8]​ Las habitaciones eran reducidas en tamaño, con una escasa ventilación o sin ventanas, donde vivían hasta 10 personas.

La pieza en una casa céntrica costaba alrededor de 20 pesos como mínimo y podía subir 5 a 7 pesos mas con ventana a la calle. Constituyendo una parte sustancial del presupuesto obrero.

En 1890, por primera vez, los inquilinos organizan una comisión para que tome medidas contra los propietarios. El movimiento fracasa entonces, pero resurge en 1893, cuando se intenta formar una "Liga Contra los Alquileres", pero también en esta ocasión la indiferencia general termina por disolverla.[7]​ De todos modos el alza casi constante de los alquileres genera, en 1905, la inusual propuesta conjunta de anarquistas, socialistas y sindicalistas, quienes redactan un manifiesto en el que proponen la formación de una liga contra la carestía de la vida, que finalmente no llega a concretarse.

Desde aquí y por medio de la acción de subcomisiones, propaganda y conferencias, se intensifica la prédica contra el alza casi continua de alquileres y cargas impositivas que diezman el salario de los obreros. [5]

Huelga de 1907[editar]

Baldosa en homenaje a Miguel Pepe, única víctima fatal de la huelga de los inquilinos, 1907

En 1906 la Federación Obrera Regional Argentina (FORA) lideró la campaña por la rebaja de los alquileres y conformó la Liga de Lucha contra los Altos Alquileres e Impuestos.[9]​ En agosto de 1907 a través de un Decreto municipal hubo un aumento impositivo que fue trasladado al precio de las habitaciones ubicadas en los conventillos. A partir de este contexto, el conventillo de la calle Ituzaingó se declaró en huelga, rehusándose a pagar el alquiler. Los huelguistas formaron un comité central en búsqueda de nuevas adhesiones, rebaja de trabajo a 8 horas diarias y un aumento de salario. Para principios de octubre de 1907 alrededor de 1000 conventillos se declararon en huelga, el movimiento se expandió por las ciudades de Rosario y Bahía Blanca.[1]​ Como consecuencia de la represión fue asesinado el militante anarquista Miguel Pepe por la policía bajo las órdenes del Jefe de la Policía Ramón Falcón.[10]

La Huelga de los Inquilinos fue una de las manifestaciones más importantes de la época, marcando un punto de inflexión en las luchas posteriores por el derecho a la vivienda en Argentina. [11]

Referencias[editar]

  1. a b Spalding, Hobart (Octubre de 1970). La clase trabajadora argentina. Documentos para su historia 1890/1912. Galerna. p. 451-453. 
  2. «El último conventillo». Consultado el 16 de julio de 2016. 
  3. RECCHENI de Lates, Zulma (1974). «CARACTERÍSTICAS DE LA POBLACIÓN URBANA: COMPOSICIÓN POR SEXOS, EDADES Y ORIGEN». La población de Argentina. Cicred Series. p. 137. 
  4. TORNQUIST Ernesto (1920). «Población». El desarrollo económico de la República Argentina en los últimos cincuenta años. Ernesto Tornquist y Cía. p. 9. 
  5. a b Girbal-Blacha, Noemí. «Historias de la Ciudad- Una revista de Buenos Aires». Agosto, 2000. 
  6. PANETTIERI, José (1965). «Censo General de la Ciudad de Buenos Aires, levantado en los días 16 y 24 de octubre de 1909, Buenos Aires». Los trabajadores en tiempos de la inmigración masiva en Argentina 1870.1910. Universidad Nacional de la Plata. p. 44. 
  7. a b SCOBIE, James (1974). Buenos Aires, del centro a los barrios 1870-1910. Solar/Hachette. p. 199. 
  8. «DEPARTAMENTO NACIONAL DE TRABAJO, Boletín 5, p. 231». 1908. 
  9. «Día del Inquilino: Más de cien años y la lucha continúa». Diario 99. 1 de octubre de 2018. Consultado el 1 de noviembre de 2018. 
  10. Rouco Buela, Juana (2011). Historia de un ideal vivido por una mujer. Tierra del Sur. p. 16. 
  11. Valencia, Luciano Andrés. «En la lucha por la vivienda: las huelgas inquilinarias a comienzos del siglo XX». Archivado desde el original el 20 de abril de 2017. Consultado el 16 de julio de 2016. 

Bibliografía[editar]

  • Suriano, Juan. La huelga de inquilinos de 1907. CEAL, Buenos Aires, 1983.
  • Noemí M. Girbal-Blacha. La huelga de inquilinos de 1907 en Buenos Aires.[1]

Enlaces externos[editar]