Guerra nuclear en la cultura

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Página del cómic «Atomic War» (1952).

La guerra nuclear y sus preparativos no sólo tuvieron un gran impacto en la política, la diplomacia y la estrategia, sino que marcaron profundamente a varias generaciones a lo largo de toda la Guerra Fría. Además de contribuir enormemente a la difusión del pensamiento pacifista y la protesta social, surgieron numerosas expresiones artísticas, culturales y populares sobre el tema. Curiosamente, el final de la Guerra Fría acabó con la mayor parte de las mismas porque la amenaza de guerra nuclear desapareció de la cosmovisión mediática y popular, aunque siga estando presente.

Entre las muchas manifestaciones culturales que inspiró, cabe destacar las siguientes:

  • Cine: Godzilla (1954), Teléfono rojo: volamos hacia Moscú (1964), El planeta de los simios (1968), El día después (1983), Juegos de guerra (1983), Terminator (1984), Cuando el viento sopla (1986).
  • Videojuegos: Los videojuegos basados, o influenciados, en la guerra nuclear o temas relacionados (Radiación, destrucción global, amenaza nuclear) aparecieron después que la tensión y el temor a un ataque nuclear se redujeran. Pero podemos citar algunos juegos como Fallout y Wasteland' . Este último está muy influenciado por la década de los años 50, incluyendo música, arte, objetos, etc. que se basan en esa época. Otro videojuego basado en la guerra nuclear sacado en 2010 llamado Metro 2033 muestra los efectos del invierno nuclear en la ciudad de Moscú y su secuela Metro: Last Light
  • Series de televisión: Jericho (2006 - 2008).
  • Literatura: muy frecuente en el género de ciencia ficción, pero también en todas las obras que inspiraron las películas precedentes, en géneros de no ficción y hasta en libros infantiles, como Manual de batalla de la mantequilla (Dr. Seuss) y el cuento Mil Grullas (Elsa Bornemann). También aparece en el teatro y en la ópera.

La amenaza de guerra nuclear y la aparente inevitabilidad de la misma imprimió también un pensamiento pesimista, apocalíptico e incluso milenarista en ámbitos tanto religiosos como seculares, desde varias profecías de la llegada del fin del mundo a un fatalismo presente en numerosas manifestaciones sociales y culturales del periodo.