Historia económica de la Federación de Rusia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La historia económica de la Federación de Rusia inicia después del colapso de la Unión Soviética en 1991 y el colapso de Rusia como economía controlada, una nueva Federación de Rusia fue creada bajo Boris Yeltsin en 1991.[1]​ La Federación de Rusia tuvo muchas reformas económicas, incluida la privatización y el mercado y la liberalización comercial, debido al colapso del comunismo. Aunque la economía es mucho más estable en comparación con la década de 1990, la inflación sigue siendo un problema para Rusia.

Antecedentes históricos[editar]

Por cerca de 60 años, la economía rusa y la del resto de la Unión Soviética operaban sobre la base de una economía de planificación centralizada, con un control estatal sobre prácticamente todos los medios de producción y sobre las decisiones de inversión, de producción y de consumo en toda la economía. La política económica se hizo de acuerdo con las directivas del Partido Comunista de la Unión Soviética, que controlaba todos los aspectos de la actividad económica. Desde el colapso del comunismo en la década de 1990, Rusia ha experimentado dificultades para hacer la transición de una economía de planificación centralizada a una economía basada en el mercado.

Gran parte de la estructura de la economía soviética que funcionó hasta 1987 se originó bajo la dirección de Joseph Stalin, sólo con modificaciones incidentales realizados entre 1953 y 1987.Los planes de cinco años y los anuales fueron los principales mecanismos del gobierno soviético utilizado para traducir las políticas económicas en programas. De acuerdo con esas políticas, el Comité Estatal de Planificación (Gosudarstvennyy planovyy komitet - Gosplan ) formuló las metas de producción en todo el país por períodos de planificación establecidos. Los cuerpos de planificación regional luego perfeccionaron estos objetivos para las unidades económicas, como las empresas industriales del Estado y las granjas estatales (sovjoses, cantar,. sovkhoz ) y las granjas colectivas (koljoses;. cantar, koljoses ), cada uno de los cuales tenía su propio plan de producción específico. La planificación central operaba en el supuesto de que si cada unidad cumplió o excedió su plan, entonces la demanda y la oferta se compensarían.

El papel del gobierno era asegurar que los planes se cumplieran. La responsabilidad de la producción fluía de arriba hacia abajo. A nivel nacional, unos setenta ministerios del gobierno y comités estatales, cada uno de los cuales es responsable de un sector o subsector de producción, supervisó las actividades de producción económica de las unidades dentro de sus áreas de responsabilidad. Los órganos ministeriales regionales informaron a los ministerios a nivel nacional y unidades económicas controladas en sus respectivas áreas geográficas. Los planes incorporaron objetivos de producción de materias primas y bienes intermedios, así como bienes y servicios finales. En teoría, pero no en la práctica, el sistema de planificación central aseguró un equilibrio entre los sectores de la economía. Bajo planificación central, el estado realizó las funciones de asignación que los precios realizan en un sistema de mercado. En la economía soviética, los precios eran solo un mecanismo contable. El gobierno estableció precios para todos los bienes y servicios en función del papel del producto en el plan y de otros criterios no económicos. Este sistema de fijación de precios produjo anomalías. Por ejemplo, el precio del pan, un alimento básico tradicional de la dieta rusa, estaba por debajo del costo del trigo utilizado para producirlo. En algunos casos, los agricultores alimentaban el pan de su ganado en lugar del grano porque el pan costaba menos. En otro ejemplo, las tarifas de alquiler de los apartamentos se establecieron muy bajas para lograr la equidad social, sin embargo, la vivienda era extremadamente escasa. Las industrias soviéticas obtuvieron materias primas como petróleo, gas natural y carbón a precios inferiores a los niveles del mercado mundial, lo que fomentó el desperdicio.

El sistema de planificación central permitió a los líderes soviéticos reunir rápidamente los recursos en tiempos de crisis, como la invasión nazi, y reindustrializar el país durante el período de posguerra. El rápido desarrollo de su base industrial y de defensa después de la guerra permitió a la Unión Soviética convertirse en una superpotencia.

Los intentos y fracasos de los reformadores durante la era de la perestroika (reestructuración) en el régimen de Mikhail Gorbachov (1985-1991) dieron fe de la complejidad del desafío.

Transición a la economía de mercado[editar]

Después de 1991, bajo el liderazgo de Boris Yeltsin, el país dio un giro significativo hacia el desarrollo de una economía de mercado implantando principios básicos tales como los precios determinados por el mercado. Dos objetivos fundamentales e interdependientes: la estabilización macroeconómica y la reestructuración económica: la transición de la planificación central a una economía de mercado. El primero implicó la implementación de políticas fiscales y monetarias que promueven el crecimiento económico en un entorno de precios estables y tipos de cambio. Esto último requería el establecimiento de entidades comerciales e institucionales (bancos, propiedad privada y códigos legales comerciales) que permitieran a la economía operar de manera eficiente. Abrir los mercados internos al comercio exterior y la inversión, vinculando así la economía con el resto del mundo, fue una ayuda importante para alcanzar estos objetivos. El régimen de Gorbachov no pudo abordar estos objetivos fundamentales. En el momento de la desaparición de la Unión Soviética, el gobierno de Yeltsin de la República de Rusia había comenzado a atacar los problemas de la estabilización macroeconómica y la reestructuración económica. A mediados de 1996, los resultados fueron mixtos.

Desde el colapso de la Unión Soviética en 1991, Rusia ha intentado desarrollar una economía de mercado y lograr un crecimiento económico constante. En octubre de 1991, Yeltsin anunció que Rusia procederá a una reforma radical, orientada al mercado, en la línea de la " terapia de choque ", como lo recomiendan los Estados Unidos y el FMI.[2]​ La hiperinflación resultó de la eliminación de los controles de precios soviéticos y nuevamente después de la crisis financiera de 1998 en Rusia . Asumiendo el papel de personalidad jurídica permanente de la Unión Soviética, Rusia asumió la responsabilidad de liquidar las deudas externas de la URSS, a pesar de que su población constituía solo la mitad de la población de la URSS en el momento de su disolución.[3]

Referencias[editar]

  1. Åslund, A. (1995). How Russia became a market economy. Transaction Publishers.
  2. «Nuffield Poultry Study Group—Visit to Russia». pg 7. The BEMB Research and Education Trust. Archivado desde el original el 2007-08-07. Consultado el 2007-12-27. 
  3. «Russia pays off USSR’s entire debt, sets to become crediting country». Pravda.ru. Consultado el 2007-12-27.