Guerra cultural

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Manifestación por la Proposición 8, un elemento en la papeleta de California en 2008 para prohibir el matrimonio homosexual

Guerra cultural es el conflicto ideológico entre grupos sociales y la lucha por el dominio de sus valores, creencias y prácticas.[1]​ Generalmente se circunscribe a los temas de fondo candentes en los que hay un amplio desacuerdo social [2]​ y la polarización en valores sociales es evidente.

El término es generalmente utilizado para describir políticas contemporáneas en los Estados Unidos, con asuntos como aborto, homosexualidad, pornografía, multiculturalismo y otros conflictos originados porque el bando que considera inmorales determinados comportamientos promueve que sigan prohibidos por la ley, si ya lo están, o que se prohíban si están permitidos, mientras que el bando enfrentado aboga por lo contrario.[3]

Orígenes[editar]

Bismarck (Izquierda) y el Papa, de la revista satírica alemana Kladderadatsch, 1875

La expresión «guerra cultural» es un calco del alemán Kulturkampf. La palabra alemana Kulturkampf (lucha cultural) se refiere al enfrentamiento entre grupos culturales y religiosos en la campaña de 1871 a 1878 del canciller Otto von Bismarck del Imperio alemán contra la influencia de la Iglesia católica.[4]​ La traducción se imprimió en algunos diarios estadounidenses en aquel tiempo.[5]

Estados Unidos[editar]

La expresión "guerra cultural" se empleó ocasionalmente en periódicos estadounidenses durante el siglo XX. En 1979 el neoconservadurismo advirtió de la necesidad de librar una "guerra cultural" contra la "nueva clase" (intelectuales, académicos, comunicadores y burócratas radicalmente progresistas) para defender los valores tradicionales y conseguir la regeneración moral de EE. UU.[6]​ Posteriormente el término empezó a utilizarse más intensamente con la publicación de "Guerras Culturales: la lucha por definir América" de James Davison Hunter en 1991.[7][8]​ Hunter percibió un dramático realineamiento y polarización que ha transformado la política de los Estados Unidos y la cultura, incluyendo asuntos como aborto, leyes federales y estatales de tenencia de armas, inmigración, separación iglesia-estado, intimidad, uso recreativo de drogas, derechos de gays y lesbianas, así como censura.

En su uso estadounidense el término "guerra cultural" puede implicar un conflicto entre aquellos valores considerados tradicionales o conservadores y aquellos considerados progresistas. Tal uso se originó en los años veinte cuando los valores urbanos y rurales entraron en evidente conflicto.[9]​ Esto siguió a varias décadas de inmigración a los Estados por personas que inmigrantes europeos más tempranos consideraron "extraños". También fue el resultado de los cambios culturales y las tendencias modernizantes de los locos años veinte, culminando en la campaña presidencial de Al Smith[10]​ en 1928. Sin embargo, el mencionado libro de James Davison redefinió la "guerra cultural" en los Estados Unidos de América. Este rastrea el concepto hasta los años sesenta.[11]​ El enfoque de la guerra cultural estadounidense y su definición han tomado varias formas desde entonces.[12]

Años noventa[editar]

James Davison Hunter argumenta que en un número creciente de temas candentes" como aborto, tenencia de armas, separación iglesia-estado, privacidad, uso recreativo de drogas, homosexualidad, censura, existen dos polaridades definibles. Aún más, no sólo existe un número de asuntos divisivos, sino que la sociedad se ha dividido a lo largo de esencialmente las mismas líneas en estos asuntos, hasta constituir dos grupos contendores, definidos principalmente no por religión nominal, etnicidad, clase social, o incluso afiliación política, sino por cosmovisiones ideológicas.

Hunter caracteriza esta polaridad como proveniente de impulsos opuestos, a los que él se refiere como Progresismo y Ortodoxia. Otros han adoptado la dicotomía con etiquetas variables. Por ejemplo, el comentarista de Fox News, Bill O'Reilly enfatiza diferencias entre "progresistas secularistas" y "tradicionalistas".

