Historia cultural

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Historia cultural es una corriente historiográfica más que una rama de la historia o disciplina académica en sí. Comenzó a partir de la década de 1970, sobre todo para definir determinados trabajos de historiadores anglófonos (ingleses y estadounidenses) y francófonos (franceses). Los historiadores de tradición hispánica tardaron en secundar los métodos de esta corriente porque en la tradición de los distintos países hispánicos fueron más comunes las ideas de Ortega y Gasset para estudiar las ideas y las tradiciones culturales. La historia cultural combina las metodologías de la antropología y la historia para estudiar las tradiciones de la cultura popular o las interpretaciones culturales de la experiencia histórica.

Generalmente, se enfoca en hechos históricos que suceden entre los grupos que no conforman la elite de una sociedad, como el carnaval, las fiestas populares y los rituales públicos. También se ocupa de las tradiciones populares como la trasmisión oral de cuentos, canciones, poemas épicos y otras formas de tradición oral. En ocasiones, los historiadores que la cultivan estudian el desarrollo de elementos culturales vinculados a las relaciones humanas que lo hacen posible, como las ideas, la ciencia, el arte, la técnica, así como expresiones culturales de movimientos sociales como el nacionalismo o el patriotismo. También analiza los principales conceptos históricos como poder, ideología, clase social, cultura, identidad, raza, percepción, actitud, y desarrolla métodos nuevos para la investigación histórica como la narrativa del cuerpo. Muchos estudios consideran los procesos de adaptación de la cultura popular a los medios de comunicación de masas (televisión, radio, periódicos y revistas, entre otros), los procesos de adaptación de lo escrito al cine, y actualmente el proceso de asimilación de la cultura oral, visual y escrita a Internet.

Otras formas o desarrollos teóricos recientes de la historia cultural provienen de otros campos, como la historia del arte; de enfoques metodológicos previos, como la Escuela de los Annales, el marxismo, y la microhistoria; o de formulaciones teóricas desarrolladas por intelectuales concretos, como la de Jürgen Habermas sobre la "opinión pública", la de Clifford Geertz sobre la “descripción densa” (La interpretación de las culturas), y la idea de memoria como categoría histórico-cultural discutida por Paul Connerton.

Varios historiadores pueden ser agrupados en esta corriente. Algunos de los más importantes son: Roger Chartier, Robert Darnton, Patrice Higonnet, Lynn Hunt, Keith Jerkins y Sarah Maza. Sus trabajos sobre la época de la Francia revolucionaria han aportado, entre otras cosas, una nueva visión de la modernidad.

Descripción[editar]

Muchos historiadores culturales actuales afirman que se trata de un nuevo enfoque, pero la historia cultural fue mencionada por historiadores del siglo XIX como el estudioso suizo de la historia del Renacimiento Jacob Burckhardt.[1]

La historia cultural se solapa en sus planteamientos con los movimientos franceses de histoire des mentalités (Philippe Poirrier, 2004) y la llamada nueva historia, y en Estados Unidos está estrechamente asociada al campo de los estudios culturales americanos. Tal y como fue concebida y practicada originalmente en el siglo XIX por Burckhardt, en relación con el Renacimiento italiano, la historia cultural se orientaba al estudio de un periodo histórico concreto en su totalidad, con respecto no sólo a su pintura, escultura y arquitectura, sino a la base económica que sustentaba la sociedad, y a las instituciones sociales de su vida cotidiana. [2]​ Los ecos del enfoque de Burkhardt en el siglo XX pueden verse en la obra de Johan Huizinga El otoño de la Edad Media|El ocaso de la Edad Media]] (1919).[3]

Lo más frecuente es centrarse en fenómenos compartidos por grupos no elitistas de una sociedad, como: carnavales, festivales, y rituales públicos; representación de tradiciones mediante cuentos, épicas, y otras formas verbales; evoluciones culturales en las relaciones humanas (ideas, ciencias, artes, técnicas); y expresiones culturales de movimientos sociales como el nacionalismo. La historia cultural también examina los principales conceptos históricos como poder, ideología, clase, cultura, identidad cultural, actitud, raza, percepción y nuevos métodos históricos como la narración del cuerpo. Muchos estudios consideran las adaptaciones de la cultura tradicional a los medios de comunicación de masas (televisión, radio, periódicos, revistas, carteles, etc.), de la impresión al cine y, ahora, a Internet (cultura del capitalismo). Sus enfoques modernos provienen de la historia del arte, los Annales, la escuela marxista, la microhistoria y la nueva historia cultural.[4]

Entre los elementos y aspectos de validación teóricos comunes para la historia cultural reciente se encuentran: la formulación de Jürgen Habermas de la esfera pública en La transformación estructural de la esfera pública burguesa; la noción de Clifford Geertz de 'descripción gruesa' (expuesta, por ejemplo, en La interpretación de las culturas); y la idea de memoria como categoría histórico-cultural, tal como se discute en Cómo recuerdan las sociedades de Paul Connerton.

