Granma (yate)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Para otros usos de este término, ver Granma.

El Yate Granma es una embarcación adquirida en Tuxpan (Veracruz) de forma clandestina por un grupo de exiliados cubanos en Abasolo (Tamaulipas) México, liderado por Fidel Castro, que conformaban el Movimiento 26 de Julio. El yate fue comprado de una empresa estadounidense, y el nombre Granma proviene de un apodo común en inglés para una abuela (abreviatura de "grandmother"). Este yate fue posteriormente usado por 82 expedicionarios de dicho movimiento en el desembarco con fines revolucionarios que encabezó Fidel Castro y entre los que participaron el Che Guevara, Raúl Castro, Camilo Cienfuegos , Francisco Medina P, Juan Almeida y Ramiro Valdés entre otros.

El yate llegó a las costas orientales de Cuba el 2 de diciembre de 1956 cerca de la playa Las Coloradas en el municipio de Niquero y marcó el inicio de las luchas guerrilleras, que culminaran con el triunfo de la Revolución Cubana, el 1 de enero de 1959.

En la actualidad se exhibe en el Memorial Granma adjunto al Museo de la Revolución en La Habana.

Antecedentes[editar]

Tras el fracaso del asalto al Cuartel Moncada (26 de julio de 1953), Fidel Castro y sus compañeros supervivientes fueron condenados a varios años de prisión. Sin embargo, la presión popular y el esfuerzo de sus familia , hizo que tras veintidós meses presos en Isla de Pinos, fuesen amnistiados. Fidel Castro se dirige a México desde donde prepara una expedición a Cuba para comenzar una insurrección armada contra la dictadura batistiana.

En la madrugada del 25 de noviembre de 1956, bajo la lluvia el yate Granma comenzó a navegar sigilosamente por las quietas aguas del río Tuxpan, México.

Características y compra del Banano[editar]

Para la travesía se necesitaba una embarcación cuya compra estuvo a cargo de el Cuate, apodo que se le otorgara a un mexicano llamado Antonio del Conde

Este personaje conserva consigo una copia de la escritura de compra y venta original de la embarcación. Según ella el yate fue construido en 1943, hecho de madera y motor de aceite con una sola cubierta, sin mástil, proa inclinada y popa recta.

La embarcación estaba matriculada en el Puerto de Tuxpan, con el objetivo de realizar navegación de altura y emplearse como tráfico de recreo o viajes para pasar fines de semana en el mar.

Su señal directiva era X.C.G.E , el casco estaba construido de madera, su eslora de 13,25 metros, una manga de 4,76 metros y un puntal de 2,40 metros.


Otros Datos:

  • tonelaje bruto: 54,88
  • tonelaje neto: 39,23
  • dos motores marca: Gray GM.
  • potencia: 225 c/c.

Cuando se produce la compra del mismo el propietario era Schuylkill Products Company Inc., la empresa que lo vendió declaró que desde el 10 de octubre de 1956 quedó clara la venta a Antonio del Conde por 50.000 pesos mexicanos. Esta empresa tuvo interés en que quedara explícito que ella no tenía ninguna responsabilidad con el posterior uso del yate Granma.

Tal vez pudiese estar claro del objetivo final del yate. La escritura se hace legal el 30 de mayo de 1957, es decir, cuando ya los revolucionarios se encontraban en las montañas de la Sierra Maestra, combatiendo por la toma de Cuba.

Se puede apreciar que la embarcación fue adquirida un mes y medio antes de salir del puerto de Tuxpan, es por esta razón que los vendedores exponen que desde que “el Cuate” tomó posesión del mismo la ha usado y usufructuado a su entera satisfacción y por su exclusiva cuenta y riesgo, sin ninguna responsabilidad para la compañía vendedora.

Ha contado el Cuate que cuando fue con Fidel Castro a ver el yate Granma al puerto Tuxpan, inmediatamente lo inspeccionó y en ese momento quedó decidido que en el Granma harían su viaje los revolucionarios cubanos.

