Himno nacional de Chile

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Himno Nacional de Chile»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Himno nacional de la República de Chile
Himno nacional de Chile(portada).jpg
Portada de un escrito original del Himno nacional de Chile. El texto está escrito con letra manuscrita y dice textualmente: «Hymno patriotico de Chile. Puesto en Musica por R. Carnicer y Dedicado à su Exa. Dn Mariano de Egaña, Ministro Plenipotenciario de la Republica en Londres» (ortografía original).
Información general
Himno Nacional de Flag of Chile.svg Chile
Letra Eusebio Lillo, 17 sep de 1847[1] [2] (168 años)
Música Ramón Carnicer, 23 dic de 1828[1] [2] [n 1] (187 años)
Adoptado 17 de septiembre de 1847[1] [2] (168 años)
Multimedia
Himno nacional de Chile (cantado)

¿Problemas al reproducir este archivo?
[editar datos en Wikidata]

El himno nacional de la República de Chile, también conocido como «Canción Nacional de Chile»,[3] [4] [5] [6] [7] es la composición musical patriótica que representa oficialmente a dicho país. Fue escrito por el poeta chileno Eusebio Lillo Robles (1847), con estribillo de Bernardo de Vera y Pintado (1819), vestigio del primer himno; y compuesto por el maestro español Ramón Carnicer i Batlle (1828).[1] [2] [n 1] Fue adoptado hace 168 años, el 17 de septiembre de 1847.[1] [2] [4]

Su letra, que «pondera la realidad natural de Chile y exalta la vocación libertaria de[l país]»,[8] cuenta con cincuenta y dos versos decasílabos[n 2] divididos en seis estrofas en octavas y un estribillo en cuarteto;[3] sin embargo, la versión oficial incluye solo los doce versos que forman la quinta estrofa y el coro.[7] Su música, originalmente compuesta en fa mayor, cuenta con la tonalidad y la armonía en do mayor, mientras que la agógica alterna entre 126 M/M, para la introducción y el finale, y 108 M/M, para la estrofa y el coro.[6]

La Constitución Política de la República de Chile de 1980 establece en su artículo 2.º que «son emblemas nacionales la bandera nacional, el escudo de armas de la República y el himno nacional».[9] Asimismo, su artículo 22.º determina que «todo habitante de la República debe respeto a Chile y a sus emblemas nacionales».[9]

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

Aunque en el periodo de la historia de Chile conocido como Patria Vieja (1810-1814) se crearon los primeros símbolos nacionales chilenos —bandera, cucarda, escudo de armas y lema patrio, todos en 1812 por iniciativa de José Miguel Carrera—, no se compuso entonces un himno o una canción nacional que representara oficialmente a Chile.[3] En cambio, hubo variados «himnos patrióticos» que fueron publicados, tanto en la Aurora de Chile como en El Monitor Araucano, y luego musicalizados; así, el 18 de septiembre de 1812, durante la recepción que Carrera ofreció en el palacio de La Moneda para celebrar la independencia de Chile, «alternativamente con los bailes se cantaban, por el joven La Sala [...], las canciones patrióticas que también corr[ía]n impresas».[5]

Debido a sus «caracteres poéticos [y] tono marcial», tanto el «Himno a la victoria de Yerbas Buenas»[n 3] como el «Himno del Instituto Nacional»[n 4] pueden considerarse los precursores de la canción nacional chilena.[3] El primero, con letra del abogado y poeta argentino-chileno Bernardo de Vera y Pintado, fue cantado por primera vez el 2 de mayo de 1813; el segundo, con letra de fray Camilo Henríquez González, fue entonado el 10 de agosto de dicho año.[10] El historiador Eugenio Pereira Salas atribuyó la música de ambos himnos a José Antonio González, maestro de capilla de la catedral Metropolitana de Santiago.[10]

La iniciativa de componer un himno nacional que representara oficialmente a Chile se materializó solo a fines del primer tercio de la Patria Nueva (1817-1823), durante el gobierno del director supremo Bernardo O'Higgins.

El primer texto[editar]

El 19 de julio de 1819, O'Higgins encargó una canción patriótica para Chile a Bernardo de Vera y Pintado:[5]

Al Sr. Doctor don Bernardo de Vera:
Deseando Su Excelencia que el aniversario del diez i ocho de setiembre del presente año se solemnice con la alegría i decoro correspondiente, me manda encargue a Ud. (como tengo el honor de hacerlo) la formación de una canción patriótica análoga a la fiesta, i que pueda cantarse en aquel día por distintos coros, confiando de su patriotismo i talento el pronto despacho de este encargo para que haya tiempo de estudiarla.
Dios guarde a Ud. muchos años.

Ministerio de Estado, 19 de julio de 1819.
Joaquín de Echeverría Larraín, ministro del Interior y de Relaciones Exteriores (ortografía original).

