Hormona liberadora de hormona adrenocorticotropa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hormona liberadora de adrenocorticotropa
Estructuras disponibles
PDB Buscar ortólogos: PDBe, RCSB
Identificadores
Símbolo CRH (HGNC: 2355)
Identificadores
externos
Locus Cr. 8 q13
Ortólogos
Especies
Humano Ratón
Entrez
1392
UniProt
P06850 n/a
RefSeq
(ARNm)
NM_000756 n/a

La hormona liberadora de hormona adrenocorticotropa, también llamada corticoliberina, hormona liberadora de corticotropina (CRH) o factor liberador de corticotropina (CRF), es un péptido de 41 aminoácidos secretado por las neuronas de la porción anterior de los núcleos paraventriculares del hipotálamo y por la placenta.[1]​ La hormona estimula las células corticotropas de la adenohipófisis e induce la liberación de la hormona adrenocorticotropa,[2]​ lo que, a su vez, produce el incremento en la producción suprarrenal de cortisol.[3]

Se sintetiza a partir de un precursor de 196 aminoácidos, tiene una vida media plasmática de sesenta minutos y una masa molar de 5000 g/mol. Sus neuronas secretoras se localizan también en la corteza cerebral, el sistema límbico y la médula espinal. Se piensa que tales ubicaciones representan la base de los efectos neurales producidos como respuesta al estrés, como la liberación de adrenalina y noradrenalina, taquicardia, hiperglucemia, hipertensión, entre otros.[2][4]

Secretada a la hipófisis actúa en las células corticotropas y activa el sistema de la adenilciclasa que origina el incremento en la síntesis de la corticotropina.[5]​ La hormona antidiurética y la angiotensina II, por medio de esta hormona liberadora, potencian también la secreción de hormona adrenocorticotropa. También mediada por la CRH, la oxitocina inhibe la secreción de ACTH.[6]​ El efecto inhibidor de los glucocorticoides regula la secreción de la corticoliberina y también está regulada por las aferencias nerviosas que se localizan en el núcleo paraventricular.[5]

En las etapas finales del embarazo y durante el parto se elevan los niveles de este péptido, que también aumenta la actividad del sistema nervioso simpático, con lo que favorece la secreción de catecolaminas, y parece ser relevante en el equilibrio de energía.[5][6]​ Se ha descrito también una proteína de unión a la corticoliberina (CRHBP, por sus siglas en inglés), específica en suero y otros sitios intracelulares de varias células, que probablemente module sus acciones y vida media plasmática.[6]

Referencias[editar]

  1. Córdoba Saucedo, Ulices; Navarro Zarza, José Eduardo; Durán Pérez, Edgar Gerardo; Peralta Calcaneo, Juan Antonio; Alexanderson Rosas, Elvira Graciela (2006). «Neurohormonas hipotalámicas: acciones biológicas y aplicaciones clínicas». Medicina Interna de México 22 (6): 514-524. Consultado el 5 de septiembre de 2019. 
  2. a b Valero Politi, J. (1998). «61. Alteraciones hipotalámicas e hipofisarias». X. Fuentes Arderiu, M. J. Castiñeiras Lacambra y J. M. Queraltó Compañó, ed. Bioquímica clínica y patología molecular II (Segunda edición). Barcelona: Editorial Reverté. p. 948. ISBN 84-291-1855-1. 
  3. Melchitzky, Darlene S.; Austin, Mark C.; Lewis, David A. (2006). «3. Neuroanatomía química del cerebro del primate». Alan F. Schatzberg y Charles B. Nemeroff, ed. Tratado de psicofarmacología. Barcelona: Masson. p. 89. ISBN 978-84-458-1426-0. 
  4. González Bárcena, David; Velázquez Chávez, Francisco Javier; Tapia González, María de los Ángeles; Hernández Meza, Álvaro Rodolfo; Garnica Cuéllar, Juan Carlos; Alamilla Lugo, Lisndey; Muñoz Solís, Andrés; Sosa Caballero, Alejandro (2016). «5. Generalidades del hipotálamo y de la hipófisis». Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología, ed. Endocrinología clínica de Dorantes y Martínez (5.ª edición). Ciudad de México: Editorial Médica Panamericana. p. 56. ISBN 978-607-448-558-5. 
  5. a b c Farré Guerrero, V. (1998). «60. Alteraciones de la corteza suprarrenal». X. Fuentes Arderiu, M. J. Castiñeiras Lacambra y J. M. Queraltó Compañó, ed. Bioquímica clínica y patología molecular II (Segunda edición). Barcelona: Editorial Reverté. p. 934. ISBN 84-291-1855-1. 
  6. a b c Javorsky, Bradley R.; Aron, David C.; Findling, James W.; Tyrrell, J. Blake (2012). «4. Hipotálamo y glándula hipófisis». David G. Gardner y Dolores Shoback, ed. Greenspan. Endocrinología básica y clínica (Novena edición). Ciudad de México: McGraw-Hill Interamericana. p. 73. ISBN 978-607-15-0669-6.