Rebelión de Robert

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Guerra del Usurpador»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Rebelión de Robert
Fecha 282 AL - 283 DC
Lugar Poniente
Casus belli Secuestro de la prometida de Robert Baratheon
Ejecución del señor y heredero de la Casa Stark
Negativa de Jon Arryn de entregar a Robert y a Eddard Stark.
Resultado Victoria completa del bando rebelde
Consecuencias Fin de la dinastía Targaryen
Inicio del reinado de Robert Baratheon
Beligerantes
Rebeldes
Casa Baratheon
Casa Stark
Casa Arryn
Casa Tully
Casa Lannister
Casa Greyjoy
Realistas
Casa Targaryen
Casa Tyrell
Casa Martell
Comandantes
Robert Baratheon
Stannis Baratheon
Eddard Stark
Jon Arryn
Hoster Tully
Tywin Lannister
Quellon Greyjoy †
Aerys II Targaryen
Rhaegar Targaryen
Mace Tyrell  Rendición
Paxter Redwyne  Rendición
Randyll Tarly  Rendición
Owen Merryweather
Jon Connington
Qarlton Chelsted
Barristan Selmy  (P.D.G.)
Jonothor Darry
Lewyn Martell
Fuerzas en combate
Desconocidas Desconocidas
[editar datos en Wikidata]

La Rebelión de Robert, conocida también como Guerra del Usurpador, es un conflicto ficticio que tiene lugar en la saga de libros Canción de hielo y fuego del escritor estadounidense George R.R. Martin. El conflicto fue una rebelión de Robert Baratheon y sus partidarios contra el Trono de Hierro y la Casa Targaryen. Su resolución significó el fin de la dinastía Targaryen y la casi total extinción de los mismos, con la excepción de los pequeños Viserys y Daenerys Targaryen. Robert Baratheon fue proclamado Rey de los Siete Reinos bajo el nombre de Robert I.

Antecedentes[editar]

Aerys II Targaryen había sido durante 20 años el Rey de los Siete Reinos. Junto a Tywin Lannister, su Mano del Rey, ambos gobernaron exitosamente los reinos trayendo un período de paz y prosperidad. Sin embargo, Aerys descendió más y más en la locura, desarrollando un carácter paranoico y cruel. Ante el desprecio y la ingratitud del rey, Tywin renunció a su puesto como Mano y regresó a Roca Casterly.

Tras un torneo en Harrenhal, el príncipe y heredero Rhaegar Targaryen secuestró a Lyanna Stark, la prometida de Robert Baratheon e hija de Lord Rickard Stark, Guardián del Norte y Señor de Invernalia. Brandon Stark, su hijo mayor y heredero, acudió a Desembarco del Rey a demandar justicia al rey pidiendo que le fuera entregada la cabeza del príncipe Rhaegar; el rey Aerys respondió arrestando a Brandon acusándolo de traición y conspiración y ordenando a Lord Rickard acudir a la capital a responder por él. Lord Rickard demandó un juicio por combate en donde él mismo sería el campeón de su hijo; Aerys declaró al fuego valyrio como campeón de los Targaryen. Lord Rickard fue quemado en su propia armadura mientras su hijo Brandon fue colocado en un mecanismo de estrangulación y muriendo cuando trataba de salvar a su padre.

Tras este acto, Aerys ordenó a Jon Arryn que le entregara las cabezas de Robert Baratheon y del nuevo Señor de Invernalia, Eddard Stark. Lord Jon Arryn, que era el tutor de ambos, se negó a hacerlo y los tres decidieron llamar a sus abanderados en un levantamiento contra el Trono de Hierro. La Casa Tully se unió a la rebelión cuando la hija de Lord Hoster Tully, Catelyn Tully, se casó con Eddard Stark y su otra hija, Lysa Tully, casó con Jon Arryn.

Inicio de la rebelión[editar]

Las cuatro casas rebeldes acudieron a sus territorios a reunir a sus abanderados. Jon Arryn tuvo que someter a la Casa Grafton que se mantuvo leal al Trono de Hierro, Hoster Tully tuvo que combatir a las casas Mooton, Ryger y Darry que también se mantuvieron fieles, mientras Eddard Stark pudo convocar a sus vasallos sin oposición. Robert Baratheon partió a las Tierras de Tormentas para hacer lo mismo. Por su parte, el rey Aerys y su Mano del Rey, Owen Merryweather, enviaron misivas declarando a los rebeldes como traidores y que declararían de la misma condición a cualquiera que no les entregara sus cabezas si tuviera la ocasión.