El texto de Vera y Pintado —la «Marcha Nacional»,[11] compuesta de ochenta y cuatro versos decasílabos[n 2] de rima asonante par divididos en diez octavas y un cuarteto— fue presentado por O'Higgins al Senado y posteriormente aprobado por la cámara alta en el acuerdo № 2 del 20 de septiembre de 1819 con el título de «Canción Nacional de Chile».[11]

Chile ha carecido hasta hoy de una canción patriótica, pues aunque se han escrito e impreso muchas y muy buenas, hablan, por lo general, con toda la América revolucionada. La que tengo el honor de incluir, examinada y aprobada por personas inteligentes, creo que puede correr con el título de Marcha Nacional si siendo del agrado de V. E. tiene a bien declararle ese carácter. Dios guarde a V. E. muchos años.

Bernardo O'Higgins.[3]

Se ha visto con placer la canción que V. E. acompaña; justamente merece el nombre de Canción Nacional de Chile con que el Senado la titula, y puede V. E. mandarla imprimir repartiendo en todo el Estado ejemplares, y al Instituto y escuelas, para que el 28 del presente saluden el día feliz en que Chile dio el primero majestuoso paso de su libertad.

Sala del Senado, setiembre 20 de 1819.
Francisco Antonio Pérez. José María Villarreal (ortografía original).[3]

O'Higgins publicó oficialmente la aprobación del himno dos días después.[11] Copias de la marcha fueron enviadas a los pueblos, al Instituto Nacional y a otras escuelas públicas para que fuera cantada el 28 de septiembre en las ceremonias de conmemoración de la independencia.[11] Una vez obtenida la letra del himno, fue necesario encontrar los acordes con los cuales entonarlo —durante sus primeras ejecuciones, se utilizó la música del himno nacional argentino,[12] compuesta por el español Blas Parera en 1813—; a esta tarea fue destinado Domingo Arteaga Rojas, teniente coronel de Ejército y edecán de O'Higgins.

La primera melodía[editar]

Arteaga procuró encontrar al compositor de la melodía adecuada para el texto de Vera y Pintado; sin embargo, hubo contratiempos e intentos fallidos no exentos de polémica.

Inicialmente, el trabajo fue encargado al músico peruano José Ravanete,[12] quien, al verse sobrepasado por la solicitud y no ser capaz de crear algo original en poco tiempo, adaptó el texto a una melodía en contra de la invasión de Napoleón Bonaparte a España. Para ello, ajustó algunas frases en las que le sobraban hasta cuatro notas; para mantener la melodía completa, agregó a las últimas sílabas de cada estrofa un ripieno como solución:[5]

Arrancad el puñal al tirano, sí, sí, sí, sí.
quebrantad ese cuello feroz, sí, sí, sí, sí.

Esta versión fracasó rotundamente en su estreno y el arreglo de Ravanete indignó a Vera y Pintado, quien exclamó airado: «¡Tiene visos de goda, tiene visos de goda!»[5] —apelativo despectivo con el que se nombraba a todo lo venido de España—.[n 5]

Finalmente, Arteaga encargó la composición al violinista y guitarrista[15] Manuel Robles Gutiérrez,[12] [16] cuya melodía tenía un «inicio solemne en 4/4, 6/8 y allegretto en el estribillo, siempre en tonalidad de la mayor, con intercambio modal en la menor tanto en la estrofa como en el estribillo».[15] El edecán encontró la ocasión adecuada para presentarla en público el 20 de agosto de 1820,[1] día en que se celebraban tres acontecimientos importantes: el 42.º cumpleaños del director supremo Bernardo O'Higgins, la inauguración del teatro de Arteaga, el primero de Santiago, ubicado en una esquina de la plazuela O'Higgins —hoy se encuentran allí la plaza Montt Varas y el Palacio de los Tribunales de Justicia, en la esquina de las calles Compañía y Bandera—; y el zarpe de la Expedición Libertadora del Perú.

El músico José Zapiola Cortés señaló que «[l]a música de esta marcha tenia todas las circunstancias de un canto popular: facilidad de ejecucion, sencillez sin trivialidad. Se esceptúa el coro que parece que era de rigor que fuera en un movimiento mas vivo que la estrofa, i lo más importante de todo, poderse cantar por una voz sola sin auxilio de instrumentos (ortografía original)».[17] Fue aceptada por O'Higgins y mantuvo su respaldo oficial mientras permaneció en el poder —hasta el 28 de enero de 1823—.[18]

La segunda melodía[editar]

Mariano Egaña, ministro plenipotenciario de Chile en Londres durante el gobierno del director supremo Ramón Freire (1823-1826), procuró encontrar un músico de categoría para que compusiera una melodía de carácter más «lírico» para la «Canción Nacional de Chile», y así reemplazar la musicalización de Robles, de estilo «popular».[19]

Egaña encargó la partitura al español Ramón Carnicer i Batlle,[n 6] exiliado por liberal en la capital británica entre julio de 1825 y marzo de 1826.[12] Carnicer entregó una pieza que no solo consideraba la línea melódica, sino también una introducción y un epílogo, el acompañamiento en piano y un arreglo a tres voces. La partitura fue dedicada al ministro Egaña, quien fue el encargado de enviarla desde Inglaterra a Chile, acompañada del texto de Vera y Pintado y titulada «Himno patriótico de Chile».

