Historia de Gales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Castillo de Caerphilly. Este castillo fue construido entre 1268-1271 por Gilbert de Clare, lo que provocó una disputa entre Llywelyn el Último Rey y la corona inglesa, uno de los motivos que llevaron a las guerras de 1277 y 1282 y al fin de la independencia de Gales.

El país de Gales o Cymru (en galés) ha sido habitado por el hombre moderno desde hace al menos 29.000 años, aunque los asentamientos estables en el territorio no aparecerían hasta la última Edad de Hielo. En Gales hay muchos yacimientos y restos del período Neolítico (principalmente dólmenes y crómlechs), así como restos posteriores de la Edad de Bronce y de la Edad de Hierro. La historia escrita de Gales comienza con la llegada de los romanos, que realizaron varias campañas contra la tribu de los Deceanglos en el nordeste del actual Gales en el año 48. Dos de las mayores tribus británicas, los Siluros y los Ordovicos, se resistieron al dominio romano durante algunos años, pero finalmente los Ordovicos fueron sometidos en 79. Las tribus británicas de la época prerromana ocupaban el territorio actual de Gales, pero también partes de [Inglaterra]] y el sur de Escocia, en lo que se organizaría en la provincia romana de Britania hasta la retirada de las legiones romanas a comienzos del siglo V. En los siglos siguientes en el territorio de Gales se formarían pequeños reinos como Gwynedd y Powys, al mismo tiempo que los británicos se convertían al cristianismo.

Durante el período altomedieval el territorio de Gales se encontraba dividido en pequeños reinos, pero el gobernante del reino de Gwynedd, normalmente era reconocido como el Rey de los Britones. Algunos de esos gobernantes eran capaces de gobernar sobre varios reinos y con el paso del tiempo su influencia centralizadora se extendió. A mediados del siglo XI Gruffyd ap Llywelyn llegó a controlar todos los reinos de Gales y algunas zonas de Inglaterra durante un breve período. La Alta Edad Media en Gales se caracterizó por las lucha contra reinos ingleses como Mercia, posteriormente contra el reino unificado de Inglaterra, y posteriormente contra los invasores normandos, que llegaron a las fronteras de Gales en el año 1067. La guerra contra los invasores continuó durante más de dos siglos hasta la muerte del Llywelyn el Último Rey en 1282, lo que constituyó la anexión de Gales al reino de Inglaterra. Owain Glyndwr dirigió una rebelión contra los ingleses a comienzos del siglo XV y controló Gales durante unos pocos años antes de que la corona inglesa restableciera su autoridad. Durante el siglo XVI la legislación galesa fue progresivamente modificada para incorporar las estructuras ejecutivas a Inglaterra. Sin embargo, a pesar de la asimilación inglesa, los galeses mantuvieron su lenguaje y cultura.

Durante el siglo XVIII Gales fue afectado por dos importantes reformas. La Revolución industrial y el Renacimiento Metodista. Durante el siglo XIX el sudeste de Gales experimentó en especial una rápida industrialización e incremento demográfico. Estas zonas fueron “anglificadas” debido a la llegada de inmigrantes, destacando con los territorios rurales, donde se conservó con más fuerza la cultura tradicional galesa. Asimismo, la zona experimentó la influencia del cristianismo metodista.

En el siglo XX, y tras la Segunda Guerra Mundial, el territorio de Gales experimentó un progresivo declive debido a la crisis de la industria del carbón y del hierro. En el ámbito político la crisis provocó que el Partido Liberal fuera desplazado del poder por el Partido Laborista. Durante este período los nacionalistas del partido Plaid Cymru, dirigidos por Gwynfor Evans, consiguieron por primera vez representación en el parlamento del Reino Unido en el año 1966, y convirtieron la “devolución” de las instituciones parlamentarias galesas en su principal objetivo político. En el referéndum de 1979 ganó el voto negativo, pero en 1997 se realizó un nuevo referéndum en el que ganó el sí por un estrechó margen, lo que permitió la creación de un parlamento galés en Cardiff.

Prehistoria[editar]

Los primeros restos conocidos de actividad humana en el territorio moderno de Gales es un diente encontrado en una cueva del valle del río Elwy, en el norte del territorio, perteneciente a un hombre que vivió hace unos 250.000 años en período Paleolítico Inferior.[1] La Dama Roja de Paviland, un esqueleto humano teñido de ocre rojo, fue descubierto en 1826 en una de las cuevas de piedra caliza de Paviland, en la península de Gower, en Swansea, en el sur de Gales. A pesar de su nombre, el esqueleto pertenece a un hombre joven que vivió hace unos 26.000 años hacia el final del Paleolítico Superior.[2] Se considera el enterramiento ceremonial más antiguo conocido en Europa Occidental. El esqueleto fue encontrado junto con joyería de marfil y conchas marinas, así como un cráneo de mamut.

Bryn Celli Ddu, una cámara funeraria de finales del neolítico en Anglesey.

Tras la última Edad de Hielo, Gales fue adoptando el paisaje ecológico actual y hacia el 8000 a. C. su territorio era habitado por cazadores-recolectores del Mesolítico. Se estima que las primeras comunidades agrícolas surgieron en torno al 4000 a. C., marcando los inicios del período Neolítico en la zona. Durante este período se construyeron muchas cámaras funerarias, siendo las más notables las de Bryn Celli Ddu y Barclodiad y Gawres en Anglesey.[3]

Las herramientas de metal aparecieron en Gales en torno al 2500 a. C., al principio de cobre y posteriormente de bronce. Se cree que durante los inicios de la Edad de Bronce galesa (2500-1400 a. C.) el clima era más calidad que en la actualidad, a juzgar por los restos ecológicos. Gran parte parte de la producción de cobre para la producción de bronce procedía probablemente de las minas de cobre de Great Orme, donde se han encontrado restos de actividad minera estable durante varios siglos del período.[4]

