Help Wanted (Bob Esponja)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Help Wanted (título en Latinoamérica, Se busca ayuda; título en España, Se busca ayudante) es el primer episodio de la serie animada Bob Esponja.

Personajes[editar]

Sinopsis[editar]

En la superficie del océano, existe un pequeño pueblo llamado Fondo de Bikini; el narrador nos habla sobre la vida en ella; luego nos muestra una toma de las casas de Bob Esponja, Patricio y Calamardo. El narrador introduce a la audiencia diciendo que Bob Esponja es una de sus criaturas favoritas para despues mostrar por dentro la casa de Bob. Dentro de la piña donde vive, Bob Esponja se encuentra durmiendo profundamente en su cama con tres colchones y un trampolín. En el piso se encuentra la mascota de Bob Esponja, Gary el Caracol, que también esta durmiendo. Junto a Bob Esponja hay un reloj despertador, que pronto suena y lo despierta.

Bob Esponja sube al trampolín y le dice a Gary: "Hoy es el gran día", con Gary dando un simple "maullido" en respuesta. Bob Esponja salta del trampolín y aterriza cuidadosamente en un traje que consiste en pantalones cuadrados, una camisa blanca y una corbata roja. Para prepararse para el día, va a unas pesas con dos animales de peluche y se esfuerza por levantarla, apenas logrando una repetición antes de soltarla con un chirrido. Luego grita: "¡Estoy listo!" y corre afuera, pasando frente a una cabeza de monumento con ventanas y una puerta, así como una roca marrón con una veleta de bambú. La roca se abre para revelar una estrella de mar rosada, Patricio Estrella, que se adhiere debajo de ella, animando a Bob Esponja antes de despegarse y caer. Al llegar fuera del Crustáceo Cascarudo, Bob Esponja se anima a responder a la llamada del cartel de "Se busca ayuda" en la ventana y solicitar un trabajo como cocinero. Sin embargo, sus temores lo superan y se gira para irse, solo para encontrar a Patricio en su camino. Este último convence al primero de que está realmente listo para el trabajo, lo que le da a Bob la confianza para seguir adelante.

Calamardo Tentáculos, un empleado del Crustáceo Cascarudo que está ocupado limpiando grafitis en las ventanas, ve a Bob Esponja acercarse y expresa su disgusto, preguntándose por qué viene tan temprano. A continuación, se da cuenta de la señal, y grita de horror, corriendo hacia el interior de su jefe y propietario del restaurante, Eugene H. Cangrejo. Antes de que Calamardo pueda advertirle, Bob Esponja ingresa y declara con confianza su intención de unirse a la tripulación Krusty. Empieza a acercarse a Don Cangrejo y a Calamardo, pero tropieza y rebota alrededor del restaurante antes de aterrizar en su espalda, delante de ellos.

Don Cangrejo expresa su preocupación por el hecho de que Bob Esponja no esté listo para el trabajo, pero este último le pide que reconsidere y que Calamardo responda por él, quien se lleva a Eugenio a un lado y se niega rotundamente. Con un guiño a Calamardo, Don Cangrejo se acerca a Bob Esponja y le dice que puede entrar una vez que haya completado una prueba simple: comprar una "espátula hidrodinámica" aparentemente inventada e inexistente. Bob Esponja sale ansiosamente con su nuevo sombrero de empleado para encontrar una, dejando a Cangrejo y Calamardo reírse juntos sobre su misión.

Mientras Bob Esponja corre hacia el Barg'N-Mart, un convoy de autobuses llega al Crustáceo Cascarudo. Don Cangrejo, literalmente, huele a problemas y, poco después, un montón de anchoas entran y claman por comida. Calamardo les llama la atención, pidiéndoles que se comporten a sí mismos y que formen una línea ordenada de archivo único. Su solicitud es rechazada, y las anchoas se vuelven más voraces e rebeldes. Calamardo y Don Cangrejo suben al bote de remos de la caja registradora cuando las anchoas forman un océano que se mueve, pero su bote se rompe, y suben al poste del techo. Frente al final, Don Cangrejo y Calamardo se despiden y lloran.

Sin embargo, desde el cielo, llega Bob Esponja, junto su nueva espátula hidrodinámica capaz de volar. Dejando atrás a los trabajadores atónitos, Bob Esponja vuela a la cocina y comienza a preparar un lote de Cangreburgers. Las anchoas se sacian una a una hasta la última, dejando atrás un enorme saco de dinero. Don Cangrejo salta de alegría y se enorgullece en presentar a Bob Esponja como su nuevo empleado. Calamardo intenta protestar, pero Don Cangrejo está demasiado ocupado gritando y arrastrando el dinero para darse cuenta.

Luego, Patricio llega y pide un solo una Cangreburger, pero Bob engrana la espátula una vez más, y envía a Patricio a volar fuera del restaurante con una ráfaga de Cangreburgers. Calamardo arrogantemente le pide a Don Cangrejo que regrese y vea a su nuevo empleado en el trabajo.