Hermandad del Cristo de la Corona (Sevilla)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cristo de la Corona
Escudo Cristo de la Corona.jpg
Sede canónica Parroquia del Sagrario
Localidad Sevilla
País Flag of Spain.svg España
Ubicación 37°23′11.349″N 5°59′38.8314″O / 37.38648583, -5.994119833
Casa de Hermandad C/ Alemanes, s/n
Fundación Alrededor de 1340 (Hermandad Primitiva)
1994 (Asociación Parroquial)
2000 (Hermandad de Penitencia)
Titulares

Santísimo Cristo de la Corona

Nuestra Señora del Rosario
Pasos 1
Hermano Mayor Alejandro D. Mateos Gallegos
Hermanos 402
Nazarenos 96
Túnica

     Túnica y capirote de ruan morado      Cinturón de esparto

     Zapatillas de esparto negras
Procesiones
Estación de Penitencia
Día y hora Viernes de Dolores, 20.20
Duración 3 horas y media
http://cristocorona.blogspot.com.es/

La Hermandad del Cristo de la Corona es una hermandad de culto católico de carácter penitencial de la Semana Santa de Sevilla. Procesiona en la tarde del Viernes de Dolores por el centro de la ciudad. Tiene la particularidad de que está radicada en la Parroquia del Sagrario de la Catedral de Sevilla, templo a donde realizan estación la mayoría de las cofradías. Su título completo es: Hermandad y Cofradía del Santísimo Cristo de la Corona y Nuestra Señora del Rosario.

Historia[editar]

Siglos XIV a XVII[editar]

La fecha de fundación de la hermandad primitiva del Cristo de la Corona y Cruz a cuestas (como se la nombra en los documentos más antiguos) nos es desconocida aunque la referencia escrita más antigua encontrada sobre la primitiva cofradía data de 1340. En 1677 Ortiz de Zúñiga señala que la corporación gozaba de gran arraigo devocional entre los sevillanos y la ubica en la antigua capilla del Sagrario de la Catedral. Esto se corrobora con la gran pujanza de la corporación en este siglo y posteriores. La economía de la hermandad se sustenta en parte por concesiones y mercedes de la corona como muestra este texto: «La Hermandad de la Corona de Cristo y la del Santo Entierro solicitan, en este año de 1641, de su Majestad Felipe IV la concesión de alguna merced para acercentar sus fondos. El Rey les otorgó facultad para que perpetuamente pudiesen lucrarse trajinando con doce carros, cada uno con una mula, aplicados a cada Cofradía seis carros. En reciprocidad a tal gracia, ambas Hermandades ofrecieron a Su Majestad mil quinientos ducados, a pagar la tercera parte de ellos el mismo día de recibidos los carretones, y los mil ducados restantes, en los seis meses siguientes a dicho día de la procesión, más el ocho por ciento al año de todo el tiempo que se retardase cualquiera de los pagos, después de cumplidos los plazos».[1]

Siglos XVIII y XIX[editar]

En 1716 la cofradía se traslada de la Catedral a la parroquia anexa a esta, donde hoy reside. En los libros de cabildos de la hermandad figura la compra de una capilla en el «Sagrario nuevo». Durante el siglo XVIII la cofradía mantuvo una estrecha relación con la Parroquia y con las hermandades radicadas en ella, con las que colabora económicamente para fastos y liturgia. Esta época es sin duda la de su máximo espledor contando con un gran patrimonio tanto en enseres como en casas y rentas. Fueron hermanos algunos sevillanos ilustres como Pedro Roldán, José Montes de Oca, Matías de Arteaga, el Marqués de Paradas o los Condes de Cantillana. Además la cofradía tuvo una fuerte vinculación con la de Nuestro Padre Jesús Nazareno, curiosamente la otra imagen sevillana de un cristo con la cruz abrazada de forma inversa.

