Hipotiposis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Lawrence Alma-Tadema, La muerte de Hippolyte, 1860.

La hipotiposis [i.po.ti.po.sis] (del griego antiguo ὑποτύπωσις /hipotipôsis, "bosquejo, modelo") es una figura retórica de estilo que consiste en una descripción realista, animada y sorprendente de la escena a la que se quiere dar una representación, una descripción llena de imágenes y como vivida en el instante de su expresión. El discurso de la nodriza, en el prólogo de Medea de Eurípides, el " sueño” de Atalía de Racine, el retrato de Clodius por Cicéron en su Pro Milone, o la descripción del alambique hecha por Émile Zola en su novela L'Assommoir son ejemplos de hipotiposis. Puede tomar la forma de una enumeración , con detalles concretos, hasta el punto de que se podría pensar que supera las características de una figura retórica de estilo. Efectivamente, la figura puede fácilmente sobresalir del marco de la frase para desarrollarse sobre varias frases, incluso varias páginas.

Para el orador latino Quintiliano, la hipotiposis es «la imagen de las cosas, tan bien representada por la palabra que el oyente cree verla mejor que sentirla».[1]​ Permite la composición de cuadros poéticos «que dan a ver» una escena, como si los límites de la frase ya no existieran. Figura fundada sobre la imagen, es desde los comienzos del arte retórica el procedimiento privilegiado para presentar las descripciones y para atrapar la imaginación del interlocutor. Posee algunas variantes, según el objeto descrito y es confundida a menudo con la écfrasis, que es una descripción realista de una obra de arte.

Definición de la figura[editar]

Etimología[editar]

La palabra « hipotiposis » proviene del griego antiguo τύπος/túpos (o « túpos »), que designa una « huella en hueco o en relieve que deja el golpe de una matriz », cercana a la de la voz tipografía. La hipotiposis ὑποτύπωσις / hupotúpôsis es pues una « ébauche, un modelo ». Furetière ve en el verbo ὑποτυπόω/hupotupóô el origen del sustantivo, que él paraphrase por la expresión latina : « per figuram demonstro, designo » (esté : « represento, hago ver algo »). Sembrar conservado en la definición de la figura es relativa al lado espectacular de la animación que produce. Por analogie con la materia a la cual imprime una forma prédéterminée, la huella es efectivamente lo que marca el espíritu y la imaginación,.[2][note 1]

Al sentido propio del término, la hipotiposis « da a ver » (según la expresión latina ut cerni videantur), graba en la memoria del lector una imagen o una impresión. El sentido de « cuadro », que está empleado de manera sinónima, es bastante corriente, sobre todo en César Chesneau Dumarsais, que explica que « La hipotiposis es una palabra griega que significa « imagen », « cuadro »; es cuando, en las descripciones, se pinta los hechos cuyos se habla como si este que se dice estaba actualmente ante los ojos ».[3]

Definición y variantes[editar]

« Figura de presencia » para el Tratado de la argumentación, la nueva retórica de Chaïm Perelman y Lucie Olbrechts-Tyteca, la hypotypose es, al seno de un discurso (al escrito pero también en cierta medida al oral) la descripción animada y como vivante de un asunto, de una escena, de un personaje real o ficticio o de un objeto de arte finalmente.[4]​ En la retórica griega, está conocida bajo el término de energeia,[5]​ o evidentia en latino. Para Jean-Jacques Robrieux, « el hypotypose (…) reagrupa el juntos variado de los procedidos que devuelven vivante y realista una narración o una descripción ».[6]​ La figura ha tenido numerosos nombres durante la historia. El poeta Nicolas Boileau la nombra « imagen », Fénelon « pintura », Pierre Fontanier « cuadro », Edmond de Goncourt « imagen pintada » y Joachim Del Bellay « energía ».[7]

Por su ambición, la hypotypose es una figura llave de la mimésis[8]​ porque la autora lo utiliza para sobresalir, o de todas maneras dar la ilusión, el marco narrativo y descriptif clásico, procurando la impresión que la escena es real.

La figura es sin embargo a menudo confundida con otras. Hay efectivamente variantes, según el objeto descrito o el modo de representarlo :

La prosopopeya[editar]

El diálogo con la Muerte, tema literario recurrente, es una prosopopeya.

