Gramática del náhuatl

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Árbol sintáctico, para una oración simple (In Motēuczōma ōquīmmictih 'Moctezuma los mató', en orden SOV).
Árbol sintáctico, para una oración simple (Ōquīmmictih in Motēuczōma 'Los mató Moctezuma', en orden OVS).

El náhuatl o idioma mexicano es una lengua aglutinante, formado por raíces normalmente monosílabas o bisílabas (raramente más largas), que se combinan en expresiones largas. Su gramática es similar a la de otras lenguas utoaztecas meridionales. Tipológicamente es además una lengua de núcleo final, en el que el modificador suele preceder al núcleo modificado.

Índice

Características generales[editar]

Portada de Arte de la Lengua mexicana con la declaración de todos sus adverbios

El náhuatl es una lengua aglutinante, tipológicamente presenta rasgos típicos de lenguas núcleo final como tener:

  • Incorporación verbal N+V, compuestos Adj+N.
  • El auxiliar va detrás del verbo léxico.

Estos ragos son típicos también de otras lenguas utoaztecas. Se considera que dentro de las lenguas utoaztecas, el huichol y el cora son las lenguas más cercanas al náhuatl, a parte del extinto pochuteco. Las lenguas más cercanas al náhuatl en la flexión verbal serían el mayo o el pima, ya que el cora y el huichol han innovado mucho en la flexión verbal.

Además el náhuatl presenta innovaciones más recientes respecto a otras lenguas utoaztecas de más al norte, que lo acercan en parte a lenguas de núcleo inicial, esto se debería a la influencia de otras lenguas mesoamericanas (presumiblemente las lenguas otomangue o las totonaco-tepehua).

La flexión nominal es bastante simple, aunque la conjugación verbal es bastante más compleja debido a la cantidad de morfemas aspectuales, modales, temporales, de sujeto, de objeto, direccionales, de número e incluso los elementos incorporados que puede llegar a tener. No existe una diferencia entre los verbos estativos y los adjetivos, e incluso puede afirmarse que no existe diferencia formal entre nombres y verbos, ya que la mayoría de formas nominales pueden tomar varios morfemas verbales.

Variantes de la lengua[editar]

El náhuatl clásico hablado en el siglo XVI del centro de México es una lengua en la que el acento principal va fijo en la penúltima sílaba, regla que sólo se cambia al final en el caso vocativo , aunque en los modernos dialectos existen pequeñas diferencias de acentuación.

Como en toda lengua, sobre todo en las palabras extensas, puede haber un acento principal y otros secundarios, donde las formas aglutinadas conservan cierta individualidad (en las que el acento va en la penúltima sílaba también):

Ofensivo o injurioso (teahuilquixtiani): /té.áwil.kíxti.áni/

En el siglo XVI ya existía diferencias dialectales perceptibles, pero en general permitían la intercomprensión mutua, cosa que sucede en general también entre dialectos geográficamente cercanos actuales.

Sintaxis[editar]

El náhuatl exhibe un orden de palabra bastante libre, si bien su morfología refleja un estadio antiguo donde el orden predominante refleja estructuras tipo Sujeto Objeto Verbo, en náhuatl tiende a ser más de tipo Sujeto Verbo Objeto y tampoco faltan ejemplos de Verbo Sujeto.

En realidad, en el náhuatl clásico el orden es absolutamente libre.[1]​ Hay una razón que sustenta esta afirmación: tanto el sujeto como los objetos presentan marcas que permiten determinar si estamos ante un sujeto o ante un determinado tipo de objeto. Lo que ocurre es que estas marcas son facultativas y solo cuando hay necesidad se explicitan. Lo explicamos con el siguiente ejemplo: para decir haz el bien la construcción clásica es ma xicchihua in (tlein) cualli. El pronombre de objeto in tlein nos indica claramente que estamos ante un objeto.[2]​ Más abajo se indicará con precisión cuáles son esas marcas.

Mexicah cuīcah cencah cualli
'Los mexicanos cantan muy bien'
Cencah cualli cuīcah (in) mexicah
'Unos mexicanos cantan muy bien'

La falta de la partícula in marca una indeterminación de número, por lo que debe traducirse con un artículo indefinido: 'Unos mexicanos cantan muy bien'. El uso de in nos trasmite la idea de que hablamos de algo conocido o que tenemos a la vista.

Clases de palabras[editar]

El náhuatl no distingue entre nombres, adjetivos o verbos, tal como en el sentido de las lenguas indoeuropeas. Por ejemplo, en náhuatl los adjetivos no son una clase diferente de los verbos estativos. Por otra parte cualquier raíz susceptible de funcionar "designativamente", es decir como nombre, puede ser interpretado "predicativamente" como forma de presente de un verbo. Así tlācatl puede significar tanto 'hombre' como 'Es un hombre' o cōcoyoh puede interpretarse como 'coyotes' o como 'son [unos] coyotes'.

El verbo ser es un verbo atributivo que se caracteriza por haber siempre un pronombre que cumple al función de atributo (pronombre que en castellano sería el sujeto, pero que en náhuatl es atributo). Y lo que en castellano es atributo, en el náhuatl son complementos del atributo (y por tanto atributos). El hablante no dice Yo soy quien llora o Yo soy mexicano sino Soy yo quien llora (el que lloro) o Soy yo (el que es un) mexicano: nehhuatl in nichoca o nehhuatl in nimexihcatl. La consecuencia de ello es que el predicado pronominal debe llevar los prefijos verbales que lo identifican como atributo (n-ehhuatl, t-ehhuatl y y-ehhuatl —este último con lo que se conoce como adición prostética[3]​—). Y casi, puede afirmarse que lo que en castellano es el atributo (in nichoca o in nimexihcatl), en náhuatl es el sujeto, por lo que lleva el determinante relativo in, que es el determinante propio de los sujetos (eso sí, sin dejar de ser un simple complemento del atributo). Tan es así que si el verbo se enuncia en futuro Seré yo quien llore (el que lloraré) (Nehhuatl niez in nichocaz) se intercala la forma temporal niez entre el pronombre nehhuatl y el sujeto in nichocaz. En este último supuesto podemos afirmar que el pronombre no es necesario (Niez in nichocaz). De ahí que realmente la marca de determinación la da el pronombre (yehhuatl o nehhuatl), aun elidido, y lo que algunos creen que es el determinante —la partícula relativa in— no es tal determinante sino un pronombre relativo que introduce al sujeto en función de complemento del atributo. Por último, la mera existencia del pronombre relativo es marca suficiente que presupone la existencia del pronombre personal en función de atributo, lo que se denomina por los gramáticos antecedente (el antecedente, sea este yehhuatl o nehhuatl —o cualquier otro— no tiene que estar siempre expresado).

Algunas personas afirman que el náhuatl no posee preposiciones sino postposiciones, y carece de pronombres de relativo usando una cláusula introducida por el artículo (es decir, el artículo hace de complementador).Sin embargo es lo contrario lo que sucede, encontramos numerosos tipos de pronombres relativos:

1) El pronombre relativo sujeto (in):

In huallauh.[4]
'el que viene, la que viene, lo que viene'

2) El pronombre relativo objeto (in aquin, in tlein):

No compadece a quien en su propia casa es servidor: Ahquicnoitta in aquin ichan xolotl (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 66-67, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)
La que busco / A la que busco: In aquin nictemoa[5]
A quien ama mi padre: In aquin quitlazohtla in notahtzin.[6]
El que busco / Al que busco / A quien busco: In aquin nictemoa.
Lo que busco / Al que busco (objeto no humano): In tlein nictemoa.[7]
La que busco / A la que busco (objeto no humano): In tlein nictemoa.
Lo que se sabe de Jesús (con un impersonal): In tlein mixmati itech Jesutzin

3) El pronombre interrogativo indirecto (tlein, aquin):

«... los malvados se complacen en el mal y la perversión que andan haciendo»: «... yehhuantin in ahcualtih ipan mahuizolanih, ipan mohuehcapanoah in tlein tlahuelilocayotl, in tlein ahmo cualli in quichiuhtinemih» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 28-29, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)
No sabemos qué lee: Ahmo ticmatih tlein quixpohua.
No sabemos qué persona lee: Ahmo ticmatih aquin tlaixpohua.

4) El pronombre interrogativo directo (¿aquin?, ¿tlein?):

¿A quién buscáis?: ¿Aquin anquitemoah?

5) El pronombre subordinante ca (que no es sujeto ni objeto ni interrogativo sino conjunción):

El hombre que viene: In oquichtli ca huallauh.
El libro que leo no os gustaría: In amoxtli ca niquixpohua ahmo amechpactizquia.
Sepulté a los hombres que mató el ladrón: Niquimmiccaquimiloh in oquichtin ca oquimmictih in ichtecqui.
El hombre cuyo hijo viene hoy: In oquichtli ca ipiltzin huallauh axcan.
Me dijo que soy mexicano: Nechilhuih ca nehhuatl nimexihcatl.
Y presta atención: que aunque nadie te vea, ni aún te vea tu marido, tu esposo: entiende que te ve Dios Omnipresente: Auh xiccaqui: intlacahnel ac mitzitta, intlacah mitzitta motlahuical, in monamic: xiccaqui ca mitzitta in Tloqueh Nahuaqueh (Bernardino de Sahagún, Historia General de las Cosas de Nueva España, Libro VI, ff. 84-85, pp. 88-89, reverso y anverso)

6) El pronombre instrumental (In tlein ic):

He aquí las piedras que me lanzó: Nican cah in tetl in (tlein) ic onechmotlac.

7) El pronombre instrumental en giro posesivo:

El hombre cuyo hijo conozco: In oquichtli in (aquin) ipiltzin niquixmati.
Él (Dios) desea que haya todo lo necesario en la tierra para la vida de los justos y buenos: No iuhqui monelquitia oyez in tlein ic ihcazqueh tlalticpac in yectin ihuan in quenamihqueh[8][9]

Podemos afirmar que todo verbo admite construcciones atributivas en el náhuatl, siendo éstas su forma natural de expresión. Tratándose de una oración simple, antes hemos aclarado que el mexicano no dice Yo como sino Soy yo (el que / quien) como, con el giro atributivo de focalización que pone el énfasis en el atributo y caracterizado por el uso de la partícula in en función de pronombre relativo introductorio del sujeto. Pero dando un paso más, incluso se puede afirmar que toda oración compleja se descompone en una cascada de oraciones simples atributivas en giro de focalización. Bastarán unos ejemplos para ilustrar esta afirmación:

Para decir «la hormiga come la hoja» en el clásico se dice «(In) quicua (yehhuatl) in azcatl (yehhuatl) in (tlein) izhuatl». Pero en realidad hay dos oraciones atributivas que subyacen en la composición. La primera sería Es la hormiga quien come o Es ella quien come, la hormiga y la segunda Es ello lo que come, la hoja o Es la hoja lo que come. De ahí que la oración compleja pueda traducirse como Quien come es la hormiga, es (a) la hoja o Es quien come la hormiga, es a la hoja.

Y para decir «el hijo ama al padre»: «Quitlazohtla (yehhuatl) in tepiltzin (yehhuatl) in (aquin) tetahtzin».

El pronombre en función de atributo yehhuatl no siempre es un pronombre personal absoluto («él»), pues puede hacer las veces de pronombre demostrativo («ese» —con sus variantes «ese de ahí» que equivale a «éste» y «ese de allá» que equivale a «aquél»). El náhuatl clásico no distingue, a diferencia de las lenguas indoeuropeas, entre los distintos tipos de pronombres.

Cosa diferente es que, tras la llegada de los conquistadores, todo lo aquí descrito se transforme radicalmente. Además de categorías léxicas como las anteriores el náhuatl moderno posee determinantes y marcas pronominales tal como hace el español.