En el siglo XIX espezaron las dificultades para la cofradía. Los ingresos empiezan a escasear y se observa en los documentos que tenemos una disminución paulatina de enseres y propiedades. En 1806 se venden todas las pertenencias de plata (incluyendo las cantoneras de la cruz) a la Casa de la Moneda para sufragar los gastos de la realización de un nuevo altar en jaspe. En un inventario de hermandades residentes en el Sagrario de la Catedral realizado el 15 de septiembre de 1842, se citaba lo siguiente: «La Titulada de la Corona, cuyos estatutos son promover la devoción de La Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, Coronado de Espinas y con la Cruz a cuestas, tributando culto a esta Sagrada Imagen, y haciendo que en los cinco primeros domingos de Cuaresma se predique al pueblo por las tardes, lo que ya ha dejado de verificar por falta de medios». Esto último nos da a entender que la hermandad ya estaba disuelta aunque el libro de acuerdos de cabildos continua hasta 1860. A partir de este año nada más se sabe de la hermandad.

También se tiene constancia de la existencia de la Hermandad de Ntra. Sra del Rosario. Esta hermandad de dedicaba al culto de esta Virgen, estaba formada por mujeres. Como anécdota se tiene constancia de que las mujeres dieron sus rosarios para hacer uno bueno para la Virgen, pero lamentablemente éste hoy en día no existe. No se tiene constancia del año de fundación de esta hermandad aunque se sabe que en el siglo XVIII ya exístia. Las noticias sobre esta hermandad terminan en el siglo XIX.

Actualidad[editar]

El culto a este antiguo Nazareno se restablece en el año 1989 gracias a José Gutiérrez Mora, cura de la Parroquia del Sagrario. Los primeros pasos como grupo organizado para el culto de esta imagen cristífera se dan en 1991 cuando un grupo de jóvenes, tras la propuesta del Párroco, deciden dar los pasos necesarios para constituirse en Asociación Parroquial. El cristo realiza un Vía Crucis por el interior del templo en 1992. En mayo de ese mismo año, se celebró la exposición "Magna Hispalense" en la Catedral y se cedió al Stmo. Cristo de la Corona. En 1993 se celebra el primer víacrucis externo por la calles de la feligresía organizado conjuntamente entre la Hermandad de Las Aguas y los jóvenes de la parroquia. Sus reglas como agrupación parroquial son aprobadas por el Arzobispado en 1994. Al constituirse legalmente se escoge como segunda titular, en el año 1995, a la Virgen de Nuestra Señora del Rosario, imagen gloriosa de María obra de Manuel Pereira de finales del s. XVII que residía sin recibir culto en el templo. La agrupación pasa seguidamente a buscar la erección canónica como hermandad de penitencia. En 1997, se saca a la imagen de la Virgen por primera vez en Procesión de Solemne Rosario de la Aurora, aunque este acto de culto no se ha celebrado desde 2003 por el precario estado de conservación de la imagen, siendo intención de la hermandad la restauración de la imagen y la recuperación de la procesión. El título de hermandad le fue concedido en el año 2000. A pesar de la aprobación como hermandad, hasta el 2009 la cofradía siguió realizando su víacrucis penitencial. Desde 2006 lo hizo aunque con la imagen del cristo portada en un paso, diseño de Antonio Dubé de Luque, en vez de en unas pequeñas andas. En el año 2009 la hermandad optó por realizar su víacrucis penitencial haciendo estación de penitencia al palacio arzobispal, y aumentando sensiblemente su recorrido, con el cortejo vestido de nazareno.

Escudo, insignias y túnica[editar]

El escudo de esta hermandad consiste en una cruz latina en sable cargada en la cruceta con corona de espinas y tres clavos, todos en sable. Los tres clavos aparecen en el centro de la corona con las tres puntas inferiores convergiendo. También en sable aparece un rosario que pende del travesaño. Una divisa aparece orlando todo el conjunto, en plata con letras en sable con el nombre de la hermandad. En el timbre aparece una corona real abierta en sable. Esta consiste en un círculo con piedras engastadas, compuesta de ocho florones con hojas de acanto, visibles cinco, interpoladas con perlas.