La prosopopeya puede implicar un personaje ficticio, muerte o abstracto que, a la diferencia de la alegoría, tiene la facultad de palabra; se trata de una figura distinta, a pesar de su proximidad con la hipotiposis (según Jean-Jacques Robrieux, está, efectivamente, una forma).[9]​ La « prosopopeya de las leyes » (Criton, 50 ha-c) es uno de los ejemplos más antiguos. El término de « prosopografía » (griego antiguo prosôpon y graphein, « cara, figura, personaje y escribir ») es igualmente a menudo empleado, de manera sinónima con aquel de « prosopopeya », y designa la descripción de la apariencia exterior de una persona. A menudo confundida con la alegoría, cuando implica un personaje mítico o abstracto (como la Muerte, por ejemplo), la prosopografía, al contrario del retrato y de la etopeya, descrito de manera viva el asunto en su medio ambiente y en acción, de manera fugaz, como en este poema baudelairiano:

La topographie[editar]

La topographie implica la descripción de un lugar, real o imaginario.[10]​ El objeto descrito en la topographie (griego antiguo topos, « el lugar al sentido de lugar geográfico ») es un paisaje pintoresco o todo simplemente que marca. Su función primera es retórica : toma lugar durante la narratio (fase de la exposición de los hechos en el arte oratoire) donde permite ubicar los lugares y las circunstancias, y permite así de exponer a todos los lugares de la acción, o de en raviver su memoria.[11]​ La topographie es muy utilizada en la novela, con el fin de fijar la escena como en este pasaje de la noticia La Noche de Guy de Maupassant :

El éthopée[editar]

El éthopée permite levantar el retrato físico y moral de una persona.

El éthopée (griego antiguo ἠθολογία, « de ethos », sea « costumbre, mœurs ») es igualmente una variante de la hypotypose. Consiste en pintar personajes o de las asambleas de personajes pintando también sus mœurs y sus pasiones. Menos visual que el hypotypose, constituye bien a menudo de los elementos de un retrato, como en los moralistes, desde Los Caracteres del filósofo Théophraste, retomado por Tejanos de La Bruyère en 1688 en sus Caracteres de Théophraste, traducidos del griego, con los Caracteres o las mœurs de este siglo. Para Marc Escola, los retratos de La Bruyère realizan la Exc de la éthopée, que califica de Referencia vacía (ayuda)  como en el retrato de Drance, personaje del capítulo Del Cœur de Los Caracteres :[12]

La diatypose[editar]

Finalmente, la diatypose, del (griego antiguo acción de façonner, de modeler ) (o « evidentia » en latino, conocida igualmente bajo el nombre de « rasgo ») consiste en una Referencia vacía (ayuda) ,[13]​ contra el hypotypose que queda statique.[14]​ Ciertos autores definen a veces, la diatypose como una hypotypose corta y breve.[15]​ No obstante, contra el hypotypose, la diatypose es un corto relato enchâssé en un discurso que lo engloba. Dicho de otra manera, la diatypose es una digression de la mirada o de la diégèse que se lleva, un tiempo, tampoco sobre el déroulement de la acción pero sobre una pequeña escena visualisable. Es introducida a menudo por el narrador le-mismo, por el medio de otra figura de estilo, el épiphrase, ha contrario del hypotypose que se basta suya-misma y parece cerrada y autónoma por informe al resto del discurso (aunque se trate de una figura de la enunciación).

El Diccionario de retórica de Michel Pougeoise considera la diatypose como una forma de hypotypose reducida y condensée que se encuentra sobre todo en el relato, en Homero por ejemplo, en el Iliada[16]​ :

Una figura de estilo cercano : el ekphrasis[editar]

Históricamente, la figura de la ekphrasis, que permite describir de manera animada una œuvre de arte, es primera en la retórica.[7][17]​ Efectivamente el término « hypotypose » no está atestiguado que desde 1555 bajo la entrada « Hipotipose » de la labor de Jacques Peletier del Mans, el Arte poético[18]​ mientras que el ekphrasis está conocida desde la Antigüedad griega. En realidad, la ekphrasis está evocada por Denys de Halicarnaso, en su Arte retórica[19]​ y en Sobre la mimésis,[20]​ pero es Aélius Théon que es el premier, al III siglo, a intentar una definición. Explica que esta descripción animada, que nombra « ekphrasis », es Referencia vacía (ayuda)  Hay descripciones de personas, de hechos, de lugares, y de tiempos (…) Hay también descripciones de manera. » que es el premier a proporcionar un descriptif completo.[22] En la Antigüedad, la ekphrasis no se limita pues a la evocación de œuvres de arte, pero designa toda evocación vivace propia a hacer surgir imágenes en el espíritu del auditor o del lector ; este no es que hacia el final del SXIX SXIX que la noción está empleada por las universitarias en un sentido que la restringe a la descripción de œuvres de arte.[23]

Las descripciones de escudos de héroes mythologiques son asuntos de ekphrasis desde la Antigüedad.[24]

Dos tipos de hypotyposes[editar]