Historiografía y Revolución Francesa[editar]

El ámbito en el que la historia cultural de nuevo cuño se señala a menudo como casi un paradigma es el de la historia 'revisionista' de la Revolución Francesa, fechada en algún punto desde el influyente ensayo de 1978 de François Furet Interpretar la Revolución Francesa. La "interpretación revisionista" se caracteriza a menudo por sustituir la "interpretación social" supuestamente dominante, supuestamente marxista, que sitúa las causas de la Revolución en la dinámica de clases. El enfoque revisionista ha tendido a poner más énfasis en la 'cultura política'. Leyendo las ideas de la cultura política a través de la concepción de la esfera pública de Habermas, los historiadores de la Revolución de las últimas décadas han examinado el papel y la posición de temas culturales como el género, el ritual y la ideología en el contexto de la cultura política francesa prerrevolucionaria.

Los historiadores que podrían agruparse bajo este paraguas son Roger Chartier, Robert Darnton, Patrice Higonnet, Lynn Hunt, Keith Baker, Joan Landes, Mona Ozouf y Sarah Maza. Por supuesto, todos estos estudiosos persiguen intereses bastante diversos, y quizás se ha hecho demasiado hincapié en el carácter paradigmático de la nueva historia de la Revolución Francesa. Colin Jones, por ejemplo, no es ajeno a la historia cultural, a Habermas o al marxismo, y ha defendido insistentemente que la interpretación marxista no está muerta, sino que puede revivir; al fin y al cabo, la lógica de Habermas era muy deudora de una comprensión marxista. Mientras tanto, Rebecca Spang también ha argumentado recientemente que, a pesar de su énfasis en la diferencia y la novedad, el enfoque "revisionista" mantiene la idea de la Revolución Francesa como un punto de inflexión en la historia de la (llamada) modernidad y que la problemática noción de "modernidad" ha atraído en sí misma escasa atención.

Actualidad en Francia y en otros lugares[editar]

En Francia y Estados Unidos[editar]

Esta historia cultural participa plenamente en los intercambios internacionales. Como tal, comparte algunas de las cuestiones que suelen clasificarse bajo el epígrafe de Nueva historia cultural (Lynn Hunt, Peter Burke, Robert Darnton). Algunos historiadores franceses, como Roger Chartier, contribuyeron a la formulación de esta corriente transnacional y a su difusión en Francia. Sin embargo, la historia cultural sigue considerándose en gran medida una modalidad de la historia social. Así, los historiadores franceses que se reivindican como historiadores de la cultura, como Pascal Ory o Roger Chartier, se mantienen más bien reticentes ante las corrientes marcadas por el giro lingüístico y las teorías del posmodernismo de las universidades norteamericanas.

Hoy en día, gracias a los avances de la tecnología digital, la historia cultural es cada vez más internacional (véase más arriba). Así, varios sitios web permiten a los historiadores descubrir el campo de esta disciplina y contribuir a estos avances. Citemos, por ejemplo, la sede del Centre international d'étude du XVIIIe siècle (C18), fundado en 1997, o la sede del [https://journals.openedition.org/belphegor/ Belphégor, que permite el diálogo entre investigadores internacionales desde 1994[5]​.

Por último, el sitio web de la Asociación para el Desarrollo de la Historia Cultural permite a los historiadores y a los curiosos estar al corriente de las nuevas publicaciones, investigaciones y coloquios relativos a la historia cultural. Ofrece una bibliografía actualizada.

La historia cultural, debido a su internacionalización, se renueva. Así, el concepto de "Nueva Historia Cultural" nació en los años 80 en Estados Unidos. Con autores como Lynn Hunt, que quiere ir más allá de las carencias de la historia cultural clásica (teniendo en cuenta la cultura popular, etc.). La Nueva Historia Cultural insiste en las diferencias de la historia cultural con la historia intelectual o la historia social: se centra en las mentalidades, en los sentimientos más que en las ideas, los sistemas de pensamiento y las formas de funcionamiento de los grupos sociales[6]​.

Como señala Peter Burke, la (Nueva) historia cultural tiene ya más de 20 años. Ha sufrido críticas y puede haber perdido su brillo[7]​. Sin embargo, ha evolucionado y aborda nuevos temas: los calendarios, la violencia, la sexualidad, las emociones, la historia de la memoria, la clase y el género, la identidad individual, etc.[8]​.

