Historieta en el Perú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La historieta o Flag of Peru.svg cómic peruano, también conocida como chistes, no ha sido especialmente prolífica, ya que "el Perú ha sido mayormente un consumidor de revistas extranjeras, mucho más baratas".[1]

Historia[editar]

Orígenes (1873-1921)[editar]

Suele citarse El Primer Nueva coronica y buen gobierno (hacia 1615) de Felipe Guamán Poma de Ayala como ejemplo de antigua historieta,[2] aunque la mayoría de los estudiosos de medio lo consideran un producto cultural de la modernidad industrial y política occidental que surgió en paralelo a la evolución de la prensa como primer medio de comunicación de masas, y buscan la primera historieta entre las reproducidas en ella.[3] En el caso de Perú, esto supone remontarse hasta 1873, fecha en que Dumontel firma la historieta “Fragata sospechosa a la vista” , como parte de la serie titulada "Lima a las diez de la noche" para el semanario Don Quijote.

En 1887 se funda el semanario “El Perú Ilustrado”, que hasta 1890 dará a conocer autores como Julio Gálvez (Aventuras de una suegra) y sobre todo Zenón Ramírez (autor este último del guion de un álbum humorístico en 1888.) También abunda en la prensa diaria la historieta política y anticlerical, como “El leguito Frai José” (1893 – 1895) y “Fray K. Bezón” (1907-12) de Rubén Polar.

Ya en el siglo XX, surgen nuevas revistas humorísticas e infantiles como “Actualidades” (1903-7), “Monos y monadas” (1905-6) o “Variedades” (1908-32), con obras de Pedro Challe ("Cinema” o “La semana cómica”, ambas de 1912) , Julio Málaga Grenet, Juan Marcos Sarrín (Historia del Perú en guasa”, 1916), Víctor Morey (Aventuras de Pepito u Chumbeque”, 1919) o Abraham Valdelomar.

Un nuevo lenguaje (1922-42)[editar]

En los años 20 se hace sentir la influencia estadounidense con la adopción del globo de diálogo en series como El comisario Ted Micky de Gustavo Lama y Travesuras de Serrucho y Volatín, de Jorge Vinatea Reinoso, ambas de 1922, o dos años después en Mataperradas de Gordete y Calambrito de Pedro Challe.

La Edad de Oro (1947-61)[editar]

Con la madurez de la tira cómica de Crose (Carlos Roose Silva). La revista que aglutinará a los historietistas del período será Avanzada (1953-1968), autores como Rubén Osorio, Hernán Bartra, Javier Floréz del Aguila, entre muchos otros verdaderos maestros.

Una nueva conciencia (1962-)[editar]

En los años 70 se expande la historieta alternativa, ideológica, de izquierda. Juan Acevedo es uno de los capitanes de este rumbo.

La historieta infantil[editar]

Tuvo su época de oro en las décadas de los 60 y 70, primero con la revista infantil "Avanzada" y luego masivamente durante el gobierno militar con la revista de historietas "El Trome", que publicaba semanalmente el diario "Expreso". Sus abanderados eran los extraordinarios historietistas Osorio y Bartra quienes pusieron su experiencia en este medio con personajes como "Coco, Vicuñín y Tacachito". A mediados de la década del 70 el diario "La Prensa", publicó el suplemento infantil "Urpi" donde se incluyeron también historietas infantiles como "Cuyín" (primer personaje basado en la caricatura de un cuy) de los hermanos Juan y Víctor Ataucuri García, que hoy se destacan como fabulistas y escritores y "Pucholo" (una versión infantil de la famosa tira cómica "Serrucho" de David Málaga) del historietista Víctor Cáceres. La característica esencial de estas revistas infantiles era su gran acogida que se reflejaba en su tiraje que sobrepasaban los 100 mil ejemplares. En los 80, aparece otro suplementeo infantil que acoge nuevamente a historietistas, esta vez son los hermanos Ataucuri García los abanderados de la historieta infantil, publicando durante un año una serie de historietas basadas en fábulas. "Visión Futuro" suplemento infantil, era publicado semanalmente por la revista "VIsión Peruana" dirigida por César Hildebrant y su tiraje llegó a superar los 120 mil ejemplares. Lamentablemente, luego de esas exitosas experiencias, hasta hoy no se ha vuelto a publicar revistas de gran tiraje donde se publiquen historietas infantiles. Sin duda la historieta infantil es de vital importancia, pues es la raíz sobre la que se erige toda una cultura historietística pero, desagraciadamente, en nuestro país se la menosprecia y no se le da el real valor, pues es una herramienta formativa a diferencia de las dirigidas a público mayor, que en esencia son más de entretenimiento y de humor político.