A pesar de sus numerosas variantes a los contornos flous, Bernard Dupriez, en su Gradus, propone de distinguir dos tipos de hypotyposes, distinción atestiguada igualmente por Jean-Jacques Robrieux :[25]

El « hypotypose descriptive »[editar]

La figura se confunde entonces con la mera descripción, como enumeración de detalles, como que siguen la mirada del observador. Bernard Dupriez toma como ejemplo el pasaje descriptif de La Educación sentimental de Gustave Flaubert : « De la gente llegaban fuera de aliento ; de las barricas, de los cables, de las cestas de linge molestaban la circulación ; los matelots no respondían a persona ; se colisionaba ».[26]​ El hypotypose apoya sobre los detalles, desembocando a ver la escena en lugar de simplemente leerla. Estos versos de Raíz sugieren así, en tres movimientos, toda la tristeza del personaje de Junie y el amor de Néron que se expresa aquí :

A menudo el hypotypose se desvela por la interrupción del relato o por la creación de una digression. Es reconnaissable por el desarrollo del asunto que quiere dar a ver, desarrollo a veces largo y typographiquement marcado. Para Dupriez, la schématisation es la antonyme de la hypotypose descriptive.[27]​ El hypotypose consiste principalmente en de los episodios al discurso indirecto confinant a menudo al cliché cuando resume demasiado rápidamente o demasiado succinctement la acción.

En Y que dice este silencio?, Anne Surgers, Gilles Declercq, Anne-Elisabeth Spica analizan la dimensión visual de la figura, a través de tres categorías de hypotypose : lo una que da a ver y a sentir, un segundo por empathie y una tercera finalmente por acentuación del efecto de presencia, en los textos literarios y en pintura.[28]​ La figura es entonces un apoyo de la armonía imitative.

Lo « hypotypose retórica »[editar]

El uso retórica de la hypotypose descansa sobre la idea que es Referencia vacía (ayuda) [7]​ ». En retórica, el sentido visual es efectivamente primero y es privilegiado siempre porque permite golpear el espíritu del auditor o del público, porque ligado a la memoria explica en substancia Frances Yates.[29]​ Apunta así un efecto o una emoción sobre el lector. La métonymie y la metáfora son así las figuras de estilo fundamental componiéndola. Formando parte del arsenal retórica a disposición de la orateur, interviene durante la parte retórica de la narratio y permite dar a ver los elementos del objeto descrito. Permite también de ubicar la acción, por la topographie, o de hacer el retrato físico de un individuo, al medio de la prosopographie. El orateur busca entonces a emocionar y a percibir el pathos de los auditores, con el fin de convencer sin recourir a una argumentación lógica o a pruebas.

El hypotypose es ligada igualmente a la parte del sistema retórica nombrada memoria, la memoria. Los antiguos ejercicios oratoires (los progymnasmata) consistían sobre todo en la fabricación de hypotyposes, sea de œuvres de arte, sea diálogos entre dos personajes célebres pero cuyo encuentro es ficticio, para las necesidades del ejercicio. El hypotypose (o ekphrasis, este segundo término que está entonces en uso) se funda sobre la réutilisation de lugares comunes.

La confusión de la hypotypose con la descripción mera[editar]

La distinción teórica y stylistique entre hypotypose y descripción convencional resto floue. Sin embargo, para numerosos autores como Georges Molinié sobre todo ambas figuras son procedidos macrostructuraux equivalentes, es decir que esto son todas dos de las figuras de tamaño de entidad, que se ficha al nivel del texto y sobre varias frases.[30]​ La dimensión no permite pues de distinguirlas. Molinié cita este verso de Victor Hugo como ilustración del poder suggestif del hypotypose por un lado, de su brièveté por otro lado :

Para el grammairien Pierre Fontanier, ciertos rasgos définitoires permiten considerarlos como dos figuras de estilo divergentes, aunque a muy fuerte semejanza. El hypotypose se desmarca efectivamente de una descripción animada siempre y cuando ella dépeint una escena o un objeto como puesto bajo los ojos de los lectores, y cuyos movimientos corresponden a la mirada del narrador. El carácter de animación de la escena permite considerar una descripción como una hypotypose, pero este no es suficiente. Asimismo, el hypotypose es asimilada a menudo a una alegoría, ahora bien esta última representa como concreto una idea abstracta como la libertad o la Muerte por ejemplo, al contrario del hypotypose, que da a ver una escena real, aunque es mythologique o ficticia.