La primera herramienta de hierro encontrada en Gales es una espada encontrada en Llyn Fair, en el valle del río Ronda, que se cree fue fabricada en torno al 600 a. C.[5] Durante la Edad de Hierro galesa en las colinas del país se construyeron asentamientos fortificados, especialmente numerosos, como Pen Dinas cerca de Aberystwyth y Tre´r Ceiri en la península de Hellín. En 1943 se realizó un hallazgo de este período especialmente significativo en Llyn Cerril Bach en Anglesy, en un terreno que estaba siendo excavado para la construcción de una base para la fuerza aérea inglesa. Se encontró un depósito votivo especialmente bien conservado, lleno de armas, escudos, carruajes, con sus bridas y arneses, así como cadenas y grilletes de esclavos y diversas herramientas. Muchos de estos objetos habían sido deliberadamente rotos y parece tratarse de una ofrenda votiva.[6]

Tradicionalmente los historiadores creen que el territorio de Gales fue colonizado por sucesivas oleadas de inmigrantes que trajeron diversos aportes culturales a la zona, sustituyendo a los habitantes previos con la llegada de los celtas del continente. Sin embargo, varios estudios genéticos realizados sobre la población galesa descartan esta teoría. En dos libros recientes, Bryan Sykes y Stephen Oppenheimer consideran que la población galesa moderna (y el conjunto de la población británica) descienden de emigrantes procedentes de la península Ibérica llegados durante el Mesolítico, y en menor grado, durante el Neolítico.[7] [8] La introducción del lenguaje céltico, del que se derivó el galés moderno pudo haber sido el resultado de inmigración a menor escala.

El período romano: 48–410 d. C.[editar]

Las tribus célticas que habitaban en el territorio de Gales durante el período de la invasión romana. Los límites exactos no están definidos.

Hasta la invasión romana de Britania, Gales no era un país diferenciado. Todos los habitantes nativos de la provincia romana de Britania hablaban lenguas britónicas (una subfamilia de los lenguas celtas) y eran llamados britones (o brythones). La zona se encontraba dividida entre varias tribus, de las que los siluros, en el actual sudeste de Gales y los ordovicos, en el centro y noroeste de Gales, eran las más numerosas y poderosas.[9] Estas tribus también fueron las que presentaron una mayor resistencia a la invasión romana.

El primer ataque contra las tribus célticas de Gales fue realizado por el legado Publio Ostorio Escápula hacia el año 48 d. C. Ostorio atacó primero a los deceanglos en el nordeste, que parecen haberse rendido con poca resistencia.[10] A continuación luchó durante varios años contra los Siluros y Ordovicos, dirigidos por Caradoc o Carataco, que había huido del sudeste de Inglaterra. Primero dirigió a los Siluros y después se trasladó al territorio de los Ordovicos, donde fue derrotado por Ostorio hacia el 51 d. C.[11] Tras la derrota, Carataco se refugió entre los Brigantes, cuya reina Cartimandua lo entregó a los romanos.

Sin embargo los Siluros no fueron sometidos y comenzaron una efectiva guerra de guerrillas contra los ejércitos romanos. Ostorius murió sin someter a la tribu, y a su muerte los Siluros consiguieron derrotar a la Segunda Legión Augusta. Los romanos no intentaron extender su control en Gales hasta la llegada del gobernador Cayo Suetonio Paulino, que se dirigió al norte y capturó la isla de Mona (Anglesey), donde se encontraba un importante santuario druídico en el año 60 o 61 d. C.[12] Sin embargo se vio obligado a abandonar la ofensiva ante la rebelión en el este de la reina Boadicea o Boudicca. Tras aplastar la rebelión, los Siluros fueron finalmente sometidos por Sexto Julio Frontino en una serie de campañas que concluyeron en el año 78 d. C.[13] Su sucesor Cneo Julio Agrícola sometió también a los Ordovicos y reconquistó Anglesey a comienzos del año 79 d. C.[14]

Los romanos ocuparon el conjunto del actual territorio de Gales, donde construyeron calzadas, fuertes, minas de plata, hierro y oro, e introdujeron comercio, pero su interés por el desarrollo de la zona fue limitado debido a su aislamiento geográfico y a la escasez de tierras cultivables. La mayoría de los restos romanos encontrados en Gales son de naturaleza militar. La zona fue controlada desde campamentos legionarios como Deva Victrix (Deva), Chester, Isca Augusta (Isca) y Caerleon, con calzadas que los unían con fuertes auxiliares como Segontium, Caernarfon, Moridunum y Carmarthen. Sólo se conoce una ciudad fundada por los romanos en Gales: Venta Silurum (la actual Caerwent), aunque el fuerte de Moridunum fue posteriormente ocupado por el asentamiento civil de Carmarthen.[15] Administrativamente el territorio de Gales formaba parte de la provincial romana de Britania Superior y posteriormente de la provincial de Britania Prima, que también incluía el oeste de Inglaterra.[16]

La retirada de los romanos y la Edad de los Santos: 411–700[editar]

Cuando los ejércitos romanos asentados en Britania se retiraron en el año 410, los diversos asentamientos britones en Gales pasaron a gobernarse por sí mismos, como el resto de la provincia. Sin embargo, la influencia cultural romana permaneció tras su partida, como demuestra una piedra grabada de Gwynedd fechada entre mediados del siglo V y mediados del siglo VI, homenajeando a Cantiorix, descrito como “cives” (ciudadano) y primo del “magistratus” (magistrado) Maglos.[17] Tras la retirada de los romanos también se produjo una considerable colonización procedente de Irlanda en el sudoeste, donde se han conservado muchas piedras con inscripciones ogham.[18] Muchos misioneros irlandeses convirtieron a la población local al cristianismo, iniciando la llamada Edad de los Santos (aproximadamente entre el 500-700), caracterizada por el establecimiento de monasterios e iglesias por todo el país, bajo la dirección de eclesiásticos destacados como San David, Illtud y Teilo.[19]

Una de las razones de la retirada romana fue la presión de las tribus germánicas y bárbaras sobre las fronteras orientales del Imperio romano. Entre estas tribus se encontraban anglos, sajones y jutos, que invadieron el territorio británico y realizaron incursiones en Gales a lo largo del valle del río Severn y llegando hasta Llanidloes.[20] Gradualmente los invasores germánicos consolidaron su dominio sobre el este y el sur de Britania (que se convertiría en Inglaterra). En la Batalla de Chester (616), los ejércitos de Powys y otros ejércitos británicos, dirigidos por el rey Selyf ap Cynan fueron derrotados por el ejército anglosajón de Northumbria, dirigido por el rey Aethelfrith. El rey galés murió en la batalla. Se ha sugerido[21] que esta batalla cortó la comunicación terrestre entre Gales y los reinos británicos del norte, Rheged, Strathclyde, Elmet y Gododdin. Desde el siglo VIII, Gales era el mayor de los tres países británicos de Britania, junto a Cornwall y Strathclyde.

