Hombre de Tepexpan

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Hombre de Tepexpan es un esqueleto de mujer de la era precolombina, descubierto por el arqueólogo Helmut de Terra en febrero de 1960, a orillas del antiguo lago de Texcoco en el centro de México.[1]​ El esqueleto fue encontrado cerca de restos de mamuts y una serpiente y se cree que tiene al menos 10000 años.[2]​ Fue aclamado con fantasía por la revista Time como el soldado mexicano de mayor edad.[1]​ El esqueleto fue encontrado boca abajo con los brazos debajo del pecho y las piernas estiradas hacia el estómago.[3]​ Lo más probable es que el cuerpo se haya hundido en el lodo que lo rodea, dejando expuestos los hombros, la espalda y las caderas, lo que podría explicar por qué faltan esos elementos.[3]​ Es posible que el cuerpo haya sido depositado originalmente en el lago.[4]

Tepexpan 1. Réplica.

Análisis[editar]

Antigüedad[editar]

Los depósitos aluviales cubiertos por capas de carbonato de calcio, sedimentos lacustres y depósitos recientes permiten datar el sitio donde se encontró al Hombre de Tepexpan hace unos 8000 a 10000 años.[5]​ Las excavaciones revelaron los restos de cinco mamuts que se encontraron cerca del esqueleto y se asociaron con escamas de obsidiana. Por lo tanto, originalmente se creía que el Hombre de Tepexpan databa de hace unos 10000 años.[5]​ Sin embargo, años más tarde, los investigadores revisaron el esqueleto y dataron los restos utilizando métodos de radiocarbono.[2]​ Luego se descubrió que tenía más de 2000 años. La Doctora Silvia González, profesora de geoarqueología en la Universidad John Moore de Liverpool, utilizó el análisis de isótopos de uranio para fechar el esqueleto. Los resultados mostraron que el Hombre de Tepexpan tenía 4700 años.[2]​ Sostiene que la contaminación de los restos provocó que las fechas de radiocarbono oscurecieran.[2]​ Otros críticos han afirmado que el Hombre de Tepexpan fue una intrusión en el sentido de que fue enterrado en una fecha posterior, pero excavado en materiales del Pleistoceno.[6]

Un análisis del Hombre de Tepexpan que se publicó en la edición de 1947 del Science Newsletter afirma que el individuo tenía al menos 40 años en el momento de su muerte. Esto fue determinado por "costuras unidas en el cráneo" (refiriéndose a las suturas) y epífisis fusionadas en huesos largos.[7]

Sexo[editar]

En su informe preliminar, Helmut de Terra afirma que "Los otros huesos, junto con el cráneo, indican que la persona era de sexo masculino".[3]​ Con base en un análisis de ADN, un arqueólogo mexicano ha propuesto que el 'hombre' de Tepexpan era en realidad una mujer.

Traumatismos[editar]

El Hombre de Tepexpan presenta una fractura curada en el cúbito derecho. De Terra planteó la hipótesis de que debido a su fractura y la proximidad a los fósiles de mamut, el Hombre de Tepexpan pudo haber sido un cazador que fue asesinado por sus compañeros o herido de muerte mientras cazaba.[3][6][7]​ El Science Newsletter afirma que el individuo sufría de rigidez en el cuello debido a los muchos depósitos calcáreos en las vértebras cervicales. Esto significa que lo más probable es que el Hombre de Tepexpan sufriera de artritis.[7]

Evaluación del cráneo[editar]

El Science Newsletter describió al Hombre de Tepexpan en su edición de 1947. Describía al Hombre de Tepexpan como "un cráneo de paredes delgadas y abovedados" que contenía "un cerebro del mismo tamaño que los de los indios actuales". Los escritores describieron una línea de la mandíbula "sólidamente construida" y unas cejas "prominentes", así como una "barbilla muy prominente" que lo separaría de los primeros neandertales. Al Hombre de Tepexpan solo le quedaban tres dientes en la mandíbula superior. En su mandíbula inferior, todos los molares habían desaparecido antes de su muerte. Esto se evidenció al curar y suavizar las cavidades alveolares en la mandíbula. Lo que quedó en la mandíbula incluyó incisivos, "colmillos" y premolares que estaban desgastados pero que aún estaban en buenas condiciones.[7]