La collusion de las dos figuras es tales que Denis Diderot en su Enciclopedia,[31]​ da un ejemplo de alegoría, citando los versos de Nicolas Boileau en El Lutrin :

Stylistique del hypotypose[editar]

Usos literarios de la figura[editar]

El hypotypose permite poner bajo los ojos de los lectores o espectadores una escena pintoresca, su efecto es antes todo suggestif. Se trata bien de dirigirse a la imaginación del lector. La figura descansa sobre lo que Roland Barthes nombre el « efecto de real » : el trabajo de procedidos stylistiques permite imitar la observación de una escena real.[32]​ Los autores realistas como románticos o incluso surréalistes lo emplean para evocar una escena y devolverla vivante.

Por otra parte el hypotypose establece una relación entre el exterior y el interior, la naturaleza y los sentimientos del que la contempla, lo que explica su utilización por los poetas como Charles Baudelaire y por los autores románticos[note 2]​ después surréalistes.[note 3]​ La psychanalyse interesa, siempre y cuando ella renseigne sobre el mecanismo analógico, a través de las nociones de « régressivité » y de « contiguïté ».[33]

Los críticos literarios hablan de « cuadro » cuando el hypotypose se desarrolla sobre varias páginas, que componen una pintura muy detallada de un asunto único, percibido bajo todos los ángulos y de manera exhaustiva.

En técnico stylistique, el hypotypose está resultado una noción utilizada para identificar las descripciones fragmentaires donde sólo las notaciones sensibles y las informaciones descriptives marquantes están restituidas, en una estética cercana del kaléidoscope o del estilo impressionniste aplicado a la literatura. Esta acepción debe mucho al enfoque cinematográfico y a las constantes mezclas entre ambos Artes durante el XX siglo.

Por otra parte, el hypotypose es antes toda una figura de retórica, en este sentido tiene una apuntada argumentative. Olivier Reboul muestra así como « su fuerza persuasive viene de este que hace ver » el argumento, asociando el Referencia vacía (ayuda)  a los logos ».[34]

El lingüista moderno Henri Morier reanuda con esta definición primera de la hypotypose como pintura viva en su Diccionario de poético y de retórica. Morier distingue así el hypotypose de la alegoría encubrió que la primera quiere transcurrir del discurso por ser percibida en sí : « aunque se ha maintes vez subrayada algunos rasgos formales, como el trabajo eventual del presente de narración en un relato al pasado, o la ausencia de toda mención que despide a la posición del narrador a la consideración del tema, se tiene sobre todo insistido más bien sobre la fuerza de pintoresca de una hypotypose, disposición hasta decir que hace ver el espectáculo como se no había la pantalla del discurso relatándolo (lo que es lingüísticamente ridículo) ».[35]​ Morier indica entonces la técnica que funda la figura, muy particular : « en lo que en un relato o, más a menudo todavía, en una descripción, el narrador selecciona una parte sólo de las informaciones que corresponden al conjunto del tema, no que guarda que de las notaciones particularmente sensibles y fuertes, accrochantes, sin dar la vista general de aquello de lo que se trata, sin indicar incluso el asunto global del discurso, incluso presentando un aspecto bajo expresiones torces o de pura apariencia, siempre atadas a la grabación como cinematográfica del déroulement o de la manifestación exterior del objeto. Este lado a la vez fragmentaire, eventualmente descriptif, y vivamente plástico del texto constituye la componente radical de una hypotypose ».[35]

Una figura de la enunciación[editar]

Según Jean-Jacques Robrieux, el hypotypose es una figura de la enunciación que tiene como objetivo « provocar la emoción, la risa, por un efecto de real ».[6]​ El marco énonciatif en el cual se desarrolla significa que la autora o el narrador se invierte en el discurso, al travers de procedidos de enunciación que traiciona su identidad. Robrieux anote la utilización reveladora del presente de narración (por ejemplo en este verso de Fedra de Tejanos Raíz : Referencia vacía (ayuda) [36]​ ».) que permite devolver la escena vivante y contemporánea de la lectura. El ritmo poético y la versificación están empleados igualmente para acelerar la acción. Pero es sobre todo la enunciación del « yo » del narrador que compone la figura. Robrieux cita así el verso 1545 del Fedra : Referencia vacía (ayuda)  en el cual Théramène libra su emoción con respecto a su visión de la muerte trágica de Hippolyte. Dicho de otra manera, como figura de retórica, la hypotypose convoca sobre todo el pathos, es allí su función principal.

