Herida por arma blanca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Herida por arma blanca
Beauchamp kills Sharp.jpg
Una ilustración que representa a Jereboam O. Beauchamp apuñalando a Solomon P. Sharp.
CIE-10 X99
CIE-9 E966
eMedicine lista de temas
[editar datos en Wikidata]

Una herida por arma blanca es una forma específica de traumatismo penetrante de la piel que resulta de un cuchillo u objeto puntiagudo similar que es "más profundo que ancho".[1][2][3][4]​ La mayoría de los apuñalamientos se producen debido a la violencia intencional o a través de la herida autoinflingida.[5]​ El tratamiento depende de muchas variables diferentes, tales como la ubicación anatómica y la gravedad de la lesión.

Manejo[editar]

Las puñaladas pueden causar lesiones externas e internas. Generalmente son causadas por armas de baja velocidad, es decir, las lesiones causadas a una persona por lo general se limitan a la ruta que tomó internamente, en lugar de causar daño a los tejidos circundantes, que es común en las heridas por armas de fuego.[6]​ El abdomen es el área que comúnmente es la más lesionada por una herida de arma blanca. Las intervenciones que puedan ser necesarias en función de la gravedad de la lesión incluyen las vías respiratoria e intravenosa para el acceso y el control de la hemorragia.[5][7]​ La longitud y el tamaño de la hoja del cuchillo, así como la trayectoria que siguió pueden ser importantes en la planificación del manejo, ya que puede ser un predictor de las partes que fueron dañadas.[1][3]​ Precauciones especiales también deben ser usadas para prevenir una lesión mayor por parte del agresor de la víctima dentro del ambiente hospitalario.[8]​ Al igual que en el tratamiento de choque, es importante mantener la presión sistólica por encima de 90 mmHg, mantener la temperatura corporal de la persona, y para el transporte inmediato a un centro de trauma en los casos graves.[1][9]

Para determinar si una hemorragia interna está presente se pueden utilizar una evaluación enfocada con sonografía o un diagnóstico de lavado peritoneal. Otras pruebas de diagnóstico tales como una tomografía computarizada de exploración o varios estudios de contraste se pueden usar para clasificar de manera más definitiva la lesión tanto en gravedad y localización.[10]​ La observación puede ser utilizada en lugar de la cirugía, ya que puede sustituir a una cirugía innecesaria, lo que hace el tratamiento preferido al trauma penetrante secundario de una herida de arma blanca cuando la hipovolemia o el shock no se presentan.[11]

Cirugía[editar]

La intervención quirúrgica puede ser necesaria, pero depende de que los órganos de los sistemas se vean afectados por la herida y el alcance de los daños.[3]​ Es importante que los proveedores de cuidado para comprueben a fondo el lugar de la herida a la medida en una laceración de arteria que a menudo resulta en retraso las complicaciones que a veces llevan a la muerte.[1]​ Normalmente, un cirujano hará un seguimiento de la trayectoria del arma para determinar las estructuras anatómicas que fueron dañadas.[12]​ En casos graves cuando la homeostasis no puede ser mantenida, se puede hacer uso de la cirugía de control de daños.[13]

Epidemiología[editar]

Marca Hilt dejada por un cuchillo.

Los apuñalamientos son una causa relativamente frecuente de homicidios en Canadá[14]​ y Estados Unidos.[15]​ Por lo general las muertes causadas por apuñalamientos se deben a la insuficiencia orgánica o a la pérdida de sangre. Aproximadamente son el mecanismo del 2% de los suicidios.[16]​ La mayoría de las heridas de arma blanca son causadas por violencia intencional, como las armas utilizadas para infligir esas heridas son fácilmente disponibles en comparación con las armas de fuego.[17]

En Canadá los homicidios por arma de fuego y arma blanca relativamente ocurren igual (1008 - 980 entre los años 2005 y 2009).[14]​ En Estados Unidos las armas de fuego son el método más común de los homicidios a diferencia de las armas blancas (9484 - 1897 en el 2008).[15]

Las puñaladas ocurren cuatro veces más que las heridas de bala en el Reino Unido, pero la tasa de mortalidad asociada con apuñalamiento ha oscilado 0-4% como el 85% de las lesiones sufridas por arma blanca sólo afectan el tejido subcutáneo.[7][8][18]​La mayoría de los asaltos que resulta en una herida de arma blanca ocurren a los hombres y a las personas de minorías étnicas.[19]

Historia[editar]

Algunos de los primeros principios de cuidado de heridas provienen de Hipócrates quien promovió mantener las heridas secas, excepto para su irrigación.[20]Guy de Chauliac promovería extracción de cuerpos extraños, reincorporación de los tejidos cortados, el mantenimiento de la continuidad del tejido, la preservación de la sustancia de órganos, y la prevención de complicaciones.[20]​ La primera operación exitosa de una persona que fue apuñalada en el corazón se llevó a cabo en 1896 por Ludwig Rehn , en lo que ahora se considera el primer caso de una operación de corazón.[21]​ A finales de 1800 era difícil el tratamiento de heridas de arma blanca debido al mal transporte de las víctimas a los centros de salud, y la baja capacidad de los cirujanos para reparar efectivamente los órganos, sin embargo; el uso de la laparotomía que ha sido desarrollado unos años antes había proporcionado mejores resultados de los pacientes.[22]​ Durante la Guerra de Corea se puso un mayor énfasis en el uso de vendajes de presión y torniquetes para controlar inicialmente el sangrado.[20]