La tumba del rey Cadfan ap Iago de Gwynedd (muerto hacia 625) en la iglesia de Llangadwaladr.

El país de Gales se encontraba dividido en varios pequeños reinos separados, siendo los más grandes y poderosos, el reino de Gwynedd en el nordeste de Gales y el reino de Powys en el este. Gwynedd alcanzó la supremacía entre estos reinos entre los siglo VI y VII, mediante la aptitud de destacados líderes como Maelgwn Gwynedd (muerto hacia 547).[22] y Cadwallon ap Cadfan (muerto hacia el 634-635).[23] que en alianza con el rey Penda de Mercia fue capaz de realizar grandes conquistas con sus ejércitos, llegando tan lejos como a Northumbria, aunque las controló durante un período muy breve. Tras la muerte de Cadwallon en batalla, su sucesor Cadafael ap Cynfeddw también se alió con Penda contra Northumbria, pero durante el período posterior, tanto Gwynedd como los demás reinos galeses se vieron forzados a realizar una política militar defensiva frente al poder expansionista de Mercia.

Alta Edad Media: 700–1066[editar]

Los reinos medievales de Gales en el territorio actual.

El reino de Powys, como el más poderoso de los reinos orientales de Gales, comenzó a ser presionado por el reino de Inglaterra en Cheshire, Shropshire y Herefordshire. En sus momentos de mayor esplendor el reino de Powys se encontraba más extendido hacia el este, y su antigua capital Pengwern, ha sido identificada como la moderna ciudad de Shrewsbury o algún lugar al norte de Baschurch.[24] Powys perdió varios territorios orientales ante la expansión del reino de Mercia. La construcción de la muralla de tierra conocida como Offa´s Dyke (normalmente atribuida al rey Offa de Mercia) en el siglo VIII puede haber sido motivada para establecer las fronteras entre ambos reinos de mutuo acuerdo.[25]

Durante este período era raro que un solo rey gobernara sobre el conjunto de Gales. Esta situación a menudo era debida al sistema hereditario practicado en el país. Todos los hijos recibían una parte igual de la propiedad de sus padres (incluyendo los hijos ilegítimos), lo que fomentaba la división de territorios. Sin embargo, la ley galesa limitaba este sistema de división a la tierra en general, no a los reinos, estableciendo provisiones para que un edling (heredero) al reino fuese elegido, normalmente por el rey. Cualquier hijo, legítimo o ilegítimo, podía terminar como edling, lo que a menudo provocaba que los demás candidatos terminaran desafiándole o rebelándose contra él.[26] [27] A su muerte los reinos fueron divididos entre sus hijos. El nieto de Rhodri, Hywel Dda (Hywel el Bueno), formó el reino de Deheubarth uniendo los pequeños reinos del sudoeste y había extendido su dominio a la mayor parte de Gales hacia el año 942.[28] Tradicionalmente se ha asociado la codificación de la ley galesa a un concilio celebrado en Whitland, lo que recibiría habitualmente el nombre de las Leyes de Hywel. El rey Hywel siguió una política de paz con los ingleses. A su muerte en el año 949 sus hijos fueron capaces de mantener el control sobre Deheubarth, pero perdieron Gwynedd ante la dinastía tradicional de ese reino.[29]

Gales comenzó a sufrir progresivos ataques por parte de los incursores vikingos, especialmente daneses, entre 950 y el año 1000. Gofraid mac Arailt se llevó más de 2.000 cautivos de Anglesey en el año 987, y el rey de Gwynedd, Maredudd ab Owain, pagó un considerable rescate a los daneses para liberar a muchos de sus vasallos.[30]

Gruffydd ap Llywelyn fue el siguiente rey que consiguió unir a la mayoría de los reinos galeses bajo su dominio. Procedente de Gwynedd, en el año 1055 gobernaba sobre la mayor parte de Gales y se anexionó territorios en la frontera con Inglaterra. Sin embargo, fue derrotado por Harold Godwinson en el año 1063 y fue asesinado por sus propios hombres. Sus territorios se dividieron entre los reinos galeses.[31]

El período normando: 1067–1283[editar]

Cuando los normandos conquistaron Inglaterra en el año 1066, el rey dominante en Gales era Bleddyn ap Cynfyn, rey de Gwynedd y Powys. Los normandos atacaron el sur de Gales, donde William Fitz Osbern, conde de Hereford, conquistó el reino de Gwent en el año 1070. En el año 1074 el ejército del conde de Shrewsbury arrasó Deheubart.[32]

El asesinato del rey Bleddyn ap Cynfyn en el año 1075 provocó el estallido de una guerra civil entre los galeses y los normandos aprovecharon la oportunidad para conquistar tierras en el norte de Gales. En el año 1081 el rey Gruffyd ap Cynan, que había arrebatado el trono de Gwynedd a Traerán ap Caradog en la Batalla de Mynyd Carn acudió a un encuentro con el Conde de Chester y el Conde de Shrewsbury, donde fue capturado y aprisionado, lo que permitió que los normandos se apoderaran de gran parte de Gwynedd.[33] En el sur el rey de Inglaterra, Guillermo I el Conquistador se adentró en Dyfed, donde construyó castillos y acuñó moneda en St. David´s y Cardiff.[34] En el año 1093 el rey Rhys ap Tewdwr fue asesinado en Brycheiniog y su reino fue conquistado y dividido entre varios señores normandos. La conquista normanda del norte de Gales parecía completa.[35]

Efigie erróneamente atribuida a Rhys ap Gruffydd en la catedral de San David.

