Historia de la Argentina entre 2003 y 2023

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sol de Mayo-Bandera de Argentina.svg
Kirchnerismo y macrismo
2003-2023
Historia precolombina de Argentina
Poblamiento inicial y paleolítico
Culturas agroalfareras
Indígenas
Argentina parte del Imperio español
Descubrimiento y conquista de la Argentina
Gobernación del Tucumán
Gobernación del Río de la Plata
Corregimiento de Cuyo
Virreinato del Río de la Plata
Argentina parte del territorio mapuche
Puel Mapu
Formación del Estado argentino
Independencia
Autonomías provinciales
Organización Nacional
Argentina moderna
República conservadora
Primeras presidencias radicales
La «Década Infame»
Argentina contemporánea
Peronismo y antiperonismo
Durante el apogeo de la Guerra Fría
Recuperación de la democracia y globalización
Kirchnerismo y macrismo
Argentina.svg
División geográfica de la República Argentina

La Historia de la Argentina entre 2003 y 2023[nota 1]​ estuvo marcada por la recuperación de la gran crisis de diciembre de 2001, causada por el estallido de la convertibilidad del peso y el dólar, dando paso al default de la deuda externa, con un enorme costo social, que puso a más de la mitad de la población bajo la línea de pobreza, con casi un tercio de desempleo.

En 2003 surgió el kirchnerismo, luego de vencer al menemismo en las elecciones presidenciales de ese año. Durante el mandato del peronista Néstor Kirchner (2003-2007) el gobierno argentino renegoció más del 90% de la deuda externa declarada en default en 2002 y canceló la deuda con el Fondo Monetario Internacional.

En las elecciones presidenciales de 2007, el kirchnerismo (Frente para la Victoria) volvió a triunfar llevando como candidata a Cristina Fernández de Kirchner, la primera mujer argentina que encabezó una fórmula presidencial ganadora. Durante este mandato (2007-2011) se reestatizaron los fondos jubilatorios y de pensión, se creó la Asignación Universal por Hijo y se aprobó la Ley de Matrimonio Igualitario. En el ámbito internacional impulsó la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

En las elecciones presidenciales de 2011, el kirchnerismo (Frente para la Victoria) triunfó por tercera vez, llevando nuevamente como candidata a Cristina Fernández de Kirchner, superando los votos de las dos elecciones anteriores, con 54%. Durante este mandato (2011-2015) se reestatizó la que fuera históricamente la empresa estatal petrolera YPF, se extendió la jubilación para amas de casa y trabajadores precarizados, y se aprobaron las leyes de Servicios de Comunicación Audiovisual y de identidad de género. En el ámbito internacional impulsó la creación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

En las elecciones presidenciales de 2015, el macrismo venció al kirchnerismo y al peronismo no kirchnerista. Fue elegido presidente el poderoso empresario Mauricio Macri para el período 2015-2019, quién puso en marcha un plan para modificar los precios relativos, reduciendo los impuestos a la exportación de soja y otros cereales, así como las a las exportaciones mineras, y aumentando las tarifas de la energía y el precio de los combustibles, que fueron dolarizados. Simultáneamente el gobierno aumentó fuertemente la deuda externa. En 2018 Argentina sufrió una fuerte salida de capitales, que produjo una devaluación del peso en un 135% y llevó al gobierno a volver al Fondo Monetario Internacional.

Antecedentes[editar]

La etapa histórica inmediatamente anterior (1983-2003) se caracterizó principalmente por la consolidación de la democracia en Argentina por primera vez, luego de casi un siglo de procesos democráticos interrumpidos por golpes de Estado.

El marco internacional estuvo definido por la victoria de Estados Unidos en la Guerra Fría (1947-1991), la disolución de la Unión Soviética y el proceso de globalización abierto en la década de 1990, que generalizó en todo el mundo los principios del llamado "libre comercio" según el pensamiento neoliberal, bajo hegemonía estadounidense. Sobre el final del período, se inició un vigoroso crecimiento de China -que se volvería decisivo en el período siguiente-, se produjo un gran aumento del precio de las materias primas y el petróleo conocido como "boom de los commodities" -beneficiando a los países latinoamericanos-, y el mundo fue sacudido por los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, que indujeron una fuerte militarización de Estados Unidos.

Durante la presidencia del radical Raúl Alfonsín (1983-1989) se inició el proceso de integración regional que tomaría el nombre de Mercosur; se enjuició a las juntas militares por crímenes de lesa humanidad pero también se sancionaron las leyes de impunidad que frenaron las investigaciones; finalmente la crisis de la deuda externa tomada por la última dictadura desembocó en la hiperinflación de 1989 y 1990.

