Hiperandrogenismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Hiperandrogenismo o exceso de andrógenos es una condición médica caracterizada por niveles excesivos de andrógenos y la exacerbación de sus efectos asociados en el cuerpo.

El hiperandrogenismo es uno de los síntomas primarios del síndrome de ovario poliquístico (SOP). En tales casos, se presenta con síntomas como acné y seborrea, es frecuente en mujeres adolescentes y es a menudo asociado con ciclos menstruales irregulares. En la mayoría de las instancias estos síntomas son transitorios y reflejan la inmadurez del eje hipotálamo-hipófiso-ovárico durante los primeros años posteriores a la menarca.[1]​ Aproximadamente tres de cada cuatro pacientes con SOP (según criterios de diagnóstico del NIH/NICHD 1990) presentan hiperandrogenismo, siendo la testosterona libre el principal marcador predictivo con aproximadamente 60% de los pacientes con niveles por encima de la normal.[2]

El hiperandrogenismo puede también ser resultado de una producción excesiva de andrógenos a nivel adrenal o gonadal a causa de adenomas adrenales, carcinomas o hiperplasias, tumores de células de Leydig en hombres, y arrenoblastomas en mujeres.[3]:501–2

En mujeres los signos y síntomas del hiperandrogenismo frecuentemente incluyen acné, pérdida de cabello (alopecia androgenética), excesivo desarrollo del vello corporal y facial (hirsutismo), líbido atípicamente alta y atrofia mamaria entre otros. En conjunto, estos síntomas son descriptos como virilización.

El manejo de los síntomas de hiperandrogenismo como la alopecia androgenética incluyen el uso de antiandrógenos como el acetato de ciproterona, espironolactona, y flutamida.[4][5][6][7]

Deportes[editar]

En competencias deportivas internacionales y Juegos Olímpicos no se permite la participación dentro de la categoría femenina si una mujer supera los límites permisibles de hormonas androgénicas, bajo el fundamento de que dicha condición podría conferirle una ventaja injusta[8][9]​ El límite permisible fue fijado en 10 nmol/L, tomando como base un estudio que incluyó a todas las mujeres que compitieron en los Campeonatos Mundiales en 2011 y 2013. Sin embargo, el 99% de las atletas femeninas en dichas competencias presentaron niveles de testosterona por debajo de 3.08 nmol/L, siendo el límite superior de 10 nmol/L unas 3 veces superior a los niveles de testosterona del 99% de las atletas de élite en dichas competencias.[10]​ Aun así, un estudio de los perfiles endocrinos de 693 atletas de élite publicado en 2014 halló que mientras el 13.7% de atletas femeninas tuvieron altos niveles de testosterona, el 16.5% de los hombres presentó niveles de testosterona bajos. Los autores notaron una "superposición total entre ambos sexos" y concluyeron que, "la definición del Comité Internacional Olímpico en función de niveles "normales" de testosterona es insostenible"[11][12]

En septiembre de 2014 Dutee Chand, velocista de India que fue impedida de participar en una competencia con otras corredoras por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF), apeló contra el reglamento solicitando ser reintegrada.[13]​ En julio de 2015, el Tribunal de Arbitraje Deportivo suspendió la prohibición dictada por la IAAF restableciendo el derecho de competir de Chand. Se otorgaron dos años a la IAAF para presentar evidencia científica que sostenga la prohibición impuesta, y en ausencia de justificación la prohibición fue declarada nula.[14][15][16]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Diagnosis of Hyperandrogenism in Female Adolescents». Hyperandrogenism in Adolescent Girls. Armenian Health Network, Health.am. Sep 21, 2006. Consultado el 21 de noviembre de 2006. 
  2. «Prevalence of hyperandrogenemia in the polycystic ovary syndrome diagnosed by the National Institutes of Health 1990 criteria». Fertil. Steril. 93 (6): 1938-41. abril de 2010. PMC 2859983. PMID 19249030. doi:10.1016/j.fertnstert.2008.12.138. 
  3. James, William; Berger, Timothy; Elston, Dirk (2005).
  4. Tosti A, Camacho-Martinez F, Dawber R. Management of androgenetic alopecia.
  5. Diamanti-Kandarakis E. Current aspects of antiandrogen therapy in women.
  6. Sinclair R, Wewerinke M, Jolley D.Treatment of female pattern hair loss with oral antiandrogens.
  7. Vierhapper H, Maier H, Nowotny P, Waldhäusl W. Production rates of testosterone and of dihydrotestosterone in female pattern hair loss.
  8. «STANDARD OPERATIVE PROCEDURE to identify Circumstances (Female Hyperandrogenism) in Which A Particular Sports Person will not be eligible to participate in Competitions in the Female Category». 
  9. http://pib.nic.in/archieve/others/2013/mar/d2013032001.pdf
  10. «Hyperandrogenism and women vs women vs men in sport: A Q&A with Joanna Harper». 
  11. Healy, M. L.; Gibney, J.; Pentecost, C.; Wheeler, M. J.; Sonksen, P. H. (agosto de 2014). «Endocrine profiles in 693 elite athletes in the postcompetition setting». Clinical Endocrinology 81 (2): 294-305. ISSN 0300-0664. doi:10.1111/cen.12445. Consultado el 17 de agosto de 2016. 
  12. Stewart, Erin (17 de agosto de 2016). «Haters and hyperandrogenism: Caster Semenya's road to becoming an Olympic favourite». SBS. Consultado el 17 de agosto de 2016. 
  13. «Fighting for the Body She Was Born With». The New York Times. 7 de octubre de 2014. 
  14. «Dutee Chand, Female Sprinter With High Testosterone Level, Wins Right to Compete». The New York Times. 28 de julio de 2015. 
  15. http://www.tas-cas.org/fileadmin/user_upload/Media_Release_3759_FINAL.pdf
  16. «Dutee Chand cleared to race as IAAF suspends 'gender test' rules». BBC News Online. 27 de julio de 2015. Consultado el 27 de julio de 2015.