Héctor Abad Gómez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Héctor Abad Gómez
Nombre Héctor Abad Gómez
Nacimiento 1921
Jericó (Antioquia), Antioquia, Colombia
Fallecimiento 25 de agosto de 1987 (65 años)
Medellín, Antioquia, Colombia
Causa de la muerte Asesinado
Nacionalidad colombiano
Especialidad Salud Pública
Ocupación Médico, ensayista y político
Cargo laboral profesor activista en pro de los derechos humanos
Profesor Universidad de Antioquia
Hijos Cinco hijas incluyendo Marta Abad Faciolince (falleció 1972) y Héctor Abad Faciolince
[editar datos en Wikidata]

Héctor Abad Gómez (Jericó, Antioquia, 1921 - Medellín, 25 de agosto de 1987) fue un médico, ensayista, luchador por los derechos humanos y especialista en Salud Pública colombiano. Fue asesinado en Medellín, tras amenazas por sus denuncias contra grupos paramilitares, quienes venían cometiendo crímenes selectivos de líderes sociales, tanto en Antioquia como en toda Colombia. Su hijo Héctor Abad Faciolince hizo de él una biografía novelada en su libro de 2006 El olvido que seremos.[1]

Biografía[editar]

Abad Gómez hizo sus estudios de secundaria en el Liceo General Santander de Sevilla, Valle del Cauca y en el Liceo de la Universidad de Antioquia, Medellín. Estudió medicina en la Universidad de Antioquia e hizo la Maestría en Salud Pública en la Universidad de Minnesota. Su esposa fue Cecilia Faciolince García, con quien tuvo cinco hijas: Mariluz, Clara Inés, Eva Victoria, Marta Cecilia y Sol Beatriz, y un hijo, Héctor Joaquín. Este último es el escritor Héctor Abad Faciolince, quien escribiera el libro ya citado sobre la vida y muerte de su padre.

Obras sociales[editar]

Forjador de ideas para mejorar la salud de los colombianos, fue el fundador de la Escuela Nacional de Salud Pública, hoy llamada Facultad Nacional de Salud Pública Héctor Abad Gómez de la Universidad de Antioquia. En la década de 1960 y 1970, fue profesor de la facultad de medicina de la Universidad de Antioquia, en el departamento de medicina preventiva. Hasta su muerte, en 1987, seguiría siendo catedrático de Salud Pública de la misma universidad. También fue Jefe Médico del Instituto de los Seguros Sociales y Gerente de la seccional antioqueña de esta misma institución. Fue Secretario de Educación municipal y Secretario de Salud departamental. Como periodista de opinión fundó el periódico universitario U-235 y la revista El Cocuyo. Fue diputado a la Asamblea de Antioquia y representante a la Cámara por el partido liberal. También fue columnista de opinión de El Espectador, El Tiempo y El Mundo. Sus pronunciamientos sobre las condiciones de vida de las comunidades marginadas y en condiciones de miseria, en Medellín y en Colombia, además de muchas de sus ideas de avanzada, le granjearon enemistades con colegas, compañeros de facultad y directivas de esa época. Ello llevó a que en varias ocasiones buscara trabajos en otros países, en general asociados a la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.). Trabajó en Manila, Filipinas, en donde ayudó a fundar una escuela de salud pública, y en Yakarta, Indonesia. También fue profesor invitado de la UCLA, en Los Angeles, Estados Unidos. En 1978, durante el gobierno de Alfonso López Michelsen, fue Ministro Consejero en la Embajada de Colombia en México.

Realizó en Colombia importantes proyectos de salud que mejoraron el nivel de vida de los colombianos. Fue director de la división de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud. Inspiró la creación del año rural obligatorio para los médicos recién graduados, inventó las promotoras rurales de salud y participó en las primeras campañas masivas de vacunación antipoliomelítica. En este campo, hizo la primera vacunación con virus vivos tras desatarse una epidemia en el municipio de Santo Domingo, Antioquia. También participó en la fundación del ICBF, de la Universidad Autónoma Latinoamericana, UNAULA, en la ciudad de Medellín, en el año de 1966, junto con personalidades de la vida nacional como Alfonso López Michelsen, Justiniano Turizo Sierra, Jaime Sierra García, Gilberto Martínez Rave, Luciano Sanín Arroyave, Ramón Emilio Arcila y otros. Fue el primer presidente de esta nueva Universidad y también fue su profesor durante varios años. Fue también el fundador y presidente, hasta morir asesinado, del Comité para la defensa de los Derechos Humanos de Antioquia. Desde allí denunció las desapariciones forzadas, el exterminio del partido Unión Patriótica, los secuestros de las guerrillas de las Farc y ELN, y las detenciones arbitrarias y torturas cometidas por las fuerzas armadas de Colombia.