Durante las dos presidencias del peronista Carlos Menem (1989-1999) se realizó una profunda reforma liderada por el ministro Domingo Cavallo, que cambió de raíz la economía argentina, siguiendo los lineamientos del Consenso de Washington. El eje de la reforma fueron la convertibilidad del peso y el dólar que frenó la inflación y el proceso de privatizaciones del amplio sector estatal que poseía la Argentina: petróleo, gas, siderurgia, ferrocarriles, energía eléctrica, teléfonos, marina mercante, fondos de jubilación y pensión, etc. La reforma económica incluyó una reforma laboral con el fin de "flexibilizar" las leyes laborales.[1]​ El Fondo Monetario Internacional que en 1998 puso a la Argentina como ejemplo para el mundo.[2]

Simultáneamente con la reforma económica se produjo una transformación estructural de la sociedad argentina. En 1994 apareció por primera vez el desempleo masivo,[3]​ la muy baja criminalidad que tenía el país pasó a estar entre las más altas del mundo,[4]​ apareció un creciente sector de personas excluidas que conformaron un amplio sector de economía informal,[5]​ y se originó un extenso movimiento de desocupados llamado piqueteros, que recurrió al bloqueo de calles y rutas como forma de protesta.

La presidencia del radical Fernando de la Rúa (1999-2001) continuó la política económica menemista, al punto que también nombró como ministro a Domingo Cavallo ya su segundo Federico Sturzenegger. Luego de varios años de recesión y fuga de capitales, con fuerte apoyo del Fondo Monetario Internacional mediante planes como el Megacanje y el "Blindaje", el país sufrió una crisis generalizada, en la que fueron asesinados decenas de manifestantes. En un estado de disolución institucional, De la Rúa renunció el 20 de diciembre de 2001, en medio de una pueblada que tenía como consigna "Que se vayan todos". El país entró en estado de default de su enorme deuda externa y durante doce días no fue posible reconstituir un Poder Ejecutivo estable.

Finalmente el Congreso de la Nación eligió como presidente al peronista Eduardo Duhalde (2002-2003) para finalizar el mandato de De la Rúa. En 2002 Argentina alcanzó los índices de pobreza,[6]​ desocupación,[7]​ y criminalidad[8][9]​ más altos de su historia. Duhalde, apoyado activamente por el expresidente radical Raúl Alfonsín y la Iglesia Católica, dispuso salir de la convertibilidad mediante un cuestionado proceso de pesificación asimétrica compulsiva,[10]​ y creó casi dos millones de planes sociales (Plan de Jefas y Jefes de Hogar) para atenuar la catástrofe humanitaria.[11]

Al aproximarse las elecciones presidenciales de 2003, los dos grandes partidos político argentinos (peronismo y radicalismo) habían estallado, y cada una de esas corrientes se presentaron separadas con tres candidatos cada una, destacándose el expresidente Carlos Menem como líder de la principal corriente conservadora. El presidente Duhalde había tenido problemas para presentar un candidato que expresara a un peronismo no menemista, y luego de que rechazaran la candidatura los gobernadores Carlos Reutemann y José Manuel De la Sota,[12]​ de las importantes provincias de Santa Fe y Córdoba, así como Mauricio Macri que también fue tentado,[13]​ debió recurrir a un candidato poco conocido, gobernador de la poco poblada provincia patagónica de Santa Cruz: Néstor Kirchner. Por entonces era habitual decir que Kirchner carecía de poder propio y que se trataba de una marioneta de Duhalde.[14][15]

Elecciones presidenciales de 2003[editar]

Boleta electoral Menem Presidente Boleta electoral Kirchner Presidente
Boletas electorales correspondientes a Menem y Kirchner.

Las elecciones presidenciales de 2003 estaban previstas para la segunda mitad del año, debiendo asumir la persona que resultara electa el 10 de diciembre de ese año. Sin embargo los asesinatos de Kosteki y Santillán, dos dirigentes sociales, por parte de la policía, provocó una crisis política y obligó a al presidente Duhalde a adelantar la entrega del mando al 25 de mayo de 2003.

La fecha para la primera vuelta electoral se estableció para el 27 de abril de 2003. Debido a que la Crisis de 2001 había llevado al estallido de los dos grandes partidos políticos argentinos, se presentaron seis candidatos con posibilidades, tres de origen peronista (Carlos Menem, Néstor Kirchner y Adolfo Rodríguez Saá) y tres de origen radical (Elisa Carrió, Ricardo López Murphy y Leopoldo Moreau).

La elección resultó sumamente pareja y los primeros cinco candidatos obtuvieron entre 24% de los votos el primero y 14% el quinto. Primero resultó Carlos Menem (24,4%) y segundo resultó Néstor Kirchner (22,2%). Aunque ambos eran peronistas, estaban profundamente enfrentados: Menem proponía la continuidad de las políticas neoliberales que había implementado en la década de 1990, mientras Kirchner proponía la continuidad de las políticas desarrollistas implementadas por Duhalde, mostrando también su simpatía por los nuevos gobiernos latinoamericanos que rechazaban el modelo del Fondo Monetario Internacional, como los de Hugo Chávez en Venezuela y Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil.