Sin embargo, en el año 1094 hubo una revuelta general en Gales contra el dominio normando, y progresivamente los invasores se vieron obligados a retirarse. El rey Gruffyd ap Cynan consiguió formar un reino fuerte en Gwynedd. Su hijo, Owain Gwynedd, se alió con Gruffydd ap Rhys de Deheubart y consiguió una aplastante victoria sobre los normandos en la Batalla de Crug Mawr en el año 1136, anexionándose Ceredigion. Owain sucedió a su padre en el trono de Gwynedd en el año 1137 y gobernó hasta el año 1170.[36] Fue capaz de aprovecharse de la inestabilidad de Inglaterra, donde Esteban de Blois y Matilde de Inglaterra se disputaban el trono, para extender las fronteras del reino de Gwynedd hacia el este. La muerte del rey Owain de Gwynedd provocó la división de su reino entre sus hijos.

Durante esta época Powys también dispuso de un gobernante fuerte en la figura del rey Madog ap Maredudd, pero cuando murió en el año 1160, su heredero Llywelyn ap Madog murió poco después, lo que dividió el reino en dos partes que nunca volvieron a unirse.[37] En el sur de Gales, Gruffydd ap Rhys fue asesinado en el año 1137 por sus cuatro hijos, que gobernaron el reino de Deheubarth sucesivamente y fueron capaces de reconquistar la mayor parte del reino de su abuelo de los normandos. El más joven de los cuatro, Rhys ap Gruffyd, (El Señor Rhys), gobernó entre 1155-1197. En el año 1171 Rhys se reunión con el rey Enrique II de Inglaterra y llegaron a un acuerdo por el que Rhys se comprometió a pagar un tributo a cambio de que sus conquistas le fueran reconocidas, y posteriormente asumió el cargo de Justiciar de Gales del Sur. Rhys celebró un festival de poesía y canciones en su corte en Cardigan en la navidad del año 1176 que por lo general es considerado como el primer Eisteddfod conocido. La división del reino de Gwynedd entre los hijos del rey Owain permitió que el reino de Deheubarth pasara a dominar la política de Gales durante un tiempo.[38]

El monumento al rey Llywelyn en Cilmeri.

De la lucha de poder por el trono de Gwynedd finalmente surgió el más grande de los reyes galeses, Llywelyn ab Iorweth, también conocido como Llywelyn el Grande, que era el único rey de Gwynedd en el año 1200,[39] y a su muerte el rey de la mayor parte de Gales.[40] Llywelyn estableció su capital en Garth Celyn, en la costa norte del país, dominado el estrecho de Menai. Su hijo Dafydd ap Llywelyn lo sucedió como rey de Gwynedd, pero no pudo heredar las posesiones de su padre en otras partes del país.[41] La guerra estalló en 1245, pero Dafydd consiguió estabilizar la situación antes de morir repentinamente en la corte real de Garth Celyn, sin herederos, a principios de 1246. El otro hijo de Llywelyn, Gruffyd, había sido asesinado mientras intentaba escapar de la Torre de Londres en el año 1244. Gruffyd había dejado cuatro hijos y tres de ellos lucharon entre sí hasta que conquistó el poder Llywelyn ap Gruffydd, también conocido como Llywelyn el Último Rey. En el año 1267 el Tratado de Montgomery confirmó a Llywelyn de forma directa o indirecta como rey de la mayor parte de Gales. Sin embargo, las aspiraciones de Llywelyn sobre Gales chocaban con la política del rey Eduardo I de Inglaterra y la guerra estalló entre ambos en 1277. Llywelyn se vio obligado a pedir la paz, y por el Tratado de Aberconwy su soberanía fue muy limitada. La guerra entre Inglaterra y Gales estalló de nuevo cuando Dafydd, uno de los hermanos de Llywelyn, atacó el castillo de Hawarden en el Domingo de Ramos de 1282. El 11 de diciembre de 1282 el rey Llywelyn fue atraído a una reunión en el castillo de Builth Wells, donde fue asesinado y su ejército posteriormente destruido. Su hermano Daffydd ap Gruffud continuó luchando pero fue capturado en el monte Bera, cerca de Garth Celyn, en junio de 1283, siendo a continuación colgado, partido por la mitad, y sus miembros separados en Shrewsbury. Gales se convirtió en la primera conquista de Inglaterra, aunque conservó cierta autonomía administrativa hasta que fue anexionado mediante las Actas de Gales (1535-1542).

La anexión: del Estatuto de Rhuddland a las leyes de las Actas de Gales (1283-1542)[editar]

El castillo Harlech, uno de los construidos por Eduardo I de Inglaterra para consolidar su conquista.

.

Después de emitir el Estatuto de Rhuddlan, que limitaba la efectividad de las leyes de Gales, el rey Eduardo I de Inglaterra ordenó construir un sistema defensivo de castillos para consolidar el dominio sobre sus conquistas, otorgando a su hijo y heredero el título de Príncipe de Gales en el año 1301.[42] De esta forma el país de Gales pasó a formar parte del reino de Inglaterra, aunque su pueblo hablaba un lenguaje diferente y tenía una cultura diferente. Por lo general los reyes ingleses prestaron poca atención al gobierno de los galeses, dejando las responsabilidades administrativas en el Consejo de Gales, a veces presidido por el heredero al trono. Este Consejo normalmente se reunía en Ludlow, actualmente en Inglaterra, pero antiguamente todavía formaba parte de una zona fronteriza entre Gales e Inglaterra, a menudo en litigio legal. A pesar de la conquista, la literatura galesa, y muy especialmente la poesía, atravesaba un período de esplendor, gracias al apoyo de la nobleza local, que se convirtieron en mecenas de poetas y trovadores galeses. Dafydd ap Gwilym, que compuso sus obras más destacadas a mediados del siglo XIV, es considerado por muchos el más grande de los poetas galeses.

