Guerras de Silesia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerras de Silesia
Fecha 17401763
Lugar Silesia
Resultado Tratado de Hubertusburg (1763)
Beligerantes
Flag of Prussia (1466-1772).svg Prusia Flag of the Habsburg Monarchy.svg Austria
Comandantes
Federico II de Prusia Francisco de Lorena

Se conoce como Guerras de Silesia un conjunto de tres conflictos militares que se iniciaron en 1740 con la Guerra de Sucesión Austriaca, para finalizar cinco años más tarde al concluir la Guerra de los Siete Años en 1763.

Dichos conflictos enfrentaron, por un lado, a la Prusia de los Hohenzollern y, por otro, al Sacro Imperio Romano Germánico de los Habsburgo, y el objetivo principal de los mismos era el dominio sobre la región de Silesia. El resultado final fue la victoria de Prusia que, por medio del Tratado de Hubertusburg, adquirió el dominio definitivo sobre Silesia. Gracias a esta anexión, Prusia dobló su número de habitantes, obteniendo adicionalmente una región dotada de una gran riqueza económica.

Federico II de Prusia había decidido lanzar su ataque contra Silesia habida cuenta, entre otros motivos, de la creciente hostilidad que existía entre la población mayoritaria de la región, de confesión protestante luterana, y los Habsburgo que la dominaban, de confesión católica.

Primera Guerra de Silesia 17401742[editar]

El 16 de diciembre, sin previa declaración de guerra, Federico II de Prusia invadió la Silesia austríaca. Venció con dificultades en la batalla de Mollwitz (cerca de Brieg, Brzeg en polaco) en abril de 1741. Francia se alió con Prusia en junio de ese mismo año, y el Ejército francés penetró en territorio alemán. Para dividir a sus adversarios y lograr el aislamiento de los franceses, María Teresa I de Austria ofreció un acuerdo secreto a Federico II, por el cual le cedía Silesia a cambio de que éste, como contrapartida, se retirase de la guerra. Ello se concretó con la Paz de Breslau, del 11 de junio de 1742, confirmándose con el Tratado de Berlín en julio. Ello supuso el fin de la Primera Guerra de Silesia.

En el acuerdo se establecía que una parte del sur de Silesia (con Jägerndorf/Karniow, Troppau y Teschen) quedaba bajo el control de los Habsburgo. Dicha zona sería posteriormente denominada Silesia bohemia y, a partir de 1849, Silesia austríaca. Una pequeña parte de la denominada Silesia polaca (Oświęcim, Zator, Żywiec y Siewierz) no se vio implicada en esta guerra.

Paz de Breslau 1742[editar]

Silesia (véase el mapa de la derecha), tras el Tratado de Breslau de 1742, que puso fin a la guerra, quedó dividida entre Prusia, la Bohemia austriaca y Polonia.

  • La línea roja expresa las fronteras históricas de Silesia, que permanecieron estables durante cerca de 1.000 años.
  • La zona coloreada en gris indica la parte de Silesia conquistada por Prusia a los austriacos tras la Paz de Breslau en 1742.
  • La zona coloreada en amarillo muestra la parte conservada por Austria. Incluye las ciudades de Opava, Krnov y Cieszyn.
  • La zona coloreada en rosa señala la Silesia polaca: el ducado de Oświęcim y de Zator, con Biała, hoy llamada Bielsko-Biała, y el ducado de Siewierz.

Segunda Guerra de Silesia 17441745[editar]

Federico II, inquieto por las victorias austriacas frente a los franceses, y llevado por su deseo de ocupar toda Silesia, además de por el temor de perder la parte que ya había ganado, invadió Bohemia y derrotó al ejército austriaco en la batalla de Hohenfriedberg, en la batalla de Soor y en la batalla de Kesseldorf (diciembre de 1745). Se había llegado a una situación que hizo posible que a finales de 1745, Federico II y María Teresa concluyesen el Tratado de Dresde (de 25 de diciembre de 1745), según el cual Federico conservaba Silesia y a cambio reconocía como emperador a Francisco de Lorena. Este acuerdo suponía el fin de la Segunda Guerra de Silesia.

Tercera Guerra de Silesia 17561763[editar]

Esta guerra está incardinada en el conflicto más amplio de la Guerra de los Siete Años, entre:

Por si los austriacos intentaban recuperar Silesia, Federico II de Prusia decidió llevar a cabo un ataque preventivo. Así, en agosto de 1756, invadió Sajonia por segunda vez sin previa declaración de guerra, derrotando al ejército sajón en la batalla de Pirna. Después penetró en Bohemia, conquistando Praga en mayo de 1757. No obstante, poco después las tropas austriacas le infligieron una derrota en la batalla de Kolin, con lo que tuvo que evacuar Bohemia, mientras que sus enemigos penetraban a su vez en Silesia.

Federico II consiguió, no obstante, restablecer la situación tras vencer en primer lugar a los franceses en la batalla de Rossbach, el 5 de noviembre de 1757, y al derrotar después a los austriacos en la batalla de Leuthen y en la de Luna en diciembre, con lo que recuperó nuevamente Silesia. Sin embargo, las tropas rusas alcanzaron el río Oder en junio de 1758, y los austriacos vencieron a los ejércitos prusianos en la batalla de Hochkirch (octubre de 1759) y especialmente en la batalla de Kunersdorf (agosto de 1760), ocupando como consecuencia de sus victorias el territorio sajón. Federico II logró reponerse con sus victorias en Leignitz y Torgau sobre los austriacos.

Tras reagrupar sus tropas contra los austriacos, Federico logró recuperar Silesia y obligó a María Teresa a la firma del Tratado de Hubertusburg, el 15 de febrero de 1763. Prusia conservó Silesia, y ello durante los siguientes 150 años.

Fuentes[editar]

  • Silesian Wars. (2006). In Encyclopædia Britannica. Retrieved June 11, 2006, from Encyclopædia Britannica Premium Service (en inglés)