Una peculiaridad de los verbos transitivos es que aparecen con marcas tanto de sujeto como de objeto. Así encontramos los pronombres indefinidos te-, tla-, c-, -qu-...

Focalización[editar]

Este giro es esencial para entender ciertas expresiones del tiempo indicativo:

En el náhuatl clásico muchas veces no se dice él llora sino es él quien llora o es él el que llora: yehhuatl choca. Igualmente, no se dice la mujer grita sino es ella la mujer quien grita, giro que se conoce como focalización o énfasis:

«La mujer grita»: «Yehhuatl in cihuatl tzahtzi».
Atributo Sujeto
(Es) la mujer (quien) grita
Yehhuatl in cihuatl tzahtzi.

Cuando aparece la partícula in sirve para indicar que estamos ante un complemento del atributo, ante algo que también es atributo. Y el sujeto, pese a ser una subordinada de relativo, no lleva la partícula in, porque no es atributo.

Más allá de algunos supuestos como éste —que buscan resaltar el sujeto mediante la omisión de la partícula «in»—, lo deseable es lo contrario, resaltar el sujeto con la partícula «in».

Hemos dicho que para decir «ella grita» se dirá «es ella quien grita» o «yehhuatl in cihuatl tzahtzi». Es decir, el atributo yehhuatl va enfatizado —se convierte en el núcleo de la oración—, de modo que tanto in cihuatl (complemento que forma parte del atributo) como tzahtzi (complemento sujeto) son simples complementos relativos del atributo (de yehhuatl —del pronombre personal—).

En el clásico existen las expresiones «yehhuatl tzahtzi» o «nehhuatl nitlacua» con un sentido diferente:

«Aquel que grita...»: «Yehhuatl tzahtzi...».
«Yo que como...»: «nehhuatl nitlacua...».
«Aquel que se enfada, que se pone caprichoso, que se enoja, odia a alguien al punto de querer matarlo»: «yehhuatl mozoma monehnequi cuallani tecolia inic temiquiznequi...» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 172-173, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Aquel que se pavonea, que quiere ser él solo el centro de atención , para ser admirado, ser ensalzado, ser alabado, que por ello ridiculiza a la gente, critica a la gente, la menosprecia, la desprecia, persigue la ruina de la gente...»: «Yehhuatl mocuehcuenohuia, in zan ixcahhuiloznequi, inic ittaloz, ihtoloz, tenehualoz, in zan ic tepahpatzahua, tepihpitziloa, texitta, tetlaniitta, motepololtoca...» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 8-9, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Aquel que se engríe, que se enaltece falsamente, se encumbra (fanfarronea), se endiosa (presume), se ensoberbece, que dice, que afirma, lo que no está en él (lo que no tiene), o que no hay (lo que no existe), que no tiene lo que dijo»: «Yehhuatl mopoa, in zan nen motenehua, mocualihtoa, mopantlaza, motlanitztia, in conihtoa, in teilhuia, in tlein ahmo nelli itech cah, ahnozo ahmo oncah, ahquipiya in oquihtoh» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 8-9, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Y ahora (toca hablar de) aquel que lleva el nombre de mezquino, de avaro, que se ocupa demasiado de los bienes terrestres: «'Auh in axcan yehhuatl itoca tzohtzocatl teoyehuacatini, in cencah quixcahui(y)a in tlalticpac tlatquitl» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 64-65, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

En los dialectos modernos, por influjo del castellano, el giro de focalización ha ido perdiendo su sentido. La lengua de los clásicos se ha ido deteriorando por diversos factores (preeminencia del castellano, escasez de recursos para la difusión de la lengua, descomposición dialectal, dificultad de la lengua clásica por sus peculiaridades, desinterés).

Algún ejemplo del giro de focalización en los clásicos:

«Está escrito que Nuestro Señor Jesucristo despreció un árbol cuyo nombre es higuera que no daba frutos»: «ihcuiliuhtoc yehhuatl in Toteucyo Jesu Christo oquitelchiuh ce cuahuitl itoca higuera in ahtle itech mochihuaya» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 212-213, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Habéis de saber que el adulterio quiere decir dormir en lugar de otro o acceso en cama de otro»: «Anquimatizqueh ca yehuatl in tetlaximaliztli quihtoznequi tecochian ahnozo tepehpechahciliztli» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 124-125, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Porque nuestro primer padre, llamado Adán, robó sólo una frutita»: «Yehica yehhuatl in achto totah in itoca Adan, ca centetl xocotzintli in oquichtec» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 88-89, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).


Pero por diversos factores hay autores, como Michel Launey,[10]​ que han entendido que en el giro de énfasis lo que se enfatiza no es el atributo sino el sujeto:

(1a) Tzahtzi in cihuātl ('es quien grita la mujer' o 'la mujer grita')
(1b) Ca cihuātl in tzahtzi ('Es una mujer la que grita')

Podemos aclarar que el énfasis recae sobre el pronombre personal (yehhuatl) y:

  1. Que en el clásico, la partícula ca es un pronombre relativo que significa que y nada tiene que ver con el giro de focalización.[11]
  2. Que Launey traduce la partícula «ca» —y cito literalmente el texto tomado de la página 29, apartado 7., como «una marca de aserción cuyo sentido es más o menos el de "es un hecho que", "es ciertamente", "efectivamente", pero su empleo es tan frecuente que puede prescindir de traducción».
    Podemos afirmar que en el clásico se utiliza la partícula adverbial «huel», marca de aserción que significa a modo, efectivamente, precisamente, bien, convenienemente y no la partícula «ca».[12]
  3. Que podemos encontrar ejemplos en los que la partícula «huel» aparece en el giro de focalización.[13]
  4. Que podemos prescindir de la partícula «huel».[14]
  5. Que la partícula «in» en modo alguno es un determinante. Es un pronombre relativo. Hemos puesto más arriba cuáles son sus variantes.[15]​ El auténtico determinante es el pronombre personal, por ejemplo yehhuatl, sea en su función de pronombre absoluto (él) o en su función de pronombre demostrativo (esede ahí o de allá—).[16]​ Debe quedar claro que este determinante (yehhuatl) puede quedar omitido, pero que el relativo in siempre lo presupone (como antecedente).
  6. Que el pronombre indefinido (en castellano un, una, uno) se consigue con la simple omisión del pronombre relativo in (en su caso in aquin o in tlein). No debe confundirse con el determinante numeral (uno). Pero, debe quedar claro que en las construcciones atributivas la omisión de ese pronombre relativo es un recurso meramente formal, pues sigue estando. Así se dice, en el clásico «soy un mexicano» de la siguiente manera: «nehhuatl (in) nimexihcatl, que puede traducirse al castellano como soy yo ese, el mexicano o un mexicano (indistintamente).
    En la práctica cotidiana, puede encontrarse el numeral ce como si fuera determinante indefinido. Se trata de una cuestión de énfasis. En este caso, para contar se usa la forma centetl (hay varios sufijos que sirven para contar).[17]

La conjunción subordinante que en aposición[editar]

Junto al pronombre relativo el que, la que —cuya función es sustituir al nombre o a otro pronombre antecedente en expresiones como el hombre al que amas—, es frecuente encontrar en los textos clásicos construcciones parecidas en las que la partícula que es una conjunción cuya función no es suplir al nombre o al pronombre sino que introduce complementos en función de aposición al nombre o al pronombre (en expresiones como el hombre que amas). Estos complementos pueden ser aposiciones especificativas o explicativas.

En principio, la conjunción subordinante que se expresaría en náhuatl con la partícula ca:

* «El señor (que) está en el jardín es (él) tu padre»: In pilli (ca) itech cah xochitlah (yehhuatl) (in) motahtzin.

Pero no suele ser lo habitual este giro sino otros alternativos:

1) Muchas veces la conjunción que va elidida:

* «Aquel que se ensoberbece»: «Yehhuatl (ca) cuehcuenoti» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 8-9, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

2) Otras veces se acude al giro relativo omitiendo el antecedente complementado:

* «Aquellos que obran con soberbia» —yehhuantin (ca) mopoah—: «In mopoah» —Los que se engríen— (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 14-15, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

3) Otras veces se recurre al giro de focalización y el antecedente no es el nombre complementado sino el pronombre en función de atributo:

* «La tortilla (la) que en el Padre Nuestro pedimos a Dios»: «Yehhuatl in tlaxcalli in ipan Pater Noster tiquihtlaniliah in Dios» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 168-169, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

La superposición de giros: mediante conjunción que y pronombres relativos que[editar]

* «¡Desgraciado! ¡Desafortunado! Aquel que quiere ser estimado y loado, el que quiere ser elogiado y ensalzado, cuando dice o hace algo bueno: pues así incurrirá en vanidad o jactancia»: Omotlahueliltic, o tunitic! Yehhuatl (ca) mihtolani, (ca) momahuizolani in quinequi ihtoloz, tenehualoz, in ihcuac tlein cualli conihtoa ahnozo conchihua: ic ipan huetziz in nemahuizolaniliztli in nepantlazaliztli (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 24-25, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Estilística: la expresión mediante construcciones relativas[editar]

Los hablantes muestran una particular predilección por las construcciones relativas. Pongo algún ejemplo (primero con la traducción literal —y más abajo, tal y como lo expresaría un hablante español—):

«Yehhuatl tlahtlacolli ipan huetzih in ihcuac ce oquichtli ce cihuatl monepanoah in ahmo tenamiccoa, in ahmo tenamictiznequi, zan ic mahuilquixtia, in ahmo clerigo in oquichtli, in ahmo no monja cihuatl...».
«La barraganería (o adulterio) es el pecado en el que incurren —cuando un hombre o una mujer tienen relaciones— el que no está casado, el que no quiere contraer matrimonio —que por ello se deshonra—, aquel hombre que no es clérigo, aquella mujer que tampoco es monja...»:

En castellano no se usaría de forma tan insistente la construcción relativa: «Este pecado se comete cuando un varón y una mujer tienen relaciones y no están casados, no quieren casarse, solo se deshonran por placer, y el varón no es clérigo, y también la mujer no es monja...» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 138-138, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

En náhuatl no se dice literalmente «¿Quién lo dice?» tal cual, sino que se recurre al giro relativo:

'¿Quién es el que lo dice?': ¿Ac (yehhuatl) in quihtoa?.[18]
'¿A quién se lo dice?' o mejor '¿Quién es al que se lo dice?': Ac (yehhuatl) in (aquin) quilhuia?.

Y las respuestas siguen la misma pauta:

'Es Pedro aquel al que se lo dice': Yehhuatl Pedro in aquin quilhuia.

Para decir '¿Qué es lo que dice?' el giro relativo es análogo al anterior:

'¿Qué dice?'; o mejor, '¿Qué es lo que dice?': ¿Tle (yehhuatl) in (tlein) quihtoa?.[19]

Conviene recordar que la construcción relativa puede anteceder,[20]​ de ahí que si queremos decir 'Pedro lo dice' la construcción también lleva el giro relativo:

'Es Pedro quien lo dice': (Yehhuatl) (in) quihtoa (in) Pedro.
«El perverso vive por ello en la tierra, para enmendarse, para que sea puesto a prueba su buen corazón»: Yehhuatl ipampa nemi tlahueliloc in tlalticpac, inic monemilizcuepaz, inic yehyecoloz in cualli iyollo (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 100-101, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Con ello queda aclarado que en el ejemplo «yehhuatl» va con «tlahueliloc» y que no hay ninguna posposición. La preposición «ipampa acompaña y precede al verbo «nemi. «Por ello» se dice «ipampa» y no «yehhuatl ipampa».