Esta composición de Carnicer no tiene fecha exacta de composición —según antecedentes encontrados en la Gazeta Ministerial de Chile de septiembre de 1827, ya entonces había sido cantada por Isidora Zegers y otras damas de la Sociedad Filarmónica de Santiago; así, y teniendo en cuenta los métodos de impresión y los tiempos que demoraban las comunicaciones en aquella época, es probable que su edición haya sido hecha antes—.[n 1] Su presentación oficial ocurrió en el teatro de Arteaga el 23 de diciembre de 1828,[1] [2] [4] durante un concierto de la Sociedad Filarmónica de Santiago a beneficio del maestro Santiago Massoni; en esa ocasión, se presentó, como era costumbre antes de cada función, el himno con la melodía de Robles.[15]

La versión musical de Carnicer no fue acompañada por ningún decreto oficial que la autorizara; sin embargo, y casi inmediatamente, reemplazó a la de Robles, aunque contó con la oposición de la gente mayor que gritaba «¡La canción vieja, la canción vieja!».[5]

El segundo texto[editar]

Terminada la lucha independentista, las relaciones diplomáticas entre Chile y España se establecieron a fines de 1844.[20] En 1847 el primer encargado de negocios de España en Chile, Salvador de Tavira, objetó algunos versos de la Canción Nacional de Vera y Pintado por considerarlos hostiles e injuriosos hacia su país.[4] Debido a esto, el presidente Manuel Bulnes Prieto, a través de su ministro del Interior y de Relaciones Exteriores Manuel Camilo Vial, encargó un nuevo texto, menos hostil e injurioso, al poeta Eusebio Lillo Robles,[16] [21] quien compuso seis estrofas en octavas y dos intentos de coro en cuarteto:[4]

Coro 1:
Libertad, invocando tu nombre,
la chilena y altiva nación,
jura libre vivir de tiranos
y de extraña, humillante opresión.

Coro 2:
Viva Chile doquiera se aclama,
y el chileno ese grito al oír,
en la paz al trabajo nos llama
y en la guerra a vencer o morir.

Sin embargo, ambos fueron desechados por Lillo, quien decidió conservar el estribillo de Vera y Pintado.[4] El nuevo texto contó con la aprobación de Andrés Bello, rector de la Universidad de Chile y crítico y juez de la letra.[3] [4]

El himno nacional chileno fue entonado por primera vez, tal como se lo conoce actualmente, el 17 de septiembre de 1847,[1] [2] cuando fue publicado en El Mercurio de Valparaíso[3] y en El Araucano, sin indicación sobre su autor; posteriormente, se imprimieron mil ejemplares del nuevo himno a un costo de 14 pesos de la época.[4] En 1909, y a petición del presidente Pedro Montt, Lillo modificó su propio texto, cambiando seis palabras de la primera estrofa —«Ha cesado la lucha sangrienta...»—: «opresor», «de tres siglos lavamos» y «libre al fin» en vez de «invasor», «del vasallo borramos» y «hoy ya libre», respectivamente.[3]

Texto oficial[editar]

La edición oficial y completa de la letra del himno nacional de Chile, que incluye las modificaciones hechas por Lillo en 1909,[5] es la siguiente —en negrita el texto que se canta oficialmente—:[7] [22]

Coro

Dulce Patria, recibe los votos
con que Chile en tus aras juró
que o la tumba serás de los libres
o el asilo contra la opresión.

I

Ha cesado la lucha sangrienta;
ya es hermano el que ayer opresor;
de tres siglos lavamos la afrenta
combatiendo en el campo de honor.
El que ayer doblegábase esclavo
libre al fin y triunfante se ve;
libertad es la herencia del bravo,
la Victoria se humilla a su pie.

II

Alza, Chile, sin mancha la frente;
conquistaste tu nombre en la lid;
siempre noble, constante y valiente
te encontraron los hijos del Cid.
Que tus libres tranquilos coronen
a las artes, la industria y la paz,
y de triunfos cantares entonen
que amedrenten al déspota audaz.

III

Vuestros nombres, valientes soldados,
que habéis sido de Chile el sostén,
nuestros pechos los llevan grabados;
los sabrán nuestros hijos también.
Sean ellos el grito de muerte
que lancemos marchando a lidiar,
y sonando en la boca del fuerte
hagan siempre al tirano temblar.

