Home Studio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Home Studio hace referencia a la práctica de grabar en tu hogar, en vez de grabar en un estudio de grabación profesional.Un estudio creado para grabar en casa es denominado Home Studio.[1] Hoy en día todo el mundo puede tener su propio Home Studio, y aunque no se consigan resultados iguales a los de un estudio de grabación profesional, se puede llevar a cabo un proyecto con un buen resultado final teniendo unos preamplificador a la altura, un buen monitor de estudio con respuesta plana para mezclar y otros dos monitores para la escucha, un transductor de calidad y un dispositivo de grabación, analógico o virtual.

Home Studio de dimensión mínima

Previo, tarjeta de sonido o interfaz de audio[editar]

Mínimamente, se necesita un una interfaz de audio o tarjeta de sonido externa, lo cual es un dispositivo que convierte la señal análoga a señal digital y viceversa para que la computadora trabaje con la información que recibe de ella. Dicha interfaz de audio debe contar mínimamente con un previo o preamplificador donde se conecta la fuente de sonido (micrófonos o instrumentos). Su función es transformar y amplificar ondas sonoras en señal eléctrica (analógica). Las interfaces deben contar con salidas de audio para monitorear lo que se graba mediante altavoces o auriculares. Es posible que nuestra interfaz tenga un conmutador de entrada XLR, 1/4 TRS o SPDIF entre otras para manejar diferentes dispositivos o fuentes de sonido.

Altavoces, monitores o parlantes[editar]

Sirven para escuchar lo que estamos grabando. En el proceso de mezcla necesitaremos unos altavoces con una respuesta en frecuencia plana para colorear lo menos posible ciertos hertz y escuchar la grabación tal cual se está grabando. Al ser posible, un home studio contendrá a su vez otro par de parlantes más domésticos o ya hechos para escuchar música, que nos permiten escuchar nuestro proyecto en un equipamiento más estandarizado y con los diferentes filtros que ellos traen.

DAW[2] [editar]

Digital Audio Workstation o estación de trabajo de audio digital, lo que nos proporcionará un apoyo virtual a nuestra grabación. Su edición es no destructiva, por lo cual podremos volver atrás y recuperar pasajes ya grabados sin necesidad de sobrescribir archivos o destruir regiones por necesidad de espacio en nuestra computadora. Trabajaremos con una frecuencia de muestreo de 44.1 Khz para audio, y una frecuencia de 48Khz para vídeo y audio. Las DAWS más utilizadas son Avid ProTools para un entorno de edición avanzado, Cubase para la edición más sencilla, Apple Logic Pro, para entorno de Macintosh y más orientado a lo musical, y Steinberg Nuendo como sustituto a los DAW más conocidos. En el DAW se encontrará nuestro proyecto y lo podremos editar a nuestro gusto.

PC[editar]

Cuanto más potente sea nuestra computadora, menos tiempo le llevará exportarse a nuestra grabación y más fielmente responderá a nuestras entradas de audio. Es uno de los elementos más importantes en los home studio. Muchos home studio soportan Macintosh pues muchas drivers y extensiones relacionadas al audio se descargan automáticamente en el propio programa, y no hay que instalarlos manualmente como en Windows.

Transductores o Micrófonos[editar]

Un buen micrófono[3] es importante para captar el sonido que deseemos recoger. Escogeremos un micrófono de bobina móvil o dinámico si queremos grabar nuestra propia voz o sonidos con unos decibelios elevados, como el bombo de una batería, o diversos tipos de amplificadores. Escogeremos un micrófono de condensador para captar sonido ambiente o de fuentes que contengan una gran variedad de decibelios, como puede ser los aéreos ( platos ) de una batería, una voz de cantante profesional, instrumentos de cuerda, metales. etc.

Montaje[editar]

El montaje de un home studio es muy sencillo. El montaje más sencillo que podemos realizar consiste en conectar nuestra interfaz de audio a nuestra computadora vía USB o IEEE 1394 (puerto firewire). Cuando nuestro PC nos reconozca el dispositivo, le instalaremos los drivers del proveedor o los que consideremos oportunos, y seguidamente abriremos nuestro DAW y seleccionaremos nuestra interfaz de audio. Finalmente conectaremos nuestra entrada de audio ( micrófono, o línea ) a nuestro dispositivo de grabación, ajustaremos si ganancia de entrada y activaremos la alimentación phantom si se trata de un micrófono de condensador o una caja DI. Seguiremos los pasos correspondientes para grabar en nuestro DAW y ya tendremos nuestro home studio funcionando correectamente.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]