Pero para decir decir 'Pedro lo dice' son posibles múltiples construcciones (pues el sujeto debe ocupar los extremos), entre otras, ésta:

'Lo dice él que es Pedro': Quihtoa (yehhuatl) in Pedro.
'Es él, Pedro, quien lo dice': Yehhuatl in quihtoa Pedro.

Los adverbios de lugar también se expresan mediante giros con pronombres relativos. Un mexicano no dice 'Voy a México a cuidar de mi abuelita' sino 'Es a México a donde voy para cuidar de mi abuelita': In ompa niyauh Mexihco, inic quimocuitlahuiz in nocihton.

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Mexihco In ompa niyauh, inic quimocuitlahuiz in nocihton.
(Es) a México A donde voy para cuidar de mi abuelita.

E incluso los pronombres relativos de lugar se construyen así:

'¿Dónde (lugar) es en donde trabajas (o en el que trabajas)?': ¿Can[21][22]​ (in) (ompa) titequitiz?.
Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
¿Can (in) (ompa) titequitiz?
'¿En dónde (está[23]​) el lugar' 'en donde trabajas?'

El pronombre relativo interrogativo antecedente «¿can?» puede significar tanto '¿En dónde?' como '¿A dónde?' o '¿De dónde?' y su sentido final viene concretado por la oración subordinada de relativo.

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Mexihco In ompa niquiza, inic quimocuitlahuiz in nocihton.
(Es) a México A donde salgo para cuidar de mi abuelita.
Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Mexihco In ompa nihuallauh, inic quimocuitlahuiz in nocihton.
'(Es) de México' 'De donde vengo para cuidar de mi abuelita.'

Pongo algunos ejemplos tomados del clásico (o de estudiosos del mismo), donde se puede apreciar el carácter relativo.

«Donde está tu riqueza, allá se encuentra tu corazón»: In canin onoc monetlamachtil, ompa huetztoc in moyolloh (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 92 - 93, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Los sepulcros en que (/ en donde) están enterrados los gobernantes, los señores, tienen muchas inscripciones por fuera pero por dentro sólo hay hedor...»: In tepetlacalli in oncan toco[24]​ in tlahtohqueh, pihpiltin, pani cencah ihcuiliuhtoc, auh in ihtic cencah potoni... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 62-63, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Cuando hacían vigilia, durante la noche, aquellos que vivían en la casa del diablo, los que guardaban la noche» Inic mochihuaya tozoliztli; ihcuac in yohualtica: yehhuantin in oncan nenca ichan Diablo, in quipiaya yohualli (Sahagún, Apéndice al L. II, fº 123, p. 177, reverso).
«Padre nuestro que estás allá en los cielos»: Totahtziné, in ompa ticah in ilhuicac (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 30-31, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Conviene saber que la autoridad de Dios echó, alejó, rechazó la soberbia allá del cielo, a su protector, el diablo, señor del infierno, quien fue soberbio...»: Huel machoz ca yehhuatl in itocatzin in Dios oquihualaz, oquihualtohtocaz, oquihualmayauh in nepoaliztli in ompa ilhuicatl, in inezca in diablo, mictlan teuctli, in omopouh... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 34-35, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Que aquel que comete adulterio incurre en un pecado mayor que el que asesina a conciencia a otro, y cuando muera el adúltero será tratado con más severidad allá en el infierno, realmente por ello se le hará más desgraciado que aquel al que mató»: Ca yehhuatl in tetlaxima quipanahuia inic tlahtlacoayehhuatl in huel temictia, ihuan in ihcuac miquiz tetlaxinqui cencah tlapanahuia inic tlaihiyohuiltiloz in ompa mictlan, huel ic quipanahuiz in huel otemictih inic toliniloz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 124-125, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«De este modo los desterró Dios de este edén que se llama paraíso terrenal»: Huel ic quihualmoquixtilih Dios in ompa cualcan in itocayoca «paraíso terrenal (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 18-19, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Habrán de ser debidamente considerados (todos los sufrimientos que / cuántas cosas de sufrimiento) conlleva el infierno para no ser sepultado allá, para no ir allá para siempre»: Huel ilnamicoz in quezquitlamantli in netoliniliztli in cenquiztoc in ompa mictlan inic ahmo tocoz, inic ahmo cemihcac ompa huilohuaz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 114-115, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Eres un mezquino cuando en el templo tomas, robas lo que allí deberías dejar, porque le robas algo a Dios, aquello que no das.¿Qué clase de cristiano eres, de qué tipo, que pide a Dios su reino al decir "Adveniat regnum tuum", si sólo a estos bienes del templo se acerca tu corazón?»: Titeoyehuacatini in ihcuac teopan ticcui, tiquichtequi in tlein ompa toconcahuazquia, ticcuilia in Dios, in ahmo ticmomaquilia. ¿Catle monezca in tichristiano, catle monezca, in tiquihtlanilia Dios itlahtocayotzin inic tiquihtoa "Adveniam regnum tuum", intla zan tlein teopan tlatquitl itech mopachoa moyolloh? (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 104-105, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Donde (Jesús) es extremadamente dichoso y goza yendo junto a Dios Padre (como hombre / por ser hombre)»: In ompa tlapanahuia in ic motlamachtichticah in imoyauhcampatzinco in Dios Tetahtzin inic oquichtli (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 30-31, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«De este modo precisamente (es donde) los desterró Dios de este edén que se llama paraíso terrenal»: Huel ic quihualmoquixtilih Dios in ompa cualcan in itocayoca paraíso terrenal (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 18-19, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Nuestro Señor Jesucristo, que aquí en la tierra... se encarnó»: In Toteucyo Jesu Christo in nican tlalticpac... omonacayotitzinohco (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 30-31, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«... la sacó del adoratorio de su palacio...»: ... quihualmoquixtilih in ompa itecpanchan in ineteochihuayan (Guillermo Ortiz de Montellano, Nicān Mopouha, p. 100, Edición de Universidad Iberoamericana, México, 1990 / Antonio Valeriano, Nican Mopohua, 1649).
«Los aquí presentes: mucho os aman, os consideran, os aprecian, os tienen como su joya, como su cosa preciosa, nada de aquello que es su saber os esconden»: In nican monoltitoqueh: Auh mochi mitzonmohottitilia, nohuian mitzonmonemitilia, nohuian mitzontlatlachialtilia, inic tincozqui, inic tinquetzal, ahtle contlalia, ahtle coninaya, catel in itoltequiuh (Sahagún, L. VI, fº 122, p. 120, anverso) .
«Capítulo séptimo. (Trata) de los acontecimientos que sucedieron desde que los españoles vinieron a esta tierra, hasta el año treinta»: Inic chicome capítulo, oncan mihtoa in yectlamantli in inpan mochiuh in ayamo hualhuih in españoles in nican tlalli ipan, in ixquich ica ompoalxihuitl om mahtlactli (Sahagún, L. VIII, p. 263, fº 13)
«Aquí donde nos ha juntado Nuestro Señor diré, saldrán, surgirán, algunas cosas que tristemente no son (de) regocijo y amistad: por desgracia algunas cosas de lloro y lágrimas»: Auh at ahmo coayotica, at ahmo icniuhtica: at choquiliztli, at ixayotl in quiza in mihtoa: in nican ic titocentlalia, in nican ic techmocenquixtilia in totecuyo (Sahagún, L. VI, p. 121, fº. 117, anverso).
«Y con la Idea de que se haga realidad (al pie de la letra) lo que concibe mi misericordia, ve al palacio del Obispo de México...»: Auh inic huel neltiz in nicnemilia in notehicnoittaliz ma xiauh ompa in itecpanchan in Mexihco Obispo... (Nican Mopouha).

Los prefijos verbales como pronombres relativos: el énfasis[editar]

Remi Simeon establece que los pronombres indefinidos «te» y «tla» cambian a «c», «qu», «qui», para el singular, y «quin», para el plural, a los que denomina «pronombres relativos» situados entre el pronombre sujeto y el radical verbal para anunciar que el complemento está expresado.[25]​ Veremos que son auténticos pronombres relativos que se combinan con «in», con «in aquin», y con «in tlein», de modo que forman una unidad.

El pronombre «te», al mutar a «c», «qu», «qui», para el singular, y «quin», para el plural, es el que introduce las oraciones subordinadas de relativo en función de complemento indirecto:

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
¿Ac yehhuatl (in) aquin tictlailhuia?
¿Quién es aquel (atributo) al que le dices (subordinada de relativo)?

Por lo que la frase «amo a mi padre»: «nictlazohtla in notahtzin» en realidad sería «in aquin nictlazohtla in notahtzin»:

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
(yehhuatl) in notahtzin (In aquin) nictlazohtla
Es a mi padre a quien amo

Dicho de otro modo, cuando el mexicano dice «amo a mi padre»: «nictlazohtla in notahtzin», está diciendo «es a mi padre a quien amo» (con el antecedente de relativo pospuesto, a diferencia del castellano): «(in aquin) (nehhuatl) nictlazohtla (yehhuatl) in notahtzin » y no está dicendo «nictlazohtla in aquin notahtzin». Esto es muy importante si quieren entenderse los textos clásicos, «in aquin» va con el verbo y en concreto con «c», «qu», «qui», para el singular, y «quin», para el plural.

Por otro lado, como en castellano, la oración de subordinada de relativo puede ir antepuesta o pospuesta, basta con intercambiar las casillas de los gráficos que preceden.

En el caso de que no haya una oración subordinada de objeto sino una subordinada en función de sujeto encontramos «yo amo»: «nehhuatl in nitetlazohtla».

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
(nehhuatl) (In) nitetlazohtla
Soy yo el que ama

Que debe entenderse como giro neutro, sin énfasis. Pues con énfasis sería con el sujeto antecediendo: «in nitetlazohtla nehhuatl».

Es por ello que encontramos en los textos clásicos (cosa que veremos en el ejemplo que sigue inmediatamente) la frase sin énfasis precedida por el pronombre personal, que no puede ser entendido como verbo «ser» sino como «sujeto».

Pongo un ejemplo tomado de Andrés de Olmos en el que la oración principal antecede a la subordinada, por lo que no hay énfasis (su traducción al castellano no empieza por el verbo «ser»):

«Yehhuatl in tetechmoxicohua tetechcualani in tetechmozoma monehnequi in ahtetlaocoliznequi in ahmo alocehuiznequi zan tecocolia tepopoloznequi temictiznequi».[26]
Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Yehhuatl in tetechmoxicohua tetechcualani in tetechmozoma monehnequi in ahtetlaocoliznequi in ahmo alocehuiznequi zan tecocolia tepopoloznequi temictiznequi
El que se enfada con los demás, se enoja con alguien, el que se encoleriza, se disgusta, el que se irrita y es caprichoso solo quiere odiar, someter a otro, matar.

Puede observarse la ausencia de comas, pues la estructura sigue un orden lógico. Entre el sujeto y el predicado no hay comas, como debe ser. Las oraciones de relativo tampoco van separadas por comas, pues son los prombres relativos los que hacen esa función.

Sobre la necesidad o no de poner comas, reflexionaremos en el apartado siguiente.