El Estandarte fue bordado por Benito Molero, bajo diseño de Carlos Córdoba de León-Sotelo. Está bordado en oro sobre terciopelo azul y recoge el escudo de la Hermandad bordado en hilo de plata con excepción de la cruz, que está en hilo de oro. La corbata tiene bordado a modo de galón dorado, y está rematado por una cruz plateada. La insignia fue estrenada en la procesión del Corpus Christi de 1999. La Cruz de Guía es de color caoba con una filigrana dorada en el centro de los brazos de la cruz y cantonada por ráfagas de metal dorado. Además el escudo de la corporación aparece en la cruceta realizado en orfebrería plateada. El Libro de Reglas (el cual contiene las reglas de la hermandad) se muestra en la estación de penitencia cada Viernes de Dolores como una insignia más. Las tapas están bordadas en hilo de oro sobre terciopelo azul y fueron realizadas por Benito Molero en el año 2003. Aparecen en ellas el escudo de la hermandad rodeado por una filigrana rectangular con un evangelista en cada esquina.

Las túnicas son de cola recogida en el brazo de Ruan morado ceñida entre pecho y cadera con un cinturón de esparto ancho. Sobre el corazón va cosido el escudo de la hermandad primitiva sobre una pieza circular en cuero color sangre. Al cuello portan la medalla de la corporación bajo el antifaz. Esta consiste en un ovalo plateado en el que figura el escudo de la hermandad que cuelga de un cordón morado y negro. Calcetines negros y alpargatas de esparto negras completan el hábito nazareno. La cera que portan los hermanos es de color amarillo, la cual es conocida popularmente como color tiniebla.

Titulares[editar]

Santísimo Cristo de la Corona[editar]

Imagen del Santísimo Cristo de la Corona durante su Víacrucis en el año 2005.

La Imagen del Santísimo Cristo de la Corona es una talla anónima, en madera policromada, datada en el último cuarto del siglo XVI. Por tanto, estamos ante una de las imágenes más antiguas de la ciudad. De rasgos manieristas, es una imagen de talla completa con una amplia zancada, resaltada por una túnica de abundante plegado la cual aparece anudada a la cintura por una ruda soga. La cruz arbórea (anteriormente lo hacía con una de caoba) con la que procesiona reposa sobre el hombro derecho, por lo que su cabeza se gira hacia la izquierda, ofreciéndonos un rostro doliente de idealizada belleza.

Iconográficamente representa un pasaje muy usado en el arte procesional sevillano, el de Jesús abrazando al palo vertical de la cruz en el momento de recibir la cruz.[2] Tiene la particularidad de que esta imagen porta la cruz al revés de la representación más habitual en los nazarenos, siendo esto una muestra más de su gran antigüedad, ya que esta era la manera más común de hacerlo en el arte manierista. Por su estilo se puede afirmar que influye en las creaciones barrocas de Ocampo, que fue hermano de la hermandad.

Cristo de la Corona en su besamanos

Nuestra Señora del Rosario[editar]

La imagen de Nuestra Señora del Rosario es una talla de tamaño académico realizada por el portugués Manuel Pereira, en el año 1638. Posee la iconografía clásica de Virgen Gloriosa: porta un cetro en su mano derecha y al Niño Jesús, del mismo autor, en su mano izquierda así como un rosario.

Lleva una corona de plata, tanto la Santísima Virgen como el Niño Jesús, y ráfaga también de plata. Es destacable que una de las pocas imágenes gloriosas que ha permanecido prácticamente intacta, mostrándose tal y como la concibió su autor, salvo porque fue repolicromada en el siglo XVIII.

Pasos[editar]

Paso del Cristo de la Corona[editar]

El paso, aún no concluido, sobre el que procesiona el Cristo de la Corona fue diseñado por Antonio Dubé de Luque, siendo uno de los objetivos de la hermandad su terminación y enriquecimiento durante los próximos años. De estilo renacentista, estará realizado en madera en color caoba con relieves en bronce. A su conclusión contará con imágenes de los cuatro evangelistas en las esquina, inspirados en los que están en la balaustrada interior de la Iglesia del Sagrario y con cuatro relieves donde se podrán apreciar las escenas de la Crucifixión, Descendimiento, La Piedad y Sagrado Sepulcro. En los respiraderos está proyectado que aparezcan los cuatro padres de la Iglesia Latina y los cuatro de la Oriental. Los faldones por su parte tendrán el frontal bordado con el escudo del Cabildo Catedralicio (la Giralda y las dos azucenas). El canasto contará con un sobrecanasto cuya crestería será una reproducción de la balaustrada externa de la Iglesia del Sagrario. A los pies del cristo en su estación de penitencia aparecen dos pequeños angelitos portando entre sus manos la corona de espinas de donde recibe la imagen su advocación.

