Heinrich Maria Davringhausen

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Heinrich Maria Davringhausen (Aquisgrán, 1894 - Niza, 13 de diciembre de 1970)[1]​ fue un artista alemán miembro de la Neue Sachlichkeit.[2]

Periodo formativo[editar]

Davringhausen pasó su juventud en Aquisgrán. En el curso 1913-14, estudió escultura en la Academia de Bellas Artes de Düsseldorf, donde conoció a Carlo Mense. El expresionismo renano, vinculado al fauvismo, cubismo y futurismo, influyó en estos años formativos en la composición y colorido de su obra.[1]​ En 1914 reside en la colonia de artistas Monte Verità, cerca de Ascona (Suiza), donde conoce a personajes como la bailarina Mary Wigman o al pintor y grabador Georg Schrimpf, que seríe también un miembro importante de la Neue Sachlichkeit.[3]

De la Primera Guerra Mundial al ascenso del nazismo[editar]

La pérdida de un ojo en su infancia evitó que Davringhausen participara en la Primera Guerra Mundial. Durante este periodo, permaneció en Alemania, trasladándose a Múnich en 1918 y uniéndosa al grupo de artistas de Düsseldorf conocidos como Das junge Rheinland (la Joven Renania).[1]

Entre 1924 y 1925, el artista vivió en Toledo, volviendo posteriormente a Alemania para establecerse en Colonia en 1928. Allí fundaría el Gruppe 32 con Anton Räder y otros,[1]​ profundizando en los postulados del grupo de los Artistas Progresistas de Colonia (Gruppe progressiver Künstler o Kölner Progressive), para los que el arte es un medio para la revolución y la lucha de clases.[3]

El tránsito hacia el arte abstracto lo inicia en España y lo profundiza en Colonia, con obras puras, geométricas y constructivistas, así como cubistas y surrealistas.[3]

De 1933 a 1945[editar]

Casado con Lore Auerbach, hija de un industrial judío, emigró con ella a Cala Ratjada (Mallorca) en 1933, tras el ascenso al poder de los nazis.[1]​ Allí se entrega al arte abstracto y se reencuentra con Arthur Segal, artista rumano de origen judío al que había conocido en Monte Verità.[3]​ En 1936 los Davringhaisen abandonan España al estallar la Guerra Civil. Pasan por Marsella y París, hasta establecerse una vez más en Ascona de 1936 a 1939. Sus obras fueron incluidas en la exposición de arte degenerado del régimen nacionalsocialista.[1]​ En Ascona se mantuvo contacto con artistas como Jakob Flach, Wladimir Rosenbaum, Aline Valangin y Erich Maria Remarque.[3]

En 1939 los Davrignhausen fueron expulsados de Suiza. Se trasladaron a Haut-de-Cagnes (Francia). Al inicio de la Segunda Guerra Mundial fue internado en el campo de trabajo de Les Milles, donde también se encontraban otros artistas y escritores alemanes como Max Ernst, Anton Räderscheidt, Walter Hasenclever o Golo Mann.[3]​ Consiguió escapar en 1940 y se ocultó junto con su esposa en Auvernia. La mayor parte de su obra se perdió a causa de la persecución nazi y de las circunstancias de las sucesivas huidas que tuvo que emprender.[1]

Tras la Segunda Guerra Mundial[editar]

Tras la guerra, Davringhausen volvió a Haut-de-Cagnes, donde residiría hasta su fallecimiento.[3]​ En la postguerra exhibió sus obras, que manifiestan gran afinidad con la Nueva Objetividad. A finales de los años cincuenta, los historiadores del arte comenzaron a interesarse por dicho movimiento y su estilo. Por ello la obra inicial de Davringhausen se exhibió con más frecuencia y se incluyó en publicaciones especializadas. Sin embargo sus trabajos más tardíos -geométricos y abstractos- no ganaron tanto reconocimiento.[1]

Referencias[editar]