Helia Bravo Hollis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Helia Bravo Hollis
Helia Bravo Hollis.jpg
Información personal
Nacimiento 30 de septiembre de 1901
Ciudad de México, México
Fallecimiento 26 de septiembre del 2001, (99 años)
Causa de la muerte causas naturales
Nacionalidad Mexicana
Familia
Cónyuge Leonardo Diccionario
Información profesional
Área naturalista, botánica, exploradora, profesora y científica
Empleador
Abreviatura en botánica Bravo
Distinciones

Helia Bravo Hollis (30 de septiembre de 1901 - 26 de septiembre de 2001) fue una científica y botánica mexicana, distinguida con los títulos de Investigadora Emérita y doctora honoris causa de la UNAM. Casi toda su carrera científica la desarrolló en el Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México. Fue hermana de la helmintóloga mexicana Margarita Bravo Hollis.[cita requerida]

Estudios[editar]

Realizó su aprendizaje básico en la Villa de Mixcoac, Ciudad de México. El despertar de su vocación por los seres vivos fueron las recorridas dominicales, con sus padres. Gracias a su promedio durante la primaria recibió un reconocimiento firmado por el presidente Porfirio Díaz y por el entonces Secretario de Justicia e Instrucción Pública y Bellas Artes, Justo Sierra.[1]

Aunque los conflictos armados de 1914 trastocan a su familia, termina la educación básica y en 1919 comienza el bachillerato.

San Ildefonso (Escuela Nacional Preparatoria), en la ciudad de México, fue para ella un recinto muy interesante, con profesores como: Vicente Lombardo Toledano, Sotero Prieto, Erasmo Castellano, Antonio Caso, Isaac Ochoterena (quien le transmite el interés por las ciencias biológicas).

Terminado su bachillerato exitosamente, sigue medicina; pues no existía la carrera de biología en la Universidad Nacional, y tenía presión familiar por esa profesión. Por suerte, se abre Biología, un año después, en la Escuela de Altos Estudios, y pide el cambio. Ahí tuvo profesores como Antonio Caso, Carlos Hoffman, Isaac Ochoterena, Eduardo Caballero, Federico Mulleried.

Luego, en 1931, se gradúa de Maestra en Ciencias Biológicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, con la tesis Contribución al conocimiento de las cactáceas de Tehuacán.

Desarrollo en biología[editar]

Trabajó en zoología, sobre protozoarios de vida libre y no, área en la que publicó nueve contribuciones, de 1921 y 1927, aun siendo estudiante, al lado del profesor Isaac Ochoterena. También formó parte del cuerpo docente de la Escuela Nacional Preparatoria como ayudante y después como profesora.

Es invitada a colaborar en la Dirección de Estudios Biológicos de la Universidad Nacional que, con el proceso de autonomía universitaria de 1929, es el Instituto de Biología de la UNAM.

En 1930, la nombraron responsable del Herbario Nacional, e incursionó en botánica, con las florísticas regionales y taxonomías en cactáceas. Publicó la primera edición de Las cactáceas de México, en 1937.[2]

En la década de 1950, se reincorporó a la vida académica, como catedrática de botánica en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional. Dos años después, se reincorporó al Instituto de Biología de la UNAM. En ese periodo, compartió con la maestra Débora Ramírez Cantú la responsabilidad del Herbario Nacional.

Retomó los estudios florísticos, más en regiones tórridas del oriente de México y taxonómicos en cactáceas. Organizó una colección viva de cactáceas y otras plantas suculentas, con el propósito de registrar cambios durante el desarrollo y evaluar caracteres morfológicos.

Se convirtió en la promotora del Jardín Botánico de la UNAM, fundado en 1959, y que ella misma dirigió durante la década de 1960.

En 1951, fue cofundadora de la Sociedad Mexicana de Cactología.

Se dedicó al estudio taxonómico de cactáceas de México, y avanzó a la región mesoamericana, generando una monografía completa y actualizada. Hizo trabajo de campo y de herbario, y difundió ese conocimiento a través de publicaciones, congresos y conferencias.

En su vasta obra hay 60 años de ciencia taxonómica; exploró México, muchas veces con colegas del Instituto de Biología como Maximino Martínez, Eizi Matuda, Leonila Vázquez, Faustino Miranda, Hernando Sánchez-Mejorada y miembros de la Sociedad Mexicana de Cactología.

Hizo registros de variabilidad morfológica de las especies, consultando herbarios nacionales y extranjeros y estableciendo vínculos con colegas especialistas europeos y estadounidenses, como Edward F. Anderson, Lyman Benson, Franz Buxbaum, David Hunt, George Lindsay y Marshall Taylor.

Su obra científica es de más de 160 publicaciones, 60 taxa descritos y 59 cambios nomenclaturales.

Tiene el mérito de haber expandido varios campos de investigación: protozoología, flora acuática (lemnáceas del Valle de México), flora y vegetación de zonas tropicales y áridas (Escárcega, Campeche, Valle del Mezquital y Actopan, Hidalgo) y la taxonomía de cactáceas.[cita requerida]

Honores[editar]

Helia Bravo obtuvo distinciones y reconocimientos nacionales e internacionales. En 1985,[3]​ la UNAM le otorgó el doctorado Honoris Causa. En el 2000, se le reconoció por su contribución a la flora de Metztitlán, Hidalgo, durante el decreto de formación de la Reserva de la Biosfera de Metztitlán.[cita requerida]

Eponimia[editar]

Nueve taxa de la flora y fauna de México han sido nombrados en su honor, entre ellas:

Abreviatura (botánica)

Referencias[editar]

  1. Salcedo Meza, Concepción (septiembre del 2001). «Helia Bravo. La pasión por la ciencia de una mujer centenaria.». Revista ¿Cómo ves?. Consultado el 9 de abril de 2017. 
  2. Helia., Bravo-Hollis, (1978-1991). Las cactáceas de México (2. ed edición). Universidad Nacional Autónoma de México. ISBN 9683617581. OCLC 5139717. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  3. Anónimo (9 de diciembre de 1985). «La UNAM otorgó el Doctorado Honoris Causa a quince personalidades de la ciencia y la cultura». Gaceta UNAM. p. 2. Consultado el 9 de abril de 2017. 
  4. Todos los géneros y especies descritos por este autor en IPNI.

Enlaces externos[editar]