Patrick Buchanan en 2008

Durante las elecciones presidencial de Estados Unidos de 1992, el comentarista Pat Buchanan montó una campaña presidencial por la nominación del dentro del Partido Republicano contra el incumbente George H. W. Bush. En un lapso del horario central en la Convención Nacional Republicana de 1992, Buchanan dio su discurso sobre la guerra cultural[13]​ argumentando: " hay una guerra religiosa ocurriendo en nuestro país por el alma de los Estados Unidos. Es una guerra cultural , tan crítica para la clase de nación que un día seremos como lo fue en su momento la Guerra Fría." Además de criticar a ecologistas y al feminismo, señaló la moralidad pública como un asunto fundamental:

La agenda Clinton & Clinton [Bill y Hillary] impondría en los Estados Unidos el aborto por pedido, una prueba tornasol para la Suprema Corte, derechos homosexuales, discriminación contra escuelas religiosas, mujeres en unidades de combate— esto es cambio, cierto. Pero no es la clase de cambio que los Estados Unidos quieren. No es la clase de cambio que los Estados Unidos necesitan. Y no es la clase de cambio que podemos tolerar en una nación que aún llamamos país de Dios.

Un mes más tarde, Buchanan caracterizó el conflicto aproximadamente como una lucha por el poder para definir socialmente lo correcto e incorrecto. Nombró aborto, orientación sexual y cultura popular como frentes importantes—y mencionó otras controversias, incluyendo enfrentamientos sobre la Bandera de los Estados Confederados de América, la Navidad y arte financiado con impuestos. También dijo que la atención negativa recibida por su discurso sobre la "guerra cultural" era en sí misma evidencia de la polarización de los Estados Unidos.[14]

La guerra cultural tuvo un impacto significativo en la política estadounidense en los años noventa.[12]​ La retórica de la Coalición Cristiana de América pudo haber debilitado las posibilidades del presidente George H. W. Bush para su reelección en 1992 y ayudado a su sucesor, Bill Clinton, a ganar la reelección en 1996.[15]​ Por otro lado, la retórica de "guerreros culturales" conservadoras ayudó a los republicanos a ganar control del Congreso en 1994.[16]

Las guerras culturales influyeron el debate sobre el currículum en historia en escuelas públicas en los Estados Unidos en los noventas. En particular, debates sobre el desarrollo de estándares educativos nacionales en 1994 revolvió alrededor si el estudio de la historia estadounidense tendría que ser "celebratorio" o "crítico" e implicó a figuras públicas prominentes como Lynne Cheney, Prisa Limbaugh, y el historiador Gary Nash.[17][18]

Siglo XXI[editar]

43.º Presidente George W. Bush, Donald Rumsfeld, y Paul Wolfowitz fueron neoconservadores prominentes en los años 2000.

Una cosmovisión llamada neoconservadurismo cambió los términos del debate a inicios de la década del 2000. El neoconservadurismo difiere de sus adversarios en que interpretan los problemas que el país enfrenta como asuntos morales más que económicos o políticos. Por ejemplo, los neoconservadores vieron el declive de la estructura familiar tradicional como una crisis espiritual que requiere una respuesta espiritual. Los críticos acusaron a estos neoconservadores de confundir causa con efecto.[19]

Durante los años 2000, los patrones de votación empezaron a coincidir fuertemente con la denominación religiosa. Aquellos que se identifican como "tradicionalistas" u "ortodoxos" empezaron a votar por candidatos del Partido Republicano, mientras quienes se identifican como "liberales" o "modernistas" empezaron a votar por el Demócrata.[20]​ Esto ocurrió mayoritariamente de forma independiente de las religiones.

El debate sobre aborto continúa siendo un tema clave importante en las guerras culturales alrededor de religión y género.[21]

Canadá[editar]

Algunos observadores en Canadá han empleado la expresión "guerra cultural" remite a valores divergentes entre el oeste y el este del país, entre el Canadá urbano y el rural, así como entre conservadores, liberales y progresistas.[22]​ Una división entre francés e inglés es también un aspecto característico de la sociedad canadiense.