Ambiente del lago de Texcoco[editar]

La Doctora González también reconstruyó el ambiente del Lago de Texcoco en la época del Hombre de Tepexpan mediante el análisis de sedimentos y fósiles del área. La Doctora González y su equipo analizaron arena, arcilla y ceniza volcánica, así como fósiles de diatomeas (algas microscópicas) y ostrácodos (una forma de crustáceo pequeño). Cuando el Hombre de Tepexpan estaba vivo, el lago era muy profundo, lleno de peces y rodeado de árboles. El entorno que rodea al Lago de Texcoco experimentó cambios importantes durante los últimos 20000 años, incluidas varias erupciones volcánicas, cambios en los niveles del agua y numerosos tipos de vegetación. Estos cambios ambientales afectaron claramente a las poblaciones que viven en el área. Hoy, el Lago de Texcoco está casi seco. Se encuentra en las afueras al noreste de la Ciudad de México.[2]

Las fechas de radiocarbono AMS asociadas con la sucesión sedimentaria en Tepexpan muestran edades entre 19110±90 y 612±2214C años AP. Las nuevas series de uranio fechan el esqueleto en 4700±200 años AP, lo que indicaría una edad del Holoceno. La sucesión sedimentaria se estudió mediante análisis de isótopos, diatomeas, geoquímica orgánica y tefrocronología. Estas líneas de evidencia sugieren que hubo grandes cambios alrededor del Lago de Texcoco en términos del equilibrio entre plantas acuáticas y terrestres, plantas C3 y C4, condiciones salinas, alcalinas y de agua dulce, actividad volcánica, reelaboración de sedimentos lacustres e insumos de la cuenca de drenaje a lo largo del Pleistoceno tardío y del Holoceno tardío. Estos cambios también tuvieron grandes efectos en las poblaciones humanas prehistóricas que vivían alrededor del lago en este momento.[8]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Science: American Face». Time. 20 de octubre de 1947. Consultado el 1 de abril de 2010. 
  2. a b c d e «Isotope analysis dates ancient Mexican». Planet Earth online. 14 de julio de 2009. Archivado desde el original el 9 de noviembre de 2009. Consultado el 1 de abril de 2010. 
  3. a b c d Terra, Helmut de (1 de julio de 1947). «Preliminary Note on the Discovery of Fossil Man at Tepexpan in the Valley of Mexico». American Antiquity 13 (1): 40-44. JSTOR 275752. doi:10.2307/275752. 
  4. Krieger, Alex D.. 1949. Review of Tepexpan Man. Viking Fund Publications in Anthropology, N° 11. B.B.A.A. Boletín Bibliográfico De Antropología Americana 12 (2). Pan American Institute of Geography and History: 279–85. JSTOR 40973292 .
  5. a b Black, Glenn A. (1 de abril de 1949). «"Tepexpan Man," A Critique of Method». American Antiquity 14 (4): 344-346. JSTOR 276279. doi:10.2307/276279. 
  6. a b Helms, Mary W. (1 de enero de 1982). Middle America: A Culture History of Heartland and Frontiers. University Press of America. ISBN 9780819122308. 
  7. a b c d “Tepexpan Man Is Young for His Age”. 1947. The Science News-letter 52 (2). Society for Science & the Public: 22–23. doi:10.2307/3924284
  8. Lamb, Angela L., Silvia Gonzalez, David Huddart, Sarah E. Metcalfe, Christopher H. Vane, and Alistair W.G. Pike. 2009. "Tepexpan Palaeoindian site, Basin of Mexico: multi-proxy evidence for environmental change during the late Pleistocene–late Holocene." Quaternary Science Reviews 28, 2000-2016. ScienceDirect, EBSCOhost doi:10.1016/j.quascirev.2009.04.001 (accessed October 27, 2015).

Enlaces externos[editar]