Guerras Liberales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerras Liberales
Miguel of Portugal.jpg
Miguel I de Portugal
Fecha 1828-1834 (recrudecimiento del conflicto desde 1832)[1]
Lugar Reino de Portugal
Casus belli Imposición del absolutismo por Miguel I
Resultado Victoria liberal o pedrista
Consecuencias Convención de Évora-Monte
• Monarquía constitucional restaurada
Dom Miguel renuncia a sus derechos al trono y parte al exilio
Beligerantes
Flag of Portugal (1830).svg Pedristas
Apoyados por:
Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda
Flag of Belgium.svg Voluntarios belgas
Flag of France.svg Reino de Francia (desde 1830)
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Reino de España (desde 1833)
Flag of Portugal (1707).svg Miguelistas
Apoyados por:
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Reino de España (hasta 1833)
Figuras políticas
Flag of Portugal (1830).svg Pedro IV de Portugal
Flag of Portugal (1830).svg María II de Portugal
Flag of Portugal (1707).svg Miguel I de Portugal
Comandantes
Flag of Portugal (1830).svg António Severim de Noronha
Flag of Portugal (1830).svg João Oliveira e Daun
Flag of Portugal (1830).svg Charles John Napier
Flag of Portugal (1707).svg Luís Vaz Pereira Pinto Guedes
Flag of Portugal (1707).svg Manuel Gregório de Sousa Pereira de Sampaio
Flag of Portugal (1707).svg Manuel António Marreiros
Fuerzas en combate
Desconocidas, menores 70.000-80.000[2]
[editar datos en Wikidata]

La Guerra Civil Portuguesa, también conocida como Guerras Liberales (portugués: Guerras Liberais), Guerra de los dos Hermanos (Guerra dos Dois Irmãos) y Guerra Miguelina (Guerra Miguelista), fue un conflicto interno del Reino de Portugal, entre los liberales constitucionalistas o pedristas y los absolutistas o miguelistas, que se dio entre 1828 y 1834.

Antecedentes[editar]

La muerte del rey Juan VI el 10 de marzo de 1826 creó una disputa sobre la sucesión real. Se coronó a su hijo mayor Pedro I de Brasil, pero este sólo gobernó hasta el 2 de mayo porque ni portugueses ni brasileños querían la unión personal (en la persona del rey) de ambos países. Tuvo que abdicar en su hija de siete años, María da Glória, con la condición que se casara con su tío paterno Miguel de Bragança cuando tuviera edad. Revisó la Constitución portuguesa de 1822, promulgando una nueva el 26 de abril y volvió al Brasil.

Nueva constitución[editar]

Las cortes se dividían en dos cámaras, la alta, la elegía el monarca y eran 72 nobles y 19 obispos,[3]​ y la baja, de diputados electos indirectamente por asambleas locales cada cuatro años. El voto era censitario masculino. El poder judicial estaba en mano de jueces y el ejecutivo de los ministros reales. El rey era un moderador con derecho a vetar cualquier ley, sin embargo, este intento de conciliación fue criticado por los extremistas de ambos bandos.[3]

Descontento[editar]

De Bragança recibió el pedido de asumir la Regencia el 3 de julio de 1827, y viajó desde hacia Lisoba, desde Viena, donde vivía bajo la protección del canciller austriaco Klemens von Metternich, afín a las ideas absolutistas del portugués.

Desembarcó el 22 de febrero de 1828 en Lisboa como Lugarteniente y Regente. El 13 de marzo de ese mismo año, con el apoyo de la nobleza y la aristocracia, disolvió las Cortes y fue proclamado Rey Miguel I. Inmediatamente abolió la Constitución sancionada por su hermano y expulsó a su sobrina y heredera del trono. Obtuvo reconocimiento en todo el Reino, salvo en la isla de Madeira.[4]​ Austria apoyó a De Bragança en su ascenso al trono lusitano.[5]

El 18 de mayo la guarnición de Oporto, núcleo del liberalismo lusitano, se alza en armas en nombre de Pedro, María y la Constitución, pero es vencida cuando el brigadier José Cardozo entra con 12.000 soldados a la plaza el 17 de julio.[6]​ Toda futura revuelta es suprimida y miles de liberales deben exiliarse.[5]

Conflicto[editar]

D. Pedro IV de Portugal.

Finalmente, el 7 de abril de 1831 Pedro abdicó el trono brasileño y seis días después viajó a Cherburgo-Octeville, donde llegó el 10 de junio y organizó una expedición militar para las Azores, en poder liberal desde su victoria naval en Praia da Vitória ((11 de agosto de 1829). Salió de la Belle-Île-en-Mer el 10 de febrero de 1832, llegando a São Miguel el día 22 y desembarcando en isla Terceira el 3 de marzo. Asumió el título de duque de Braganza y regente de María.