Debido a la escasa cantidad de votos obtenidos por Menem, la Constitución obligaba a realizar una segunda vuelta contra Kirchner. Sin embargo Menem se retiró de la competencia electoral cuando tomó conocimiento que todas las encuestas anticipaban una victoria aplastante de Kirchner.[16]​ La decisión de Menem consagró a Kirchner, acompañado por Daniel Scioli como vicepresidente, pero al mismo tiempo lo debilitó políticamente ya que debió asumir la Presidencia sin haber sido el candidato más votado, apoyado en un magro 22% y sin parlamentarios propios, ya que debido al adelantamiento de la elección presidencial, las elecciones parlamentarias debían realizarse seis meses después. En ese momento el influyente periodista de La Nación, José Claudio Escribano, sostuvo en un artículo muy crítico, que en Estados Unidos se afirmaba que Kirchner no duraría más de un año.[17]

Kirchnerismo (2003-2015)[editar]

Presidencia de Néstor Kirchner (2003-2007)[editar]

Néstor Kirchner comenzó su presidencia anticipadamente, el 25 de mayo de 2003, debido a la renuncia del presidente Eduardo Duhalde, que había sido elegido por el Congreso para completar el mandato de Fernando de la Rúa, que finalizaba el 10 de diciembre de 2003. Debido a ello debió completar primero el mandato de De la Rúa y luego cumplir su mandato constitucional, gobernando en total cuatro años, seis meses y dieciséis días.

Su primer gabinete se caracterizó por mantener al ministro de Economía Roberto Lavagna. Como Jefe de Gabinete nombró a Alberto Fernández. Sus ministros fueron Aníbal Fernández (Interior), Julio De Vido (Planificación), Carlos Tomada (Trabajo) -quien mantendría el cargo durante tres presidencias, caso único en la historia argentina-, Ginés González García (Salud), Rafael Bielsa (Relaciones Exteriores), su hermana Alicia Kirchner (Desarrollo Social), Daniel Filmus (Educación), Gustavo Béliz (Justicia) y José Pampuro (Defensa).

Uno de los primeros objetivos de Kirchner fue volver a impulsar el juicio político a los cuestionados jueces de la Corte Suprema que formaban la famosa "mayoría automática" menemista.[18]​ El año anterior la Cámara de Diputados había abierto el juicio político contra la Corte, pero al momento de votar no se alcanzaron los dos tercios de los votos necesarios. Pese a ello, la Corte quedó seriamente desprestigiada por las revelaciones sobre los actos de corrupción cometidos y el hecho que la mayoría de los diputados votara a favor del enjuiciamiento de seis de los nueve jueces supremos.[19][20]​ Poco después de que la Comisión de Juicio Político reabriera las denuncias contra varios miembros de la Corte, el 27 de junio renunció su presidente, el juez Julio Nazareno,[21]​ y a fin de año el Senado destituyó a Eduardo Moliné O'Connor.[22]​ Al año siguiente otro juez supremo fue destituido por el Senado (Antonio Boggiano) y tres renunciaron (Adolfo Vázquez, Augusto César Belluscio y Guillermo López). Para completar la Corte, Kirchner, con acuerdo del Senado y mediante un nuevo procedimiento público con participación ciudadana,[23]​ designó a cuatro jueces, respetando por primera vez en la historia argentina la paridad entre mujeres y varones: Carmen María Argibay, Eugenio Raúl Zaffaroni, Elena Highton de Nolasco y Ricardo Lorenzetti. Los cuatro se sumaron a Juan Carlos Maqueda, que había sido designado por el presidente Duhalde.

Kirchner definía la situación socio-económica que recibía como "el infierno".[24]Cuatro años de recesión habían reducido el PBI argentino un 19,3%,[25]​ alcanzando récords históricos de pobreza (en la que había caído más de la mitad de la población), desempleo y trabajo no registrado.[26][27][28]

En sus cuatro años y medio de gobierno, Kirchner revirtió los indicadores. El PBI aumentó un 43,6%, a un promedio de 8,72% anual, constituyendo uno de los períodos de más alto crecimiento de la historia argentina.[29]​ La pobreza descendió del 51,7% a un valor ubicado entre el 20% y el 38% según las fuentes;[26][28]​ el desempleo cayó del 19,7% al 8,5%;[27]​ y el empleo no registrado descendió del 49,2% al 40,4%.[28]

Kirchner, acompañado por el ministro Lavagna y Guillermo Nielsen (secretario de Finanzas), tuvo que lidiar también con el default de la deuda externa en la que el país había caído al finalizar 2001 y las exigencias del Fondo Monetario Internacional. La deuda externa ascendía a casi 260.000 millones de dólares, que representaban el 153% del PBI.[30][31]​ Argentina emprendió entonces la operación de refinanciamiento más grande de la historia, alcanzando un acuerdo con el 76% de los acreedores, con una quita del 75% de la deuda. Poco después Kirchner canceló la deuda pendiente con el Fondo Monetario Internacional.[32]

En materia de derechos humanos se produjo un cambio de 180 grados relacionado con las causas por los crímenes de lesa humanidad cometidos por el terrorismo de Estado en Argentina en las décadas de 1970 y 1980, que se habían detenido completamente debido a las llamadas leyes de impunidad, dictadas durante las presidencias de Alfonsín y Ménem. Por un lado el Congreso Nacional anuló las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, y por otro lado la Corte Suprema confirmó las múltiples sentencias de los tribunales declarando la nulidad de los indultos a los represores. Las causas fueron reabiertas y hacia 2015 habían sido condenados 613 personas por haber cometidos crímenes de lesa humanidad, entre ellas varias que ocuparon altos cargos en la última dictadura.[33]​ Simultáneamente las Abuelas de Plaza de Mayo continuaron recuperando nietos y nietas cuya identidad había sido suprimida, sumando 48 personas entre 2003 y 2015, que totalizaban 119.