La historia cultural nunca deja de evolucionar, porque la cultura en sí misma no es fija. Aunque pierda su brillo, aunque ya no esté tan de moda, la historia cultural sigue siendo un campo a explotar, pues "no se puede concebir al hombre y su comportamiento sin los objetos que utiliza y que determinan su lugar en la jerarquía social, su papel y su identidad"[9]​.

En Bélgica[editar]

En lo que respecta a Bélgica, la historia cultural, a diferencia de otros campos historiográficos (historia económica, etc.), no se ha consolidado como disciplina propia. Por lo tanto, no está muy institucionalizado: En las universidades francófonas, no se le reserva ninguna cátedra, mientras que en las neerlandófonas, sólo un centro de investigación de la Facultad de Letras de la KU Leuven bajo la supervisión de Jo Tollebeek, tiene un programa de investigación que explora varios campos relacionados con dicha historia (Geschiedenis van de culturele infrastructuur, geschiedenis van de cultuur en de maatschappijkritiek, geschiedenis van de historiografie en de historische cultuur)[10]​.

Sin embargo, durante el curso académico 2001-2002 se celebra un seminario relacionado con la historia cultural, organizado por la escuela de doctorado "Historia, Cultura y Sociedad" de la Université Libre de Bruxelles[11]​. Los objetos de los debates son los cuatro macizos retenidos por Jean-Pierre Rioux en su obra Pour une histoire culturelle [12]​: historia de las políticas e instituciones culturales; historia de los transmisores de la cultura; de las prácticas culturales; de las sensibilidades y modos de expresión. Durante las presentaciones, se destacó la presencia en Bélgica de una visión menos francesa y más compleja de estos cuatro macizos, así como la influencia de los Estudios Culturales, de la noción de género, o del postmodernismo. El seminario puso de manifiesto una cierta ambición de los historiadores que desean hacer una historia del conjunto y no sólo de un sector de la sociedad. El resultado es una visión amplia de la cultura, entendida como "el conjunto de sistemas simbólicos transmisibles en y por una comunidad"[13]​.

Aunque la historia cultural no se estudia mucho por sí misma, las cuestiones relacionadas con ella son perceptibles, especialmente en el estudio de la Segunda Guerra Mundial. En efecto, si bien las primeras obras relativas a este conflicto se limitaban a la historia militar del mismo, o al elogio de los combatientes de la Resistencia, el campo de estudio se fue ampliando progresivamente. Así, un simposio organizado en Bruselas en 1990, titulado "Bélgica 1940. Una sociedad en crisis, un país en guerra", demuestra la existencia de una historia de la guerra que acaba interesándose por campos muy variados, que van desde la ideología hasta la economía, pasando por un enfoque más social de los miembros de la resistencia. En 1995, un coloquio organizado por el Centre d'études guerre et société|CEGESOMA], titulado "Société, culture et mentalités" (Sociedad, cultura y mentalidades), fue aún más amplio; como su nombre indica, la dimensión cultural estuvo muy presente. Cada vez más, la Segunda Guerra Mundial se aborda como un objeto de estudio polifacético; la historia cultural, en particular, puede encontrar su lugar en ella. Los ángulos de enfoque y los temas de investigación son extremadamente ricos, como ilustra el Dictionnaire de la Seconde Guerre mondiale en Belgique, de Paul Aron y José Gotovitch, que pretende no sólo sintetizar los trabajos actuales, sino también proponer nuevos temas abiertos para la historia cultural[14]​.

Además, en la Universidad de Lovaina, se están llevando a cabo importantes investigaciones en la historia cultural de la Primera Guerra Mundial bajo el impulso de Laurence van Ypersele, que ha estudiado las representaciones de Alberto I, El Rey Caballero[15]​. Se refieren en particular a las culturas de la ocupación, la propaganda, el imaginario de la guerra, pero también a la memoria del primer conflicto mundial en Bélgica.

En Suiza[editar]

En lo que respecta a Suiza, la historia cultural se ha hecho un hueco importante en la investigación histórica. El país es objeto de una cierta institucionalización de la historia cultural, aunque no hay ninguna revista o sociedad de historia cultural dedicada expresamente a él. La "nueva" historia cultural (así llamada en comparación con la llamada historia cultural "tradicional" de la época de Jacob Burckhardt) presente en Suiza es una continuación de la historia de las mentalidades que se construyó en las décadas de 1960 y 1970. No existe una definición fija de la historia cultural suiza, dadas las diferentes nociones de cultura que coexisten allí, heredadas de visiones distintas (ya sean anglosajonas, alemanas o francesas)[16]​.