En el año 2010 se estrenó la talla del frontal del paso, de Francisco Verdugo, y dos modelos de los apóstoles, que posteriormente irán labrados en bronce, a cargo de Antonio José Dubé Herdugo. En 2011 estrenó nuevos faroles para el paso procesional realizados en madera por Enrique Gonzalves González que posteriormente irán tallados por Francisco Verdugo. Como curiosidad el remate de los faroles estará inspirado en la cúpula de la Iglesia del Sagrario.

Paso de la Virgen del Rosario[editar]

Cuando ésta realizaba su procesión en rosario de la aurora, procesionaba en un paso de tamaño pequeño sin respiraderos de talla u orfebrería. El paso llevaba peana, candelería y jarras plateadas.

Patrimonio musical[editar]

Música de capilla[editar]

  • Música de Capilla dedicada al Santísimo Cristo de la Corona (Paulina Ferrer)
  • Cristo de la Corona (Ángel Manuel Cebrero Miranda y Francisco del Toro Zamora)
  • Plegaria al Cristo de la Corona, adaptación de la anterior para quinteto de metales (Ángel Manuel Cebrero Miranda)
  • Meditaciones ante el Santísimo Cristo de la Corona (Francisco Javier Alonso Delgado)

Cultos[editar]

Quinario al Stmo. Cristo de la Corona[editar]

Todos los años en cuaresma o acercándose esta la hermandad dedica un solemne quinario de martes a sábado. El domingo celebran la Función principal de Instituto. Posteriormente o durante la semana del quinario el Cristo es expuesto en besapiés a los fieles.

Víacrucis penitencial[editar]

El Viernes de Dolores la hermandad realiza su salida procesional la cual tiene la particularidad de ser un víacrucis además de estación de penitencia, a diferencia del resto de hermandades penitenciales de Sevilla las cuales solo realizan la estación de penitencia. El paso del nazareno, engalanado con lirios morados, va acompañado durante su procesión por un trío de música de capilla. La hermandad recorre las calles de la feligresía de la parroquia rezando las estaciones del víacrucis en la calle y en el interior del palacio arzobispal, a donde hace estación.

Tríduo a Ntra. Sra. del Rosario[editar]

En octubre, la corporación dedica estos cultos a su imagen mariana, que hoy en día no procesiona. Al fin de los tres días del tríduo la hermandad dedica como culmen una solemne función como fin de los actos en honor de su titular. Hasta 2003 al fin de estos cultos la virgen salía en solemne rosario de la aurora visitando templos cercanos para el rezo de los misterios, acompañada por una banda de música. En 2006 la hermandad llegó a celebrar la «Velá del Rosario»[3] aunque solo hubo una edición.

Sedes[editar]

  • Capilla del Sagrario de la Santa Metropolitana y Patriarcal Iglesia Catedral de Santa María de la Sede: Desde la fundación hasta 1716.
  • Parroquia del Sagrario de la Santa Metropolitana y Patriarcal Iglesia Catedral de Santa María de la Sede: De 1716 hasta su extinción y desde su refundación en 1994.

Obra asistencial[editar]

Aparte de su colaboración con Cáritas parroquial y el mantenimiento de su propia bolsa de caridad, la hermandad participa en la obra asistencial conjunta de las hermandades de Sevilla en el Polígono Sur.

Enlaces externos[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Carrero Rodríguez, Juan (1991). Anales de las Cofradías Sevillanas (Segunda edición). Castillejo. ISBN 9788487041525. 
  2. San Juan Evangelista. «19, 16-17». Evangelio según San Juan. «Entonces se lo entregó para que fuera crucificado. Tomaron, pues, a Jesús, y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario, que en hebreo se llama Gólgota...» 
  3. Redacción Arte Sacro (22 de septiembre de 2006). «La Hermandad del Cristo de la Corona postpone su Velá al próximo fin de semana». ArteSacro.org. Consultado el 20 de marzo de 2012.