En materia laboral se registró una etapa de aumento del poder sindical, apoyado por primera vez en la historia argentina en un proceso de paritarias (negociaciones colectivas obrero-patronales por rama) anuales y un incremento de la cantidad de delegados (representantes sindicales elegidos en los lugares de trabajo) que pasó de 20.000 delegados en 2003 a un estimado de 75.000-100.000 delegados en 2015.

En política internacional se destacó la IV Cumbre de las Américas realizada en 2005 en Mar del Plata, donde en un hecho sin precedentes en las relaciones panamericanas, una alianza de países latinoamericanos liderados por Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela, enfrentó a Estados Unidos y logró anular el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), que ese país había logrado aprobar en 1994 y debía comenzar a implementarse ese año.

Otros hechos destacados del período fueron:

En 2005 se realizaron elecciones nacionales legislativas que saldó la ruptura política entre Kirchner y Duhalde, ambos peronistas, pero con el primero más volcado al centroizquierda y el segundo más volcado al centro.[34]​ La confrontación decisiva se produjo en la Provincia de Buenos Aires donde la candidata a senadora Cristina Fernández de Kirchner venció con un 45% de los votos, superando a Hilda Duhalde, por más de 25 puntos porcentuales.

Elecciones presidenciales de 2007[editar]

La ronda electoral de 2007 fue anticipada por dos resultados electorales inusuales: la victoria del socialista Hermes Binner como gobernador de la importante provincia de Santa Fe, primera vez en la historia argentina que un socialista accedió a un cargo de esa importancia; y la victoria de la alianza centroderechista Propuesta Republicana, más conocida como PRO, liderada por el poderoso empresario Mauricio Macri, en la Ciudad de Buenos Aires.

En las elecciones presidenciales el kirchnerismo reunió un amplio frente electoral de centroizquierda, que incluyó a varios de los principales líderes de la Unión Cívica Radical y presentó la fórmula integrada por la peronista Cristina Fernández de Kirchner y el radical Julio Cobos. La fórmula obtuvo un amplio triunfo en primera vuelta, con un 45,25% de apoyo electoral, duplicando los votos obtenidos en la elección anterior y tomando una ventaja de más de 20 puntos porcentuales sobre la principal fuerza de oposición, un frente de centroizquierda también liderado por una mujer, Elisa Carrió. Fue la primera vez en la historia argentina que una mujer encabezó la fórmula presidencial victoriosa.

Presidencia de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2011)[editar]

A poco de iniciar su mandato presidencial el 10 de diciembre de 2007, Cristina Fernández de Kirchner debió enfrentar un paro patronal agropecuario, con corte generalizado de rutas en todo el país, que se extendió durante 127 días y se convirtió en el más largo de la historia argentina.[35]​ La protesta patronal tuvo como objetivo oponerse a la Resolución 125 firmada por el ministro de Economía Martín Lousteau, que establecía un sistema móvil de retenciones (impuestos) a las exportaciones de soja y otros cereales. El conflicto se decidió en el Congreso Nacional cuando el vicepresidente Julio Cobos desempató la votación en sentido contrario al gobierno del que formaba parte, para favorecer a los huelguistas. Durante el paro rural se desató también una "guerra abierta" entre el gobierno y el Grupo Clarín, el mayor multimedio de Argentina y uno de los más poderosos de América Latina.[36]

Cuando el conflicto agropecuario se encontraba en su fase final, estalló la Crisis financiera de 2008, derrumbando la economía mundial (-1,7%) y con ella la argentina, cuyo PBI creció menos ese año (4,5%) y cayó fuertemente al año siguiente (-5,9%).[29]​ Pese a ello, la economía argentina se recuperó rápidamente y el PBI creció un 16% en 2010 y 2011.[29]

Durante este mandato se reestatizaron los fondos jubilatorios y de pensión (privatizados en la época de Menem) y se formó un Fondo de Garantía de Sustentabilidad para respaldar el sistema. Se creó la Asignación Universal por Hijo y se aprobó la Ley de Matrimonio Igualitario que reconoció el derecho al matrimonio de las personas del mismo género o sexo. En el ámbito internacional impulsó la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

La pobreza continuó la tendencia a la baja que había mostrado durante la presidencia de Néstor Kirchner, pero diversos sectores manifestaron discrepancias sobre el modo de cuantificarla, en línea con el debate mundial en las Naciones Unidas.[37]​ Desde entonces conviven la medición estatal (interrumpida en 2014 y 2015), que tiende a estimar números más bajos de pobreza, con los cálculos de dos instituciones privadas, la Universidad Católica Argentina y la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), que utilizan métodos que dan tasas de pobreza más altas.[26]​ Para la CTA cuando Cristina Kirchner asumió el mando, la pobreza era del 38% y al finalizar su primer mandato se había reducido al 29%.[26]​ Para el PNUD, en base a datos del Banco Mundial, que establecía la línea pobreza en 2007 en dos dólares diarios, la tasa para Argentina correspondiente al informe 2007/2008 fue de 17,4%, pero a partir de 2010 el PNUD abandonó ese tipo de cálculo para orientarse a un enfoque multidimensional.[38][37]​ También siguió disminuyendo el desempleo, que pasó del 8,47% en 2007 al 7,18% en 2011, el promedio más bajo desde 1992.[39]