Las casas Lannister y Greyjoy decidieron mantenerse neutrales, a la vez que las casas Tyrell y Martell se mantuvieron fieles al Trono de Hierro. Por su parte, los rebeldes escogieron como líder a Robert Baratheon, el cual, aprovechando la consanguinidad de los Baratheon y los Targaryen, se proclamó como pretendiente al Trono de Hierro.

Desarrollo[editar]

Batalla de Refugio Estival[editar]

Robert Baratheon acudió a las Tierras de Tormentas a reunir a sus vasallos; sin embargo, algunas casas como los Fell, Cafferen o Grandison decidieron mantenerse fieles al rey Aerys y reunieron sus fuerzas dispuestos a enfrentarse a Robert. Éste logró adelantarse a los movimientos de las casas rebeldes y les derrotó en tres batallas de forma consecutiva, llegando incluso a eliminar personalmente a Lord Fell. Tras estos enfrentamientos logró unir las Tierras de Tormentas bajo su autoridad y se decidió a marchar contra el Dominio.

Batalla de Vado Ceniza[editar]

Robert quería asegurar la frontera occidental de su señorío contra los ejércitos de el Dominio. Tras dejar a su hermano Stannis en Bastión de Tormentas como castellano, partió con sus tropas hacia el Dominio. Robert llegó a Vado Ceniza, una fortaleza situada al este de el Dominio bajo el mando de la Casa Ashford.

Lord Randyll Tarly, vasallo de Lord Mace Tyrell, lideraba la vanguardia de los ejércitos del Dominio y se disponía a enfrentarse a Robert. Lord Tarly venció a Robert y lo obligó a retirarse antes de que llegara el grueso de las fuerzas al mando de Lord Mace. Pese a que Robert no sufrió bajas significativas, huyó a las Tierras de los Ríos para reagruparse con los ejércitos de sus aliados del norte. La marcha de Robert dejó las Tierras de Tormentas expeditas a las fuerzas Tyrell que iniciaron el asedio sobre Bastión de Tormentas.

Batalla de las Campanas[editar]

El rey Aerys destituyó como Mano del Rey a Owen Merryweather tras su fracaso en sofocar la rebelión. En su lugar nombró a Jon Connington, amigo íntimo de su hijo Rhaegar, y considerado un joven vigoroso y audaz, además de un reputado guerrero.

Robert llegó a la ciudad de Septo de Piedra en su marcha a través de las Tierras de los Ríos. Robert había quedado herido durante el viaje, de modo que tuvo que refugiarse en la ciudad con sus hombres. Por otro lado, Jon Connington dirigía un ejército realista que partió a detener a Robert. Al llegar a Septo de Piedra, Connington buscó a Robert casa por casa sin éxito. El tiempo que tardó Connington en buscar a Robert permitió que llegaran las huestes de las casas Stark y Tully aliadas de Robert. En el enfrentamiento que siguió, las tropas realistas fueron vencidas y Connington escapó con los restos de su ejército.

Pese a que Connington pudo efectuar una retirada ordenada, el rey Aerys quedó muy decepcionado y destituyó y exilió a Connington, al cual muchos criticaban diciendo que si hubiera quemado la ciudad en lugar de buscar a Robert casa por casa habría acabado allí mismo con la rebelión. El rey Aerys ordenó a dos miembros de su Guardia Real, Barristan Selmy y Jonothor Darry, que partieran a reagrupar a los supervivientes de la batalla.

Batalla del Tridente[editar]

El príncipe Rhaegar Targaryen había permanecido todo el conflicto en Dorne, en un lugar llamado Torre de la Alegría custodiando a Lyanna Stark. El rey Aerys envió al Lord Comandante de la Guardia Real, Gerold Hightower, a que buscase a Rhaegar para que se pusiera al mando del nuevo ejército realista que debía partir a combatir a los rebeldes. Rhaegar solicitó a su padre que ofreciera el puesto de mando a Tywin Lannister, pero éste se negó a aceptar el puesto y Aerys nombró a Qarlton Chelsted en su lugar. Junto a Rhaegar partieron el príncipe Lewyn Martell, de la Guardia Real, al mando de 10.000 dornienses y los supervivientes de la Batalla de las Campanas al mando de Barristan Selmy y Jonothor Darry.

