Hecho (filosofía)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La palabra hecho es un término, según el filósofo Ludwig Wittgenstein, que puede ser definido como "esto es el caso", pero se refiere a una noción muy primitiva.[1]​ Así, si "es el caso" que los árboles son seres vivos, entonces es un hecho que los árboles son seres vivos.

Desde el punto de vista intuitivo, hecho es cualquier cosa que realmente ha pasado, ya sea que se continúe en el tiempo o no.[2]

El hecho puede ser cuestionado . Un hecho puede invalidar una opinión, pero una opinión nunca puede cambiar un hecho.

En la ciencia[editar]

La definición de un hecho científico es diferente de la definición de hecho, ya que implica conocimiento. Un hecho científico es el resultado de una observación o medición cuidadosa repetible (por experimentación u otros medios), también llamada evidencia empírica. Estos son fundamentales para la construcción de teorías científicas. Varias formas de observación y medición conducen a preguntas fundamentales sobre el método científico y el alcance y la validez del razonamiento científico.

En el sentido más básico, un hecho científico es una observación objetiva y verificable, en contraste con una hipótesis o teoría , que pretende explicar o interpretar hechos.[3]​ Varios académicos han ofrecido refinamientos significativos a esta formulación básica. Los filósofos y científicos tienen cuidado de distinguir entre: 1) estados de cosas en el mundo externo y 2) afirmaciones de hechos que pueden considerarse relevantes en el análisis científico. El término se usa en ambos sentidos en la filosofía de la ciencia.[4]

Los académicos e investigadores clínicos, tanto de las ciencias sociales como de las naturales, han escrito sobre numerosas preguntas y teorías que surgen en el intento de aclarar la naturaleza fundamental del hecho científico.[5]​ Las cuestiones pertinentes planteadas por esta investigación incluyen:

  • el proceso por el cual el "hecho establecido" se reconoce y acepta como tal; [21]
  • si, y en qué medida, el "hecho" y la "explicación teórica" pueden considerarse verdaderamente independientes y separables entre sí; [22] [23]
  • en qué medida los "hechos" están influidos por el mero acto de observación; [23] y
  • en qué medida las conclusiones fácticas están influenciadas por la historia y el consenso, más que por una metodología estrictamente sistemática. [24]

De acuerdo con la idea del holismo de la confirmación, algunos estudiosos afirman que el "hecho" está necesariamente "cargado de teoría" hasta cierto punto. Thomas Kuhn señala que saber qué hechos medir y cómo medirlos requiere el uso de otras teorías. Por ejemplo, la edad de los fósiles se basa en la datación radiométrica, que se justifica con el razonamiento de que la desintegración radiactiva sigue un proceso de Poisson en lugar de un proceso de Bernoulli. De manera similar, a Percy Williams Bridgman se le atribuye la posición metodológica conocida como operacionalismo, que afirma que todas las observaciones no solo están influenciadas, sino necesariamente definidas, por los medios y supuestos utilizados para medirlas. [16]

El método científico[editar]

Aparte de la investigación fundamental sobre la naturaleza del hecho científico, quedan las consideraciones prácticas y sociales de cómo se investiga, establece y fundamenta el hecho mediante la aplicación adecuada del método científico.[6]​ Generalmente se cree que los hechos científicos son independientes del observador: no importa quién realice un experimento científico, todos los observadores están de acuerdo en el resultado.[7]​ Además de estas consideraciones, existen medidas sociales e institucionales, como la revisión por pares y la acreditación, que tienen por objeto promover la precisión fáctica (entre otros intereses) en el estudio científico.[8]

En la historia[editar]

Un cliché retórico común dice: "La historia la escriben los ganadores". Esta frase sugiere, pero no examina, el uso de hechos en la escritura de la historia.

EH Carr en su volumen de 1961 ¿Qué es la historia? sostiene que los sesgos inherentes a la recopilación de hechos hacen que la verdad objetiva de cualquier perspectiva histórica sea idealistae imposible. Los hechos son, "como peces en el océano", de los cuales es posible que solo capturemos unos pocos, solo una indicación de lo que hay debajo de la superficie. Incluso una red de arrastre no puede decirnos con certeza cómo sería vivir debajo de la superficie del océano. Incluso si no descartamos ningún hecho (o pescado) presentado, siempre echaremos de menos la mayoría; el sitio de nuestra pesca, los métodos realizados, el clima e incluso la suerte juegan un papel vital en lo que capturaremos. Además, la composición de la historia se compone inevitablemente de la recopilación de muchos sesgos diferentes de búsqueda de hechos, todos compuestos con el tiempo. Concluye que para que un historiador intente un método más objetivo, uno debe aceptar que la historia solo puede aspirar a una conversación del presente con el pasado, y que los métodos de recopilación de hechos deben examinarse abiertamente.

Referencias[editar]

  1. Ludwig Wittgenstein, Tractatus logico-philosophicus, proposición 2.
  2. «hecho, hecha | Definición». RAE. 21 de febrero de 2022. 
  3. Gower, Barry (1997). Scientific Method: A Historical and Philosophical Introduction. Routledge. ISBN 0-415-12282-1. 
  4. Ravetz, Jerome Raymond (1996). Scientific Knowledge and Its Social Problems. Transaction Publishers. ISBN 1-56000-851-2. 
  5. (Gower 1996)
  6. Ravetz p. 181 et. seq. (Chapter Six: "Facts and their evolution")
  7. Cassell, Eric J. The Nature of Suffering and the Goals of Medicine Oxford University Press. Retrieved 16 May 2007.
  8. (Ravetz 1996)

Véase también[editar]