Otros hechos sucedidos en el período fueron los siguientes:

El 27 de octubre de 2010 falleció Néstor Kirchner. El hecho desencadenó una imprevista movilización masiva de jóvenes a la Plaza de Mayo para expresar su pesar, que se reflejó en un aumento exponencial de la militancia kirchnerista.[44]

Elecciones presidenciales de 2011[editar]

En las elecciones presidenciales el kirchnerismo ganó por tercera vez consecutiva alcanzando el 54% de los votos en primera vuelta, superando los porcentajes de 2003 (22%) y 2007 (45%), por una diferencia de 37,7 puntos porcentuales con el segundo, la más amplia de la historia argentina. El Frente para la Victoria volvió a presentar la candidatura presidencial de la peronista Cristina Fernández de Kirchner, esta vez acompañada por su exministro de Economía, el también peronista Amado Boudou, que había sido autor de la iniciativa de reestatizar los fondos de jubilaciones y pensiones, considerados por varios analistas como la reforma de mayor impacto de la era kirchnerista.

Segundo resultó el Frente Amplio Progresista, con la candidatura del socialista Hermes Binner (16,81%). Por tercera elecciones presidencial consecutiva la Unión Cívica Radical no resultó ninguna de las dos fuerzas políticas mayoritarias, consolidando el fin del bipartidismo peronismo-radicalismo que emergió como una de las características que aparecieron luego de la Crisis de 2001 y la renuncia de Fernando de la Rúa en 2001.

Segunda presidencia de Cristina Fernández de Kirchner (2011-2015)[editar]

Durante este mandato se reestatizó la que fuera históricamente la empresa estatal petrolera YPF, que en 2012 anunció que el yacimiento petrolífero y de gas no convencional Vaca Muerta convertía a la Argentina en una de las mayores reservas del mundo de hidrocarburos de esquisto (shale), segundo en gas y cuarto en petróleo.[45]​ Se extendió la jubilación para amas de casa y trabajadores precarizados, y se aprobaron las leyes de Servicios de Comunicación Audiovisual y de identidad de género. En el ámbito internacional impulsó la creación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Con respecto a la criminalidad, en 2015 Argentina tuvo una tasa de homicidios de 6,6 personas cada cien mil habitantes, luego de haber alcanzado su pico histórico en 2002, con 9,2 homicidios cada cien mil habitantes, lo que significó un 40% de reducción.[46][47]

Elecciones presidenciales de 2015[editar]

Boletas electorales de Macri y Scioli.

La campaña electoral tuvo muchos aspectos polémicos, influenciada por el auge de las fake news (noticias falsas) de grueso calibre y la manipulación de las redes sociales mediante el uso ilegal del big data. Entre los episodios más destacados se encuentran la denuncia por haber sido autor intelectual de un triple asesinato contra el candidato del Frente de la Victoria a la gobernación de la provincia de Buenos Aires, la más importante del país, realizada por el principal grupo multimedio junto a un sector de la alianza de Cambiemos;[48]​ la contratación por la campaña de Mauricio Macri de la empresa Cambridge Analytica, la misma cuya actuación fue cuestionada y sancionada en las elecciones de Estados Unidos;[49]​ el debate televisivo entre los dos principales candidatos, donde el futuro presidente prometió puntos decisivos de la campaña (pobreza cero, no devaluación, derogación del impuesto a las ganancias para trabajadores, reducción de la inflación a un dígito, un millón de créditos hipotecarios, no volver al Fondo Monetario Internacional, no realizar un "ajuste"), que la mayoría de las personas encuestadas tres años después consideraron no cumplidas y pasibles de sanción.[50]

Las elecciones presidenciales de 2015 necesitaron dos vueltas (ballotage), por primera vez en la historia argentina. La primera vuelta se realizó el 25 de octubre, resultando primero el peronista Daniel Scioli (37,08%) por el oficialista Frente para la Victoria, segundo Mauricio Macri (34,15%) por la alianza Cambiemos (PRO-Unión Cívica Radical-Coalición Cívica) y tercero Sergio Massa (21,39%), por la alianza Unidos por una Nueva Alternativa (UNA).

Debido a que ninguna fuerza obtuvo la mayoría exigida por la Constitución para resultar elegida en la primera vuelta (más del 45% o más del 40% con diez puntos de ventaja sobre el segundo), se realizó una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados (Scioli y Macri) el 22 de noviembre.

La elección resultó sumamente pareja obteniendo el triunfo Macri con 51,34% de los votos, sobre Scioli que obtuvo 48,66%. Como vicepresidenta resultó elegida Gabriela Michetti, también del PRO.

Macrismo (2015-2019)[editar]

Evolución de la deuda pública como porcentaje del PBI (2003-2019). Fuente: El Cronista y BAE Negocios.[51]
Evolución del PBI en dólares en la década 2009-2018. En rojo el período correspondiente al gobierno de Macri.