Tras prepararse para la campaña, el 8 de julio Pedro desembarco en la playa de la Memoria, cerca de Oporto, tomando la ciudad al día siguiente. Los miguelistas reaccionan y el día 27 les ponen sitio con 50.000 a 60.000 hombres[2]​ hasta el 18 de agosto de 1833. Los pedristas eran apenas 8.000 inicialmente, incluyendo 500 jinetes, 100 cañones en las fortificaciones de la urbe y una flotilla defendiendo por mar y el río.[7]​ El fallido asedio cuesta la vida de 5.000 pedristas, 10.000 civiles y 23.000 miguelistas.[8]​ Son incapaces de tomar la ciudad, pero los liberales, deseosos de acabar con su inmovilidad, envían a António Severim de Noronha, duque de Terceira, a Faro y después a Alentejo, entrando a Lisboa el 24 de julio, proclamando reina a María. Mientras, el escocés Charles John Napier al mando de la flota vencía a los miguelistas en el cabo de San Vicente el 5 de julio, desembarcando un ejército que avanzo a Lisboa desde el sur.[9]​ En la fase final, los absolutistas controlaban las áreas rurales mientras los liberales las ciudades. Finalmente, el 16 de mayo de 1834 se dio la batalla de Aceiceira, venciendo los pedristas a los miguelistas. Los absolutistas aún contaban con 16.000 hombres pero quedaron rodeados en Évora-Monte.[10]

Consecuencias[editar]

El 24 de mayo se declara un alto al fuego y dos días después se firmaba la Convención de Évora-Monte. Miguel debía rechazar formalmente el trono a cambio de una pensión anual y abandonar Portugal para no regresar nunca más. Pedro pudo restaurar la Constitución, pero no disfruto mucho la victoria, murió el 24 de septiembre

El primer acto de Pedro fue confiscar las propiedades de los que habían apoyado a Miguel. También suprimió las órdenes religiosas y confiscó sus propiedades, rompiendo las relaciones de amistad con Roma hasta 1841. Esas tierras (equivalentes a las de la corona) sirvieron para pagar las deudas de la guerra civil y enriquecer a una capa de terratenientes.[11]

El país vivió un aumento inmenso después de la guerra. Muchos miguelistas debieron exiliarse, pero volverían a alzarse a mediados de la década siguiente en Maria da Fonte y Patuleia al grito de «Deus, Patria, Rei».[12]

La intervención de la Cuádruple Alianza a favor de Pedro causó molestia entre las potencias absolutistas (Austria, Prusia y Rusia). Don Carlos debió huir a Inglaterra, justo cuando comenzaba la Primera Guerra Carlista.[13]

Referencias[editar]

  1. Canal i Morell, 2012: 33
  2. a b Bollaert, 1840: 243
  3. a b Birmingham, 2005: 121
  4. Esteves Pereira, João Manuel & Rodrigues, Guilherme (1904). "Miguel (D.)". Portugal. Dicionário Histórico, Corográfico, Heráldico, Biográfico, Bibliográfico, Numismático e Artístico. Tomo IV. Lisboa: J. Romano Torres (en portugués), pp. 1099-1104.
  5. a b Birmingham, 2005: 123
  6. Bollaert, 1840: 35
  7. Bollaert, 1840: 366
  8. Bollaert, 1840: 337
  9. Birmingham, 2005: 124
  10. Bollaert, 1840:389
  11. Birmingham, 2005: 126
  12. Canal, 2012: 33
  13. Olivié, 1992: 174

Bibliografía[editar]

  • Birmingham, David (2005). Historia de Portugal. Traducción inglés-español por María de los Ángeles Martínez García. Ediciones AKAL. ISBN 9788446022824.
  • Bollaert, William (1840). The Wars of Succession of Portugal and Spain, from 1826 to 1840: With Résumé of the Political History of Portugal and Spain to the Present Time. E. Stanford.
  • Canal i Morell, Jordi & Eduardo González Calleja (2012). Guerras civiles: Una clave para entender la Europa de los siglos XIX y XX. Casa de Velázquez. ISBN 9788496820791.
  • Olivié, Fernando (1992). La herencia de un imperio roto: dos siglos de política exterior española. MAPFRE. ISBN 9788471005168.