Hamida Djandoubi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Hamida Djandoubi (c. 1949 - 10 de septiembre de 1977) fue la última persona en ser ejecutada en Francia. Inmigrante de origen tunecino, fue guillotinado en la Prisión de Baumettes (Marsella) por la tortura y asesinato de Elisabeth Bousquet, su ex novia.

En julio de 1974, en Marsella, Djandoubi secuestró a la joven Bousquet, de 21 años, y la llevó a su casa, donde la torturó durante horas. Posteriormente, la trasladó desnuda e inconsciente a las afueras, lugar en que la estranguló y ocultó su cadáver. El cuerpo fue hallado pocos días después por unos niños.

Djandoubi fue detenido al cabo de unos meses y, tras confesar el crimen, fue condenado a muerte el 25 de febrero de 1977 por un tribunal de Aix-en-Provence. El 9 de junio se desestimó el recurso contra su sentencia y en la madrugada del 10 de septiembre se confirmó que no obtendría un aplazamiento o indulto del Presidente Valéry Giscard d'Estaing. Poco después, a las 4:40 de la mañana de ese mismo día, fue guillotinado. Su verdugo fue Marcel Chevalier.

La pena de muerte se abolió en Francia en 1981, siendo Presidente de la República François Mitterrand.