Presidencia de Mauricio Macri (2015-)[editar]

Los principales objetivos del gobierno de Mauricio Macri eran alcanzar la "pobreza cero",[52]​ reducir la inflación a un dígito,[53][54]​ y generar una "lluvia de dólares" que sostuviera un largo período de crecimiento económico.[55][56]​ Para ello llevó adelante una política llamada de "sinceramiento" de precios,[57][58][59]​ que tuvo como objetivo modificar algunos precios relativos, principalmente aumentando los precios del dólar, los combustibles, los alimentos y las tarifas de servicios públicos (transporte, electricidad y gas). Simultáneamente redujo los impuestos a las exportaciones de granos y minerales, compensando la reducción de los ingresos fiscales con un aumento récord de la deuda externa.

En su tercer año de gobierno, la inflación no se redujo y la "lluvia de dólares" no se produjo. En el mes de abril se inició una corrida cambiaria, por insuficiencia de divisas para cubrir la salida de dólares (déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos),[60]​ que produjo una devaluación del peso argentino de más de un 100% (de $17 en agosto de 2017, a $40 en agosto de 2018), y del 400% desde el comienzo de su gobierno.[61]

La crisis cambiaria produjo una crisis económica generalizada, con recesión, severa caída del salario real y el consumo, aumento de la pobreza, la inflación y del riesgo de default de la deuda externa, que llevó al gobierno a recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI), algo que el ministro de Economía Nicolás Dujovne había prometido no realizar.[62]

El 20 de junio de 2018 el gobierno de Macri firmó un Acuerdo Stand-By con el FMI por 50.000 millones de dólares, con el fin de garantizar el pago de los intereses de la deuda externa a los acreedores privados;[63][64]​ la operación fue cuestionada y considerada como una "exageración" por el Financial Times.[64]​ En las semanas siguientes Argentina utilizó los 15.000 millones de dólares del primer tramo del préstamo del FMI para vender dólares en el mercado cambiario, habilitando una fuga de capitales por el mismo monto.[65][64]​ El 11 de septiembre la directora del FMI Christine Lagarde dio las primeras señales de descontento sobre el modo en que el gobierno argentino estaba utilizando el préstamo, declarando que pretendía "claridad, transparencia, información adecuada y debida para los operadores de mercado, y comunicación mejorada".[66]​ Dos semanas después el FMI y Argentina firmaron un nuevo acuerdo, el más grande de la historia del Fondo, ampliando en 7.100 millones de dólares el monto anterior (U$S 50.000 millones), pero con la prohibición de utilizar el dinero para intervenir en el mercado cambiario, la exigencia de tener en 2019 un presupuesto con "cero déficit" primario (es decir, sin contar el pago de intereses), una inflación menor a 23% en 2019, adelantando a 2019 los desembolsos previstos para 2020, cuando ya habría finalizado el mandato de Macri.[67]

El año 2018 finalizó con una caída del PBI del 2,3% medido en pesos (el segundo país del mundo con mayor caída),[68]​ y de 25% medido en dólares, pasando de 637.000 millones de dólares en 2017, a 475.000 millones de dólares en 2018, una cifra inferior a todas las alcanzadas a partir de 2011.[69]​ Socialmente la pobreza aumentó un 20%, del 25,7% en 2017 al 32%, provocando que 2,6 millones de personas más cayeran por debajo de la línea de pobreza.[70]​ La indigencia o pobreza extrema, aumentó un 50%, pasando de 4,8% en 2017 al 6,7%.[70]​ Durante el año se perdieron 191.300 puestos de trabajo registrados, que representaban el 1,5% del total.[71]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Cualquier división de la historia argentina es arbitraria, y existen al menos tantas como historiadores que la hayan intentado. En este artículo se utiliza una división en tres etapas históricas de duración relativamente similar desde la Revolución de Mayo hasta la actualidad: una etapa formativa, durante la cual se estableció la estructura política y geográfica de la Argentina actual y el modelo económico agroexportador; una segunda etapa, en que ese modelo no fue puesto en duda más que en aspectos marginales, y los conflictos fueron generalmente de tipo político-ideológico; y una tercera etapa, en que el modelo agroexportador fue puesto sistemáticamente en cuestión, y durante el cual estuvieron vigentes los tres partidos que hasta la fecha han dominado la escena política: el radicalismo, el peronismo y el liberalismo, que durante la mayor parte de este ciclo sólo pudo acceder al poder por medio de gobiernos de facto. En este esquema, esta última etapa se ha dividido en tres períodos: dos de veinte años cada una –una división por razones de simetría, casi completamente arbitraria– y un período que refiere a la historia actual, es decir desde la recuperación definitiva de la democracia en 1983 hasta la actualidad.