El sujeto en construcción relativa: la construcción de «focalización» como sujeto[editar]

Aunque en el náhuatl, en el giro que se conoce como «focalización», el pronombre es el predicado y la subordinada de relativo es el sujeto, en castellano no ocurre igual pues todo el conjunto puede ser considerado el «sujeto»:

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Sujeto Predicado
(Yehhuatl) in ahtle ipan teittaliztli (yehuatl) (in) cencah imacahxoz inic ahmo tlatlacalhuiloz
El desprecio debe temerse mucho para que el nombre de Dios no sea ensuciado.[27]

Cuando se trata del sujeto, en vez de [yehhuatl - in - sujeto] encontramos el giro inverso [in - yehhuatl - sujeto], por ejemplo en Bernadino de Sahagún:

  • «Cuando supo esto Moctezuma (por boca de las guarniciones que tenía a la orilla del mar), mandó ir a sus mensajeros, que llevaron muchos saludos y costosos regalos... / Nada más saberlo el citado Moctezuma, envió presentes...»: «Auh in oiuhquimah in yehhuatl Moteuczoma, niman tlaihua yahqueh in ititlanhuan, auh in quitquiqueh in tetlapaloliztli cenca miec, ihuan cenca tlazohtli in tlatquitl»[28]

Y el mismo tipo de construcción sirve para el vocativo, pongo un ejemplo con la peculiaridad de que las subordinadas de relativo se multiplican (todas en función de sujeto):

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Sujeto Predicado
... in tehhuatl in titlazcaltilli, in titlahuapahualli, in tichpochtli, in titelpochtli, in tihuehhue, in tilama, tipilli, in ticihuapilli, in tiquentami xica, xica...
Tú jovencito, tú que necesitas un padrino, tú doncella, tú joven, tú anciano, tú anciana, tú señor, tú señora, tú que eres feliz despierta, despierta.[27]

Vemos que es posible poner comas, pero que no se ponen entre el pronombre «tehhuatl» y el resto de las construcciones relativas que en conjunto forman el sujeto.

El predicado en construcción relativa: la construcción de «focalización» como predicado[editar]

Normalmente el predicado va en construcción relativa:

Verbo Objeto en construcción relativa
In ihcoac cacoz (yehhuatl) in tlein ahmo cualli in icpatzinco in Dios...
'Cuando se oigan' 'maldades de Dios'.[29]

Puede ocurrir que las construcciones relativas se vayan enlazando:

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Sujeto predicado formado por varias relativas
(ca) yehhuatzin in ompa cah in ilhuicac in nohuian ohuallachia ica huetzcaz (yehhuatl) in teca huetzca (yehhuatl) in ahtle ipan teitta (yehhuatl) in ahtle ipan temati
'(que) aquel que está en el cielo, que todo lo ve' 'se reirá de quien se burle de la gente de quien desprecie, rebaje a la gente' .[27]

La razón por la que a veces se ponen comas y a veces no se ponen es porque no se quiere separar el pronombre yehhuatl de las relativas.

Concordancia de los prefijos verbales con el atributo[editar]

Para decir en náhuatl clásico 'yo soy él' debe decirse nehhuatl in yehhuatl. No es correcta la forma *nehhuatl (in) niyehhuatl: si pudiera decirse ninehhuatl para 'yo soy yo' y titehhuatl para 'tú eres tú', entonces nehhuatl sería traducido como 'él es yo'. Pero sabemos que en el clásico nehhuatl'» significa únicamente '(soy) yo' o 'yo (soy) '. Sí son correctas las formas:

«Tú a quien aman las mujeres, ven»: tehhuatl in aquin quitlazohtlah in cihuah ma xihuallauh.
«Soy aquel al que no le preocupan las cargas que lleva, las ignora»:Nehuatl in (yehhuatl in) ahmo contequipachoa in tlein ehtic conmama, ahmo quimauhcaitta

Por eso debe concluirse que cuando en náhuatl se dice «nehhuatl in nicuica» estamos diciendo literalmente '(yo) canto' y no 'soy aquel que canta'.

Cuando en náhuatl decimos «soy Pedro» o «nehhuatl in niPedro» no estamos diciendo «(yo) soy él, Pedro» sino simplemente «yo soy Pedro». Por ello en el clásico encontramos las siguientes construcciones, en que las relativas no concuerdan entre sí ni con el prefijo verbal (que antecede al verbo «panahuia»):

«Que aquel que comete adulterio incurre en un pecado mayor que el que asesina a conciencia a otro, y cuando muera el adúltero será tratado con más severidad allá en el infierno, realmente por ello se le hará más desgraciado que aquel al que mató»: Ca yehhuatl in tetlaxima quipanahuia inic tlahtlacoa yehhuatl in huel temictia, ihuan in ihcuac miquiz tetlaxinqui cencah tlapanahuia inic tlaihiyohuiltiloz in ompa mictlan, huel ic quipanahuiz in huel otemictih inic toliniloz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 124-125, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Yo adultero soy más pecador que tú ladrón»: Nehhuatl in nitetlaxima quipanahuia inic nitlahtlacoa in tehhuatl in tichtequi (titlahtlacoa).
Verbos copulativos y verbos semicopulativos[editar]

Un verbo copulativo es aquel que asocia un sujeto con un predicado nominal o atributo. Los verbos semicopulativos son aquellos que atribuyen al sujeto una cualidad de manera similar a como lo hace el atributo en los verbos copulativos.

Ejemplo de verbo semicopulativo en castellano:

«Marta anda nerviosa»

En el náhuatl, y en concreto en el caso del verbo «ser» no debemos pensar que no es que falta la cópula, al contrario en la mayoría de los casos el verbo «ser» es copulativo (y prueba de ello es la existencia del prefijo verbal que precede al atributo en coordinación con el sujeto o con el objeto). Lo es en los siguientes ejemplos:

«Soy (yo) (el) mexicano»: (nehhuatl) (in) nimexihcatl.
«(Es) (ella) la mujer que ves (quien) es mi madre» (yehhuatl) in (aquin) tiquitta cihuatl (in) (yehhuatl) nonantzin.

Pero en algunos supuestos funciona como verbo semicopulativo:

«Soy (yo) (quien) tú (eres)»: nehhuatl in tehhuatl.

Perífrasis verbales[editar]

Las frases en que un verbo principal va acompañado de otro verbo, que denominamos auxiliar, se construyen generalmente mediante giros que se asemejan a los completivos o atributivos. Veamos unos ejemplos:

«Te condeno a trabajar, a laborar como esclavo, a bregar, a faenar» (completiva de objeto): Nimitztlatzontequilia in titequitiz, titlacohtiz, titlaiz, telimiquiz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 138-138, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Se me dijo que lo hiciera » (completiva sujeto): Onilhuiloc in nicchihuaz (Michel Launey), Introducción a la Lengua y a la Literatura Náhuatl, p. 287, UNAM, México, 1992).
«Será bueno que se deje, que se evite»: Cualli yez cahualoz, imacahxoz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 138-138, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
Formas perifrásticas de infinitivo y de acción continua[editar]

En castellano el gerundio (comiendo), el infinitivo (comer) y el participio (comido) son formas impersonales, en las que no se expresa el sujeto. Sin embargo, en náhuatl el infinitivo y el gerundio no son formas impersonales, pues lo que parece una oración simple es en realidad la unión de dos oraciones mediante el giro relativo, ambas con sujeto:

«Vengo cantando (yo)»: «nihuallauh inic nicuica».
«LLora rezando»: «choca inic moteochihua».[30]
«Vengo a cantar (yo)»: «nihuallauh in nicuicaz».
«Vengo de cantar (yo)»: «nihuallauh nicuicaz».

Y, lo que es más importante, las construcciones de infinitivo y de acción continua podemos expresarlos de esta otra manera:

A)

«LLora (y es) cuando reza»: «choca (ihuan yehhuatl) inic moteochihua».[30]

B)

«Nihuallauh (ihuan) (yehhuatl) (in) cuicaz», que significa «vengo y es a cantar». Literalmente: «vengo y es que cantaré (yo)».

C)

«Nihuallauh (ihuan) (yehuatl) inic nicuicaz» que equivale a «vengo y (es) (a / para) cantar (yo)».

Queda una última fórmula:

D)

«Vengo (y es) de cantar (yo)»: «nihuallauh nicuicaz». Las perífrasis en las que el nexo en castellano sería la preposición «de» (de cantar) se consiguen mediante la simple yuxtaposición del infinitivo.

Hay muchos ejemplos en que la simple yuxtaposición equivale a la preposición «de».[31]

El vocativo[editar]

Para dirigirse a una persona (o en su caso a un colectivo, determinado o no, que nos incluya o no), se le puede designar mediante un nombre o mediante una acción que lo individualiza.

«No eres prudente ni sagaz, (tú) que actúas así»: Ahtimozcalia, ahtitlachia (in tehhuatl) in tiquentamih (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, p. 104-105, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Conviene señalar que el pronombre relativo «in» que precede al vocativo presupone un antecedente, el pronombre personal («in tehhuatl» en el ejemplo). Este pronombre personal (en el ejemplo «tehhhuatl») a su vez va precedido del determinante «in» (que sirve para distinguir que estamos ante un vocativo y no ante una construcción verbal):

«¡Apresúrate, (tú,) maldito!»: ¡Xihcihui, (in tehhuatl)in titlahueliloc! (Ignacio Silva Cruz, Los Colibríes).
«Eres tú, Pedro?»: ¿Cuix ( ) tehhuatl in tiPedro?.[32]
«¡In ancihuah!»: ¡Eh, Mujeres! (Thelma D. Sullivan, Compendio de la Gramática Náhuatl, p. 69, UNAM, 1992).

Se puede recurrir a otros giros:

«Oh Dios, oh Padre, que se cumpla tu voluntad»: Totahtziné Diosé, ma huel mochihua in tlein ticmonequiltia (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 122-123, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Cuando nos dirigimos a un colectivo (en el que podemos estar incluidos), se usa el imperativo (con giros pasivos):

«Arrodillémonos (todos) debidamente»: Ma ic netlancuaquetzalo (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 116-117, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)
«Roguemos, (todos nosotros), a Santa María, para que interceda por nosotros»: Ma tlatlauhtilo Sancta Maria inic topan motlahtoltiz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 116-117, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)
«Hágase, oh Dios, aquello que deseas»: Ma chihualo Diosé in tlein ticmonequiltitzinoa (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 122-123, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Nada impide que el vocativo designe al objeto de un verbo:

«Tú a quien aman las mujeres, ven»: In tehhuatl in aquin quitlazohtlah in cihuah ma xihuallauh.

Una forma distinta de formar el vocativo es mediante la partícula «é»:

«Hijo (mío), no te rías de los demás, no hagas burla de la gente»: Nopiltzé, mah teca tihuetzcati, mah teca ticamanalo (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 2-43, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«¡Señor!»: ¡Tlacatlé!

Las mujeres forman el vocativo de otra manera, acentuando la última sílaba:

«¡Hermanos (míos)!»: ¡Noteiccahuán!

Los artículos (determinado e indeterminado).[editar]

El artículo determinado o definido, que en castellano adopta una forma variable en función del género y del número del término al que complementa (el, la, los, las), en la lengua náhuatl o mexicana no encuentra un equivalente.

La partícula in, cuya función gramatical es la de un simple pronombre relativo que identifica al sujeto, y que, como hemos descrito arriba, aparece en el giro de focalización, aparece en algunas gramáticas como la partícula invariable que el náhuatl ha escogido para cumplir la función de determinante.

La determinación se consigue con el atributo, mientras que el pronombre relativo in sirve para identificar al sujeto en el giro de focalización.

La omisión de la partícula in no supone que no exista un giro relativo sino más bien el propósito de marcar la indeterminación (que ocurre en lenguas como la castellana, pero no en el náhuatl, cuya estructura basada en pronombres personales en función de atributo, no admite la indeterminación). El mexicano dice Es (él) un mexicano: (Yehhuatl) (in) ce mexihcatl.

Otra corriente, también sin fundamento, identifica al sufijo nominal absoluto —que adopta la forma -tl(i)— con el artículo determinado.