Referencias[editar]

  1. a b c d Rosen, Peter; John J. Ratey MD; Marx, John A.; Robert I. Simon MD; Hockberger, Robert S.; Ron Walls MD; Walls, Ron M.; Adams, James L. (2010). Rosen's emergency medicine: concepts and clinical practice. St. Louis, Mo: Mosby/Elsevier. pp. 456-7. ISBN 0-323-05472-2. 
  2. Taber, Clarence Wilbur; Venes, Donald (2009). Taber's cyclopedic medical dictionary. F a Davis Co. p. 2189. ISBN 0-8036-1559-0. 
  3. a b c Mankin SL (September 1998). «Emergency! Stab wound». The American Journal of Nursing 98 (9): 49. PMID 9739749. doi:10.2307/3471869. Consultado el 30 de septiembre de 2011. 
  4. Abdullah F, Nuernberg A, Rabinovici R (January 2003). «Self-inflicted abdominal stab wounds». Injury 34 (1): 35-9. PMID 12531375. doi:10.1016/s0020-1383(02)00084-0. Consultado el 30 de septiembre de 2011. 
  5. a b Sugrue M, Balogh Z, Lynch J, Bardsley J, Sisson G, Weigelt J (August 2007). «Guidelines for the management of haemodynamically stable patients with stab wounds to the anterior abdomen». ANZ Journal of Surgery 77 (8): 614-20. PMID 17635271. doi:10.1111/j.1445-2197.2007.04173.x. Consultado el 30 de septiembre de 2011. 
  6. Christopher McLean, Jonathan Hull (June 2006). «Missile and explosive wounds». Surgery (Oxford) 22 (6): 194-7. doi:10.1383/surg.2006.24.6.194. 
  7. a b Campbell, John Creighton (2000). Basic trauma life support for paramedics and other advanced providers. Upper Saddle River, N.J: Brady/Prentice Hall Health. ISBN 0-13-084584-1. 
  8. a b Bird J, Faulkner M (2009). «Emergency care and management of patients with stab wounds». Nurs Stand 23 (21): 51-7; quiz 58. PMID 19248451. doi:10.7748/ns2009.01.23.21.51.c6769. 
  9. Edgerly, Dennis (7 de junio de 2012). «Patient Suffers Multiple Stab Wounds: A 19-year-old male was stabbed multiple times in the chest». Journal of Emergency Medical Services. Elsevier Inc. Consultado el 17 de julio de 2012. 
  10. ATLS: Advanced Trauma Life Support for Doctors. American College of Surgeons. 2008. pp. 113-9. ISBN 978-1880696316. 
  11. PHTLS: Prehospital Trauma Life Support. Mosby/JEMS. 2010. ISBN 0-323-06502-3. 
  12. Kenneth D. Boffard (2007). Manual of definitive surgical trauma care. London: Hodder Arnold. ISBN 0-340-94764-0. 
  13. Garth Meckler; Cline, David; Cydulka, Rita K.; Thomas, Stephen R.; Dan Handel (2012). Tintinalli's Emergency Medicine Manual 7/E. McGraw-Hill Professional. ISBN 0-07-178184-6. 
  14. a b https://web.archive.org/web/20120110203802/http://www40.statcan.ca/l01/cst01/legal01-eng.htm Homicides by method
  15. a b http://www.infoplease.com/ipa/A0004888.html Murder Victims, by Weapons Used
  16. Riviello, edited by Ralph J. (2010). Manual of forensic emergency medicine : a guide for clinicians. Sudbury, Mass.: Jones and Bartlett Publishers. p. 18. ISBN 978-0-7637-4462-5. 
  17. Eades, Chris (2007). Knife crime : review of evidence and policy. London: Centre for Crime and Justice Studies. ISBN 1906003068. 
  18. Hanoch J, Feigin E, Pikarsky A, Kugel C, Rivkind A (August 1996). «Stab wounds associated with terrorist activities in Israel». JAMA 276 (5): 388-90. PMID 8683817. doi:10.1001/jama.1996.03540050048022. 
  19. El-Abdellati E, Messaoudi N, Van Hee R (2011). «Assault induced stab injuries: epidemiology and actual treatment strategy». Acta Chirurgica Belgica 111 (3): 146-54. PMID 21780521. 
  20. a b c Manring MM, Hawk A, Calhoun JH, Andersen RC (August 2009). «Treatment of war wounds: a historical review». Clinical Orthopaedics and Related Research 467 (8): 2168-91. PMC 2706344. PMID 19219516. doi:10.1007/s11999-009-0738-5. Consultado el 4 de agosto de 2013. 
  21. «History of Cardiac Surgery - Stephenson 3 (2008): 3 - Cardiac Surgery in the Adult». Cardiacsurgery.ctsnetbooks.org. Archivado desde el original el 8 de agosto de 2011. Consultado el 10 de octubre de 2011. 
  22. Oliver, J.C. (9 de enero de 1899). «Gun Shot Wounds of the Abdomen with Report of Fifty Eight Cases». Academy of Medicine of Cincinnati: 354-75. Consultado el 4 de febrero de 2012. 

Véase también[editar]