Hijos del pueblo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hijos del pueblo
Woman with cntfai flag-3-.jpg
Información general
Himno de la Confederación Nacional del Trabajo
Multimedia
Hijos del pueblo

¿Problemas al reproducir este archivo?

Hijos del pueblo es una canción popular relacionada con el movimiento obrero, especialmente el de inspiración anarcosindicalista.[1]​ Parece ser que este himno es obra del periodista alicantino Rafael Carratalá Ramos.[2][3][4]​ Se presentó en 1885 a la Sección de Música revolucionaria del primer certamen socialista organizado por el Centro de Amigos de Reus, perteneciente a la Primera Internacional.

Versiones[editar]

La letra tiene tres versiones. La primera es la versión de 1885, mientras que la segunda se grabó durante la Guerra Civil Española por el Orfeón Catalán de Barcelona bajo la dirección de Francisco Pujol.[2]​. La tercera es una versión titulada Himno anarquista o Salud proletarios.

Versión del centenario de la CNT[editar]

Con motivo de la conmemoración del centenario de la CNT, se puso encima de la mesa la vieja idea de la regrabación de A las barricadas e Hijos del pueblo. El primer paso fue localizar las partituras, para lo cual se pidió a la Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, con la esperanza de que estuvieran depositadas en sus archivos, pero informaron de que si aún existían estarían desaparecidas, probablemente extraviadas y/o destruidas al finalizar la Guerra Civil.[2]

Posteriormente, se estuvo en contacto con el periódico Tierra y Libertad, descubriendo así que tenían las partituras. Tras meses de trabajo componiendo, escribiendo, arreglando, juntando músicos y cantantes de diferentes masas corales, largas horas de ensayos y correcciones, el 14 de noviembre de 2009 tuvo lugar la grabación definitiva en el Conservatorio de Música Juan Crisóstomo de Arriaga de Bilbao bajo la dirección de Luís Antonio Gamarra.[2]

Letra[editar]

Hijos del pueblo (1885)[editar]

Hijo del pueblo, te oprimen cadenas
y esa injusticia no puede seguir,
si tu existencia es un mundo de penas
antes que esclavo prefiere morir.
Esos burgueses, asaz egoístas,
que así desprecian la Humanidad,
serán barridos por los anarquistas
al fuerte grito de libertad.

Rojo pendón, no más sufrir,
la explotación ha de sucumbir.
Levántate, pueblo leal,
al grito de revolución social.
Vindicación no hay que pedir;
sólo la unión la podrá exigir.
Nuestro pavés no romperás.
Torpe burgués.
¡Atrás! ¡Atrás!

Los corazones obreros que laten
por nuestra causa, felices serán.
Si entusiasmados y unidos combaten,
de la victoria, la palma obtendrán.
Los proletarios a la burguesía
han de tratarla con altivez,
y combatirla también a porfía
por su malvada estupidez.

Rojo pendón, no más sufrir,
la explotación ha de sucumbir.
Levántate, pueblo leal,
al grito de revolución social.
Vindicación no hay que pedir;
sólo la unión la podrá exigir.
Nuestro pavés no romperás.
Torpe burgués.
¡Atrás! ¡Atrás!

Hijos del pueblo (1936)[editar]

Hijo del pueblo, te oprimen cadenas,
y esa injusticia no puede seguir;
si tu existencia es un mundo de penas
antes que esclavo prefiere morir.
En la batalla, la hiena fascista,
por nuestro esfuerzo sucumbirá;
y el pueblo entero, con los anarquistas,
hará que triunfe la libertad.

Trabajador, no más sufrir,
el opresor ha de sucumbir.
Levántate, pueblo leal,
al grito de revolución social.
Fuerte unidad de fe y de acción
producirá la revolución.
Nuestro pendón uno ha de ser:
sólo en la unión está el vencer.

Himno anarquista (Salud proletarios)[editar]

Salud proletarios: Llegó el gran día;
dejemos los antros de la explotación,
no ser más esclavos de la burguesía,
dejemos suspensa la producción.
Iguales derechos e iguales deberes
tenga por norma la sociedad,
y sobre la tierra los humanos seres
vivan felices en fraternidad.

Trabajador, no más sufrir
el opresor ha de sucumbir.
A derrocar al capital,
al grito de Revolución Social.
Acracia al fin triunfará.
Bello jardín la tierra será.
Todo lo vil a eliminar.
Pueblo viril, ¡Luchar, Luchar!

No más supremacía de dioses y leyes,
no más de tiranos la vil opresión.
Y vallas, fronteras, gobiernos y leyes
derrúmbense al paso de la rebelión.
Formemos un mundo de paz y armonía
donde libres imperen las Artes y Amor.
Viviendo la libre Anarquía
Natura brinda en su rica labor.

Trabajador, no más sufrir
el opresor ha de sucumbir.
A derrocar al capital,
al grito de Revolución Social.
Acracia al fin triunfará.
Bello jardín la tierra será.
Todo lo vil a eliminar.
Pueblo viril, ¡Luchar, Luchar!

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Arroyo, Francesc (18 de enero de 2011). «Una exposición repasa un siglo de anarcosindicalismo en España». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 27 de diciembre de 2018. 
  2. a b c d «Hijos del pueblo… ¡A las barricadas! La recuperación de dos himnos históricos». Confederación Nacional del Trabajo. 23 de enero de 2010. Consultado el 27 de diciembre de 2018. 
  3. Moreno, Fidel (3 de mayo de 2018). ¿Qué me estás cantando?: Memoria de un siglo de canciones. Penguin Random House Grupo Editorial España. ISBN 9788499928098. Consultado el 27 de diciembre de 2018. 
  4. Calle Velasco, Ma Dolores de la; Redero San Román, Manuel (18 de febrero de 2009). Movimientos sociales en la España del siglo XX. Universidad de Salamanca. ISBN 9788478003143. Consultado el 27 de diciembre de 2018. 

Enlaces externos[editar]