La omisión del pronombre no significa que no se halle presente (aunque sobreentendido). A continuación ponemos un ejemplo tomado del vocativo, en el que, además de la elisión del pronombre sobreentendido, se puede comprobar la concordancia del pronombre personal tehhuatl con su aposición:

«No eres prudente ni sagaz, (tú) que actúas así»: Ahtimozcalia, ahtitlachia (in tehhuatl) in tiquentamih (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, p. 104-105, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

El artículo indeterminado (un, una, uno) se expresa mediante la partícula ce. No debe confundirse con el adjetivo numeral centetl, que es un determinante empleado para concretar la cantidad —del mismo modo que en inglés no puede confundirse el artículo indeterminado a con el numeral one—.

Los numerales sirven para contar (uno, dos, tres... —en náhuatl: ce, ome eyi...—), y como tales se diferencian de los determinantes, que deben llevar el sufijo que los identifica como tales (-tetl, -tlamantli...). Son determinantes cuando acompañan a un sustantivo para indicar cantidad. Los determinantes son vocablos, cuya función consiste en actualizar el nombre, pues salvo en contadas ocasiones el nombre no es capaz por sí solo de expresar una cosa o persona concreta (ejemplos: esta mesa, toda mesa, mi mesa) o su multiplicidad (por ejemplo, dos mesas).

En los dialectos modernos, por influencia del castellano, como anteriormente en el náhuatl clásico, los nativos buscan fórmulas que permitan matizar si el artículo es determinado (mediante la partícula in) o indeterminado (mediante la partícula ce), pero siempre debe tenerse presente que el náhuatl clásico utiliza una fórmula ambivalente u omnicomprensiva, consistente en el giro de focalización, que implica la determinación en todo caso:

Cuando las gramáticas dicen que el predicado nominal nimexihcatl —soy un mexicano— expresa la indeterminación del predicado, omiten que tal expresión es equivalente a (nehhuatl) (in) nimexihcatl. Del mismo modo que nitzahtzi equivale a (nehhuatl) (in) nitzahtzi.

Debe tenerse muy claro que en el náhuatl se puede matizar todo lo que se quiera, pero que en el fondo todo va determinado.

Esa es la razón por la que en los textos clásicos la determinación aparece marcada con in, otras con yehhuatl e incluso sin determinante alguno:

«El lanzadardos: se labra de una madera gruesa, larga»: «Atlatl: inic tlaxintli tomahuac, hueyac» (Thelma D. Sullivan, compendio de la gramática náhuatl, p. 168, UNAM, 1992.
«El mexicano»: In mexihcatl / Mexihcatl / Yehhuatl Mexihcatl / Yehhuatl in mexihcatl.

El artículo indeterminado plural se consigue normalmente mediante el nombre en plural:

«Veo (unos) mexicanos»: «Niquimitta mexihcah».

La aposición[editar]

Como hemos dicho más arriba, la aposición es una construcción en la que mediante la yuxtaposición de un término a otro se consigue introducir o una aclaración (aposición explicativa) o una especificación (aposición especificativa). Ejemplos de la segunda: Guillermo II, tío Pedro, hotel «Buen Descanso», saco de patatas.

Si quiero decir yo, tu tío, te quiero o yo, Juan, te amo, entramos de lleno en la aposición al pronombre personal absoluto. Un pronombre personal (en los ejemplos yo) se comporta igual que un sustantivo en esta materia (Juan, tu tío, te quiere mucho).

La coordinación de los elementos en aposición[editar]

En el náhuatl el nombre en aposición debe coordinarse con el pronombre personal absoluto mediante el prefijo verbal correspondiente: ha de decirse nehhuatl in nimotlah nimitztlazohtla y no nehhuatl, motlah, nimitztlazohtla.

Hemos hablado reiteradamente de que tiene una especial relevancia en el giro conocido como focalización. A la pregunta ¿Gritas tú? en náhuatl se responde Quemah, (nehhuatl) (in) nitzahtziSí, yo grito—. Es decir, se dice igual Yo grito que Soy yo (el que / quien) grita. Sabemos que en náhuatl no se dice ... quien grita sino ... quien grito. Y sabemos que el pronombre absoluto nehhuatl se sobreentiende, aunque se halle elidido.

Ello no quiere decir que no pueda decirse, referiéndonos a un tercero, soy yo él (que es quien grita o uno que grita)nehhuatl in yehhuatl (in tlahtzi)— , fórmula válida frente a la imposible y que no ha de decirse nehhuatl in niyehhuatl (in nitzahhtzi).

El pronombre pesonal absoluto yehhuatl significa ese, aquel o él. No es lo mismo decir Yo grito que yo soy ese que grita.

Cuando decimos nehhuatl in nitzahtzi (yo grito o yo, quien grita) no contemplamos a un tercer interviniente, a un tercero. En cambio nehhuatl in yehhuatl in tzahtzi supone la existencia de una tercera persona.

Mediante el giro de aposición, si quiero, puedo decir yo, (el / un) mexicano, cantonehhuatl (in) nimexihcatl (in) nicuica— siempre sin contemplar la existencia de una tercera persona. En realidad significa yo que soy (el /un) mexicano, grito.

Las distintas funciones gramaticales del giro[editar]

El mismo giro, que sirve para la aposición, tiene en realidad dos o más funciones gramaticales diferenciadas: nehhuatl in nitzahtzi puede significar tanto yo grito como yo, quien grita,.... Según vaya seguido, o no, de otros elementos en la oración.

No tiene ello nada de particular. En toda lengua hay partículas o giros cuyo sentido solo se concreta dentro de la oración, según el contexto.

Los mal llamados pronombres sujeto[editar]

Los pronombres personales absolutos (yo, tú, él, ella, ello, nosotros, vosotros, ustedes, ellos) no son pronombres sujeto sino atributos.

No tienen género, pero hay giros que permiten expresar el género:

• «Es ella quien grita» o «yehhuatl in cihuatl tzahtzi».

Los pronombres de objeto[editar]

Los pronombres castellanos «me, te, se / le, nos, os, les» encuentran sus equivalentes en náhuatl con «-nech-, -mitz-, -qu(i)-, -tech-, -amech-, -quin-».

Los encontramos en expresiones como las que siguen, en función de complemento directo o indirecto:

• «Agradar»: «Ahuiltia, nite-» ► «Me agrada tu amigo»: «Nechahuiltia in mocneuh».
• «Desagradar»: «Cualancaitta, nite-» ► «Te desagrada mi amigo»: «Mitzcualancaitta in nocneuh».
• «Traicionar (a alguien)» / «Confabular (algo, contra alguien)»: «Chihchihuilia, nitetla-» ► ««Nechtlapiquiah in noyaohuan».

Y en plural, añaden la desinencia «-in» (ante vocal, m o p: «-im»):

• «No le satisfacen sus hermanastros»: «Ahmo quinhuellamatih in ichahuateiccahuan».
• «Nos entregaron a nuestros enemigos»: «Imixpan toyaohuan techinxiccauhqueh».

Los pronombres demostrativos (Éste, Ése, Aquel)[editar]

En el náhuatl clásico, como consecuencia del giro de focalización, el pronombre más utilizado es «yehhuatl» (él, ella, ello) con un valor demostrativo, para indicar «ése» —de aquí o de ahí— (o «ésa» y «éso», si pensamos en los géneros femenino y neutro):

• «¿Quién es (ése / aquel) al que cantan los soldados?» (o «¿A quién le cantan los soldados?»): ¿Ac yehhuatl in aquin quicuicatiah in yaoquizqueh?».
• «Es pedro aquel al que le cantan» (o «Le cantan a Pedro»): «Yehhuatl Pedro in aquin quicuicatiah».
• «¿Le cantan a Pedro?» (o «¿Es Pedro aquel a quien cantan?»): «¿Yehhuatl Pedro in aquin quicuicatiah?».
• «¿Quién canta?» (o «¿Quién es ésa que canta?»): «¿Ac yehhuatl in cuica?».
• «Es éso lo que quiero»: «Yehhuatl in tlein nicnequi».

Puede ir acompañado de las partículas «i(n)» y «o(n)», para indicar cercanía y lejanía (ese de ahí o ése de allá): yehhuatl i o yehhuatl o. O de otras partículas, con el mismo sentido: «Yehhuatl in ompa itech cah» («Ése que está allá»).

Las formas «inin» e «inon» son totalmente equivalentes, por ser el mismo giro con elisiones:

• «Ése de ahí»: «(Yehhuatl) in in».
• «Ése de allá»: «(Yehhuatl) in on».

En el plural se usa la forma «Yehhuantin».

Conviene recordar que en el giro de focalización se trastoca el orden del castellano, el pronombre yehhuatl es un simple atributo (y no es el sujeto):

«Éste(sujeto) es Jesús (atributo) el rey de los judíos (complemento en aposición)» —INRI—: «Yehhuatl (atributo) (in) Jesutzin (sujeto) (in) intlahtocauh (in) judeatlacah (complemento en aposición)» —YJIJ—.

Los pronombres relativos en función de pronombres demostrativos[editar]

En ocasiones los pronombres relativos suplen a los pronombres demostrativos:

• «Lo que hay que hacer / Aquello que hay que hacer»: «In tlein chihualoz».[33]

Los pronombres en la interrogación directa e indirecta[editar]

Cuando el pronombre interrogativo aparece entre signos de interrogación y se encuentra en una oración principal hablamos de la directa. Aunque nos hemos estado refiriendo básicamente al pronombre interrogativo «¿Tleh in?» —¿Qué cosa (es)?— o al pronombre interrogativo «¿Ac (yehhuatl) in?» —¿Quién es?—, lo cierto es que podemos hacer extensivo lo que vamos a decir a otros pronombres interrogativos, por ejemplo al pronombre interrogativo «¿Quenin?». Este pronombre en castellano significa ¿Cómo (es)?, '¿De qué manera (es)?.

«Si yo no soporto con paciencia este fuego de la tierra, que no es muy espantoso, que no es muy doloroso, ¿cómo podría soportar yo el fuego del infierno que es mucho más atroz, terrible y doloroso?»: «Intlacahmo huel nicpaccaihiyohui (yehhuatl) (in) tlalticpac tletl in ahmo cencah temahmauhtih in ahmo cencah tecohcoh, ¿quenin nihiyohuiz (yehhuatl) (in) mictlan tletl in cencah tlapanahuia inic teihzahuih (inic) tetoneuh (inic) techihchinatz (inic) tecohcoh? (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 114-115, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Por el contrario, cuando se trata de una oración interrogativa indirecta se prescinde de los signos de interrogación. Se trata de oraciones interrogativas subordinadas, que complementan el sentido de la oración principal.

«Ahora hablaré de cómo uno se liberará uno de la lujuria»: «In axcan mihtoz in quenin ihuicpa nemaquixtiloz in ahahuilnemiliztli (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 112-113, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

En la oración interrogativa indirecta, el pronombre «quenin» puede ir precedido de la partícula in —como todos los pronombres que introducen un complemento del verbo—, sin que ello signifique que pierda su carácter interrogativo. Pero puede darse el caso de que se prescinda de la partícula «in»:

«Dime qué pretendes (o qué planeas)»: «Ma xinechilhui (in) tlein ticnequi».

Orden de las palabras[editar]

El sujeto[editar]

En la oración en náhuatl, cuando concurren diversos nombres, para saber cuál de ellos es el sujeto, normalmente se dentifica con el elemento nominal que aparece en primer lugar:

«Quiere decir que la mujer es la trampa del diablo, para atrapar, para apoderarse de la gente: Quihtoznequi ca yehhuatl in cihuatl in (i)matl in diablo inic teanaz, tetzitzquiz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 46-47, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Aun cuando el cielo se hiciera como un papel, y aun cuando el mar se pusiera negro...»: «Mahcihui in ilhuicatl amatl mochihuaz, ihuan manel hueyatl tlilli mocuepaz...» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 34-35, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)».
«Quiere decir que Nuestro Señor Jesucristo dijo a los judíos que no creían, que no lo estimaban, que no seguían su ejemplo»: «Quihtoznequi: «Ca oquimilhuih In toteucyo Jesu Christo in judiomeh in ahtlaneltocayah in ahquicuiyah y ahcanayah in itechpatzinco quizaya...» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 58-59, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)».