Para eso, moviliza un número considerable de medios de lengua y de procedidos stylistiques o retóricas : el adelanto temático permite ligar los syntagmes entre ellos y fluidifie la descripción mientras que la dislocación consiste en poner en antes un elemento (por ejemplo en : « Este escudo,… »). El apostrophe permite al narrador de atestiguar de su subjetividad que manifiesta su étonnement o su estupefacción. De los procedidos verbales y temporales como la apuesta en relief permitan la utilización de los tiempos del imperfecto y del pasado mero que da una impresión de viva descripción. Combinados a los adjetivos demostrativos y otros déictiques (« aquí, veis… », « allá los árboles movían… ») que anclan el relato en el marco spatio-temporal, el lector ha así la ilusión de ver bajo sus ojos el objeto descrito. Los hypotyposes por la utilización de déictiques son una especificidad de la escritura de Arthur Rimbaud según Dominique Combe.[37]​ De los procedidos stylistiques son utilizados igualmente. La focalización, interna o omnisciente, da una impresión de observación casi cinematográfica

Finalmente, de las figuras de estilo contribuyen a crear la imagen. El ellipse permite pasar bajo detalle de los acontecimientos y condense el relato sobre el hecho a describir. Los épithètes (cuyos los « épithètes homériques » igualmente) participan en constituir un efecto de real amplificado. De numerosas otras figuras forman la hypotypose : de las figuras ligadas al narrador como la palinodie (el narrador hecho mina de volver sobre sus dires con el fin de precisarlos) y el épiphrase (intervención directa de la autora en el discurso) sobre todo pero sobre todo de las figuras de analogie como la comparación (las imágenes permiten una identificación a cosas conocidas o estéticas), la alegoría(el objeto o la situación descrita resultan como vivants), la metáfora (el recurso a los analogies permite poner en antes la dimensión fantástica de lo que está descrito), la personnification. #Poder finalmente citar figuras del ritmo y de la construcción de frase (o de verso) tales : la gradation (la descripción se hace cada vez más precisa), la hyperbole (la descripción sobresale todo realismo), el antithèse (efecto de contraste), la aliteración y la assonance (en los poemas sobre todo puede tener una investigación de la armonía imitative).

Géneros implicados[editar]

Siendo una figura macrostructurale, manteniendo del lugar común de la descripción, la hypotypose y sus variantes se encuentran frecuentemente en literatura. Georges Molinié enumera, de modo no-exhaustiva, los géneros de « el arte érotique, policial, fantástico, en las novelas y al teatro, en la poesía descriptive, al igual que en las partes pathétiques de la narración ».[38]

En el arte oratoire

El hypotypose se encuentra históricamente en de los énoncés de tipo argumentatif como el discurso judicial en el cual se trata de golpear la imaginación de los auditores. Constituye entonces un topos retórica de la narratio.

El estilo de Voltaire pintado, en algunas teclas, un ambiente o una escena, de manera asombrosa.[39]

Voltaire, por ejemplo, emplea los recursos chocantes con el fin de sensibilizar los potentes sobre la condición de los Portugueses tocados por un terremoto dévastateur, en 1756, en su Poema sobre el desastre de Lisboa :

Las oraciones, apologues y discursos de éloquence han igualmente recursos al hypotypose. Es entonces a menudo confundida con alegorías pintorescas, como en Bossuet, en su Oración fúnebre de Louis de Bourbon.

Al teatro

El hypotypose es por otra parte frecuentemente utilizada al teatro, en las descripciones, los monólogos asombrosos y los relatos informados. Obedecía así bajo el Classicisme a un imperativo que consistía en ayudar el espectador a imaginarse la escena a menudo mythologique o que se desarrolla en un país exotique, o a representarse de las escenas juzgadas violentas y contradiciendo la regla de bien-sesión como en Raíz, Corneille o todavía Robert Garnier en Las Judías.

Una de los plus célebres hypotyposes descriptives es aquella de la muerte de Hippolyte contada por Théramène en Fedra de Tejanos Raíz (V, 6). Aquella mostrando Ulysse que relata a Clytemnestre lo que ha transcurrido cerca del altar, en la presencia de Calchas, en Ifigenia de Tejanos Raíz (V, 6) es igualmente a menudo citada. El relato del Cid que relata el combate contra los Moros (IV, 3) pone en œuvre de los hypotyposes entre los más conocidas en el género dramático.

La evocación de la bolsa de Troya por Andromaque en la pieza del mismo nombre, de Raíz, es un ejemplo de monólogo que presenta una hypotypose.[40]​ El pasaje dicho del « sueña de Athalie » de Raíz, en la pieza del mismo nombre, es finalmente, por los efectos stylistiques que se en dégagent, un modelo del género :

Las multitudes, en las novelas realistas, están descritas al medio de hypotyposes.[41]
En la novela

En la novela y en particular en los movimientos literarios como el realismo y el naturalisme, los hypotyposes son corrientes. Desarrollándose sobre numerosas frases, permiten acentuar el efecto de real, ambición estética de estas corrientes literarias. La descripción del alambique por Émile Zola en El Assommoir, de la mina en Germinal ; las extensiones descriptives de Gustave Flaubert o de Joris-Karl Huysmans, de Honrado de Balzac finalmente forman tipos de hypotyposes anclados en el curso natural del relato.