Referencias[editar]

  1. Testa, Julio C.; Figari, Claudia (1997). «De la flexibilidad a la precarización. Visión crítica de las relaciones entre el empleo y el sistema de relaciones laborales». Villanueva, Ernesto, ed. Empleo y globalización. La nueva cuestión social en Argentina. Quilmes: Universidad de Quilmes. pp. 188-203. ISBN 987-9173-12-0. 
  2. «El FMI quiere poner a la Argentina como ejemplo. El presidente Menem hablará el martes en la Asamblea del organismo». Clarín. 1 de octubre de 1998. 
  3. Delich, Francisco (1997). El desempleo de masas en la Argentina. Buenos Aires: Norma. ISBN 9789501399042. 
  4. Rodríguez, Fernando (27 de julio de 2001). «La violencia es realidad y sensación en la Argentina». La Nación. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  5. Carbonetto, Daniel (1997). «El sector informal y la exclusión social». Villanueva, Ernesto, ed. Empleo y globalización. La nueva cuestión social en Argentina. Quilmes: Universidad de Quilmes. pp. 258-300. ISBN 987-9173-12-0. 
  6. «Un problema que golpea a 6 de cada 10 personas. Ya son 21 millones los pobres en la Argentina». Clarín. 5 de enero de 2003. 
  7. «Cómo evolucionó la tasa de desempleo en los últimos 35 años en la Argentina». Infobae. 19 de julio de 2018. 
  8. Ovalle, Eduardo (28 de septiembre de 2004). «El incremento del delito en la Argentina desde la década del `70». Nueva Mayoría. 
  9. Ventura, Oscar N.; Maciel, Guillermo (septiembre de 2009). «Análisis comparativo de la tasa de homicidios en Uruguay y Argentina». Observatorio Fundapro. 
  10. Rubini, Héctor J. (diciembre de 2012). «La Pesificación asimétrica, diez años después». Buenos Aires: Universidad del Salvador. Facultad de Ciencias Económicas. Instituto de Investigaciones Económicas. Documento de investigación nº 5. 
  11. Pautassi, Laura; Rossi, Julieta; Campos, Luis (2004). CELS, ed. Plan Jefes y Jefas ¿Derecho social o beneficio sin derechos?. Buenos Aires. ISBN 987-20324-3-2. 
  12. Ibáñez, Pablo (30 de marzo de 2017). «Entrevista con Clarín. 15 años después, Reutemann contó por qué no fue candidato a presidente. En 2002 medía cerca de 40 puntos y Duhalde lo buscaba para derrotar a Menem». Clarín. 
  13. Fidanza, Andrés (24 de diciembre de 2016). «Puerta: 'En 2002, Duhalde le ofreció a Macri ser su candidato'». Perfil. 
  14. «Kirchner: 'No soy el Chirolita de nadie'». Infobae. 5 de diciembre de 2002. 
  15. «Scioli recordó: 'Decían que Néstor era 'chirolita' de Duhalde'». Diario Popular. 12 de noviembre de 2015. 
  16. «Encuestas en Argentina dan amplio margen de victoria a Kirchner». EMOL. Chile. 4 de mayo de 2003. 
  17. Escribano, José Claudio (15 de mayo de 2003). «Treinta y seis horas de un carnaval decadente». La Nación. 
  18. «El Congreso argentino aprueba la apertura de juicio político a la Corte Suprema». El País. España. 7 de febrero de 2002. 
  19. «El gobierno y la justicia: proceso al máximo tribunal. Diputados archivó el juicio político a la Corte Suprema». Clarín. 11 de octubre de 2002. 
  20. «Bossert renunció luego del frustrado juicio político». Parlamentario. 22 de octubre de 2002. 
  21. «Renunció Nazareno a la Corte Suprema». La Nación. 27 de junio de 2003. 
  22. Parlamentario (4 de diciembre de 2003). «El Senado destituyó a Moliné O'Connor». Consultado el 21 de agosto de 2014. 
  23. Poder Ejecutivo Nacional (19 de junio de 2003). «Decreto 222/2003». Infoleg. 
  24. «'Todavía estamos en el infierno'». La Nación. 11 de diciembre de 2003. 
  25. «Evolución del PBI de Argentina desde 1984 a 2016». La TDF. 
  26. a b c d Di Santi, Matías; Slipczuk, Martín (5 de octubre de 2016). «¿Cómo evolucionó la pobreza con cada presidente?». Chequeado. 
  27. a b «Cómo evolucionó la tasa de desempleo en los últimos 35 años en la Argentina». Infobae. 19 de julio de 2018. 
  28. a b c «Cómo evolucionó la herencia». Chequeado. 
  29. a b c «Crecimiento del PIB (% anual)». Banco Mundial. 
  30. «Media sanción al proyecto de inmunidad de depósitos en el extranjero». TiempoSur - Diario Digital. 10 de julio de 2014. Archivado desde el original el 28 de febrero de 2017. Consultado el 26 de septiembre de 2018. 
  31. Tomás Lukin (10 de enero de 2013). «El asedio permanente de los buitres». Página/12. 
  32. «Se canceló la deuda con el Fondo Monetario». La Nación. 3 de enero de 2006. 
  33. «Dictadura: más de 500 represores fueron condenados». La Capital. Rosario. 24 de marzo de 2015. 
  34. Obarrio, Mariano (9 de junio de 2004). «Enfrentamiento de Duhalde y Kirchner». La Nación. 
  35. «Cronología del conflicto agropecuario por la resolución 125». Infobae. 17 de julio de 2012. 
