Guion ortográfico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En ortografía, el guion (-) es un signo ortográfico.

Usos[editar]

  • Separar palabras al final de un renglón al llegar al margen, indicando con un guion al final del renglón que éste termina con una parte de la palabra, cuya siguiente parte va en el siguiente renglón, por no caber la palabra en el renglón actual.
  • Vincular dos nombres propios: línea Génova-Córcega.
    • En cambio cuando se fusionan los caracteres que componen cada uno de los elementos que forman el término, no se debe escribir un guion entre ellos: «aldea francorromana», «ciudadano italofrancés» (nótese que no se conserva el acento de cada término).
  • Unir dos nombres de pila, en caso de que el segundo se pueda confundir con el correspondiente apellido: «Tomás-Eloy Martínez» (el apellido es solamente Martínez).
  • Unir dos apellidos, en caso de que el primero se pueda confundir con un segundo nombre: «Adolfo Bioy-Casares» (los dos apellidos son Bioy y Casares).
  • Es usado también para hacer el orden en forma de una lista, junto con el asterisco.
  • En su uso moderno, en algunos correos electrónicos se integra el guion como algún tipo de separación, como en «nombre-de-usuario@gmail.com» en vez de nombredeusuario@gmail.com.
  • Cuando un prefijo (como pre- o pos-) precede a una sigla o a una palabra que comienza por mayúscula, se debe escribir un guion intermedio: anti-Hitler, pro-Bush. Normalmente los prefijos se deben unir directamente a la palabra base (antinatural, pronazi, etc.).[1]
  • Cuando se desea unir en coordinación dos prefijos asociados a una misma palabra base (como prerromántico y posromántico), el primero de ellos se escribirá de manera independiente y con guion, para evidenciar que es un prefijo y evitar, al mismo tiempo, la repetición de la base: «Como compositor, fue pre- y posromántico».[1]
  • Separar algunas palabras compuestas.

Guiones y rayas[editar]

Para introducir un texto hablado en un diálogo no se deben usar guiones (-) ni signos menos (–), sino rayas (—), que también se usan para separar las oraciones incidentales más necesarias que las encerradas entre paréntesis.

Ortografía[editar]

La Ortografía de la lengua española publicada en 2010 señala que palabras como guion o truhan «resultan ser monosílabas a efectos de acentuación gráfica» al constituir un diptongo ortográfico, es decir, una secuencia de dos vocales que, con independencia de cómo se articulen en los distintos casos, es considerada un diptongo a efectos ortográficos y, debido a ello, «deben escribirse obligatoriamente sin tilde».[2]

Guion de corte automático[editar]

En HTML se utiliza el siguiente escape "­" para generar un guion de corte automático "-"). Esto quiere decir que sólo se visualizará si el bloque de texto lo requiere al encontrarse con el margen de la columna de texto.

[editar]

La raya (—), llamada a veces «guion largo», sirve generalmente para indicar tanto las intervenciones o parlamentos de los personajes (guiones de diálogo) como los incisos del narrador.

En el primer caso, la raya va pegada a la inicial de la palabra con la que comienza el parlamento, con la sangría de la primera línea del párrafo (es decir, texto «entrado»). En el segundo caso, va precedida de un espacio cuando comienza el inciso, y seguida de espacio cuando termina. Esta última raya solo se emplea cuando el inciso está dentro del parlamento; cuando está situado al final nunca debe cerrarse. Para ejemplos de su utilización, véase Raya (puntuación).

En los libros en idioma inglés no se utilizan rayas en los diálogos, sino comillas inglesas.

En los teclados de computadora, la raya se puede generar utilizando el código ASCII Alt+0151.

Notas bibliográficas[editar]

  1. a b «Guion», artículo en el Diccionario panhispánico de dudas de la RAE.
  2. Ortografía de la lengua española, Madrid, Espasa, 2010, pág. 235. ISBN 978-84-670-3426-4