Ambos bandos reunieron sus fuerzas y llegaron a un cruce en el río Tridente. Los rebeldes sumaban aproximadamente 35.000 hombres con las fuerzas de las casas Stark, Arryn y Tully (exceptuando las de la Casa Frey que se mantuvo neutral hasta que el conflicto estuvo decidido) y unas mínimas fuerzas de las Tierras de Tormentas. Por su parte, los realistas sumaban alrededor de 40.000 hombres con la suma de tropas de las Tierras de la Corona, 10.000 soldados dornienses, los remanentes de la Batalla de las Campanas y mínimas fuerzas de el Dominio. Pese a que los realistas contaban con la ventaja de la superioridad numérica, lo cierto es que las tropas rebeldes estaban más curtidas en batalla.

La batalla fue una victoria total de los rebeldes, Robert Baratheon se enfrentó mano a mano con el príncipe Rhaegar y lo mató de un golpe de maza en el pecho. En el enfrentamiento murieron los Guardias Reales Ser Jonothor Darry y el príncipe Lewyn Martell, mientras que Ser Barristan Selmy quedó gravemente herido y tuvo que ser tratado por el maestre del propio Robert. Éste había quedado herido durante la batalla y envió a Eddard Stark a Desembarco del Rey a liderar el asalto a la capital.

Saqueo de Desembarco del Rey[editar]

Al enterarse de la derrota en el Tridente y la muerte de su hijo, el rey Aerys ordenó a sus piromantes que almacenaran una gran cantidad de fuego valyrio bajo Desembarco del Rey con la intención de prenderlo cuando llegaran las tropas rebeldes. Lord Qarlton Chelsted se enteró de los planes de Aerys y renunció a su cargo como Mano del Rey, respondiendo Aerys quemándolo con fuego valyrio y nombrando al piromante Rossart como nueva Mano del Rey. Después envió a su esposa Rhaella Targaryen, que estaba embarazada, junto a su hijo Viserys a la isla de Rocadragón, a la vez que mantuvo cautiva en la Fortaleza Roja a la princesa Elia Martell, esposa de Rhaegar, para asegurarse la lealtad de los Martell.

Lord Tywin Lannister hasta entonces había decidido no tomar parte en el conflicto, no veía beneficio en, según él, apoyar a un rey loco o a una cruzada contra los Targaryen, pero tras la Batalla del Tridente decidió que los Targaryen estaban acabados. Tywin llegó con 10.000 hombres a las puertas de Desembarco del Rey proclamando su lealtad al rey Aerys. Éste no estaba seguro de qué hacer; Varys, su Consejero de los Rumores, le recomendó desconfiar de las intenciones de Tywin, mientras que el Gran Maestre Pycelle (leal a los Lannister) sugirió abrir las puertas a Tywin argumentando que éste había demostrado anteriormente su lealtad al Trono de Hierro. Aerys hizo caso al segundo y abrió las puertas de la ciudad a Tywin, desatándose entonces un brutal saqueo de la capital a manos de las huestes Lannister.

Viendo que todo estaba perdido, Aerys ordenó a Jaime Lannister, el único Guardia Real que quedaba en la capital, que matara a su padre. Jaime desobedeció al rey y decidió matarle a él, asesinado a Aerys a los pies del Trono de Hierro y después eliminando a los piromantes para evitar que prendieran el fuego valyrio. Mientras tanto, Tywin había dado órdenes de eliminar a los príncipes Aegon y Rhaenys Targaryen, hijos del difunto Rhaegar, y que se hallaban en la Fortaleza Roja junto a la princesa Elia. Ser Gregor Clegane encontró a Elia y al bebé Aegon, aplastando la cabeza del bebé contra una pared, y después, aún con la sangre del recién nacido en las manos, violó y asesinó a la princesa Elia. Por su parte, Ser Amory Lorch encontró a la princesa Rhaenys y la mató tras asestarle decenas de puñaladas.