La ocupación inglesa fue desafiada con varias rebeliones, entre las que destacaron la de Madog ap Llywelyn en 1294-1295[43] y la de Llywelyn Bren, Señor de Senghenydd en 1316-1318. En la década de 1370 Owain Lawgoch, el último heredero por línea masculina de la dinastía real de Gwynedd, planeó en dos ocasiones la invasión de Gales con apoyo de Francia. Los ingleses reaccionaron a la amenaza enviando a un agente a asesinar a Owain en Poitou en el año 1378.[44] En el año 1400 Owain Glyndwr (u Owen Glendower), un noble gales, se rebeló contra el rey Enrique IV de Inglaterra. Owain consiguió derrotar a los ingleses en varias ocasiones y durante unos pocos años consiguió controlar la mayor parte de Gales. También consiguió reunir el primer parlamento galés en Machynlleth y proyectó dos universidades. Sin embargo, finalmente los ejércitos ingleses consiguieron recuperar el control y aplastar la rebelión, pero Owain nunca fue capturado. Su rebelión produjo un rebrote de la identidad galesa como reino y fue apoyada por todo el país por gran parte del pueblo.[45]

Como respuesta a la rebelión de Owain Glyndwr, el parlamento inglés emitió las leyes penales de 1402, que prohibían a los galeses portar armas, celebrar reuniones oficiales o habitar en ciudades fortificadas. Estas prohibiciones también se aplicaron a los ingleses casados con mujeres galesas y permanecieron en vigor después de la rebelión, aunque en la práctica poco a poco fueron relajándose.[46]

Enrique Tudor, posteriormente Enrique VII de Inglaterra.

Durante la Guerra de las Dos Rosas, que comenzó en el año 1455, ambos bandos utilizaron tropas galesas. Las principales figuras políticas galesas durante el conflicto fueron William Herbert, Conde de Pembroke y su hijo, partidarios de la Casa de York, y Jasper Tudor, Duque de Bedford, partidario de la Casa de Lancaster. En el año 1485 Enrique Tudor, sobrino del Duque de Bedford, desembarcó en Gales con un pequeño ejército para defender sus aspiraciones al trono de Inglaterra. Enrique descendía de los reyes galeses, contando a Rhys ap Gruffyd entre sus ancestros, por lo que muchos nobles galeses se unieron a su causa. Enrique derrotó a Ricardo III de Inglaterra en la Batalla de Bosworth y se convirtió en el rey Enrique VII de Inglaterra[47]

Su heredero, el rey Enrique VIII de Inglaterra emitió una serie de leyes, las Actas de Gales, entre 1535-1542, que en términos legales anexionaban Gales a Inglaterra, disolviendo el sistema legal galés y prohibiendo el idioma galés en la administración o en el ámbito oficial, pero su principal repercusión fue que por primera vez definió la frontera entre Gales e Inglaterra y permitió que los galeses obtuvieran representación en el parlamento inglés.[48] Estas leyes también anularon cualquier distinción legal entre galeses e ingleses.[49]

De la Unión a la Revolución industrial: (1543 – 1800)[editar]

Después de que Enrique VIII rompiera los lazos que unían a la Iglesia de Inglaterra con la Iglesia de Roma y el Papa, la mayor parte de Gales aceptó el anglicanismo de Inglaterra, aunque varios católicos galeses se opusieron a la reforma religiosa y en el proceso elaboraron algunos de los primeros libros impresos en galés. En el año 1588 William Morgan imprimió la primera traducción galesa de la Biblia.[50]

Durante la guerra civil inglesa la mayor parte de los nobles y la población de Gales estuvo de parte de la facción Realista, aunque hubo algunas notables excepciones como John Jones Maesygarnedd y el escritor puritano Morgan Llwyd.[51] Gales proporcionó numerosos soldados a los ejércitos del rey Carlos I de Inglaterra[52] aunque ninguna de las principales batallas de la guerra civil tuvo lugar en Gales. Aunque el rey y el parlamento inglés alcanzaron la paz, las hostilidades se reanudaron de nuevo al negarse el rey a cumplir varios de los acuerdos establecidos. El estallido fue provocado cuando el ejército parlamentario de Pembrokeshire cambió de bando a 1648 debido a la demora de los pagos y suministros.[53] El coronel Thomas Horton derrotó a los rebeldes realistas en la batalla de St. Afganis en mayo y los rebeldes se rindieron a Oliver Cromwell el 11 de julio después de un asedio de dos meses en Pembroke.

Durante este período la educación en Gales era muy deficiente, y las escasas instituciones académicas enseñaban únicamente en inglés, aunque la mayoría de la población sólo hablaba galés. En el año 1731 Griffith Jones (Llanddowror) comenzó a recorrer las escuelas de Carmarthenshire, dando clases en galés durante tres meses antes de trasladarse a otra localización. A la muerte de Griffith Jones en 1761, se estima que unas 250.000 personas habían aprendido a leer en las escuelas galesas.[54]

Durante el siglo XVIII también se produjo el Renacimiento del metodismo galés, dirigido por Daniel Rowland, Howell Harris y William Williams Pantycelyn[55] A principios del siglo XIX los metodistas de Gales se separaron de la Iglesia Anglicana y establecieron su propia denominación, actualmente conocida como Iglesia Presbiteriana de Gales. También provocaron el fortalecimiento de otras denominaciones religiosas que rechazaban la autoridad anglicana. Esta revolución religiosa tuvo implicaciones considerables para el desarrollo de la lengua galesa. Las iglesias dominicales se convirtieron en un rasgo importante de la vida galesa y contribuyeron a la alfabetización en galés de la población, un elemento muy importante para la supervivencia de un lenguaje marginado de la enseñanza.

A finales del siglo XVIII comenzó la Revolución industrial en Inglaterra, y la presencia de filones de hierro, caliza y carbón en el sudeste de Gales provocó la construcción de fundiciones y minas de carbón, especialmente las de Cyfarthfa y Dowlais en Merthyr Tydfil.