Émile Zola en sus Carnés ethnographiques realiza una topographie de las grutas de Pesadas : « [en las bañeras de la gruta de Lourdes] Encontraba de todo, de las redes de sangre, de los restos de piel, de las croûtes, de los trozos de charpie y de bandage, un horroroso consumido de todos los daños, de todas las plagas, de todas las pourritures. Referencia vacía (ayuda) »

Stendhal en particular sabe no sólo constituir de los hypotyposes, pero jugar sobre su alcance référentielle. En La Chartreuse de Parma (1839) Fabrice el héroe contempla la batalla de Waterloo que la autora presente a gran refuerzo de detalles militares y de descripciones precisas : Referencia vacía (ayuda)  El fondo de los sillons era lleno de agua, y la entierra fuerte húmeda que formaba la crête de estas sillons, volaba en pequeños fragmentos negros lanzados a tres o cuatro pies de altura ».[42]​ Stendhal presenta luego su personaje como pidiendo a un soldado que pasa por allí Referencia vacía (ayuda) , criticando por allí la tentativa literaria de querer todo dépeindre de manera espectacular, al riesgo de no más poder identificar el ficticio del real.

Las escenas de batallas, tema privilegiado del hypotypose.[43]

Al XX siglo, Alain Robbe-Grillet en Las Gomas utiliza de las hypotyposes modernas para describir de manera exhaustiva un tomate. El œuvre de Marguerite Duraste, El Ravissement de Lol V. Stein, está considerada como una hypotypose a la escalera de una novela entera.[44]

El surrealismo igualmente, al medio del éclatement de los objetos en detalles fugitifs ha reactualizado lo hypotypose todo manteniendo el uso clásico de los cuadros scénographiques, heredados sobre todo de Lautréamont y de sus Cantos de Maldoror.[45]

Como un regreso a su origen fantasmatique y hallucinatoire, los poetas de la modernidad, con el uso de drogas y de prácticas de escritura fundada sobre la dé-construcción, como Henri Michaux establecen de las hypotyposes libradas de todo espacio de referencia :[46]

Paul Claudel compone con respecto a le de los hypotyposes místicos y panthéistes. El pasaje dicho del lugar Monge en la novela El Jardín de las Plantas de Claude Simon[47]​ presente una hypotypose original y que se inspira técnicas cinematográficos.

En poesía

Charles Baudelaire pero también Arthur Rimbaud en sus Iluminaciones[48]​ animan sus poemas por de los hypotyposes que instauran efectos contemplatifs para éste. Baudelaire tiene recurso para dar cuerpo a la synesthésie, que nombra las « correspondencias ». Los haïkus japoneses son de los hypotyposes rápidos igualmente.[note 4]

El romanticismo literario y pictórico emplea de los hypotyposes que se fundan principalmente sobre otra figura de estilo : la alegoría (aquí la libertad).[49]

Victor Hugo en sus poesías románticas utiliza de numerosas hypotyposes emphatiques, signos de su escritura enérgica :

En poesía, la hypotypose permite sobre todo de figurar, en algunos rasgos, un paisaje, un personaje o una escena, todo sugiriendo en el espíritu del lector de las emociones al modo impressionniste. Los temas son en mayoría de los temas nobles, mythologiques o religiosos. El poeta moderno Francis Ponge tiene con respecto a lucido utilizado el hypotypose para describir objetos de la vida cotidiana como una vela o un cageot en su selección en prose El Partido tomado de las cosas.

En los demás artes

El cine emplea a menudo de los hypotyposes.[50]​ Las escenas populosas, animadas por movimientos amplios de cámara, pero igualmente las descripciones hechas por la œél de la cámara de objetos artísticos en la película, como en El Faucon maltais de John Huston, están llamados « cuadros vivants » al cine. D. W. Griffith por ejemplo tiene recurso a estos cuadros vivants para poner en antes los momentos dramáticos de la película TIENE Córner in Wheat. Derek Jarman utiliza igualmente esta técnica, al igual que Peter Greenaway. Jean-Luc Godard, en colaboración con Jean-Pierre Gorin, en 1972, realiza el cuadro de una fábrica en su película Todo va bien.

La pintura, sobre todo clásica, ha producido de numerosas hypotyposes, a menudo inspiradas de piezas dramáticas o trágicas como Fedra o Athalie.