IV

Si pretende el cañón extranjero
nuestros pueblos, osado, invadir;
desnudemos al punto el acero
y sepamos vencer o morir.
Con su sangre el altivo araucano
nos legó, por herencia, el valor;
y no tiembla la espada en la mano
defendiendo, de Chile, el honor.

V

Puro, Chile, es tu cielo azulado,
puras brisas te cruzan también,
y tu campo de flores bordado
es la copia feliz del Edén.
Majestuosa es la blanca montaña
que te dio por baluarte el Señor,
y ese mar que tranquilo te baña
te promete futuro esplendor.

VI

Esas galas, ¡oh, Patria!, esas flores
que tapizan tu suelo feraz,
no las pisen jamás invasores;
con su sombra las cubra la paz.
Nuestros pechos serán tu baluarte,
con tu nombre sabremos vencer,
o tu noble, glorioso estandarte,
nos verá, combatiendo, caer.

Descripción[editar]

Métricamente, cuenta con cincuenta y dos versos decasílabos,[n 2] acentuados en la tercera y la novena sílabas, divididos en seis octavas y un cuarteto.[3] La versión oficial se compone de los ocho versos de la quinta estrofa, de rima consonante 10A 10B 10A 10B 10C 10D 10C 10D, y los cuatro del coro, de rima asonante par 10E 10F 10G 10F.[23]

Temáticamente, es una «alabanza o exaltación de Chile».[23] Mientras su coro es una «invocación de los ideales libertarios»,[23] sus seis estrofas tienen caracteres distintos: la primera es histórica, la segunda en parte es histórica y en parte se proyecta al futuro, la tercera y la cuarta son de inspiración bélica, la quinta describe físicamente el país y la sexta en parte completa esa descripción y en parte es de exhortación bélica.[4]

De acuerdo con el profesor Clemente Canales Toro, es «el Canto de los Libres [y] la oración cívica por excelencia»,[3] mientras que, para el musicólogo Fernando Carrasco, «como se ha cantado tantas veces, [ha adquirido] una categoría de oración, una meditación colectiva nacional».[24] Según el historiador Rafael Sagredo Baeza:[8]

La Canción Nacional adoptada en 1847 pondera la realidad natural de Chile y exalta la vocación libertaria de la nación. Las características del país, sus glorias y sus grandes destinos se ven reflejados en ella [...] A esta noción se [suman] concepciones ideológicas con versos que exaltan la determinación libertaria del pueblo chileno derivada de su valorada realidad física [...] La alusión al [...] «Edén» no es solo una metáfora [de] las características físicas del territorio nacional, lo es también como proyección de un espacio político en el cual [...] prevalecía la ley y el orden, un verdadero «asilo contra la opresión».
El orden, la paz y la libertad representaron aspiraciones que emanaban de la realidad natural, pero también de las experiencias sufridas después de la Independencia. Las convulsiones vividas [...] terminaron por exaltar el orden y la estabilidad como elementos esenciales de la república de Chile, incluso sobre la libertad que, para la élite, de todas formas resultaba asegurada por la vigencia del régimen republicano.

Disposiciones legales[editar]

Texto original escrito por Lillo (1909).
Primeros compases del «Himno Nacional de Chile», arreglo para piano en fa mayor, según la tonalidad original compuesta por Carnicer.
Estampilla por el centenario de la «Canción Nacional» de Chile (1947).

Las últimas modificaciones hechas por Lillo fueron oficialmente publicadas mediante el decreto supremo 3482 del 12 de agosto de 1909 del Ministerio de Instrucción Pública:

Santiago, Agosto 12 de 1909. № 3,482. Considerando que no hai una edición oficial del Himno Patrio,
decreto:
Comisiónase al Director del Conservatorio Nacional de Música para que publique una edición de mil ejemplares (1,000) de la Canción Nacional de Chile, con arreglo a las instrucciones que siguen:

1.- En la letra se ajustará estrictamente al testo manuscrito que se guarda en este Ministerio, firmado por el señor don Eusebio Lillo;
2.- Respecto de la música, seguirá en todo la edición impresa en Londres por don Ramón Carnicer; i, a este efecto, el Director nombrado procederá de acuerdo con el Sub-Director del mismo Conservatorio, el señor profesor don Enrique Soro y don Fabio De-Petris;
3.- La edición será revisada por el Sub-Secretario del Ministerio de Instrucción Pública, i cada uno de los ejemplares impresos deberá llevar su visto bueno.

