Honorio Bustos Domecq

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Honorio Bustos Domecq (seudónimo de Jorge Luis Borges-Adolfo Bioy Casares) nació en Pujato, en 1893. Como en aquellos países que fueron su cuna, el policial tampoco desconoció en Argentina el uso del seudónimo; antes bien, ese uso afloró ya en sus mismísimos orígenes con aquel Raúl Waleis, que encubría al conspicuo jurista Luis Y. Varela, y ha de extenderse a lo largo de toda su historia, con casos paradigmáticos, como el de Eduardo Goligorsky, que utilizó para sus relatos policiales no menos de una decena de ellos. Y para sólo referimos a los escritores incluidos en esta antología, recordemos los seudónimos de:

Vicente Rossi, William Wilson; Leonardo Castellani, Jerónimo del Rey; Rodolfo Walsh, Daniel Hernández; Isaac Aisemberg, W. I. Eisen,

y el de referencia, que amparó al tándem más famoso de nuestras letras.

Dicho por el mismo Borges:

"Yo había inventado algo que pensamos podía convertirse en un buen argumento para una novela policial. Se lo comenté a Bioy y unos días después él me dijo que teníamos que intentar algo con ese material. Yo no estaba demasiado convencido, pero nos pusimos a trabajar, nos entusiasmamos, y casi enseguida hizo su aparición un tercer hombre, que pasó a dominar la situación; su nombre era Honorio Bustos Domecq. A la larga, este personaje terminó por no parecérsenos en nada y luego a dominarnos con mano firme, imponiéndonos su propio estilo literario. [...] Domecq era el apellido de un bisabuelo de Bioy, y Bustos el de un bisabuelo mío en Córdoba. El primer libro de Bustos Domecq fue 'Seis problemas para don Isidro Parodi' (1942), y durante la confección de la obra nunca se nos fue de las manos. Max Carrados había logrado crear un detective ciego; Bioy y yo fuimos un poco más lejos y encerramos a nuestro detective en la celda de una prisión. El libro constituía al mismo tiempo una sátira de la Argentina. Por muchos años la doble identidad de Bustos Domecq no fue revelada. Cuando finalmente lo hicimos, la gente pensó que, puesto que Bustos era una broma, sus obras difícilmente podrían tomarse en serio."

De la copiosa labor conjunta de Borges con otros escritores, sin ninguna duda la más fructífera ha sido aquella que realizó junto con Adolfo Bioy Casares (Buenos Aires, 1914), y sí de ella hubiese que elegir un texto, pocos dudarían en señalar los 'Seis problemas para don Isidro Parodi', que incluye "Las noches de Goliadkin", aparecido en Sur, año 12, número 90, mar. 1942, págs. 34-50. (Si tomamos la edición 1979 de sus Obras completas en colaboración, podemos comprobar que la mitad del volumen lo ocupan las obras de H. Bustos Domecq y la de B. Suárez Lynch, Un modelo para la muerte, prologada por ese mismo Honorio de los pagos de Pujato, autor, además de los 'Seis problemas para don Isidro Parodi', de: Dos fantasías memorables, 1946; Crónicas de Bustos Domecq, 1967; Nuevas crónicas de Bustos Domecq, 1977).