Guerra del rey Guillermo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra del rey Guillermo
Guerra de los Nueve Años
Frontenac receiving the envoy of Sir William Phipps demanding the surrender of Quebec, 1690.jpg
El conde de Frontenac, gobernador de Nueva Francia, rechazando las demandas inglesas de rendición durante la batalla de Quebec (1690). Acuarela de Charles William Jefferys, 1915.
Fecha 1688–1697
Lugar América del Norte
Resultado Tratado de Rijswijk
Statu quo ante bellum
Beligerantes
Bandera de Francia Francia
Nueva Francia
 Confederación Wabanaki
Bandera de Inglaterra Inglaterra
Colonia de la Bahía de Massachusetts
Bandera de Inglaterra América inglesa
 Confederación Iroquesa
Comandantes
Bandera de Francia Conde de Frontenac
Bandera de Francia Pierre Le Moyne d'Iberville
Bandera de Francia Claude-Sébastien de Villieu
Bandera de Francia Joseph-François Hertel de la Fresnière
Padre Louis-Pierre Thury
Padre Sébastien Rale
Padre Jean Baudoin
Jefe Madockawando
Bandera de Inglaterra Sir William Phips
Bandera de Inglaterra Benjamin Church
Bandera de Inglaterra Pieter Schuyler
[editar datos en Wikidata]

La guerra del rey Guillermo (16891697) fue una guerra encuadrada dentro de la guerra de los Nueve Años, librada en América entre Francia e Inglaterra, con el objetivo de detener la expansión colonial francesa y disputar el dominio de los mares y el comercio.

Antecedentes[editar]

Desde 1662, con la venta de Dunkerque, Inglaterra había declinado en sus objetivos y en lo mucho que le involucraba en el escenario comercial y marítimo, dejando el lugar a Francia, quien, tras aniquilar la armada holandesa, se apoderó del escenario europeo y colonial. Aquello molestaba mucho a los holandeses, y principalmente a su estatúder, Guillermo de Orange, que llegaría en 1688 a convertirse en rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda. Éste guardaba un odio acérrimo a Luis XIV de Francia, que había invadido su país natal y le había vencido en numerosas ocasiones. Al iniciar su reinado en Inglaterra, se propuso firmemente hacer la guerra a Francia, para obtener nuevas requisas coloniales, las cuales por cierto eran mucho menores a las francesas.

Luis XIV ordenó un ataque directo e incendió varios puestos en el área de Nueva York. Guillermo respondió con un ataque a la península de Acadia, donde los franceses acudían a pescar pero fue detenido estrepitosamente y arrasado por un ataque de los franceses que merodeaban las costas. Hacia la década de 1690, los ataques franceses en el canal de la Mancha y el merodeo inglés se hicieron demasiado providentes en Europa, por lo que muchos ataques planeados a las colonias, como la invasión del Canadá francés, fueron pospuestos.

Al final de la guerra, Gran Bretaña no había conseguido aumentar sus posesiones ni lo más mínimo. Luis XIV tampoco, pero su posición como segunda potencia marítima quedaba en entredicho, a pesar de conservar influencia sobre el mar Mediterráneo. La guerra del Rey Guillermo, así como la de la Liga de Augsburgo en Europa, aumentó el tamaño de la marina británica, así como el de sus asedios y futuros contrabandos.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]