Heredad de aguas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Heredad de Aguas y Cantonera Real, Arucas, Gran Canaria

Una heredad de aguas es el conjunto de propietarios de un determinado manantial o de una explotación de aguas, y, a veces, de los terrenos sobre los cuales se asientan dichos recursos hídricos. Los edificios de heredades (a veces llamados simplemente heredades) son los lugares en los cuales se tomaban decisiones respecto a la gestión del agua.[1]​ En particular, en ellos se administraba el agua de lluvia y de los nacientes que debía ser repartida entre los distintos regantes. Son comunes en muchas municipalidades de las Islas Canarias.

Historia y organización interna[editar]

El concepto de heredad o heredamiento de aguas nace cuando se desvincula este recurso de la tierra, a la que estaba asociada anteriormente, convirtiéndose así en un bien inmueble, independiente de ella. Este cambio se produce sobre todo a partir del siglo XVI, en el que se fundan algunas de las heredades más importantes de Canarias (Las Palmas, Valle de los Nueve, Firgas y Arucas, etc).[2]​ Durante casi tres siglos, entre 1529 y 1823, las heredades fueron presididas por los alcaldes de aguas, y luego por los alcaldes constitucionales (entre 1823 y 1866), aunque a veces se producían confluencias entre ambos cargos.[3]​ Los trabajadores de esta institución recibían el nombre de funcionarios y cobraban un sueldo elevado.

Edificio de la Heredad de Aguas de Moya con su reloj característico en la fachada, Gran Canaria.

Arquitectura[editar]

En la fachada de los edificios de heredades es habitual ver un gran reloj, que se utilizaba como referencia para medir el tiempo que cada socio podía extraer agua de una fuente. Además, el resto de la población los consultaban para organizar sus actividades diarias.

Heredades de agua en Gran Canaria[editar]

  • La Heredad de Aguas de Las Palmas es la más antigua de Canarias. Fue fundada el 26 de julio de 1501 por orden de los Reyes Católicos para asegurar el suministro de agua de El Real de las Palmas, y más tarde de la ciudad surgida a partir de él.[4]
  • La Heredad de Aguas de Arucas y Firgas comenzó a construirse en 1909 a partir de planos del arquitecto modernista Fernando Navarro, y se completó en 1912. Ocupa un edificio señorial de 420 metros cuadrados situado en la ciudad de Arucas.[3]
  • La Heredad de aguas de Moya está situada en el número 5 de la calle León y Castillo, en la ciudad de Moya. Antiguamente era llamada Heredad de los chorros, propios y del laurel (en referencia al Barranco del Laurel, de donde provenía parte de su agua).[5]

Referencias[editar]

  1. «Tipos de bienes: hidráulicos». Fedac - carta etnográfica de Gran Canaria. Consultado el 27 de enero de 2015. 
  2. Macías Hernández, Antonio M.; Ojeda Cabrera, María P. «Acerca de la revolución burguesa y su reforma agraria. La desamortización del agua.». Anuario de estudios atlánticos (ULPGC: Cabildo Insular de Gran Canaria) (35): 217 - 219. Consultado el 27 de enero de 2015. 
  3. a b «La joya de la Heredad de Aguas». La Provincia. Consultado el 27 de enero de 2015. 
  4. «La heredad de aguas más vieja de Canarias es telecontrolada». Canarias7. Consultado el 27 de enero de 2015. 
  5. «Heredad de Aguas de Moya». Fedac - carta etnográfica de Gran Canaria. Consultado el 27 de enero de 2015.