Tómese razón, comuníquese, publíquese e insértese en el Boletín de las Leyes i Decretos del Gobierno.
Montt, Presidente de la República - Domingo Amunátegui, Ministro de Instrucción Pública (ortografía original).[5]

Hacia fines de la presidencia de Pedro Aguirre Cerda, el decreto supremo 3737 del 27 de junio de 1941 estableció y ratificó las modificaciones realizadas y aprobadas en agosto de 1909.[3]

1.- Autorízase la impresión de una edición oficial de la Canción Nacional de Chile, en número de 5.000 ejemplares.
2.- El texto de la edición, tanto de la letra como de la música, se ajustará estrictamente al de la edición oficial aprobada por Decreto № 3.482, de 12 de agosto de 1909, del Ministerio de Educación Pública.
3.- Restablécese, en el penúltimo verso de la quinta estrofa, la palabra tranquilo de la primera edición.
4.- El Ministerio de Educación impartirá, por medio de las Direcciones Generales respectivas, las instrucciones técnicas necesarias para resguardar la uniformidad deseada en la letra y la música de la Canción Nacional.
5.- Autrízase al Secretario de la Comisión de Homenaje a don Bernardo O'Higgins, don Ricardo Donoso, para que entienda en todos los detalles de impresión de la nueva edición (ortografía original).[3]

Para la interpretación uniforme de la «Canción Nacional de Chile», la letra de Lillo y la música de Carnicer fueron oficializadas mediante el decreto 6476 del 21 de agosto de 1980 del Ministerio de Educación:

Establece texto oficial de la letra y música de la Canción Nacional de Chile
Núm. 6.476.- Santiago, 25 de Julio de 1980.- Considerando:
Que, existen decretos supremos de los años 1909 y 1941, de los Presidentes Montt y Aguirre Cerda, respectivamente, que dan normas sobre la interpretación del Himno Nacional de Chile;
Que, existen diversos antecedentes históricos que dicen relación con dicho Himno;
Que, es necesario y conveniente establecer normas para uniformar la interpretación de la Canción Nacional de Chile, reglamentar su difusión y establecer las circunstancias en que debe interpretarse;
Visto: Lo dispuesto en los decretos leyes №s. 1 y 128, de 1973; 527, de 1974; en el artículo 72 № 2 de la Constitución Política del Estado y lo propuesto en el Encuentro Nacional convocado por el Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas;
Decreto:
Artículo 1°.- El texto oficial de la Canción Nacional de Chile se ajustará, en la letra, estrictamente al texto manuscrito que se guarda en este Ministerio, firmado por el señor don Eusebio Lillo, y en la música a la edición impresa en Londres por don Ramón Carnicer, con las modalidades técnicas que se expresan:

1.- Tonalidad: Do mayor,
2.- Agógica: Tempo introducción: 126 M/M.
Tempo estrofa y coro: 108 M/M.
Tempo finale: 126 M/M.
3.- Melodía: Coro: modificado en los compases 3,4 y 7,8 donde la segunda voz pasa a la primera. Compases 16 y 17 pasa a la melodía, la escala del bajo; y anacrusa del compás 21 y compases 21, 22, 23 y 24 donde la línea melódica de "o el asilo contra la opresión" debe interpretarse las tres veces igual.
4.- Armonía: Do mayor.
Unísono, dos y tres voces se conserva la armonización del original.
Al armonizarse para coro mixto a cuatro voces, será responsabilidad de la Facultad de Música de la Universidad de Chile.

Artículo 2°.- La orquestación de la Canción Nacional de Chile queda encargada al Maestro Víctor Tevah y la instrumentación para Bandas, al Teniente Coronel Jorge Fernando Castro Castro.
Artículo 3°.- El Ministerio de Educación Pública impartirá las instrucciones necesarias para resguardar el cumplimiento del presente decreto.
Anótese, tómese razón, publíquese e insértese en la Recopilación de Leyes y Reglamentos de la Contraloría General de la República.
Augusto Pinochet Ugarte, General de Ejército, Presidente de la República - Alfredo Prieto Ballafuy, Ministro de Educación Pública.[6]

«Decreto 6476 de 1980 del Ministerio de Educación Pública» (ortografía original).

Al asumir Patricio Aylwin la presidencia, se oficializó la tradición republicana de cantar la quinta estrofa y el coro por medio del decreto 260 del 30 de marzo de 1990 del Ministerio del Interior:

Establece estrofas del Himno Nacional, en actos o ceremonias
Santiago, 15 de Marzo de 1990.- Hoy se decretó lo que sigue:
Núm. 260.- Considerando:
Que existen Decretos Supremos de los años 1909 y 1941 de los Presidentes Montt y Aguirre Cerda, respectivamente, que dan normas sobre la interpretación del Himno Nacional de Chile;
Que existen diversos hechos históricos que dicen relación con dicho Himno;
Que es necesario y conveniente establecer normas para uniformar la interpretación de la Canción Nacional de Chile;
Que el texto manuscrito de la Canción Nacional de Chile, firmado por Don Eusebio Lillo, se guarda en el Ministerio de Educación Pública.
Visto: Lo dispuesto en el artículo 32 N° 8 de la Constitución Política de la República de Chile, Decreto:
Artículo único: Déjase establecido que a partir de esta fecha, en las ceremonias o actos en que se cante el Himno Nacional, éste se ejecutará en la siguiente forma: Quinta estrofa y coro.
Anótese, tómese razón, publíquese y comuníquese.
Enrique Krauss Rusque, Vicepresidente de la República - Belisario Velasco Baraona, Ministro del Interior (S) - Ricardo Lagos Escobar, Ministro de Educación - Patricio Rojas Saavedra, Ministro de Defensa.[7]

«Decreto 260 de 1990 del Ministerio del Interior» (ortografía original).

Versiones[editar]

Versión oficial[editar]

Durante el Régimen Militar (1973-1990), tuvo una reconversión por parte de la Junta de Gobierno; en dicho periodo, después de la quinta estrofa y el coro, se entonaban la tercera —«Vuestros nombres, valientes soldados...»— y el coro; el hecho de cantar o no esta tercera estrofa se convirtió para muchos en una expresión de apoyo o rechazo al gobierno de Augusto Pinochet.[2] [25]

Apenas la democracia retornó a Chile, se oficializó la tradición republicana de entonar la «quinta estrofa y coro» mediante el decreto 260 del 30 de marzo de 1990 del Ministerio del Interior.[7]

Otras[editar]

Pese a que la interpretación oficial es la «quinta estrofa y coro», establecida en el decreto 260 del 30 de marzo de 1990 del Ministerio del Interior,[7] se utilizan versiones abreviadas o parciales en eventos deportivos llevados a cabo por organismos como el COI y la FIFA.[26] [27]

Además de las modalidades técnicas para la ejecución oficial de su música, expresadas en el decreto 6476 del 21 de agosto de 1980 del Ministerio de Educación,[6] se han hecho versiones con distintos arreglos instrumentales —para instrumentos solistas (guitarra y piano), bandas, grupos folclóricos, orquestas de cámara y sinfónicas— y vocales —para solista, dúo y trío—.[28] [29]

Interpretación del himno nacional de Chile en el Bicentenario.

En otros idiomas[editar]

Existen adaptaciones y traducciones tanto en lenguas autóctonasaimara, kunza, mapudungun y rapanui[28] [29] [30] como en alóctonasalemán, danés, francés e italiano—.[3]

Importancia cultural[editar]

Se ha convertido en un elemento de fuerte arraigo nacional y ha sido utilizado en diversas oportunidades, como celebraciones, manifestaciones y protestas. Según musicólogos, siquiatras y sociólogos, «produce un sentimiento de unidad nacional, revive la patria interior y evoca una gesta heroica»[24] entre quienes lo cantan «con emocionado orgullo».[16]

Ejemplo de aquello fue su interpretación por el público asistente cuando el capitán de Ejército Alberto Larraguibel y su caballo Huaso consiguieron la marca mundial de salto alto en Viña del Mar en 1949,[31] por los 33 mineros de la mina San José en 2010, quienes lo entonaron en su primer contacto con la superficie y en múltiples ocasiones una vez rescatados,[32] y por la Marea Roja —la hinchada de la selección de fútbol de Chile— en los partidos que la Roja disputó en las Copas Mundiales de Fútbol de Sudáfrica 2010 y, sobre todo, de Brasil 2014.[33] [34] [35]

En conmemoración de los 200 años del inicio de la independencia chilena, el himno nacional de Chile fue cantado al unísono en todas las plazas de armas del país al mediodía del 18 de septiembre de 2010.[36] [37]

Controversias[editar]

Pese a que los tres primeros compases del aria «Maffio Orsini, signora, son io», de la ópera Lucrezia Borgia (1833) de Gaetano Donizetti, son exactamente iguales al comienzo de la composición de Carnicer, no se considera plagio.[28]

Asimismo, hay similitudes melódicas entre los himnos nacionales de Chile y de Bolivia (1845) —este último fue compuesto por Benedetto Vincenti, quien vivió algunos años en Chile y trabajó en la banda musical del ejército chileno,[38] por lo que conocía la melodía compuesta por Carnicer—; sin embargo, no hay pruebas concluyentes que señalen plagio.[39]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. a b c Carnicer estuvo ocho meses en Inglaterra, entre julio de 1825 y marzo de 1826, por lo que se conjetura que la música del himno no se compuso, como se afirma habitualmente, en 1828, fecha de su estreno oficial en Chile, sino a principios de 1826.
  2. a b c Al escandir —medir el número de sílabas—, si un verso acaba en palabra aguda, se cuenta una sílaba más.
  3. Su coro decía: «Salve, Patria adorada, / amable, encantadora, / el corazón te adora / como a su gran deidad».
  4. El actual «Himno del Instituto Nacional», con letra de Eduardo Moore y música de Ismael Parraguez, data de 1913.
  5. Godo, -da: Término usado para llamar a los españoles durante el periodo de las Guerras de independencia hispanoamericanas (1810-1833).[13] [14]
  6. Para entonces, Carnicer había compuesto las óperas en italiano Adele di Lusignano: Melodramma semiserio (1819), Elena e Constantino: Dramma eroico-cómico in due atti (1821) y Don Giovanni Tenorio o Il dissoluto punito, ossia Don Giovanni Tenorio: Dramma semiserio (1822).