Pero esta regla presenta ciertas dificultades. Ponemos a continuación, un ejemplo tomado del clásico:

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Yehhuatl tonatiuh yezquia in metztli in tla yeh achto onhuetzini tlehco[34]
La luna (sujeto) sería el sol (atributo) si al contrario hubiera caído al fogón

Más arriba hemos explicado que en las construcciones atributivas con el verbo ser, en náhuatl se produce una inversión entre el sujeto y el atributo.

Para decir «la luna (sujeto) sería el sol (atributo)», que en castellano se dice con el sujeto antecediendo al atributo, en náhuatl se invierten los papeles: «sería el sol (atributo) la luna (sujeto)».

Pero debe tenerse en cuenta que en realidad el atributo es «yehhuatl» y que «el sol» y «la luna» son ambos complementos del atributo: «sería ella la luna (sujeto), quien sería ella el sol (sujeto)».

Ocurre lo mismo en las frases que siguen:

«El propio Diablo es vuestro padre, porque si Él el verdadero Dios es vuestro padre, deberíais reconocer a su hijo»: Yehhuatl Diablo in amotah: ca intla yehhuatl in nelli Dios huel amotahtzin anquimatizquiah in ipiltzin inic huel machoz» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 58-59, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)».
«Mucho desagrada a Dios la soberbia» / «Mucho odia Dios a la soberbia»: «Cencah quicualancaitta Dios in nepoaliztli (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 12-13, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)».

Este ejemplo nos puede servir para ilustrar algunos puntos que son importantes:

1) El verbo «cualancaitta, nite-» rige un complemento humano «-te-» que no puede ser otro que «Dios».

2) Sabemos que podemos desglosar la frase compuesta (si prescindimos de las omisiones):

«Es a Dios aquel a quien desagrada, es ella la soberbia»: «Yehhuatl Dios in aquin quicualancaitta yehhuatl in nepoaliztli ».

El sujeto va normalmente al principio o al final de la oración. Pero en ocasiones encontramos ejemplos como el que sigue (con el sujeto antecediendo al objeto):

«Así como un padre desprecia a (quienes son) sus hijos que no le obedecen..., despacha Dios... a los que no son buenos... »: «In iuh quintelchihua (yehhuatl) in tetah (yehhuantin) in (aquihqueh) impilhuan in ahmo quitlacamatih..., quihualaz Dios... in ahmo cualtin... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 14-15, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)».

Cuando el intérprete o el traductor quieren entender al autor de un texto en náhuatl tiene que saber que el mismo habrá dado aquellas pistas que él considera necesarias para que su interlocutor pueda identificar el sentido y la función de los distintos elementos gramaticales que integran la oración (por ejemplo para identificar al sujeto). El náhuatl permite ser muy preciso, pero también permite omitir muchas partículas si el contexto lo permite por innecesarias o por ser de la opinión el autor de que no son necesarias.

Michel Launey[35]​ establece un cuadro tratando de ordenar los distintos elementos de la oración:

(sujeto) - (nican / ompa) - nombre de lugar - verbo - (sujeto).
(sujeto) - (nican / ompa) - verbo - nombre de lugar - (sujeto).
(sujeto) - verbo - (sujeto) - in (nican /ompa) - nombre de lugar.

La conjunción causal «ipampa»: énfasis de la causa[editar]

El giro de énfasis sigue presente incluso con las conjunciones (que no deben confundirse con preposiciones). Pongo un ejemplo:

«(Es) por causa de la gran soberbia (por lo) que cayeron los ángeles llamados diablos cayeron del cielo...»: Yehhuatl ipampa in hueyi nepoaliztli (in) ohualhuetzqueh in angelomeh in itoca diablomeh in ihuicac (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 10-1, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

En castellano simplemente diríamos: «por la soberbia cayeron del cielo los ángeles cuyo nombre es diablos».

La conjunción «inic»: el énfasis de la finalidad[editar]

«(Es) para que nadie sufra..., para que nadie alcance a conocer el sufrimiento, el tormento, el dolor, la piedra y el palo de Nuestro Señor que hay que considerar, que hay que pensar en la muerte...»: Inic ahmo tetoliniz..., inic ahmo tetech ahciz in tecohco in tetoneuh in techichihuatz, in itetzin, in icuauhtzin in toteucyo (in) cencah ic ixcahuilo, in ilnamicoz in miquiztli... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 14-15, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

La conjunción «inic» es una partícula muy utilizada para introducir oraciones subordinadas finales de infinitivo (a veces con diversos matices que las aproximan a las subordinadas instrumentales o consecutivas) .

Es muy importante resaltar que esta conjunción está vinculada directamente al verbo. Pongo algún ejemplo:

«Quiere decir que la mujer es la trampa del diablo, para atrapar, para apoderarse de la gente: Quihtoznequi ca yehhuatl in cihuatl in (i)matl in diablo inic teanaz, tetzitzquiz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 46-47, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Para que recibamos la gracia de Dios»: Inic timacozqueh in (i)gratia Dios (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, p. 182-183, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Además, a veces, los inhumanos y miserables aconsejan y enseñar a sus hijos para que tomen ejemplo (en ellos / de ellos)»: Yequeneh, zan quemanian, (yehhuantin) in ahtlacah in tzohtzocameh, ic quinnohnotzah, quimmachtiah in impilhuan inic intech mixcuitizqueh (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 86-87, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

La conjunción final de infinitivo «inic» no debe confundirse con la partícula modal «inic» que está vinculada a los predicados nominales:

«Que como Dios,[36]​ Nuestro Señor Jesucristo mucho se parece a Dios, su padre»: Ca inic Dios yehhuatzin In Toteucyo Jesu Christo huel quinenehuilia in itahtzin Dios (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 30-31, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

El adverbio demostrativo «huel ic» o «zan ic»: el énfasis modal[editar]

El adverbio demostrativo «huel ic» viene a significar «así», «de esta manera». Lo encontramos en las siguientes construcciones de «énfasis»:

«Aquel que se pavonea, que quiere ser él solo el centro de atención, para ser admirado, ser ensalzado, ser alabado, que (por ello o de esta manera) ridiculiza a la gente, critica a la gente, la menosprecia, la desprecia, persigue la ruina de la gente (o se imagina su muerte)...»: Yehhuatl (in) mocuehcuenohuia, in zan ixcahhuiloznequi, inic ittaloz, ihtoloz, tenehualoz, in zan ic tepahpatzahua, tepihpitziloa, texitta, tetlaniitta, motepololtoca... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 8-9, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

El adverbio demostrativo «ic» puede adquirir un matiz cercano al del adverbio comparativo «tanto», «de tal manera» que antecede a las subordinadas consecutivas :

«Herodes por ello (se enrabietó / se encolerizó) mucho e hizo morir a muchos niños»: Herodes ic cencah omoyolcohcoh, oqui(m)mictic miequintin conetohtontin (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 238-240, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

E incluso puede ser traducido como una conjunción consecutiva, al introducir una oración que expresa la consecuencia de lo indicado en otra:

«Que aquel que comete adulterio incurre en un pecado mayor que el que asesina a conciencia a otro, y cuando muera el adúltero será tratado con más severidad allá en el infierno, realmente por ello se le hará más desgraciado que aquel al que mató»: Ca yehhuatl in tetlaxima quipanahuia inic tlahtlacoa yehhuatl in huel temictia, ihuan in ihcuac miquiz tetlaxinqui cencah tlapanahuia inic tlaihiyohuiltiloz in ompa mictlan, huel ic quipanahuiz in huel otemictih inic toliniloz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 124-125, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Morfología verbal[editar]

La morfología verbal es la parte más compleja de la morfología del náhuatl, debido a la enorme complejidad que puede llegar a tener una forma verbal en náhuatl. De hecho, un verbo puede llegar a tener la forma compleja de hasta 15 morfemas, entre la raíz (R), los prefijos (P), los sufijos (S) y los clíticos (Cli) dada por la siguiente fórmula:

Donde los elementos entre paréntesis no aparecen en todos los casos, y los elementos sin paréntesis son obligatorios, siendo el significado de los mismos:

es una partícula clítica requerida en el optativo y otros tiempos: mā, māca, tlā, tlāca.
es una marca de negación, en náhuatl clásico usualmente es ah- aunque puede escribirse como palabra separada ahmo (> act. amo). En los dialectos modernos existe la forma alternativa de prefijo negativo x- (Guerrero)
, es el prefijo ō- que aparece sólo en los tiempos de pasado, en náhuatl clásico se usa siempre con el pretérito perfecto y opcionalmente con el imperfecto, en varios dialectos modernos dialectos se ha convertido en obligatorio en esos dos casos.
, es la marca obligatoria de persona para el sujeto: n-/ni- (1ª sing) , t-/ti- (2ªsing y 1ªpl), am-/an- (2ª pl) o Ø para las terceras personas.
, es la marca de persona del objeto (obligatoria con verbos transitivos): nēch-, mitz-, qui- para el singular; tēch-, amēch-, quim-/quin- para el plural.
, es un direccional huāl- 'aquí, hacia aquí, ahora' o on- 'allí, hacia allí, entonces' prácticamente siempre optativo.
, es la anáfora reflexiva, que es incompatible con la marca de objeto .

Los cuatro tipos de conjugaciones[editar]

En náhuatl clásico, al igual que en español, la flexión del verbo depende ligeramente de la forma de la raíz, concretamente de su terminación. Las dos principales clases (conjugaciones II y III) están formadas por raíces que terminan en -VCV y -VCVV. La clase I es similar a la II sólo que la consonante suele ser velar, y finalmente la clase IV suele incluir la mayor parte de los verbos monosílabos. Sin embargo, estas reglas informales anteriores tienen un número importante de excepciones.

Aspecto gramatical[editar]

La raíz de un verbo tiene tres formas diferentes según el aspecto gramatical:

  • Imperfectivo. La forma de que marca el aspecto imperfectivo sirve para formar tres tiempos: presente, presente cotidiano y pretérito imperfecto.
  • Perfectivo. Esta forma sirve para formar el pretérito perfecto, el pluscuamperfecto y el admonitivo.
  • Prospectivo. Esta forma sirve para formar el futuro, el optativo y el condicional.

Conjugación del verbo[editar]

Los tiempos del verbo en náhuatl se forman combinando una de las tres posibles formas de la raíz con sufijos adicionales. En general la morfología de estos sufijos es aglutinante, por lo que las formas para cada tiempo y persona resultan muy regulares.

Conjugación del verbo «cuica, ni-»[editar]

En español: cantar —.