La difícil supervivencia[editar]

Debido a que en el Perú, el hábito de lectura no es constante y la iniciativa de la educación no siempre es la de difundir la cultura; los dibujantes y guionistas del cómic peruano, tienen que luchar contra tantas adversidades que inclusive muchos trabajos jamás llegan a ver la luz. Otros simplemente se quedan en el olvido con un par de ediciones como mucho. Sin embargo, los intentos para que resurja han sido muchos. Se destaca la revista Carboncito (2001)dirigida por los hermanos Renzo y Amadeo González que aglutina a los historietistas independientes del medio local como extranjero y que lleva publicados hasta 2012, 15 números, el fanzine Eutanasia del grupo Punto Aparte (fundado en 1998) o la Primera Revista de Superheroes del Perú MED comics, fundada en 2009 por Martin Espinoza,lleva publicados 18 números en sus primeros 5 años, de allí dieron el salto a los kioscos, desde el 8 de agosto de 2014 con sus personajes: LA CHOLA POWER. DESCOMUNAL de Franz Montoya, EL GUACHY-MAN de Luis Morocho, XCORPIONA de J.Luis Miranda Y LA SUPERMAMACHA de Ricardo Orihuela. También destaca la revista Tiralínea, de 2004, cuyo editor es James Dettleff, que ha publicado hasta la fecha 20 números. Otro claro ejemplo es el grupo de jóvenes de Perumanga, fundado en 2005, ellos se encargaron sin fines de lucro de impulsar el tan alicaído gusto por el manga, permitiendo a sus usuarios a subir sus trabajos a la web y poder apreciarlos en una aplicación en flash como si fuera una revista impresa. Antes entre 1997 y 2002 existió Mangakan, suplemento de la revista de Anime Sugoi en el cual fue en su momento el único medio de publicación de manga en Perú.

Algunos ellos son:

  • Inkarri de Elvis Cerrón Guerra.
  • Cabsai de Michael Laborio.
  • Alen Uve de Dick Huamán.
  • DinoFuego de Peter Valdivia M.
  • Sari Sarum de William Guzmán Zuñiga.
  • Brando Dominguez Basques

A ellos se suman artistas independientes como Miguel Det, Diego Rondón Almuelle, César Carpio, Carlos Castellanos, entre muchos otros.

Historieta descentralizada[editar]

La historieta peruana ha crecido en la capital del país, pero cabe resaltar el trabajo de grupos de historietistas en otras ciudades del Perú.

En Arequipa el grupo Tawa ha tenido un éxito sin precedentes con su cómic "Ayar, La Leyenda de los Inkas" que ha sido publicado por la empresa Jattos Publisher en 170 países.

En el Cusco el grupo Qosqomic se ha consolidad como uno de los grupos más grandes del sur del país, publicando la revista de historietas del mismo nombre: "Qosqomic" desde el 2011. El grupo fue convocado por el experto en historieta nacional Carlo Gonzales de Nagra, y fue fundado por Fabricio RivasMar, Mario Bustamante y John David Rodriguez "Blac Poncho". Qosqomic ha tenido como invitados a varios artistas nacionales, actualmente Qosqomic congrega una serie de historietas de dibujantes cusqueños:

Comic Actual[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Lucioni, Mario en "La historieta peruana 1" para la "Revista Latinoamericana de Estudios sobre la Historieta" nº 4, Ciudad de La Habana, diciembre de 2002. Puede consultarse aquí.
  2. Merino, Ana en El cómic hispánico, Madrid, Cátedra, 2003.
  3. Es el caso de Román Gubern en El lenguaje de los comics, Barcelona, Ediciones Península, 1972, pp. 13 a 15.

Bibliografía[editar]

  • Franco, Fernando y Ostuni, Hernán en La historieta en Perú para el volumen colectivo La Historieta Latinoamericana - Tomo II: Bolivia - Colombia - Ecuador - Paraguay - Perú - Venezuela de La Bañadera del Cómic, Ediciones El escriba, Buenos Aires, 2007.

Enlaces externos[editar]