Expedicionarios[editar]

Estado Mayor[editar]

  • Comandante en jefe Fidel Castro Ruz: Se convirtió en Primer Ministro de Cuba en 1959 y Jefe de Estado en 1976, siendo la cabeza del gobierno cubano casi 50 años hasta julio de 2006.
  • Jefe pelotón de vanguardia capitán José Smith Comas: Asesinado en Niquero después del desembarco el 7 de diciembre de 1956.
  • Jefe pelotón del centro capitán Juan Almeida Bosque: Fue dirigente político y Vicepresidente de Cuba.
  • Jefe de pelotón de retaguardia capitán Raúl Castro Ruz: Primer Vicepresidente de Cuba desde 2008.
  • Jefe de intendencia Pablo Díaz: Regresó a Calabazar de Sagua debido a la dispersión de las tropas en la primera emboscada. Se exilió en Estados Unidos. Fue funcionario del Gobierno Cubano.
  • Ayudante Félix Elmuza: Murió en la primera emboscada después del desembarco, diciembre de 1956.
  • Ayudante Armando Huau: Regresó a La Habana debido a la dispersión de las tropas en la primera emboscada. Capturado y asesinado en 1957.
  • Jefe de sanidad comandante Ernesto Che Guevara de la Serna: Argentino exiliado en México. Fue ministro del Gobierno Cubano. Asesinado por el ejército boliviano en Bolivia en 1967.
  • Oficial adscrito al E.M. capitán Antonio (Ñico) López: Asesinado en Niquero después del desembarco el 7 de diciembre de 1956.
  • Oficial adscrito al E.M. teniente Cándido González: Asesinado en Niquero después del desembarco el 7 de diciembre de 1956.
  • Oficial adscrito al E.M. teniente Jesús Reyes
  • Integrante del E.M. Onelio Pino
  • Integrante del E.M. Roberto Roque
  • Integrante del E.M. Mario Hidalgo
  • Integrante del E.M. César Gómez
  • Integrante del E.M. Rolando Moya

Integrantes de los Pelotones[editar]

Los jefes de escuadra fueron Fernando Sánchez-Amaya, Horacio Rodríguez, José Ponce Díaz, José Ramón Martínez, Arturo Chaumont, Norberto Collado, Julio Díaz González (muerto en 1957), René Bedia y Gino Doné Paro (partigiano veneciano-italiano).

Los otros integrantes de los pelotones fueron Ramón Emilio Mejias Del Castillo (de Santo Domingo), Alfonso Guillén Zelaya (mexicano), Miguel Cabañas (asesinado en Niquero después del desembarco el 7 de diciembre de 1956), Tomás Royo (Asesinado en Niquero después del desembarco el 7 de diciembre de 1956), Camilo Cienfuegos, Mario Chanes de Armas, Efigenio Ameijeiras, Ramiro Valdés, Ciro Redondo, Arsenio García, Evaristo Montes de Oca, Esteban Sotolongo, Andrés Luján, José Fuentes, Pablo Hurtado, Emilio Albentosa, Luis Crespo Cabrera, Rafael Chao, Ernesto Fernández, Armando Mestre, Eduardo Reyes, Humberto Lamothe, Santiago Hirzel, Enrique Cuélez, Manuel Echevarría, Francisco González, Mario Fuentes, Noelio Capote, Raúl Suárez, Gabriel Gil, Luis Arcos, Miguel Saavedra, Pedro Sotto, Israel Cabrera, Carlos Bermúdez Rodríguez, Antonio Darío López, Oscar Rodríguez, Gilberto García, René Reiné, Jaime Costa, Norberto Godoy, Enrique Cámara, Raúl Díaz, Armando Rodríguez, Calixto García Martínez, Calixto Morales, Reinaldo Benítez, René Rodríguez, Jesús Gómez, Francisco Chicola, Universo Sánchez, Arnaldo Pérez, Rolando Santana y José Morán.

La travesía[editar]

Pasados unos minutos de la primera hora del 25 de noviembre de 1956, bajo la lluvia fría, el yate Granma, comenzó a navegar sigilosamente de Santiago de la Peña, por las aguas del río Tuxpan; debía burlar la vigilancia del faro y un puesto naval de la marina mexicana existente en la salida al mar abierto. Ya allí, comenzaron los vientos fuertes y el batir de las olas, originando bandazos en la embarcación que provocaron mareos y vómitos en muchos de los expedicionarios.

Alejados de la costa mexicanas y burlando la guardia fronteriza, encendieron las luces y cantaron el Himno Nacional de Cuba y la Marcha del 26 de julio, concluyeron pronunciando consignas revolucionarias. Fidel Castro que iba al mando, ordenó armar a varios compañeros, por si los guardafronteras mexicanos trataban de detenerlos. Entre el 25 y el 27 de noviembre los expedicionarios navegaron por el Golfo de México.