Formas no personales en castellano[37]
Raíz verbal cuica
Infinitivo, cantar o cantar a alguien cuicaz, ni- (intransitivo), cuicatiz, nite- (transitivo)
Gerundio, cantando inic cuica[38]
Participio activo, cantante o cantor cuicani (sing.) , in cuica (sing), cuicanih (pl.), in cuicah (pl.)
Participio pasivo, cantado tlacuicatilli, tlacuicatiltin
Impersonal, se canta cuicohua
Indicativo nehhuatl tehhuatl yehhuatl tehhuantin amehhuantin yehhuantin
Presente, canto nicuica ticuica cuica ticuicah ancuicah cuicah
Pretérito imperfecto o copretérito, cantaba nicuicaya ticuicaya cuicaya ticuicayah ancuicayah cuicayah
Pretérito perfecto simple, pasado remoto, canté nicuicac ticuicac cuicac ticuicaqueh ancuicaqueh cuicaqueh
Pretérito perfecto compuesto, pto indefinido o pasado próximo, he cantado ōnicuicac ōticuicac ōcuicac ōticuicaqueh ōancuicaqueh ōcuicaqueh
Pretérito pluscuamperfecto,[39]​ había cantado ōnicuīcaca, onicuicaya ōticuicaca, ōticuicaya ōcuicaca, ocuicaya ōticuicacah, oticuicayah ōancuicacah, oancuicayah ōcuicacah, ocuicayah
Futuro simple o Futuro imperfecto, cantaré nicuicaz ticuicaz cuicaz ticuicazqueh ancuicazqueh cuicazqueh
Futuro compuesto, habré cantado onicuicaz oticuicaz ocuicaz oticuicazqueh oancuicazqueh ocuicazqueh
Condicional (Condicional simple o Pospretérito) nehhuatl tehhuatl yehhuatl tehhuantin amehhuantin yehhuantin
Condicional simple, cantaría nicuicazquia ticuicazquia cuicazquia ticuicazquiah ancuicazquiah cucazquiah
Condicional compuesto, habría cantado onicuicazquia oticuicazquia ocuicazquia oticuicazquiah oancuicazquiah ocuicazquiah
Subjuntivo nehhuatl tehhuatl yehhuatl tehhuantin amehhuantin yehhuantin
Presente, cante nicuica ticuica cuica ticuica ancuica cuica
Imperfecto, cantara o cantase nicuicani ticuicani cuicani ticuicanih ancuicanih cuicanih
Pretérito compuesto, haya cantado onicuicani oticuicani ocuicani ticuīcanih oancuīcanih ocuīcanih
Pretérito pluscuamperfecto, hubiera cantado onicuicayani oticuicayani ocuicayani ticuīcayanih oancuīcayanih ocuīcayanih
Futuro, cantare nicuicaz ticuicaz cuicaz ticuīcazqueh ancuīcazqueh cuīcazqueh
Imperativo[40]   tehhuātl     amehhuāntin  
afirmativo, canta (orden o mandato)   xicuica     xicuicacan
negativo, no cantes (orden o mandato)   macamo xicuica     macamo xicuicacan
Exhortación nehhuatl tehhuatl yehhuatl tehhuantin amehhuantin yehhuantin
afirmativo, canta (ruego o invitación) ma nicuica ma xicuica[41] ma cuica ma ticuicacan ma xicuicacan ma cuicacan
negativo, no cantes (ruego o invitación)[42] mah nicuica mah ticuica mah cuica mah ticuicacan mah ancuican mah cuicacan
Pasivo   tehhuātl     amehhuāntin  
Presente, soy cantado nicuicatilo ticuicatilo cuicatilo ticuīcatiloh ancuīcatiloh cuīcatiloh

 


El futuro[editar]

El futuro en náhuatl, es mucho más sencillo que otros tiempos conjugados. Cuando la raíz acaba en vocal simple por que se forma añadiendo –z al final de la raíz verbal cuando es singular y –z-queh en el plural:

cuica 'cantar' > ni-cuica-z (1ª-cantar-FUT) 'cantaré, voy a cantar'

Cuando la raíz acaba en dos vocales se pierde la última, por ejemplo de tēpalēhuīa 'ayudar al alguien' (con modo infinitivo) se tiene:

nitēpalēhuīz 'ayudaré, voy a ayudar'
titēpalēhuīz 'ayudarás, vas a ayudar'
tēpalēhuīz 'aydará, va a ayudar'
titēpalēhuīzqueh 'ayudaremos, vamos a ayudar'
antēpalēhuīzqueh 'ayudaréis, váis a ayudar'
tēpalēhuīzqueh 'ayudarán, van a ayudar'

El pretérito[editar]

En el náhuatl clásico no existía el pretérito simple o pasado remoto(ayer) comí, (ayer) bebí— sino el pretérito compuesto o pasado próximo(hoy) he comido, (hoy) he bebido—.

Es decir, en tiempos de pasado remoto se usa el pasado próximo (que es aquel que lleva el aumento temporal «O»):

«que cuando nació Nuestro Señor Jesucristo eran innumerables los judios en Jerusalén»: «ca in ihcuac omotlacatilih in Toteucyo Jesu Christo ahmo tlapohualli catcah judiomeh in ompa Jerusalem» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 201-202, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

El pretérito perfecto compuesto en náhuatl, depende principalmente de su terminación; se le agrega la partícula o- al principio para denotar el tiempo pasado del verbo y el resto depende de la clase de conjugación del verbo, por ejemplo:

Clase 1, que incluye verbos terminados en -ca, -cui, -chi, -tla y -ya forman el preteérito sufijando además -c a la raíz.
Clase 2, que incluye verbos terminados en –hui o -hua forman el peretérito perdiendo la vocal y cambiando su terminación a -uh (nótese que esta es una irregularidad ortográfica a que fonológicamente se tiene simplemente périda de vocal -hui /-wi/ > -uh /-w/).
Clase 3, verbos terminados en -qui que pieden la vocal terminando en -c (nuevamente esta irregularidad es ortográfica, porque fonológicalemnte sólo hay périda de vocal -qui /-ki/ > -c /-k/)).
Clase 4, verbos terminados en –ia, -oa, -li, -ti, -ma, -mi, -na, -ni, -pa, -pi, -tza, -tzi, -xa, -xi, -za y -zi, pierden la última vocal.
Irregularidades

Además existen algunos casos especiales o verbos irregulares que no se ajustan a los patrones anteriores:

estar (modo infinitivo con caso especial) : cah
(yo) estuve : nehuatl itech nicatca
(tú) estuviste : tehuatl itech ticatca
(él/ella) estuvo : yehuatl itech catca
(nosotros) estuvimos : tehuantin itech ticatcah
(ustedes) estuvisteis : amehuantin itech ancatcah
(ellos/ellas) estuvieron : yehuantin itech catcah
Verbo transitivo (Nic-)
Tener/pia (con modo infinitivo) : quipia
'(yo) lo tuve': (nehuatl) onicpix
'(tu) lo tuviste': (tehuatl) oticpix
'(él/ella) lo tuvo': (yehuatl) oquipix
'(nosotros/as) lo tuvimos': (tehuantin) oticpixqueh
'(vosotros/as)lo tuvisteis': (amehuantin) oanquipixqueh
'(ellos/ellas)lo tuvieron': (yehuantin) oquipixqueh

El pretérito imperfecto[editar]

El pretérito imperfecto en náhuatl, es mucho sencillo la conjugación eso depende de la terminación de su vocal, agragando la partícula -ya al final del verbo si termina en -a, agregando -aya si termina el verbo en -o y agregando solo -a si termina en -i, en plural solo se emplea -h; por ejemplo. El caso de que después de /i/ se agregue /a/ es producto de la pronunciación, donde se da una asimilación; pero ortográficamente debe escribirse -iya.

  • Tiempos simples
    • Presente. Presente. (como)
    • Pasado. Pretérito indefinido. Pretérito perfecto simple. Pasado remoto (comí)
    • Futuro. Futuro imperfecto. (comeré)
    • Copretérito. Pretérito imperfecto (Terminaciones -ía, aba; comía)
    • Pospretérito. Modo potencial simple. Modo condicional simple (terminación -ría; comería)
  • Tiempos compuestos
    • Antepresente. Pretérito perfecto. Pretérito perfecto compuesto. Pasado próximo (he comido)
    • Antepretérito. Pretérito anterior. (hube comido)
    • Antefuturo. Futuro perfecto. Futuro anterior (habré comido)
    • Antecopretérito. Pretérito pluscuamperfecto. (había comido)
    • Antepospretérito. Modo potencial compuesto (habría comido)

El subjuntivo[editar]

El empleo de los tiempos en subjuntivo presenta alguna peculiaridad en las construcciones de relativo:

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Nicnequi in otiquittani
Hubiera querido que lo hubieras visto (que lo vieras)[43]

En la lengua mexicana la oración principal solo tiene tres tiempos: presente, pasado y futuro. El presente en la oración principal representa la simultaneidad de la acción principal con respecto a la acción de la oración subordinada. El pasado representa la anterioridad. Y el futuro la posterioridad. El condicional es una variante del futuro:

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Yehhuatl tonatiuh yezquia in metztli in tla yeh achto onhuetzini tlehco[34]
La luna (sujeto) sería el sol si al contrario hubiera caído al fogón
• «Se me dijo que lo hiciera » (completiva sujeto): Onilhuiloc in nicchihuaz (Michel Launey, Introducción a la Lengua y a la Literatura Náhuatl, p. 287, UNAM, México, 1992).

El imperativo y la exhortación[editar]

En la lengua castellana el imperativo (el mandato —http://www.wordreference.com/sinonimos/imperativo —) y la exhortación (la invitación, súplica o ruego —http://www.wordreference.com/sinonimos/exhortaci%C3%B3n —) se expresan de un mismo modo. Así siéntate se le dice tanto al niño como mandato que al amigo como invitación. Pero no ocurre igual en el náhuatl. El imperativo expresa una orden de obligado cumplimiento (siéntate: ximotlali). La exhortación va precedida de la partícula ma (siéntate: ma ximotlali).

La exhortación no es un mandato y tampoco una fórmula reverencial. Cuando decimos siéntate a un amigo no le estamos tratado de usted o con una cortesía especial (siéntese; ximotlalitzino). El náhuatl tiene formas reverenciales, como las tiene el castellano, pero son otra cosa.

Presenta alguna dificultad el entender porqué algunas gramáticas hablan de imperativo de terceras personas. En realidad, el imperativo va referido a las segundas personas (sentaros: ximotlalican). Si el mandato fuera dirigido a otras personas se suple con la exhortación.

Pongo algún ejemplo:

• «Oh Dios Padre, que se cumpla tu voluntad o hágase tu voluntad»: Totahtziné Diosé ma huel mochihua in tlein ticmonequiltia (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 122-123, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Comentarios:

1) En el ejemplo nos dirigimos a Dios, como en cualquier imperativo u optativo. De ahí que usemos el vocativo y la partícula «Ma»

2) La tercera persona impersonal subjuntivo «mochihua» indica que el ruego aunque va dirigido a Dios es para que la gente haga la voluntad de Dios.

3) En castellano la oración principal va en subjuntivo, pero en náhuatl no existe esa diferencia de modos en el presente (va en modo impersonal, tiempo presente).

Antecedente: oración principal en subjuntivo Oración subordinada sujeto en indicativo
Ma huel mochihua in tlein ticnequi
que se haga lo que tú quieres

La partícula «ma» no siempre es necesaria para marcar la exhortación —especialmente cuando hay otras marcas que indican respeto—:

• «Oh Dios, tú que proteges bien a cada una de tus criaturas, quiera tu corazón, que cuides de nosotros»: Diosé, huel tehuatzin in ixquich motlachihualtzin ticmocuitlahuia, tlacahua moyolloh, xitechmohuapahuilitzino... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 98-99, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
• «Oh Dios, Padre (Nuestro), accede a darnos tu bondad»: Totahtziné, Diosé, ma tlacahua moyollohtzin tla xitechmomaquilitzino mocualtica... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 6-7, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
• «¡Oh Padre! ¡Oh Dios! Aléjanos para que no incurramos en pecado»: Totahtziné, Diosé, ma titechmotlalcahuilitzino inic ahmo tlahtlacolpan tihuetzizqueh (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 218-219, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
• «Oh Dios, Padre Nuestro, que por todas partes sea tu santo nombre conocido, obedecido, amado, (loado / estimado)...»: Totahtziné Diosé, ma nohuian ixmacho, tlacamacho, tlazohtlalo, ihtolo... in moyectocatzin (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 4 - 5, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

No hay que confundir la exhortación con la exclamación (que es un simple grito o alzamiento de la voz —http://www.wordreference.com/sinonimos/exclamaci%C3%B3n—). Tanto el impertativo como la exhortación pueden ponerse entre exclamaciones (¡ximotlali!, ¡ma ximotlali!).

