Guerra Realista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Guerra Realista
Trienio Liberal
Assedio del Trocadero (1823).jpg
La toma francesa del fuerte del Trocadero.
Fecha Abril de 1822 - 23 de septiembre de 1823
Lugar España
Resultado

Victoria absolutista

Beligerantes
Realistas
Bandera de Francia Reino de Francia
Bandera de España Liberales
Comandantes
Manuel Adame
Jaime el Barbudo  Ejecutado
Jorge Bessières
Barón de Eroles
Conde de España
Vicente Genaro de Quesada
Santos Ladrón de Cegama
Jerónimo Merino
Pablo Morillo[a]
Pedro Zaldívar  
Bandera de Francia Duque de Angulema
Bandera de Francia Duque de Conegliano
Bandera de Francia Nicolas Oudinot
Miguel Ricardo de Álava
Francisco Ballesteros  Rendición
Francisco Espoz y Mina  Rendición
Juan Martín Díez  Ejecutado
Pablo Morillo[a]
Rafael del Riego  Ejecutado
Vicente Sancho  Rendición
José María Torrijos  Rendición
Unidades militares
Voluntarios Realistas
Cien Mil Hijos de San Luis
Milicia Nacional

  1. Destituido de sus mandos por el gobierno constitucional en agosto de 1823, Morillo cambió de bando y se unió a las tropas francesas.

La Guerra Realista fue una sublevación armada de carácter absolutista protagonizada por las guerrillas realistas partidarias de Fernando VII, que se desarrolló en la España peninsular, durante el Trienio Liberal, y que finalizó tras la intervención militar de la Santa Alianza en 1823. Se considera el precedente de las guerras carlistas.

Antecedentes[editar]

Ya desde los primeros días de 1820, en que tiene lugar el golpe de Estado de Riego en las Cabezas de San Juan que instauró en España la Constitución de Cádiz, se vivía un estado de guerra latente con extrema excitación de ánimo y desórdenes diarios por parte de los partidarios realistas.[1]

El 7 de julio de 1820 fracasa en Madrid una intentona de la Guardia de Corps. En septiembre y noviembre del mismo año se producen disturbios sangrientos en Madrid entre partidarios y detractores del rey. En aquellas fechas se subleva en Álava el comandante Juan Bautista Guergué y el cura de Foronda. En enero de 1821 se levanta en La Mancha el teniente coronel Manuel Hernández, y el 29 de ese mismo mes se descubre la conspiración del capellán de honor del Rey, Matías Vinuesa, llamado el cura de Tamajón. El 1 julio de 1822, se subleva la Guardia Real, siendo derrotadas las tropas por Francisco Ballesteros el día 7.

La guerra[editar]

En abril de 1822 se alzan las partidas del cura Merino en Castilla la Vieja, extendiéndose la sublevación guerrillera por toda España. Aizquibel operaba en Álava, Morales lo hacía en Ávila, Jaime el Barbudo por el reino de Murcia, Manuel Adame Locho en La Mancha, Pedro Zaldívar en Andalucía.[2]

Aragón y Cataluña[editar]

El 21 de junio de 1822, Antonio Marañón, el Trapense, al mando de su partida, asalta y toma la Seo de Urgel, donde se instala la Regencia, presidida por el marqués de Mataflorida. El Barón de Eroles, héroe de la defensa de Gerona durante la Guerra de la Independencia Española, es nombrado Generalísimo de los Ejércitos Realistas en Cataluña y extiende la sublevación, tomando las ciudades de Balaguer, Puigcerdá, Castellfullit de la Roca y Mequinenza.[3]

Para contrarrestar el dominio realista del interior de Cataluña, el Gobierno central nombra a Mina, general de los ejércitos constitucionalistas, que en rápido contraataque reconquista las plazas perdidas, culminando su éxito con la toma de la Seo de Urgel el 3 de febrero de 1823 después de setenta y cuatro días de sitio. La guerra se extiende por el Alto Aragón.

Navarra[editar]

El primer alzamiento organizado por la Junta de Navarra se produce el 11 de diciembre de 1821, si bien son pronto derrotados y sus jefes deben exiliarse a Toulouse. Tras reorganizarse, la Junta realista nombra comandante en jefe de la División Real de Navarra al mariscal de campo Vicente Genaro de Quesada. El 6 de Junio de 1822, la división realista cruza los Pirineos e invade Navarra.

La guerra continúa a lo largo de 1822, con suerte dispar. El 27 de octubre de 1822 las tropas realistas navarras son derrotadas en la batalla de Nazar. Quesada es destituido por la Regencia, que nombra como sustituto al teniente general Carlos O'Donnell y Anethan, padre de Leopoldo O'Donnell, militar y futuro presidente del Consejo de Ministros durante el Reinado de Isabel II.

El general Torrijos, al mando de las tropas constitucionalistas, derrota a las tropas navarras y toma el fuerte de Irati el 12 de enero de 1823. El 11 de febrero, los realistas navarros al mando de Santos Ladrón de Cegama ocupan Huesca y en marzo sitian Pamplona, que no es tomada hasta octubre de 1823.

Madrid[editar]

Tras las derrotas en Cataluña y Navarra, los realistas responden con el avance de Jorge Bessières hacia Madrid. Las fuerzas aragonesas, después de sus intentos infructuosos de tomar Zaragoza y Calatayud, se dirigen al sur y derrotan a las tropas constitucionalistas al mando de O'Daly y El Empecinado en Brihuega el 24 de enero de 1823, apoderándose de Guadalajara y amenazando directamente a la capital del reino.[4]​ Pocos días después, el contraataque de las tropas constitucionalistas desaloja a los sublevados de Guadalajara, que deben replegarse hacia el Tajo, perseguidos por El Empecinado.

Desenlace. Los Cien Mil Hijos de San Luis[editar]

El 7 de abril de 1823, los Cien Mil Hijos de San Luis atraviesan los Pirineos, divididos en cinco cuerpos,[5]​sin tener que disparar un solo tiro, porque toda la zona estaba en poder de los realistas y los pueblos los recibían con el mayor entusiasmo[6]​ En las operaciones que se inician por el interior de España, la vanguardia del ejército estará constituida de tres divisiones realistas, la navarra al mando del Conde de España, la vascongada a cuyo frente se puso Quesada y la catalana, dirigida por el Barón de Eroles. Las tropas francesas avanzaron rápidamente por el territorio, topando con escasa resistencia organizada por parte de los liberales, con la única excepción de la que ofrece Ballesteros al general Gabriel Molitor en la batalla de Campillo de Arenas.

La guerra finaliza liberando al monarca, que había sido retenido por los constitucionalistas en la ciudad de Cádiz tras la batalla de Trocadero.

Referencias[editar]

  1. La primera Guerra Civil de España, pág. 55
  2. La primera Guerra Civil de España, pág. 59
  3. Historia de España. Tomo III, pág. 317
  4. Historia de España. Tomo III, pág. 318
  5. Historia de España. Tomo III, pág. 321
  6. La primera Guerra Civil de España, pág. 112

Bibliografía[editar]

  • Gambra Ciudad, Rafael (1983). Gobierno de Navarra, ed. Guerra Realista. Pamplona: Fondo de Publicaciones. ISBN 84-235-0637-1. 
  • Gambra Ciudad, Rafael (2006). La primera guerra civil de España (1821-1823): historia y meditación de una lucha olvidada. Buenos Aires: Nueva Hispanidad, Ediciones. p. 153. ISBN 9789871036400. 
  • Roig, Gaspar. Historia General de España. Tomo III. Padre Mariana con la continuación del Conde de Toreno. Madrid. 1853