Hielito

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hielito
Blue Freezie.jpg
Ingredientes agua y jugo de frutas

El hielito es un tipo de helado elaborado a partir de jugo de frutas naturales o de una solución azucarada con colorantes y saborizantes artificiales que se envuelve en un empaque o bolsa de plástico sellada que tiene usualmente una forma cilíndrica y alargada y esta es posteriormente congelada.

De acuerdo con los regionalismos de cada país, recibe los nombres de naranjú, jaimitos, congelada, juguito congelado, bolis, bolillobolo, flash, flas, hielito, cubo, chupichupi, saborín, bambino, bollos, duros, duro frío, raspaíto, marcianos, chupps, helado en bolsita, charamusca, gelatinas de hielo, sabalitos, entre otros.

Generalmente son consumidos en verano y pueden conseguirse durante cualquier época el año.

Producción[editar]

Industrial[editar]

En la América Latina existen numerosas empresas productoras de este tipo de golosina de manera industrial.

En Colombia existen varios productores industriales de este tipo de helados, entre ellos destaca, por su dominio del mercado, la empresa Quala, con su producto Bon Ice.

En México son un producto muy popular y de gran tradición.

En Panamá, los bolis son un producto muy popular entre los niños y adolescentes, producido industrialmente por empresas locales como Quesos Don Joaquín y Paletas, Helados y Boli Di Bari.

En España se llaman flash o flas y son consumidos mayoritariamente por niños. Se venden ya helados, listos para consumir, en quioscos, o bien, en tiendas y supermercados para ser congelados en casa. El contenido no se suele hacer en casa, sino que es de carácter industrial, y tiene una mala reputación, por estar compuesto por aditivos y colorantes artificiales.

En Brasil, los nombres cambian según la región. En el estado de Río de Janeiro la versión industrial se conoce como geladinho y la versión casera como sacolé.

Casera[editar]

Se producen de forma casera muy tradicionalmente en diversos países de Latinoamérica. Su producción es artesanal y se empacan en bolsitas de plástico especiales para obtener la forma característica. Suelen ser elaborados para su venta ambulante. Existen advertencias sobre su consumo, ya que en ocasiones no reúnen las exigencias sanitarias para el consumo humano.[1]

Denominaciones, variedades y sabores en América Latina[editar]

Bolis vendidos en nevera de icopor (Barranquilla, Colombia).

Existen tres variedades comunes en América Latina: a base de leche, agua y de jugos de frutas naturales.

En la región costa de Ecuador se los llama bolos. Pueden estar hechos de alguna bebida dulce que ha sido congelada como gelatina, jugo natural o artificial; y, están contenidos en una funda plástica cuya abertura ha sido muy bien amarrada.[2]

En El Salvador suelen ser llamadas charamuscas que tienen una forma de cubo solo que un poco más alargado tienen un gran peso tradicional para el país consumiéndose en épocas de calor mayormente en verano y hasta fabrican bolsas plásticas especiales para este helado llamándose "bolsas de charamusca".

En México suelen ser llamados cubitos o hielitos y en algunas regiones aisladas sabalitos, o raspados tienen normalmente una forma cilíndrica, delgada y alargada, a diferencia de los bolis que suelen ser cilíndricos pero más gruesos y de menor longitud. Los helados a base de leche se venden en sabores de vainilla, rompope o chocolate. Los elaborados a base de agua contienen generalmente colorantes y saborizantes frutales naturales o artificiales.

En Cartagena y Barranquilla se denominan bolis y en otras partes de Colombia se les dice vikingos, y se hacen también con jugo de frutas como corozo, coco y zapote, entre otras. Su fabricación es exclusivamente casera y artesanal, para ayudar a la economía doméstica. Se vende en las casas que los fabriquen y en otras ocasiones se venden en calles, almacenados en cavas (cajas de icopor).[3][4]

En Chile, se les llama cubos. Son frecuentes los de plátano con leche, chocolate, frutilla y vainilla. También son comunes los a base de jugos de variados sabores y colores, a los cuales se les llaman cecy, debido a la distribuidora de paletas con el mismo nombre que las elabora.

También son comunes en Venezuela, donde se les llama bambino o chupichupi.Los elaborados a base de agua son llamados cítricos, en tanto que los elaborados a base de leche se les denomina cremosos. Los elaborados artesanalmente son más anchos y de forma cónica. En este caso se les llama tetas. Así mismo, en Maracaibo se les da el nombre de duro frío.

Chups vendidos en las calles de Lima (Perú).

En el Perú se les llama chups[5]​ o marcianos,[1]​ y son de forma alargada, vienen en distintos sabores y son mayoritariamente de agua y frutas (algunas artificiales, pero en su mayoría naturales), con sabores como fresa, maracuyá, mango, tamarindo, y chicha morada siendo los más comunes. También los hay de leche con fresa, leche con chocolate, sublime (una marca popular de chocolatinas), leche con coco y leche con lúcuma. Se les denomina marcianos probablemente porque al hacer un nudo en la bolsita aparecen dos tiras que se asemejan a las antenas de los marcianos en la ficción. Son comúnmente vendidos por vendedores ambulantes, aunque también se expenden en viviendas de barrios populares con un cartel de "Se venden marcianos".[6]​ Es conocido en todo el país pero con diferentes denominaciones, por ejemplo en ciudades como Talara son llamados chalaca y en Piura bodoques, siendo estos más anchos que los chups/marcianos.

En Panamá, la producción de este helado se da de manera tanto industrial como casera. Los de producción industrial son normalmente elaborados de colorantes, y son denominados bolis. En cambio, los de producción casera son elaborados de pulpa o jugo de frutas tropicales locales, y son llamados duros.

En Argentina se les llama naranjú debido a que una marca los comercializaba bajo ese nombre, su producción es casera e industrial. Es fabricado por “Suchen S.A”, una empresa fundada en 1976 con sede en el partido de La Matanza.

En Guatemala se les conoce como cuquitos[7][8]​ y al igual que en otros países, su producción es casera[9]​ e industrial. Se pueden consumir líquidos o congelados en distintos sabores, elaborados de tres ingredientes: agua, azúcar y esencia o colorante con saborizante. Se suelen vender a las afueras de las escuelas e institutos educativos a la hora de salida, también durante las fiestas, las procesiones o cualquier evento público.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «¿Por qué debe tener cuidado con el consumo de marcianos, raspadillas y cremoladas?». Peru21. 9 de enero de 2019. Consultado el 3 de octubre de 2019. 
  2. https://www.asihablamos.com/word/palabra/Bolo.php
  3. BARRIO QUE VIVE DE LOS BOLIS
  4. «En Barranquilla monjas venden bolis para alimentar 97 abuelitos». Archivado desde el original el 27 de marzo de 2012. Consultado el 21 de abril de 2015. 
  5. Delights, Peru (11 de junio de 2014). «Chups – Diversión de Verano». PERU DELICIAS. Consultado el 22 de abril de 2022. 
  6. Acurio, Gastón (2008). Larousse de la gastronomía peruana: diccionario gatronómico ilustrado. Lima: Q.W. Editores. p. 234. ISBN 9789972589379. 
  7. Guatemela, elPeriodico de. «Cuquitos, golosinas y chanclas». elPeriodico. Consultado el 13 de septiembre de 2020. 
  8. «30 cosas que solo los guatemaltecos entenderán». Guatemala.com. 10 de agosto de 2016. Consultado el 13 de septiembre de 2020. 
  9. «Mujeres emprendedoras revelan el arte de hacer "cuquitos"». Consultado el 13 de septiembre de 2020.