  36. Rivas Molina, Federico (5 de julio de 2017). «El Grupo Clarín arrasa desde la llegada de Mauricio Macri». El País. España. 
  37. a b United Nations Development Programme (2011). «A poverty lens». Human Development Report 2011. Naciones Unidas. pp. 45-50. ISBN 978-0-230-54704-9. 
  38. United Nations Development Programme (2007). Human Development Report 2007/2008. Naciones Unidas. p. 238. ISBN 978-0-230-54704-9. 
  39. «Desempleo, total (% de la población activa total) (estimación modelado OIT)». Banco Mundial. 
  40. Congreso de la Nación Argentina (22 de octubre de 2008). «Ley 26421 Declarando el Programa Raíces como política de Estado». Infoleg. 
  41. «La repatriación de científicos». Cabal. agosto de 2014. 
  42. Salvarezza, Roberto C. (15 de junio de 2016). «Un balance positivo sobre la ciencia argentina». La Nación. 
  43. «Cómo varió la inversión en Ciencia en la gestión de Cambiemos». Chequeado. 22 de agosto de 2018. 
  44. Jastreblansky, Maia (26 de octubre de 2011). «Los jóvenes K, en expansión y con poder tras la muerte de Néstor». La Nación. 
  45. Cué, Carlos E. (14 de junio de 2015). «Vaca Muerta, el sueño del oro negro argentino». El País. España. 
  46. Dinatale, Martín (19 de junio de 2018). «El Gobierno anunció una baja en la tasa de homicidios y robos». Infobae. 
  47. Amaya, Sol (2015). «Exagerado. Mauricio Macri: “Ha avanzado el delito en esta década como nunca antes, igual que la droga y el desarrollo del narcotráfico”». Chequeado. 
  48. «10 claves para entender el Triple Crimen de General Rodríguez». Perfil. 17 de agosto de 2018. 
  49. «Bonelli reveló el vínculo de Macri con Cambridge Analytica». El Destape. 22 de marzo de 2018. 
  50. Paladini, Eduardo (14 de noviembre de 2018). «A tres años del debate, Daniel Scioli hace campaña con las promesas incumplidas de Mauricio Macri». Clarín. 
  51. Pozzo, Estefanía (20 de julio de 2018). «La deuda pública equivale al 87 por ciento del PBI, 30 puntos más que al cierre de 2017». El Cronista. 
  52. Di Santi, Matías (6 de diciembre de 2016). «Macri: 'Tenemos como objetivo económico lograr una Argentina con pobreza cero'». Chequeado. 
  53. «Equipos económicos: 'En el 2017 vamos a llevar la inflación a un dígito'». Política Argentina. 15 de septiembre de 2015. 
  54. «Macri: 'Eliminar la inflación será la cosa más simple que tenga que hacer si soy Presidente'». Minuto Uno. 8 de febrero de 2015. 
  55. «En Río Grande, Frigerio prometió 'lluvia de dólares' si Macri gobierna». Del Fuego Noticias. 2 de octubre de 2014. 
  56. «'Cometimos el error de pensar que Macri solo podía traer una lluvia de dólares' y otras frases de Carlos Melconián». TN. 13 de marzo de 2018, 23:19hs. 
  57. «Por qué sube la nafta en Argentina y no en el resto del mundo». 2 de mayo de 2016. 
  58. Rivas Molina, Federico (1 de abril de 2016). «Macri completa el tarifazo con subidas en gas, agua y combustibles». El País. España. 
  59. Scibona, Néstor O. (2 de octubre de 2016). «Sincerar hacia adelante». La Nación. 
  60. Rapoza, Kenneth (3 de mayo de 2018). «¿Hora de salir de Argentina?». Forbes. Argentina. 
  61. Gasalla, Juan (30 de agosto de 2018). «En el transcurso de 2018 el peso argentino perdió más de la mitad de su valor. Con el mayor salto cambiario desde la salida del "cepo", el dólar sube 110% en 2018». Infobae. 
  62. «'No volvamos al Fondo', exigía hace dos años Nicolás Dujovne». Perfil. 8 de mayo de 2018. 
  63. «El Directorio Ejecutivo del FMI aprueba un Acuerdo Stand-By por USD 50.000 millones para Argentina». FMI. 20 de junio de 2018. 
  64. a b c Porzecanski, Arturo C (20 de septiembre de 2018). «The crisis in Argentina undermines the IMF’s case». Financial Times (en inglés). 
  65. Rebossio, Alejandro (25 de septiembre de 2018). «Caputo perdió la pulseada con el FMI y renunció». Noticias. 
  66. «Primera señal de descontento: el día que Lagarde advirtió sobre los modos y la "claridad" de la información del Central de Caputo». Infobae. 25 de septiembre de 2018. 
  67. «El nuevo acuerdo con el FMI es por un total de 57.100 millones de dólares». Infobae. 26 de septiembre de 2018. 
  68. «Argentina, el segundo país del mundo con mayor caída del PBI en 2018». El Tribuno. 9 de octubre de 2018. 
  69. Argentina: Producto interno bruto. «Atlas Mundial de Datos». Knoema. Consultado el 29 de marzo de 2019. 
  70. a b Jueguen, Francisco (29 de marzo de 2019). «Pobreza: llegó al 32% y hay casi 2,7 millones de nuevos pobres». La Nación. 
  71. «Recesión. Desocupación alarmante: en 2018 se perdieron más de 190 mil empleos registrados en el país». Infocielo. 28de febrero de 2019. 

Enlaces externos[editar]