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h «National Anthems - Chile (1819-1847)» (HTM) (en inglés). s/f. Consultado el 22 de junio de 2014. 
  2. a b c d e f g h «National Anthems - Chile» (HTM) (en inglés). s/f. Consultado el 22 de junio de 2014. 
  3. a b c d e f g h i j k l m n Canales Toro, Clemente (1960). Canción Nacional de Chile: Edición crítica de la letra. Santiago, Chile: Editorial Andrés Bello. Consultado el 19 de septiembre de 2010. 
  4. a b c d e f g h i Silva Castro, Raúl (1964). «Capítulo segundo: La Canción Nacional». Eusebio Lillo, 1826-1910. Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello. pp. 28-46. Consultado el 3 de enero de 2016. 
  5. a b c d e f g h Chubrétovich Álvarez, Carlos (1991). Canción Nacional de Chile (1.ª edición). Santiago, Chile: Editorial La Noria. pp. 26, 33 (2), 35, 36, 54. 
  6. a b c d Ministerio de Educación (21 de agosto de 1980), «Decreto 6476: Establece texto oficial de la letra y música de la Canción Nacional de Chile», Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, consultado el 10 de marzo de 2011 .
  7. a b c d e f Ministerio del Interior (30 de marzo de 1990), «Decreto 260: Establece estrofas del Himno Nacional, en actos o ceremonias», Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, consultado el 10 de marzo de 2011 .
  8. a b Sagredo Baeza, Rafael (12 de agosto de 2010). «Chile: de "finis terrae imperial" a "copia feliz del edén" autoritario» (HTML). El País. Consultado el 2 de mayo de 2011. 
  9. a b Ministerio del Interior (24 de octubre de 1980), «Decreto 1150: Texto de la Constitución Política de la República de Chile», Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, consultado el 15 de abril de 2011 .
  10. a b Maldonado Aguirre, Marcos (2 de septiembre de 2000). «Historia del Himno Nacional de Chile» (ASPX). www.musicadechile.com. Consultado el 21 de mayo de 2015. 
  11. a b c d Senado Conservador — Congreso Nacional de Chile (1819), Valentín Letelier, ed., Sesión 132, ordinaria, en 20 de setiembre de 1819 (Wikisource), Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile, Tomo III, Santiago: Imprenta Cervantes (publicado el 1887), pp. 225-227, consultado el 19 de septiembre de 2010 
  12. a b c d Goyeneche, Ilona (17 de septiembre de 2004). «La complicada historia del Himno Nacional» (ASP). EMOL. Consultado el 28 de septiembre de 2010. 
  13. Rodríguez, Zorobabel (1875). Diccionario de chilenismos (ASP). Santiago, Chile: Imprenta de El Independiente. Consultado el 25 de enero de 2013. 
  14. Real Academia Española (2014). «godo». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. Consultado el 5 de diciembre de 2012. 
  15. a b c Muñoz H., Juan Antonio (s/f). «Isidora Zegers y su tiempo» (ASP). EMOL. Consultado el 6 de diciembre de 2015. 
  16. a b c Armendáriz Azcárate, Maite (14 de junio de 2009). «Los primeros versos del Himno Nacional están en Nueva York» (ASP). EMOL. Consultado el 10 de enero de 2016. 
  17. Zapiola, José (1872). «Primera parte - Capítulo V Música, teatro i baile». Recuerdos de treinta años (1810-1840) (1.ª edición). Santiago de Chile: Imprenta de El Independiente. pp. 59-133. 
  18. «Música de la primera Canción Nacional de don Manuel Robles». Suplemento de El Mercurio (Santiago: Talleres El Mercurio). 18 de septiembre de 1910. Consultado el 10 de marzo de 2011. 
  19. Rodríguez-Musso, Osvaldo (1986). La Nueva Canción Chilena, continuidad y reflejo. La Habana, Cuba: Casa de las Américas. 
  20. «Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile (1844) - Sesión de la Cámara de Diputados». 29 de noviembre de 1844. Consultado el 11 de abril de 2015. 
  21. Varela Caballero, Alex (20 de abril de 1975). «Don Eusebio Lillo y la Canción Nacional: a los 21 años la escribió». El Mercurio de Valparaíso (Valparaíso): 3. Consultado el 10 de marzo de 2011. 
  22. Gobierno de Chile (s/f). «Himno Nacional» (HTML). Archivado desde el original el 23 de noviembre de 2015. Consultado el 10 de marzo de 2011. 