Sin embargo, se trata de un concepto relativamente nuevo en el discurso político canadiense.[23]​ Aún se usa para describir acontecimientos históricos en Canadá, como las Rebeliones de 1837, el aislamiento de Canadá Occidental, el Movimiento Independentista de Quebec, y cualquier conflicto aborigen en Canadá, pero es más relevante en cuanto a acontecimientos actuales como la disputa de tierra de Grand River y la hostilidad creciente entre canadienses conservadores y liberales. La frase "guerras culturales" también se ha usado para describir la actitud del gobierno de Stephen Harper hacia la comunidad artística. Andrew Coyne denominó esta política negativa hacia la comunidad artística como «lucha de clases».[24]

Australia[editar]

Las interpretaciones de la historia aborigen australiana devinieron parte de un debate político más amplio a veces llamado "guerras historicistas" durante la administración de la Coalición Nacioal Liberal de 1996 a 2007, con el primer ministro de Australia John Howard públicamente abanderando las posiciones de aquellos asociados con la revista Quadrant.[25]​ Este debate se extendidó a una controversia sobre la presentación de historia en el Museo Nacional de Australia y en el plan de estudios de las escuelas secundarias.[26][27]​ La discusión llegó a los medios de comunicación generalistas del país, de forma que periódicos influyentes como The Australian, The Sydney Morning Herald y The Age publicaron de forma regular editoriales sobre el tema. Marcia Langton calificó este debate más general de "porno de conflicto" y un "callejón sin salida intelectual".[28][29]

Dos primeros ministros australianos, Paul Keating (1991–1996) y John Howard (1996–2007) se volvieron participantes importantes en las "guerras". Según el análisis de Mark Mckenna para la Biblioteca Parlamentaria Australiana, John Howard opinó que Paul Keating retrató la Australia pre-Whitlam (primer ministro de 1972 a 1975) con una luz demasiado negativa; mientras Keating buscó distancira al moderno Partido Laborista Australiano de su apoyo histórico a la monarquía y la política Australia Blanca, argumentando que habían sido los partidos australianos conservadores los que habían bloqueado el progreso nacional y permanecido excesivamente leales al Imperio Británico.[30]​ Además acusó a Gran Bretaña de haber abandonado a Australia durante la Segunda Guerra Mundial. Keating apoyó firmemente una disculpa simbólica a los pueblos indígenas por las fechorías de gobiernos pasados, y perfiló su visión sobre los orígenes y soluciones potenciales de la desventaja aborigen contemporánea en su Discurso de Redfern Park en 1992. En 1999, después de la publicación del reporte Bringing Them Home («Traerlos a casa») en 1998, Howard aprobó una Moción de Reconciliación parlamentaria, que describe el trato a los aborígenes como el "capítulo más vergonzoso" en la historia australiana, pero no hizo una disculpa parlamentaria.[31]​ Howard vio una disculpa como inapropiada en cuanto implica "culpa intergeneracional", y opinó que "las medidas" prácticas son una mejor respuesta a la desventaja aborigen contemporánea. Keating ha cabildeado por la erradicación de símbolos restantes que vinculan con los orígenes británicos: incluyendo la celebración del Día ANZAC, la bandera australiana y la monarquía en Australia, mientras Howard apoyó estos aspectos.[32]​ A diferencia de colegas del Partido Laborista, Bob Hawke (primer ministro 1983–1991) y Kim Beazley (dirigente del Partido Laborista 2005–2006), Keating nunca ha viajado a Galípoli para la celebración del ANZAC. En 2008 él describió a quienes asistían como reunieron allí como "malaconsejados".[33]

