Hipercinesia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La hipercinesia o hiperquinesia[1] (de hiper-, el griego κίνησις kínēsis 'movimiento' y -ia)[2] es el aumento de movimientos involuntarios del cuerpo o partes de él.

Puede ser un tipo de disfunción del sistema extrapiramidal (centro regulador de los movimientos voluntarios y del tono muscular, que también participa en la producción de movimientos automáticos y asociados)[3] que afecta el control de los movimientos voluntarios transformándose estos en un aumento de movimientos involuntarios.

Su contraparte es la hipocinesia (bradicinesia y acinesia), caracterizados principalmente por la dificultad de iniciar movimientos voluntarios, donde los movimientos se tornan lentos y torpes.[4]

Tipos[editar]

  • Los temblores: sacudidas involuntarias musculares rápidas y rítmicas, de cuatro a cinco oscilaciones por segundo.[5]
  • La corea: movimientos desordenados e irregulares con gran amplitud y sin finalidad aparente, no se detienen a voluntad y desaparecen con el sueño.[6]
  • La atetosis: movimientos involuntarios lentos, continuos y sinuosos de los dedos, no se detienen a voluntad y pueden estar presentes durante el sueño.[6]
  • El balismo.
  • Los espasmos.
  • Las distonías.
  • Los calambres.
  • Las mioclonias: contracciones tónicas rápidas y bruscas de un músculo con mayor frecuencia en miembros inferiores sin desplazamiento de miembro.[6]
  • Las asterixis: fenómeno de ausencia de tono muscular donde el cese de la acción muscular causa flexión súbita de la muñeca con retorno inmediato a la extensión de la misma con ritmo irregular, teniendo un movimiento semejante a un "aleteo" (en inglés, flapping).[7]
  • Los tics: movimientos involuntarios anormales rápidos, bruscos y recurrentes, con intensidad y ritmo variables que incluso pueden ser violentos, en ocasiones pueden ser coordinados y frecuentemente son fáciles de imitar. Los tics pueden ser detenidos a voluntad pero por percibirse como una necesidad irresistible esto puede producir gran ansiedad con posible incremento de los mismos.[7]
  • Las convulsiones.
  • Las fasciculaciones.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Olaeta Rubio, Roberto; Cundín Santos, Margarita (2011). Vocabulario médico. Con todas las voces recogidas en los diccionarios de uso. Gipuzkoa: Itxaropena. p. 345. 
  2. «hipercinesia». Diccionario de la lengua española. Consultado el 25 de junio de 2016. 
  3. Argente, Horacio; Álvarez, Marcelo. Semiología Médica. Fisiopatología, Semiotecnia y Propedéutica. Enseñanza basada en el paciente. Panamericana. p. 1366. 
  4. Argente, Horacio; Álvarez, Marcelo. Semiología Médica. Fisiopatología, Semiotecnia y Propedéutica. Enseñanza basada en el paciente. Panamericana. p. 1369. 
  5. Mogollón, Mario; Arenas, León (1982). Semiología Médica Básica. Valencia, Venezuela. p. 488. 
  6. a b c Mogollón, Mario; Arenas, León (1982). Semiología Médica Básica. Valencia, Venezuela. p. 489. 
  7. a b Argente, Horacio; Álvarez, Marcelo. Semiología Médica. Fisiopatología, Semiotecnia y Propedéutica. Enseñanza basada en el paciente. Panamericana. p. 1371. ISBN 10: 950-06-0072-2 |isbn= incorrecto (ayuda).