Helga Hošková-Weissová

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Helga Hošková-Weissová (1929) es una artista checa y una superviviente del Holocausto. Se crió en Praga y, el 4 de noviembre de 1941, fue llevada junto a sus padres al campo de concentración de Terezín, también conocido como el campo de concentración de Theresienstadt.[1][2]​ Una vez allí los separaron, aunque al final fue posible que se vieran de vez en cuando e incluso pudieron comunicarse mediante notas clandestinas.[1][2]​ Se estima que unos 15 000 niños, por debajo de los 16 años, fueron a Terezín[2]​ y que menos de 100 de éstos, deportados después a Auschwitz, sobrevivieron.[1]

En octubre del año 1944, cuando Helga tenía 15 años, tanto ella como su madre fueron trasladadas a Auschwitz. Según iban llegando al campo, los nuevos prisioneros eran sometidos a una división: si les mandaban a la izquierda iban directamente a los hornos crematorios pero si les mandaban a la derecha vivían un poco más. Probablemente la persona encargada de hacer esta división el día de la llegada de Helga y su madre fue el infame Josef Mengele[2]​ aunque, fuera quien fuese, Helga lo convenció de que tenía la edad suficiente, 18 años, como para seguir viviendo y finalmente la mandaron a la derecha.[2]​ Además, también consiguió que esa persona creyera que su madre era más joven de lo que realmente era.[3]

Gracias a su don para la pintura y el dibujo, cuando estuvo en Terezín escribió un diario que incluía imágenes de su vida en el campo [4][3]​ que sobrevivió a la guerra.[1][2]​ Después de diez días, [1]​ la transfirieron de Auschwitz a Freiberg, un campo auxiliar del campo de trabajo[1]​ Flossenbürg, cerca de Dresde. Allí volvió a escapar de un final terrible después de verse obligada a unirse a una de las llamadas «marchas de la muerte». Ésta duró 16 días y su destino fue el campo de Mauthausen,[5]​ donde permaneció hasta su liberación el 5 de mayo de 1945 por el Ejército de Estados Unidos.[6]

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, Helga volvió a Praga, donde estudió pintura desde 1950[6]​ con la artista checa Emil Filla.[7][4]​ Años después, trabajó como artista y formó su propia familia.[2]​ Después de la revolución de noviembre del año 1989, expuso sus obras de arte numerosas veces tanto en la República Checa, su propio país, como en Austria, Alemania o Italia.[1]

En 1993 fue laureada con el doctorado de honor en la Universidad de Arte de Massachusetts, Massachusetts College of Art, en Boston, por todos los logros que había conseguido a lo largo de su vida. Más tarde, en 2009, fue galardonada con la medalla Josef Hlávka y en octubre del mismo año Vaclav Klaus le entregó la Medalla al Mérito.[8]

En febrero de 2013, a sus 89 años, vivía en la casa donde había nacido, la misma donde fue arrestada en 1944.[2]​ W. W. Norton & Company publicó el relato de todas sus experiencias, El diario de Helga: testimonio de una niña en un campo de concentración, el 22 de abril de 2013.[3][5][9]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]