En 2006 John Howard dijo en un discurso para marcar el 50.º aniversario de Quadrant que la «corrección política» estaba muerta en Australia, pero «no debemos subestimar el grado al que la izquierda blanda aún tiene peso, incluso dominio, especialmente en las universidades de Australia».[cita requerida] También en 2006, el editor político Peter Hartcher, del Sydney Morning Herald, informó que Kevin Rudd, portavoz de asuntos extranjeros de la oposición, había entrado al debate filosófico al responder que "John Howard es culpable de perpetrar 'un fraude' en lo que llama guerra cultural ... diseñada no para hacer un cambio real, sino para encubrir el daño causado por las políticas económicas del Gobierno".[34]

La derrota del gobierno de Howard en las elecciones federales australianas de 2007 y su sustitución por el laborista Rudd alteró la dinámico del debate. Rudd hizo una disculpa oficial a la Generación Robada[35]​ aborigen con el apoyo de las dos grandes fuerzas políticas.[36]​ Al igual que Keating, Rudd apoyó una república australiana, pero, en contraste con Keating, Rudd declaró su apoyo a la bandera australiana y la conmemoración del ANZAC; además expresó admiración por el fundador del Partido Liberal Robert Menzies.[37][38]

Tras el cambio de gobierno de 2007, y antes de la aprobación de la disculpa parlamentaria a los indígenas australianos con el apoyo de todos los partidos, el profesor de Estudios Australianos Richard Nile argumentó: "las guerras culturales e historicistas se han acabado y con ellas también tendrían que acabarse la naturaleza hostil del debate intelectual", una opinión disputada por otros, incluyendo la comentarista conservadora Janet Albrechtsen.[39][40]​ El parlamentario liberal Christopher Pyne ha indicado[¿cuándo?] intenciones de reiniciar la guerra historicista.[41]

Véase también[editar]

Cuestiones sobre la vida

Género y sexualidad

Educación y crianza

Drogas

Energía y medio ambiente

Cultura y sociedad

Ley y gobernanza

Referencias[editar]