La influencia de la historia cultural francesa y de la historia cultural anglosajona se deja sentir sobre todo en los distintos estudios de historia cultural. Se puede observar una evolución distinta de esta última, según se esté en la Suiza francófona o en la alemana. Así, en la primera se desarrolló una historia cultural percibida como historia de la literatura y de los intelectuales, que luego se fusionó con la historia social en la década de 1980. La segunda, en cambio, se desarrolló rápidamente y en conjunto con la historia social[17]​.

A diferencia de Alemania, la parte germana de Suiza se apresuró a adoptar conceptos de la antropología cultural anglosajona o de la historia del discurso y la etnología francesas. Además, la práctica de la historia cultural en la Suiza alemana está más influenciada por los filósofos, sociólogos e historiadores franceses que por su vecino alemán. Por el contrario, la influencia de las obras alemanas en suelo suizo es relativamente débil[18]​.

Teorías sobre la Cultura[editar]

Referencias[editar]

  1. "Historicising Historical Theory's History of Cultural Historiography". Alison M. Moore, Cosmos & History: The Journal of Natural and Social Philosophy, 12 (1), febrero de 2016, 257-291.
  2. Siegfried Giedion, Espacio, tiempo y arquitectura (6ª ed.), p 3.
  3. Ver Moran, Sean Farrell (2016). «Johan Huizinga, The Waning of the Middle Ages, and the Writing of History». Michigan Academician 42 (3): 410-22. doi:10.7245/0026-2005-43.3.410. 
  4. ¿Qué fue del historicismo cultural en la recuperación francesa de Estrasburgo después de la Primera Guerra Mundial? Historia y civilización francesa 5, 2014, 1-15
  5. Ibid., p. 384-385.
  6. Burke, P., op. cit., pp. 51-52.
  7. Ibid., p. 102.
  8. Ibid., p. 104; 131.
  9. Rioux y Sirenelli, op. cit., pp. 100 y 145.
  10. Aron P. y Vanderpelen-Diagre C., "La historia cultural en Bélgica. Tendance et travaux, en Poirrier P. (ed.), L'histoire culturelle, un " tournant mondial " dans l'historiographie ?, op. cit., pp. 111 - 112.
  11. Ibid, p. 112.
  12. Rioux J.-P. y Sirinelli J.-F. (dir.), op. cit.
  13. Aron P. y Vanderpelen-Diagre C., op. cit. p. 113.
  14. Ibid., pp. 116-118.
  15. {Ouvrage|langue=français|auteur1=Laurence van Ypersele|titre=Le roi Albert, histoire d'un mythe|lieu=Ottignies-Louvain-la-Neuve|editeur=Quorum|date=1995|pages totales=411|isbn=|lire en ligne=}}
  16. {Artículo |idioma=francés |autor1=Crousaz C. e.a. |title=La historia cultural en Suiza - un esbozo historiográfico. Introducción |periódico=Traverse |número=1 |fecha=2012 |lectura en línea= |páginas=p. 14 }}
  17. Ibid, p. 15.
  18. Ibid., pp. 15-16.

Bibliografía[editar]

  • Peter Burke, What is cultural history ?, Cambridge : Polity Press, 2004 / 2008
  • Philippe Poirrier, Les enjeux de l'histoire culturelle, Paris : Seuil, 2004.
  • Philippe Poirrier (dir.),La historia cultural, Valencia, Publicacions de la Universitat de València, 2012.
  • Chartier, R., Au bord de la falaise. L’histoire entre certitudes et inquiétudes, Paris, 1998.
  • Cohen, E., Dix ans d’histoire culturelle, Villeurbanne, 2011.
  • Espagne, M. et Le Rider, J., Histoire culturelle, Paris, 1998.
  • Haskell, F., L’historien et les images, Paris, 1995.
  • Martin, L. et Venayre, S., L’Histoire culturelle du contemporain, s.l., 2005.
  • Ory, P.,
    • La culture comme aventure : treize exercices d’histoire culturelle, Paris, 2008.
    • L’histoire culturelle, Paris, 2004.
  • Poirrier, P., "L’histoire culturelle : un « tournant mondial »", dans L’historiographie ?, Dijon, 2008.
  • Rioux, J.-P., Histoire culturelle de la France, Paris, 2004.
  • Rioux, J.-P. et Sirinelli, J.-F., dir., Pour une histoire culturelle, Paris, 1997.
  • Schwarz, G., Kulturexperimente im Altertum, Berlin, 2010.
  • Vovelle, M., Idéologies et mentalités, Paris, 1982.