En la madrugada del 28 se adentraban en el Mar Caribe y el 29 por la madrugada se ordenó prepararse para el combate, pues se acercaban dos naves sospechosas; sin embargo, eran dos pesqueros que pasaron de largo. Durante el 30 de noviembre, el yate mantuvo el rumbo hacia la Isla; ese día la radio del Granma captó las noticias en las que se hablaba del levantamiento en Santiago de Cuba.

Había fallado una de las premisas fundamentales del plan táctico que era la concentración del alzamiento en Santiago de Cuba con el desembarco para distraer las fuerzas. Batista tenía información de la salida del yate y su propósito. Los mandos militares del gobierno, habían circulado la descripción del barco, con instrucciones para su captura.

No obstante, en la noche del día primero ya el Granma se acercaba a la zona escogida de antemano para el desembarco. Roque y Mejía, piloto y timonel respectivamente, se turnaban en la cabina, oteando en la negrura de la noche los destellos del faro de Cabo Cruz.

Pasada la media noche y cuando Roque miraba el horizonte, una fuerte ola sacudió la embarcación y el vigía fue lanzado al mar.

Fidel ordenó detener la marcha para rescatarlo. El mal tiempo y la noche cerrada impedían encontrar a Roque. Estuvieron cerca de una hora escudriñando el encrespado mar con las linternas, pero nada. Muchos ya lo creían ahogado y pensaban que nada quedaba por hacer; sin embargo. Fidel ordenó continuar la búsqueda. Un nuevo y más abierto giro permitió escuchar una voz casi apagada, pero suficiente para guiar a la nave hasta el extenuado expedicionario. Con una soga y con bastante esfuerzo, lograron rescatarlo.

Una hora más tarde divisaron las luces del faro de Cabo Cruz. Enfilaron por el canal de Niquero hasta llegar a las boyas, que, por cierto, no coincidían con los datos de la carta náutica. Les surgió la duda de dónde se encontraban, disminuyeron la velocidad y cambiaron el rumbo. Fidel Castro decidió dirigirse a la costa para desembarcar, y en la tarde del primero de diciembre informó a todos que lo harían de un momento a otro en un punto cercano de Niquero, al Sur de Oriente. También dio a conocer la estructura militar que asumirían.

En una punta de mangle nombrada Los Cayuelos, a dos kilómetros de la playa Las Coloradas —que es donde debieron haber bajado—, el Granma encalló, lo cual obligó a adelantar el desembarco. Eran las 06:50 horas del 2 de diciembre de 1956.

Utilizaron el bote auxiliar para transportar a tierra el armamento y demás materiales de guerra, pero fue tanto el peso que la pequeña embarcación no pudo resistir y se hundió. Cada cual debió cargar lo suyo. Faltando ya sólo por bajar el pelotón de retaguardia, pasaron cerca del yate una lancha de cabotaje y un barco arenero. Se hizo más urgente el abandono del Granma y, por carecer de petróleo, no pudo cumplirse la idea inicial de Fidel de que regresara a las costas de Caimán Brac.

La llegada a Cuba[editar]

El 2 de diciembre de 1956, en una punta de mangle nombrada Los Cayuelos, a dos kilómetros de la playa Las Coloradas, encalló el Granma, lo cual obligó a adelantar el desembarco para las 06:50 horas. La llegada fue llena de dificultades al paso de marabú, pantanos que dejaban el fango por el cuello durante más de un kilómetro.

Transcurridas dos horas del endemoniado trayecto, Crespo distingue finalmente el verdor de una franja de terreno y los contornos de un bohío. La vanguardia se dirigió de inmediato en esa dirección. Anduvieron por más de dos interminables horas antes de llegar al lugar, pero aún no tenían la certeza de estar en la isla grande.

En un breve descanso y mientras esperaba que se incorporaran los demás, Fidel dijo a Crespo que fuera a explorar la casa que dijo haber visto. Allí encontró al campesino Ángel Pérez Rosabal, quien tras ser conducido ante Castro, confirma al fin que estaban en tierra firme.

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 23°8′27″N 82°21′25″O / 23.14083, -82.35694