  23. a b c «Modelo de comentario de texto - Himno nacional de Chile» (PDF). marzo de 2013. Consultado el 12 de enero de 2016. 
  24. a b Olea M., Nicolás (20 de junio de 2014). «El Himno Nacional es la nueva arma de la selección chilena» (ASP). EMOL. Consultado el 10 de enero de 2016. 
  25. Soler, M. J. (1 de octubre de 2013). «Cerca de 500 personas y una delegación del Ejército despidieron al general (r)» (ASP). EMOL. Consultado el 10 de enero de 2016. 
  26. «Carta Olímpica - Ceremonia de los vencedores» (HTML). 24 de noviembre de 2011. Consultado el 12 de enero de 2016. «Mientras resuenan los acordes del himno (abreviado) de la delegación del vencedor, los laureados se volverán para mirar las banderas». 
  27. FIFA (octubre de 2013). «Reglamento Copa Mundial de la FIFA BrasilTM - Competición preliminar - Artículo 23: Banderas e himnos» (PDF). p. 33. Consultado el 10 de enero de 2016. «Los himnos nacionales de las dos asociaciones participantes (duración máxima: 90 segundos cada uno) se interpretarán una vez que los equipos estén alineados en el campo». 
  28. a b c Vega Durán, Osiel (2000). Himno Nacional de la República de Chile. Antología de versiones vocales e instrumentales (1.ª edición). Santiago: División de Cultura del Ministerio de Educación, Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD). pp. 1-112. Consultado el 28 de enero de 2016. 
  29. a b Gormaz E., Rogelio (enero de 2001). «Himno Nacional de la República de Chile. Antología de versiones vocales e instrumentales» (PHP). Revista musical chilena (Santiago: Área de Música de la División de Cultura del Ministerio de Educación, Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD)) 55 (195): 95-96. ISSN 0716-2790. Consultado el 13 de enero de 2016. 
  30. Fredes, Iván (19 de septiembre de 2001). «La otra canción nacional de los indígenas» (HTML). Consultado el 13 de enero de 2016. 
  31. «El gran salto de Larraguibel y Huaso» (ASP). El Mercurio. 25 de junio de 2000 [6 de febrero de 1949]. Consultado el 8 de febrero de 2016. 
  32. CNN México (24 de agosto de 2010). «Los 33 mineros chilenos cantaron el himno nacional y esperan su rescate». Consultado el 4 de febrero de 2016. 
  33. Mayne-Nicholls, Harold (14 de junio de 2014). «El debut de Chile visto como hincha y el inolvidable himno» (ASP). EMOL. Consultado el 14 de junio de 2014. 
  34. Trueba, Juanma (18 de junio de 2014). «Fue bonito mientras duró» (HTML). As. Consultado el 3 de febrero de 2016. 
  35. «Chile fans disregard FIFA cut to national anthem, finishes song» (HTM). Lawyer Herald (en inglés). 19 de junio de 2014. Consultado el 3 de febrero de 2016. 
  36. Gobierno de Chile (18 de septiembre de 2010). «Himno Nacional al unísono». Consultado el 6 de diciembre de 2015. 
  37. AFP (18 de septiembre de 2010). «Los 33 mineros y todo Chile cantaron al unísono el Himno Nacional» (HTML). EMOL. Consultado el 6 de diciembre de 2015. 
  38. «Falleció la última descendiente del compositor Benedetto Vincenti». La Patria. 14 de agosto de 2013. p. 9. Consultado el 29 de enero de 2016. 
  39. Tele13 (19 de junio de 2015). «¿Por qué se parecen los himnos de Chile y Bolivia?». Consultado el 29 de enero de 2016. 

Bibliografía[editar]

Bibliografía adicional[editar]

  • Bendeck Inostroza, Fernando (2008). Himno nacional de Chile: del invasor europeo al hermano español. Santiago de Chile: Pontificia Universidad Católica de Chile. 
  • Echeverría y Reyes, Aníbal, y Agustín Cannobbio (1903). «Canción Nacional». Chile Moderno. 
  • Gobierno de Chile (20 de mayo de 2010). «Himno nacional». 
  • Peñalosa, Joaquín Antonio (1955). Entraña poética del Himno Nacional. Santiago de Chile: Imprenta Universitaria. p. 171. 
  • Pereira Salas, Eugenio (1948). «El Centenario de la Canción Nacional de Chile». Revista Chilena de Historia y Geografía (Santiago de Chile: Imprenta Universitaria). 

Enlaces externos[editar]