Muerte[editar]

A raíz de sus denuncias desde el Comité para la defensa de los Derechos Humanos de Antioquia, y a través de su programa radial y su columna en el periódico El Colombiano, Héctor Abad Gómez se convirtió en blanco de varias organizaciones armadas. El 25 de agosto de 1987 su amigo y defensor de derechos humanos, el abogado Luis Fernando Vélez fue asesinado a balazos. Esa misma tarde, una mujer buscó a Abad Gómez en su consultorio y lo convenció a salir, con el pretexto de que dedicara algunas palabras en el velorio de Vélez en el edificio del sindicato del magisterio de maestros, a donde Abad se dirigió a pie junto con su estudiante Leonardo Betancur y la mujer. Al llegar al edificio, Abad Gómez fue abordado por un par de sicarios, asesinándolo a él y a Betancur. [2]

En febrero de 2012 Don Berna, un ex-jefe paramilitar, aseguró ante la Fiscalía colombiana haber oído de labios de Carlos Castaño que los asesinatos de Abad y del abogado Vélez fueron cometidos personalmente por él. De acuerdo con el testimonio, Castaño dirigía una grupo de operaciones paramilitares en la ciudad de Medellín, con colaboracion del ejército colombiano, en contra de las células urbanas de las guerrillas de las FARC y el ELN. Murillo (Don Berna) aseguró que la motivación del asesinato estuvo en la creencia de Castaño de que Abad Gómez estaba vinculado ideológicamente con la guerrilla del EPL y que sus columnas "afectaban a las Fuerzas Armadas, haciéndole el juego al EPL."[3]

Juan Diego Restrepo, director del portal Verdad Abierta, ha criticado la veracidad del testimonio, en tanto testimonios previos en el marco de procesos judiciales contra miembros del Cartel de Medellín sugieren que la atribución de estos y otros crimenes a Castaño o a capos del cartel como Pablo Escobar se usaron de parte y parte para librar de culpa a cualquiera de los implicados. En consecuencia, puesto que Castaño está  presuntamente muerto, atribuirle a él la responsabilidad de tal asesinato puede ayudar a ignorar evidencia que implique a otros posibles autores. [4]

En agosto de 2015 la Fiscalía colombiana anunció el llamado a indagatoria como posible actor material del asesinato al ex-paramilitar Manuel Salvador Ospina Cifuentes, alias "Móvil 5,"[5] quien fuera hombre de confianza de los Castaño y quien seguía delinquiendo. Ospina ha sido también señalado de ser el actor material del supuesto asesinato de Carlos Castaño y fue vinculado al proceso tras el testimonio de Sor Teresa Gómez, hermana de crianza de los Castaño. Ospina fue capturado en Mayo de 2014. [6] [7]

El olvido que seremos[editar]

Héctor Abad Faciolince, hijo de Abad Gómez

El olvido que seremos es un libro testimonial escrito por el hijo de Héctor Abad Gómez, Héctor Abad Faciolince. El título de este libro está tomado del primer verso de un soneto atribuido a Jorge Luis Borges titulado "Aquí, hoy", hallado en uno de los bolsillos de Héctor Abad Gómez después de que fuera asesinado. Su muerte se produjo por la acción de dos sicarios, en el momento en que entraba en el velorio de un líder gremial de maestros que había sido asesinado ese mismo día, en horas de la mañana. En el libro se refleja fielmente la personalidad de quien ha merecido ser llamado por los antioqueños "El apóstol de los derechos humanos". En sus últimos años estuvo dedicado al cultivo de rosas, en un jardín sembrado por él mismo, y al comité de derechos humanos de Antioquia.[1] Cuando fue abaleado era precandidato a la Alcaldía de Medellín por el partido liberal.

Obras académicas y ensayísticas[editar]

  • Algunas consideraciones sobre salud pública en el departamento de Antioquia (1947).
  • Nociones de salud pública (1969).
  • Pasado, presente y futuro de la salud pública (1969).
  • Una visión del mundo (1970).
  • Manual de poliatría: El proceso de los problemas colombianos (1971).
  • Cartas desde Asia (1973).
  • Caracterización del desarrollo científico en Colombia y su relación con la Salud Pública (1986).
  • Relaciones profesores-estudiantes en la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia (1986).
  • Un programa de salud para Colombia (1986).
  • Teoría y práctica de la salud pública (1987).
  • Manual de tolerancia (1988)[8]

Obras con enlaces completos de la Biblioteca Pública Piloto de Antioquia (Colombia)

  • El subdesarrollo mental.
  • Hace quince años estoy tratando de enseñar.

Referencias[editar]

  1. a b Abad Faciolince, Héctor (2006). El olvido que seremos. España: grupo planeta. 
  2. «La tarde en que mataron a Héctor Abad Gómez - Las2orillas» (en español de España). 1 de julio de 2015. Consultado el 21 de septiembre de 2016. 
  3. «Carlos Castaño asesinó a Héctor Abad Gómez». Consultado el 21 de septiembre de 2016. 
  4. «Detrás del crimen de Héctor Abad Gómez». www.semana.com. Consultado el 21 de septiembre de 2016. 
  5. «Prontuario criminal del supuesto asesino de Carlos Castaño». Consultado el 21 de septiembre de 2016. 
  6. «'Móvil 5', el paramilitar que responderá por crimen de Héctor Abad Gómez». www.semana.com. Consultado el 21 de septiembre de 2016. 
  7. «¿Fue 'Móvil 5' el asesino de Héctor Abad Gómez?». www.verdadabierta.com. Consultado el 21 de septiembre de 2016. 
  8. http://publicaciones.banrepcultural.org/index.php/boletin_cultural/article/view/318

Enlaces externos[editar]