Hypotypose del chagrin de Fedra.[51]

La pintura realista igualmente, en su ambición estética de todo describir, ha sabido formar de los hypotyposes detalladas sobre escenas populares como en Gustave Courbet. Ya Denis Diderot, crítico de Arte, examinaba los hypotyposes en los cuadros de su época, y hacía la condición de una buena pintura y de un estilo maîtrisé.[52]

En música, las hypotyposes constituyen las symphonies, vastos cuadros musicales que intentan de dar a ver escenas a menudo mythologiques o dramáticas, como en Richard Wagner. Wagner define por otra parte su teoría del Referencia vacía (ayuda)  como una descripción animada y dinámica, permitida por la fusión de todos los Artes sobre la escena, conectados por la composición musical, cercana de la hypotypose literaria como representación exhaustiva de un asunto estético. Las óperas wagnériens como Tristan y Isolde (Tristan und Isolde), a menudo considerado como su jefe-de œuvre pero también Los Maestros Cantantes de Nuremberg (Die Meistersinger von Nürnberg) y El anillo del nibelungo (Der Ring de los Nibelungen) que es un conjunto de cuatro óperas inspiradas de las mitologías alemanas y escandinavas, finalmente Parsifal, œuvre contemplative tirada de la leyenda cristiana del santo Graal forman cuadros vivants.

Figures proches[editar]

Ver también[editar]

Notas y referencias[editar]

Notas[editar]

  1. En philosophie kantienne, l'hypotypose décrit une démarche qui institue un lien entre sensible et intelligible.
  2. Victor Hugo principalement, par exemple dans La Légende des siècles.
  3. Tels Robert Desnos dans le recueil Destinée arbitraire (publié en 1975) et Francis Ponge dans Le Parti pris des choses (1942).
  4. La portée fantasmagorique des haïkus, permise par des hypotyposes rapides, tenant davantage de la diatypose, est étudiée par Roland Barthes dans L'empire des signes, Seuil, Points Essais, Genève, 1970, ISBN 2-02-082704-2.

Referencias[editar]