Eddard Stark llega a la ciudad después de producirse el saqueo y se encuentra a Jaime sentado en el Trono de Hierro con el cadáver de Aerys a sus pies. Lord Eddard decidió esperar a que llegara Robert antes de hacer nada. Para cuando Robert llegó, Tywin le presentó los cadáveres de Aegon y Rhaenys como muestra de lealtad; Eddard se mostró asqueado, Robert complacido. Ambos amigos discutieron y Eddard decidió marcharse a Bastión de Tormentas a levantar el asedio que los Tyrell estaban llevando a cabo.

Asedio de Bastión de Tormentas[editar]

Bastión de Tormentas llevaba bajo el asedio de los Tyrell desde que Robert fue derrotado en Vado Ceniza. El hermano de éste, Stannis, había quedado al mando de la defensa de la fortaleza. Lord Mace Tyrell dirigió el asedio de las fuerzas terrestres mientras Lord Paxter Redwyne bloqueaba con su flota el acceso a la Bahía de los Naufragios. El asedio se llevaba prolongando casi un año y los defensores estaban al borde de la extenuación y se habían visto obligados a alimentarse de perros y ratas. Cuando la situación parecía desesperada, un contrabandista llamado Davos Seaworth burló el bloqueo de la flota Redwyne y llevó un cargamento de cebollas y pescado a la sitiada fortaleza. Esto permitió a los sitiados resistir hasta la llegada de Eddard Stark.

Lord Eddard Stark parlamentó con los Tyrell levantar el asedio, y debido a que Aerys estaba muerto y Desembarco del Rey había caído, Lord Mace acordó levantar el sitio y aceptar jurar lealtad a Robert Baratheon. Los señores de el Dominio fueron perdonados por su lealtad al rey Aerys.

La toma de Rocadragón[editar]

El rey Aerys había enviado a su esposa y a su hijo rumbo a la isla de Rocadragón. Allí, Rhaella había muerto al dar a luz a una niña llamada Daenerys. Por otro lado, Robert puso al mando de una flota a su hermano Stannis con la misión de llegar a Rocadragón, tomar la isla y capturar a los niños Targaryen. Los niños fueron trasladados a la ciudad de Braavos por un hombre llamado Ser Willem Darry; para cuando Stannis llegó a Rocadragón, los niños ya se habían fugado. Robert culpó a su hermano del fracaso de la operación, si bien éste no podría haber hecho nada para evitarlo.

Confrontación en la Torre de la Alegría[editar]

Tras levantar el asedio sobre Bastión de Tormentas, Eddard Stark partió hacia un lugar llamado Torre de la Alegría, una torre situada en Dorne donde su hermana Lyanna se hallaba cautiva desde que fuera secuestrada por el príncipe Rhaegar. Eddard llegó acompañado de seis camaradas suyos: William Dustin, Ethan Glover, Martyn Cassel, Theo Wull, Mark Ryswell y Howland Reed. Los miembros de la Guardia Real, Arthur Dayne, Oswell Whent y el Lord Comandante Gerold Hightower, guardaban a Lyanna. Entre ambos grupos se libró un combate, quedando como supervivientes únicamente el propio Lord Stark y Howland Reed.

En el interior de la torre, Eddard se encontró a su hermana moribunda en una cama, tendida sobre un charco de sangre y rosas azules. Con su último aliento, Lyanna le arrancó una promesa a Eddard que le atormentaría durante toda la vida.

Consecuencias[editar]

Una vez finalizado el conflicto, Robert fue proclamado como Rey de los Siete Reinos y éste nombró a Jon Arryn como su Mano del Rey. Lord Arryn logró que la Casa Martell también jurara lealtad a Robert, y para asegurar la alianza entre el Trono de Hierro y la Casa Lannister, pactó el matrimonio entre Robert y Cersei Lannister, la hija de Lord Tywin.

Por su parte, la Casa Targaryen quedó prácticamente extinguida exceptuando a los pequeños Viserys y Daenerys Targaryen que fueron criados por Ser Willem Darry en Braavos. Tras la muerte de éste, ambos pequeños vagaron por las Ciudades Libres tratando de recabar apoyos para recuperar el Trono de Hierro.