El siglo XIX[editar]

A principios del siglo XIX varias partes de Gales habían sido industrializadas. Había numerosas fundiciones en los valles del sur de Gales, sobre todo en el sur desde Brecon Beacons, y muy especialmente alrededor de la nueva ciudad de Merthyr Tydfil, con una producción de hierro que se extendió hacia el oeste y hacia el interior de Neath y Swansea, donde se extraía carbón de antracita. Desde la década de 1840 la minería del carbón se extendió a los valles de Aberdare y Rhondda.[56] Esto condujo a un rápido aumento en la población de estas zonas.[57]

Los efectos sociales de la industrialización provocaron conflictos sociales entre los obreros galeses y los propietarios de las fábricas (mayoritariamente ingleses). Durante la década de 1830 hubo dos revueltas armadas en Merthyr Tidfil (1831)[58] y una revuelta cartista en Newport (1839), dirigida por John Frost.[59] Las Rebecca Riots (1839-1844) en el sur y centro de Gales, tuvieron un origen rural. Fueron unas protestas, no sólo contra los elevados impuestos de circulación, sino un efecto de la hambruna y la miseria rural.[60]

En parte como consecuencia de estos disturbios, una comisión envió un informe al gobierno inglés sobre la situación de la educación en Gales. El informe fue elaborado por tres comisionados galeses que no hablaban inglés y estaba basado en la información de testigos, muchos de ellos sacerdotes anglicanos. Este informe, publicado en 1847 como Reports of the commissioners of enquiry into the state of education in Wales, en la que se concluía que los galeses eran ignorantes, perezosos e inmorales, y que esta situación era debida al lenguaje galés y a su rebeldía religiosa. La publicación del informe provocó una furiosa reacción en Gales, donde el incidente fue bautizado como La traición de los libros azules.[61]

El socialismo ganó terreno rápidamente en las zonas industriales del sur de Gales a finales del siglo XIX, debido también a una progresiva politización del sistema religioso. El primer representante electo del Partido Laborista fue Keir Hardie, el miembro más joven representando al partido en Merthyr Tydfil y Aberdare en 1900.[62] Paralelamente a muchos movimientos europeos similares, el primer movimiento nacionalista galés comenzó en 1880-1890 con la formación de Cymru Fydd, dirigido por políticos del Partido Liberal como T. E. Ellis y David Lloyd George.[63]

Otro movimiento que se fortaleció durante el mismo período fue una campaña para la separación de la Iglesia Anglicana. Muchos galeses consideraban que era inapropiado que la Iglesia de Inglaterra fuera la Iglesia de Gales. La campaña continuó desde la década de 1880 hasta la firma del Acta de la Iglesia de Gales (1914), que no entraría en vigor hasta 1920, con el fin de la Primera Guerra Mundial.[64]

El siglo XIX provocó un incremento de la población de Gales, como del resto del Reino Unido, debido a la elevada natalidad. En 1801, unos 587.000 habitantes vivían en Gales, y en el año 1901 la cifra se había incrementado a más de 2.012.000[65] El incremento más significativo se produjo en los condados industriales –Denbigshire, Flintshire, Monmouthshire y Glamorganshire- La población rural se urbanizó progresivamente (en 1800 alrededor del 80 % de la población galesa vivía en asentamientos rurales y en 1911 sólo el 20 %).

El siglo XX[editar]

En la primera mitad del siglo políticamente Gales contaba con representantes del Partido Liberal, especialmente cuando David Lloyd George se convirtió en Primer Ministro del Reino Unido durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, el Partido Laborista comenzó a ganar terreno y tras la Gran Guerra sustituyeron a los liberales como el partido dominante en Gales, especialmente en los valles industriales del sur.[66]

El partido Plaid Cymru, de carácter nacionalista, fue constituido en el año 1925 pero al principio su crecimiento fue lento y consiguió pocos votos en las elecciones parlamentarias.[67] En 1936 un campo de entrenamiento y un aeródromo de la fuerza aérea británica en Penyberth, cerca de pwllheli fue incendiado por tres miembros de Plaid Cymru. Saunder Lewis, Lewis Valentine y D.J. Williams. No sólo fue una protesta contra el campo de entrenamiento militar conocida como la escuela de bombardeo, sino también contra la destrucción del edificio histórico de Penyberth para hacerle sitio. Esta acción provocó el encarcelamiento de los tres incendiarios, lo que constituyó una propaganda para Plaid Cymru, que incrementó su popularidad en las zonas de habla galesa.[68]

Tras la Segunda Guerra Mundial comenzó el declive y la crisis de varias industrias tradicionales de Gales, y muy especialmente la minería de carbón. El número de mineros empleados en el sur de Gales en 1913 era de 250.000 hombres, que descendió a 75.000 a mediados de la década de 1960 y a 30.000 en 1979.[69] En 1966 se produjo el desastre de Aberfan cuando un vertedero de carbón se desmoronó aplastando una escuela y provocando 144 muertos, la mayoría de ellos niños.[70] A principios de la década de 1990 sólo quedaba una galería de profundidad en funcionamiento en Gales. También se produjo un declive similar en la industria del acero, y la economía galesa, como la de otras sociedades desarrolladas, comenzó a orientarse progresivamente hacia el sector servicios.

Oficialmente Gales dejó de ser parte de Inglaterra y una parte dentro del Reino Unido en 1955 cuando el término Reino Unido de Inglaterra fue sustituido por “Inglaterra y Gales”.[cita requerida] Y Cardiff fue proclamada como la ciudad capital de Gales.[71] El nacionalismo galés sólo comenzó a convertirse en un factor político principal durante la segunda mitad del siglo XX. En 1962 Saunder Lewis dio un discurso por radio titulado Tynged yr iaith (El destino del lenguaje) en el que predecía la extinción del galés a menos que se tomaran medidas activas para evitarlo. Este discurso provocó la formación de Cymdeithas yr Iaith Gymraeg (La sociedad de la lengua galesa) ese mismo año[72]

El nacionalismo comenzó a crecer especialmente tras la inundación del valle de Tryweryn en 1965, que sumergió la aldea de Capel Celyn para crear un suministro de agua para la ciudad de Liverpool. En 1966 Gwynfor Evans consiguió un escaño por Carmarthen por el partido Plaid Cymru, en el Parlamento de Inglaterra.[73]

Otra reacción a la inundación de Capel Cely fue la formación de grupos radicales como el Free Wales Army (El Ejército de Gales Libre) y el MAC, Mudiad Amddiffyn Cymru (Movimiento de Defensa de Gales). Como respuesta al nombramiento del Príncipe Carlos de Inglaterra como Príncipe de Gales en 1969, estos grupos fueron responsables de la detonación de varias bombas que destruyeron depósitos de agua, y oficinas de correos y de hacienda. Dos miembros del MAC, George Taylor y Alwyn Jones, los llamados mártires de Abergele murieron al estallarles una bomba casera en Abergele, el día antes de su graduación.