  1. ,, IX, 2, 40. Quintilien ajoute : Referencia vacía (ayuda) .
  2. Le premier sens du mot empreinte est : « Marque, forme laissée par la pression d'un corps sur une surface » d'après le Trésor Informatisé de la Langue Française.
  3. L'hypotypose est un mot grec qui signifie « image », « tableau » ; c'est lorsque, dans les descriptions, on peint les faits dont on parle comme si ce qu'on dit était actuellement devant les yeux. César Chesneau Dumarsais, Des tropes, Libro II, cap. 9, p. 91.
  4. Chaïm Perelman et Lucie Olbrechts-Tyteca, Traité d'argumentation, Éditions de l'Université de Bruxelles, ISBN 978-2-8004-1398-3, p. 226.
  5. ,, IX, 40 écrit ainsi : quem locum proximo libro subiecimus evidentiae… ab aliis hypotyposis dicitur, soit : Referencia vacía (ayuda) .
  6. a b ,, p. 71.
  7. a b c (Bernard Dupriez,, p. 240).
  8. Voir notamment les études compilées dans Alexandre Gefen, La Mimésis, Flammarion, GF-Corpus/Lettres, 2002.
  9. ,, p. 72.
  10. À distinguer du synonyme scientifique signifiant l'étude du relief.
  11. ,, p. 21.
  12. Marc Escola, La Bruyère I. Brèves questions d’herméneutique, Paris, Honoré Champion, collection « Moralia », no 6, 2001.
  13. (Patrick Bacry,, p. 247).
  14. Synonyme attesté chez Bernard Dupriez et Patrick Bacry.
  15. (,, p. 156) la définit comme une Referencia vacía (ayuda) .
  16. Homère, Iliade, traduction de Leconte de Lisle, chant 14.
  17. Le terme d'« ekphrasis », signifant étymologiquement, (grec ancien εκφραζειν, « expliquer jusqu'au bout »), viendrait de l'orateur grec Philostrate qui, à partir de la période hellénistique, dans ses Eikones, en fait un genre d’écriture à part selon Janice Hewlett Koelb, in Poetics of Description.
  18. Voir l'histoire de la notion sur le Centre National de Ressources Textuelles et Lexicales (CNRTL).
  19. Denys d'Halicarnasse, Art rhétorique, 10, 17.
  20. Denys d'Halicarnasse, Sur la mimésis, frg 31, 3.
  21. Aélius Théon, Progymnasmata, chapitre « Peri ekphraseôs ».
  22. Aélius Théon, Progymnasmata, chapitre « Peri ekphraseôs ».
  23. « L'existence de cette catégorie intermédiaire d’ekphraseis (au sens antique) d'œuvres d'art et d'architecture (comme les Images de Philostrate ou l’ekphrasis versifiée de Hagia Sophia par Paul le Silentiaire) ont en partie contribué au mouvement qui a mené à la définition moderne à mesure que les universitaires de la fin du dix-neuvième et du début du vingtième siècles concentraient leur attention sur ce groupe de texte précis qui en sont ensuite venus à représenter la catégorie de l'ekphrasis tout entière.
    • [[:Image:{{{1}}}|{{{1}}}]] [1] « Bouclier de Scipion » ou « Plat d'Achille » : Patrocle conduit Briséis hors de la tente où siège Achille.
  24. (,, p. 240).
  25. Gustave Flaubert, L'Éducation sentimentale, p. 37
  26. Il la définit ainsi : Referencia vacía (ayuda) , Plantilla:P.408.
  27. Et que dit ce silence?, Anne Surgers, Gilles Declercq, Anne-Elisabeth Spica, Presses Sorbonne Nouvelle, 2007, ISBN 9782878543896, p. 211.
  28. Frances Yates, L'Art de la Mémoire, Gallimard, coll.
  29. Georges Molinié, La Stylistique, PUF, Collection Premier Cycle, 1993, ISBN 2-13-045834-3, p. 124.
  30. Article hypotypose
  31. 1968,, p. 84-89.
  32. « Pour entendre, voir ce qui est dit (hypothèse d’une double hypotypose) » par Dominique Suchet, Revue française de psychanalyse, P.U.F., ISBN 9782130561613, 520 pages, pp. 1737-1744.
  33. ,, p. 142.
  34. a b ,, p. 195.
  35. Jean Racine, Phèdre, acte V, scène 6, v.1542.
  36. Dominique Combe, Rimbaud, collection Foliothèque, no 118, 2004.
  37. ,, p. 195.
    • [[:Image:{{{1}}}|{{{1}}}]] [2] Nicolas de Largillière, Voltaire en 1718, musée Carnavalet, Paris.
  38. Jean Racine, Andromaque, Acte III, scène 8.
    • [[:Image:{{{1}}}|{{{1}}}]] [3] Henry de Groux, Zola aux outrages (1898).
  39. Stendhal, La Chartreuse de Parme, chapitre 3.
    • [[:Image:{{{1}}}|{{{1}}}]] [4] La bataille de Waterloo par William Sadler.
  40. Article de Claire Stolz sur le roman de Marguerite Duras (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión)..
  41. Voir le résumé de l'article de Stamos Metzidakis et d'Éloïse Sureau, « Isidore Ducasse précurseur d'Odilon Redon.
  42. Cité par 2003,, p. 241.
  43. Pour une étude de ce passage, voir le site Fabula.org.
  44. Exemples de vers de Rimbaud comportant des hypotyposes.
    • [[:Image:{{{1}}}|{{{1}}}]] [5] Eugène Delacroix, La Liberté guidant le peuple (1830).
  45. Exemple d'hypotypose dans Outremonde de Don DeLillo
    • [[:Image:{{{1}}}|{{{1}}}]] [6] Alexandre Cabanel, 1880.
  46. PDF Article « La métamorphose (ou la vision) de Denis Diderot » par Michèle Bocquillon, Revue Tangence, no 73, 2003, pp. 117-135.

Bibliografía[editar]

Estudios sobre el hypotypose y sus variantes en literatura
  • ((en francés)) Suétone y el hypotypose, de Delarue F., Prensas de la Escuela normal superior, París, 1980, Revista Lalies, (ISSN 0750-9170 0750-9170 ISSN 0750-9170 0750-9170)
  • ((en francés)) El hypotypose en la tragedia de Raíz de Combel V., revista XVII siglo no 188, julio septiembre de 1995, (ISBN 9782130555223 9782130555223)
  • ((en francés)) Descripción y hypotypose en la escritura periodística del ambiente Masuy, Christine, revista Práctica : teoría, práctica, pedagogía, no 94, 1997, (ISSN 0338-2389 ISSN 0338-2389)
  • ((en francés)) El hypotypose : una prueba de definición formal El Bozec, Yves, La información gramatical, no 92, 2002, (ISSN 0222-9838 ISSN 0222-9838)
  • ((en francés)) Las fronteras de la hypotypose. #Soñar de Athalie y la prophétie de Joad, El Bozec, Yves, no 100, 2004, (ISSN 0222-9838 ISSN 0222-9838)
  • ((en francés)) Esteves TIENE., Evidentia retórica y horror infernal : el retrato de Tisiphone en Stace, estudio estético y stylistique, Thébaïde, Guapas Cartas, París, Boletín de la Asociación Guillaume Budé, 2001, (ISSN 0004-5527 ISSN 0004-5527).

Enlaces externos[editar]