  1. «Culture war». Dictionary.com (en inglés). Consultado el 21 de octubre de 2019. 
  2. «Dualismo turco». La Vanguardia (32) (Barcelona, España). Julio de 2009. p. 3. Consultado el 10 de noviembre de 2020. 
  3. «Culture Wars». Encyclopedia.com. Consultado el 21 de octubre de 2019. 
  4. «Kulturkampf». The Catholic Encyclopedia 8. New York: Robert Appleton Company. 1910. Consultado el 27 de marzo de 2015. 
  5. «Prosecution of priests (Culture War reference) (1874)». Newspapers.com (en inglés). Consultado el 13 de marzo de 2019. 
  6. IGLESIAS CAVICCHIOLI, Manuel (2016). «II. LA PRIMERA ÉPOCA NEOCONSERVADORA: EL SURGIMIENTO DEL NEOCONSERVADURISMO COMO REACCIÓN FRENTE AL RELATIVISMO MORAL». LA GUERRA FRÍA EN EL NEOCONSERVADURISMO ESTADOUNIDENSE: UNA INFLUENCIA PERSISTENTE. Madrid, España: Universidad Complutense de Madrid. p. 211. Consultado el 9 de noviembre de 2020. 
  7. «What Bismarck could not do (Culture War reference) (1906)». Newspapers.com (en inglés). Consultado el 13 de marzo de 2019. 
  8. «"Culture War" to be theme of talk (1942)». Newspapers.com (en inglés). Consultado el 13 de marzo de 2019. 
  9. «Seminar on the Culture Wars of the 1920s». Fall 2001. Archivado desde el original el 27 de mayo de 2013. Consultado el 27 de marzo de 2015. 
  10. Dionne, E. J.. «Culture Wars: How 2004». 
  11. Holt, Douglas; Cameron, Douglas (2010). Cultural Strategy. Oxford University Press. ISBN 978-0-19-958740-7. 
  12. a b Andrew Hartman, A War for the Soul of America: A History of the Culture Wars (University of Chicago Press, 2015)
  13. «Dogs of War». New Donkey. 2 de septiembre de 2004. Archivado desde el original el 8 de marzo de 2005. Consultado el 29 de agosto de 2006. «Not since Pat Buchanan's famous 'culture war' speech in 1992 has a major speaker at a national political convention spoken so hatefully, at such length, about the opposition.» 
  14. Buchanan, Patrick. «The Cultural War for the Soul of America». 
  15. Chapman, Roger (2010). Culture Wars: An Encyclopedia of Issues, Viewpoints, and Voices. Armonk, NY: M. E. Sharpe. p. 88. ISBN 978-0-7656-1761-3. 
  16. Chapman, Roger (2010). Culture Wars: An Encyclopedia of Issues, Viewpoints, and Voices. Armonk, NY.: M. E. Sharpe. p. 136. ISBN 978-0-7656-1761-3. 
  17. Guerra cultural en Google Libros
  18. Guerra cultural en Google Libros
  19. Zafirovski, Milan. "Modern Free Society and Its Nemesis: Liberty Versus Conservatism in the New ...." Google Books. 6 September 2018.
  20. Dionne, E.J., Jr. "Why the Culture War Is the Wrong War." The Atlantic. January/February 2006. 29 April 2019.
  21. Smith, Karl. "The Abortion Debate Is Not Part of the Culture Wars." Bloomberg.
  22. Caplan, Gerald (20 de octubre de 2012). «Culture clash splits Canadians over basic values». Toronto. 
  23. «Culture clash splits Canadians over basic values». Toronto. 20 de octubre de 2012. 
  24. Andrew Coyne (2 de octubre de 2008). «Coyne: This isn't a culture war, it's a good old class war». 
  25. Manne, Robert (November 2008). «What is Rudd's Agenda?». 
  26. Rundle, Guy (28 de junio de 2007). «1915 and all that: History in a holding pattern». Crikey. Consultado el 27 de abril de 2010. 
  27. Ferrari, Justine (14 de octubre de 2008). «History curriculum author defies his critics to find bias». Archivado desde el original el 6 de octubre de 2009. Consultado el 27 de abril de 2010. 
  28. Baudrillard J. War porn. Journal of Visual Culture, Vol. 5, No. 1, 86–88 (2006) doi 10.1177/147041290600500107
  29. Langton M. Essay: Trapped in the aboriginal reality show. Griffith Review 2007, 19:Re-imagining Australia.
  30. Mark McKenna (10 de noviembre de 1997). «Different Perspectives on Black Armband History». The Parliament of Australia. Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  31. «The History of Apologies Down Under | Thinking Faith». thinkingfaith.org. 21 de febrero de 2008. Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2014. Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  32. https://www.smh.com.au/national/a-nation-reborn-at-anzac-cove-utter-nonsense-keating-20081030-5enw.html
  33. Wright, Tony (31 de octubre de 2008). «A nation reborn at Anzac Cove? Utter nonsense: Keating». Melbourne. Consultado el 5 de marzo de 2010. 
  34. «PM's culture wars a fraud: Rudd - National». 28 de octubre de 2006. Consultado el 27 de abril de 2010. 
  35. «Full text of Australia's apology to Aborigines». CNN. 12 de febrero de 2008. Consultado el 27 de abril de 2010. 
  36. «Brendan Nelson's sorry speech». 13 de febrero de 2008. Consultado el 27 de abril de 2010. 
  37. «Paul Keating 'utterly wrong' to reject Gallipoli identity, says Kevin Rudd». 31 de octubre de 2008. 
  38. «Is Rudd having a Bob each way? - Opinion». 28 de octubre de 2004. Consultado el 27 de abril de 2010. 
  39. «End of the culture wars | Richard Nile Blog, The Australian». blogs.theaustralian.news.com.au. 28 de noviembre de 2007. Archivado desde el original el 9 de marzo de 2010. Consultado el 27 de abril de 2010. 
  40. «Orwellian Left quick to unveil totalitarian heart». 12 de diciembre de 2007. 
  41. Julia Baird, (April 27, 2013), Don't dismiss nation's blemishes Sydney Morning Herald, Sydney, p. 12
  42. Climate Science as Culture War: The public debate around climate change is no longer about science—it's about values, culture, and ideology Fall 2012 Stanford Social Innovation Review