Plaid Cymru consiguió avances en las dos elecciones generales de 1974, consiguiendo tres escaños. Hubo un incremento del apoyo por la devolución de las instituciones gubernamentales galesas desde el interior del Partido Laborista, y en 1976 se publicó un acta que recogía las principales exigencias del partido.[74] Sin embargo, en 1979 se convocó un referéndum en Gales para la creación de una asamblea autónoma, que fue rechazada por una gran mayoría de votos negativos.[75] El nuevo gobierno conservador elegido en 1979 había prometido crear un canal de televisión en galés, pero en septiembre el gobierno declaró que no cumpliría esa promesa electoral. Esta actitud provocó una campaña de impago de licencias televisivas por parte de los miembros de Plaid Cymru y el anuncio de Gwynfor Evans en 1980 de que ayunaría hasta la muerte si no se creaba un canal de televisión en galés. Finalmente en septiembre del mismo año el gobierno anunció que aceptaba las demandas nacionalistas y el canal galés comenzó a emitir en noviembre de 1982.[76] Por el Acta de la Lengua Galesa de 1993 el galés recibió una posición igual al inglés en Gales en el sector público.[77]

En mayo de 1997 el Partido Laborista ganó las elecciones generales en el Reino Unido con la promesa de desarrollar instituciones autonómicas en Escocia y Gales. A finales de 1997 se realizó un nuevo referéndum a favor de una asamblea autonómica en Gales, y en esta ocasión ganó el sí, aunque por un estrecho margen.[78] La Asamblea de Gales fue inaugurada en 1999, como consecuencia del Acta del Gobierno de Gales de 1998. Esta Asamblea posee el poder de determinar la administración de la inversión británica en Gales.

A lo largo del siglo XX la población de Gales se incrementa de más de 2.012.000 habitantes en 1901 a 2.900.000 habitantes en el año 2001, pero el proceso no ha sido lineal -430.000 personas emigraron de Gales entre 1921 y 1940 debido a la depresión económica del período de entreguerras.[79] La inmigración desde Inglaterra se convirtió en un factor demográfico importante desde la primera década del siglo XX, llegando unos 100.000 inmigrantes ingleses y de otras partes del Reino Unido. La mayoría de estos inmigrantes solían asentarse en zonas industrializadas, lo que contribuyó a una anglificación parcial de algunas zonas del sur y el este de Gales. La proporción de la población galesa capaz de hablar galés se redujo del 50 % en 1901 a un 43,5 % en 1911, y continuó descendiendo hasta un 18,9 % en 1981. A lo largo del siglo también se ha incrementado la población nacida fuera de Gales, según el censo del año 2001, un 20 % de los residentes galeses habían nacido en Inglaterra, un 2 % habían nacido en Escocia o Irlanda del Norte y un 3 % habían nacido fuera del Reino Unido.[80] Aunque a principios del siglo XX la mayoría de los inmigrantes se asentaban en las zonas industrializadas, en la década de 1990 la mayoría de los ciudadanos galeses nacidos fuera de Gales se concentran en Ceredigion, Powys, Conwy, Denbigshire y Flintshire.

El siglo XXI[editar]

Edificio del parlamento galés.

Los resultados del censo del año 2001 arrojaron que la población capaz de hablar galés se había incrementado al 21 % entre la población de más de 3 años, comparado con el 18,7 % de 1981 y el 19 % de 1991. Parece que el lento declive del idioma iniciado en el siglo XX se ha detenido por el momento.[81]

En 1999 se inauguró en Cardiff el Milennium Stadium,[82] seguido en el año 2004 por el Wales Millenium Center, un centro para acontecimientos culturales, especialmente ópera. El nuevo edificio para la Asamblea Galesa, conocido como el Senedd fue terminado en febrero de 2006 y fue inaugurado oficialmente el día de San David.[83]

En el año 2006 se aprobó el Acta del Gobierno de Gales que certificó que desde mayo de 2007 la reina Isabel II de Inglaterra tendría la nueva identidad legal de Su Majestad en derecho de Gales y por primera vez nombraría ministros de Gales y firmaría Leyes de Gales en su Consejo. También se presentó un proyecto para presentar un futuro referéndum al pueblo de Gales para otorgar a su Asamblea un mayor poder legislativo. Este referéndum se celebró el 3 de marzo de 2001 y en el mismo se realizó la pregunta: "¿Desea usted que la Asamblea disponga de capacidad para crear leyes sobre cualquier tema en las 20 áreas para las que dispone de poderes?" El resultado del voto fue de un 63.49 % de votos de "sí" y un 36,51 % de votos de "no". En consecuencia, la Asamblea de Gales ahora dispone de la capacidad de crear leyes en cualquier tema de su ámbito legislativo sin necesitar la aprobación del parlamento británico.[84]

Notas[editar]

  1. Davies, J A history of Wales p. 3
  2. Davies, J A history of Wales p. 4
  3. Lynch, F. Prehistoric Anglesey pp.34-42, 58
  4. Lynch, F. Gwynedd pp. 39-40
  5. Davies, J A history of Wales p. 19
  6. Lynch, F. Prehistoric Anglesey pp.249-77
  7. Gene Expression: Blood of the British
  8. Special report: 'Myths of British ancestry' by Stephen Oppenheimer | Prospect Magazine October 2006 issue 127
  9. Cunliffe, B. Iron Age communities in Britainpp. 115–118.
  10. Davies, J A History of Wales p. 28.
  11. Lloyd, J.E. A History of Wales p. 53.
  12. Lloyd, J.E. A History of Wales p. 55.
  13. Lloyd, J.E. A History of Wales p. 57.
  14. Lloyd, J.E. A History of Wales p. 58.
  15. Davies, J A history of Wales pp. 31, 34
  16. Davies, J A history of Wales pp. 39
  17. Lynch, F. Gwynedd p. 126.
  18. Davies, J. A History of Wales p. 52.
  19. Lloyd, J.E. A History of Wales pp. 143–159
  20. Chromosome survey
  21. Rickard, J (9 September 2000), Battle of Chester, c.613-616
  22. Lloyd, J.E. A History of Wales p. 131.
  23. Maund, Kari The Welsh kings p. 36.
  24. Davies, J. A history of Wales p. 64.
  25. Davies, J. A history of Wales pp. 65–6.
  26. For a discussion of this see Stephenson Governance of Gwynedd pp. 138-141
  27. Maund, Kari The Welsh kings p. 50–54
  28. Lloyd, J.E. A History of Wales p. 337.
  29. Lloyd, J.E. A History of Wales pp. 343–4.
  30. Lloyd, J.E. A History of Wales pp. 351–2.
  31. Maund, Kari The Welsh kings p.87-97
  32. Davies, R.R. Conquest, coexistence and change pp. 28–30.
  33. Maund, Kari The Welsh kings p. 110.
  34. Political Chronology of Wales, 4-5.
  35. Lloyd, J.E. A History of Wales p. 398.
  36. Maund, Kari The Welsh kings pp. 162–171.
  37. Lloyd, J.E. A History of Wales pp. 508–9.
  38. Lloyd, J.E. A History of Wales p. 536
  39. Moore, D. The Welsh wars of independence p.108-9
  40. Moore, D. The Welsh wars of independence p.124
  41. Lloyd, J.E. A History of Wales p.693
  42. Davies, R.R. Conquest, coexistence and change p. 386.
  43. Moore, D. The Welsh wars of independence p. 159.
  44. Moore, D. The Welsh wars of independence p.164-6
  45. Moore, D. The Welsh Wars of Independence pp. 169–85.
  46. Davies, J. A History of Wales p. 199.
  47. Williams, G. Recovery, reorientation and reformation pp. 217-26
  48. Williams, G. Recovery, reorientation and reformation pp. 268-73
  49. Davies, J. A History of Wales p.233
  50. Williams, G. Recovery, reorientation and reformation pp. 322-3
  51. Jenkins, G.H. The foundations of modern Wales p. 7
  52. Jenkins, G.H. The foundations of modern Wales p. 5-6
  53. Davies, J. A History of Wales p. 280
  54. Jenkins, G.H. The foundations of modern Wales pp. 370-377
  55. Jenkins, G.H. The foundations of modern Wales pp. 347-50
  56. Williams G.A.When was Wales? p. 183
  57. Williams G.A.When was Wales? p. 174
  58. Davies, J A history of Wales p. 366-7
  59. Davies, J A history of Wales p. 377
  60. Davies, J A history of Wales p. 378-82
  61. Davies, J A history of Wales p. 390-1
  62. Morgan, K.O. Rebirth of a nation pp. 46-7
  63. Morgan, K.O. Rebirth of a nation pp. 113-118
  64. Morgan, K.O. Rebirth of a nation p. 183
  65. 200 years of the Census in...WALES Office for National Statistics
  66. Morgan, K.O. Rebirth of a nation p.272
  67. Morgan, K.O. Rebirth of a nation p.206-8
  68. Davies, J A history of Wales p. 592-3
  69. Davies, J A history of Wales p. 533
  70. Davies, J A history of Wales p. 629
  71. Cardiff as Capital of Wales: Formal Recognition by Government. The Times. 21 December 1955.
  72. Morgan, K.O. Rebirth of a nation p. 382-3
  73. Davies, J A history of Wales p. 667
  74. Morgan, K.O. Rebirth of a nation p.399-403
  75. Davies, J A history of Wales p. 677
  76. Davies, J A history of Wales p. 680
  77. Full text of the Welsh Language Act 1993
  78. www.electoralcommission.org.uk: The 1997 Referendum
  79. Morgan, K.O. Rebirth of a nation p.229-31
  80. Results of the 2001 Census: Country of birth (www.statistics.gov.uk)
  81. Results of the 2001 Census from www.statistics.gov.uk
  82. Millennium Stadium website
  83. The New National Assembly for Wales Senedd opened on St David’s Day National Assembly for Wales, Public Information page. Retrieved 4 May 2006
  84. BBC News, Wales says Yes in referendum vote, BBC News, 3 March 2011

Referencias[editar]

  • Barry Cunliffe (1987) Iron Age communities in Britain' (Routledge & Kegan Paul, 2nd ed) ISBN 0-7100-8725-X
  • R.R. Davies (1987) Conquest, coexistemce and change: Wales 1063-1415 (Clarendon Press, University of Wales Press) ISBN 0-19-821732-3
  • Glanmor Williams (1987) Recovery, reorientation and reformation: Wales c.1415-1642 (Clarendon Press, University of Wales Press) ISBN 0-19-821733-1
  • Geraint H. Jenkins (1987) The foundations of modern Wales, 1642-1780 (Clarendon Press, University of Wales Press) ISBN 0-19-821734-X
  • Kenneth O. Morgan (1981) Rebirth of a nation: Wales 1880-1980 (Oxford University Press, University of Wales Press) ISBN 0-19-821736-6
  • John Edward Lloyd (1911) A history of Wales: from the earliest times to the Edwardian conquest (Longmans, Green & Co.)
  • Frances Lynch (1995) Gwynedd (A guide to ancient and historic Wales series) (HMSO) ISBN 0-11-701574-1
  • Frances Lynch (1970) Prehistoric Anglesey: the archaeology of the island to the Roman conquest (Anglesey Antiquarian Society)
  • Kari Maund (2006) The Welsh kings: warriors, warlords and princes (Tempus) ISBN 0-7524-2973-6


  • David Moore (2005) The Welsh wars of independence: c.410-c.1415 (Tempus) ISBN 0-7524-3321-0
  • David Stephenson (1984) The governance of Gwynedd (University of Wales Press) ISBN 0-7083-0850-3
  • Gwyn A. Williams (1985) When was Wales?: a history of the Welsh (Black Raven Press) ISBN 0-85159-003-9
  • Brut y Tywysogyon or The Chronicle of the Princes. Peniarth Ms. 20 version, ed. and trans. T. Jones [Cardiff, 1952]
  • Annales Cambriae. A Translation of Harleian 3859; PRO E.164/1; Cottonian Domitian, A 1; Exeter Cathedral Library MS. 3514 and MS Exchequer DB Neath, PRO E (ISBN 1-899376-81-X)

Enlaces externos[editar]