Uso de la partícula «ma»[editar]

Cuando la exhortación no es imperativa, lo normal es que anteceda la partícula «ma» —para dar un matiz de respeto—:

• «Padre, Dios: hágase tu voluntad»: «Totahtziné Diosé: ma huel chihualo in ticmonequiltia» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 122 - 123, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
• «Padre, Dios: venga a nosostros tu reino»: «Totahtziné Diosé: ma huallauh motlahtocayotzin» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 74 - 75, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Cuando la frase tiene carácter impertativo y un contenido afirmativo suele omitirse la partícula «ma», pero aparece sistemáticamente («mah» o «macah») cuando la frase es negativa:

• «No atormentes, no ultrajes, tú el ala y la cola, hombre del pueblo, o aún tú, la falda y la camisa, mujer»: «Mah titetolinih, mah titepinauhtih (in tehhuatl) in ticuitlapilli in tatlapalli, ahnozo in ticueitl in tihuipilli» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 187 - 188, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
• «No desprecies, no desdeñes a los que están abajo, no desees la muerte de alguien, no lo menosprecies, hónralo, alábalo, respétalo...»: «Macah xitexicitta, mah titetlanitta, mah titeopolotoca, macah atle ipan xiteitta, mah ahtle ipan titematiza huel xitetimalo, xitechamahua, xiteixtili...» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 187 - 188, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

El pasivo[editar]

Podemos definir este modo verbal como aquel que pone el acento en la acción en lugar de en el sujeto. Mientras en el modo indicativo lo importante es el sujeto, en el modo pasivo lo importante es la acción, el proceso, de ahí que el protagonismo lo tenga el verbo ser:

«... por ello serás arrojado para siempre a la región de los muertos...»: ... ic cemihcac mictlan tipiloloz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 118-119, UNAM, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

El pasivo con sentido impersonal[editar]

En el náhuatl se utilizan construcciones pasivas para lo que en castellano son simples impersonales:

«Los domingos, tiempo de fiesta, se acudirá a misa, se confesará uno, se recibirán los Santos Sacramentos»: Domingotica, ilhuitlipa, cacoz, ittaloz missa, neyolcuitiloz, celiloz Sanctos Sacramentos (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 22-23, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Dios quiere que se ame a los demás, al prójimo ...»: Motenahuatilia Dios in tetlahzohtlaloz tehuampoh... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, p. 22, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Para que se entienda bien la palabra »: Inic huel cacoz tlahtolli... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 56-57, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

El sujeto de la oración pasiva es aquel que fuera el «completo directo» de la oración activa. Pero qué ha de entenderse por complemento directo de una oración activa es variable:

«No se le envidiará (a él) por ello»: Ahmo ic itech neyolcohcoloz[44]​ (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 236-237, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

El sujeto agente[editar]

«También por (boca de) Dios los hombres fueron informados, se les dio a conocer que un varón vendría a nacer a la tierra y que obtendría honores, mucho se haría notar»: Yequeneh itechpatzinco Dios, oihhuiloqueh, oquimatihqueh ca ce tlacatl oquichtli tlacatiz in tlalticpac, cencah panhuetziz, mopantlazaz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. - , Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Morfología nominal[editar]

La morfología flexiva nominal es relativamente simple comparada con la morfología verbal. En realidad el náhuatl no tiene una flexión de caso para marcar las relaciones gramaticales. El nombre tiene dos formas básicas la forma no-poseída (absolutivo) y la forma poseída. La forma absolutiva se marca mediante alguno de los sufijos: -tl o sus variantes (-tli, -li) o -in. Los nombres derivados de verbos no llevan marcas de absolutivo. La marca -tl deriva del marcador de un acusativo genuino *-ta conservado todavía en otras lenguas utoaztecas.

El náhuatl clásico no distingue género gramatical propiamente dicho, aunque sí distingue semánticamente la clase de los animados y los inanimados. Los animados marcan obligatoriamente el número gramatical (singular o plural) y los inanimados en general usan la misma forma para el singular que para el plural. En náhuatl moderno, por influencia del español, todos los nombres contables usan marcas de número con independencia si designan animados o inanimados.

En el náhuatl existen dos tipos de sustantivos, los primitivos y los derivados. Los sustantivos primitivos son fácilmente identificables por tener cuatro terminaciones (sufijos absolutivos), /-tl, -tli, -li/ (alomorfos generales fonéticamente condicionados) e /-in/ (restringido a clases semánticas restringidas). Los sustantivos derivados se aglutinan con otras palabras para formar nuevas palabras, como ejemplo del castellano para facilitar su comprensión; es la palabra sacapuntas, que está formada de dos palabras distintas que al unirlas crean una nueva palabra. Ejemplo:

Naca-+ tamal-li > nacatamalli (tamal de carne o "nacatamal")
Tēuc- + Tlahtōl-li > Tēuctlahtōlli (Lengua de los señores o "lenguaje culto")
Chīchīhual- + ā-tl > chīchīhualātl (Agua de seno o "leche")

(En el caso de topónimos mexicanos de origen náhuatl, la traducción se lee de atrás hacia delante). Ejemplo :

Chapōl- + tepē- + -c > Chapōltepēc (En el cerro de los saltamontes)
  • En caso de que aparezca una vocal débil precediendo al sufijo nominal, ésta desaparece junto con el sufijo. Por ejemplo:
Chiquih- + cal-li > chiquiuhcalli (casa de canastas)
Cuahui- + tlah > cuauhtlah (junto a los árboles o bosque)


Formas de plural[editar]

Las formas de plural eliminan el sufijo de absolutivo o el sufijo de posesión y lo substituyen por un sufijo de plural no-poseído o de plural poseído. La raíz normalmente no sufre cambios al formar el plural, aunque unos pocos nombres reduplican la parte inicial de la raíz en las formas de plural. Este es un rasgo arcaico, ya que la reduplicación inicial fue un procedimiento regular de formación del plural en las lenguas utoaztecas que casi ha desaparecido del náhuatl. Algunos sufijos como los diminutivos y los aumentativos se reduplican en las formas de plural. Existen tres formas principales de formar el plural:

  • Mediante la sufijación regular de los sufijos -meh, -tin, -huan; para los que parece existir una distribución complementaria en náhuatl clásico, el primer se usa para raíces no poseídas acabadas en vocal, el segundo para raíces no poseíadas acabadas en consonante y el tercero para raíces poseídas. En los modernos dialectos tiende a conservarse sólo una de las dos formas -ti (< -tin) o -mej < (-meh).
  • Mediante sufijación irregular añadiendo el saltillo u oclusiva glotal al final: -h, esta forma sólo se da en algunas palabras idiosincráticas.
  • Mediante reduplicación parcial reduplicando la primera sílaba y posbilemente combinando esto con alguno de los sufijos anteriores. Este plural sólo se conserva en algunas palabras.

Plurales sufijados regulares[editar]

Para pluralizar los sustantivos, en náhuatl sólo se pluralizan personas y animales que se les conoce como seres animados y no se pluralizan objetos, ni plantas, ni otros nombres referidos a entidades inanimadas. Existen varias formas según la terminación. Las palabras terminadas en –tl, –ni, sustituyen esta partícula por el lexema –h.

epatl 'zorrillo' / epameh 'zorrillos'
tēcuāni 'fiera' (lit. tē-kwā-ni '[uno que habitualmente] come a personas') / tēcuānih 'fieras'

Los sustantivos terminados en -tli, -li, –in sustituyen esta partícula por el lexema –tin; por ejemplo: (es preferible decir sufijo en vez de lexema)

cuāuhtli 'águila' / cuāuhtin águilas
michin 'pez' / michtin o michimeh 'peces'
miac 'mucho' / miacquin o miacquintin 'muchos'

Los sustantivos terminados en -huahcatl y –qui, sustituyen esta partícula por el lexema –queh; por ejemplo:

Michhuahcatl 'michoacano' > michhuahqueh 'michoacanos'

Plurales reduplicados[editar]

Si bien el proto-utoazteca debió usar extensivamente la reduplicación parcial de la primera sílaba para formar el plural, en náhuatl dicho procedimiento ha caído largamente en desuso y en náhuatl clásico sólo unas pocas palabras forman el plural de esa manera. La pluralización por reduplicación consiste en repetir la primera sílaba de la palabra (a veces parcialmente). En época prehispánica algunas palabras podían formar el plural mediante sufijación o por reduplicación opcionalmente. Se consideraba que dichos eran una forma muy elegante que deriva del pillahtolli 'lenguaje [propio] de los nobles'. De hecho en náhuatl clásico se encuentra la form reduplicada en situaciones enfáticas. Algunas palabras tienen este tipo de pluralización y son las siguientes:

cōlotl 'alacrán' > cōloh 'alacranes'
mōyōtl 'mosquito' > mōyoh 'mosquitos'
cōatl 'serpiente' > coah 'serpientes'
mazātl 'venado, ciervo' > mazah 'venados, ciervos'
tecolōtl 'búho' > tecoloh 'búhos'
coyotl 'coyote' > cocoyoh 'coyotes'

Plurales con saltillo[editar]

El uso del saltillo, (el saltillo escrito como -h postvocálica es una oclusiva glotal, en algunos dialectos modernos se ha hecho fricativa [h] o [x]). la cual suena cuando queremos pluralizar gentilicios y personas, por ejemlo:

mexihcatl 'mexicano' / mexihcah 'mexicanos'
pōchtēcatl 'comerciante' / pōchtēcah 'comerciantes'
mixtēcatl 'mixteco' / mixtecah 'mixtecos'
tlacatl 'hombre, persona' / tlacah 'hombres, personas'

El prefijo posesivo[editar]

Los nombres tienen dos formas básicas la forma no-poseída o absolutivo, y la forma poseída. La segunda se puede formar a partir de la primera eliminando el sufijo absolutivo y añadiendo un sufijo de forma poseída además de un prefijo que indica la persona del poseedor (1ª, 2ª, 3ª, ...). Cuando un nombre en singular acaba en -tl, -tli, -li, -itl, o -in su forma poseída se forma cambiando esta terminación por -uh si la raíz acaba en vocal (si acaba en consonante en las formas antiguas se añadía o -hui pero frecuentemente ya en el siglo XVI esta marca se omitía), y se prefija delante el prefijo posesivo. En el plural se eliminan los sufijos de abolutivo plural -meh o -tin y se substituyen por -huān además de añadir el prefijo posesivo. El siguiente cuadro resume estas transformaciones:[45]

Absolutivo Poseedor
Singular
Poseedor
Plural
Singular tōcāitl
'nombre'[46]
notōcā
'mi nombre'
motōcā '
'tu nombre'
ītōcā
'su nombre'
totōcā
'nuestro nombre'
amotōcā
'vuestro nombre'
īntōcā
'su nombre'
chichitl
'perro'
nochichiuh
'mi perro'
mochichiuh'
'tu perro'
īchichiuh
'su perro'
tochichiuh
'nuestro perro'
amochichiuh
'vuestro perro'
īnchichiuh
'su perro'
chāntli
'hogar'
nochān
'mi hogar'
mochān
'tu hogar'
īchān
'su hogar'
tochān
'nuestro hogar'
amochān
'vuestro hogar'
īnchān
'su hogar'
calli
'casa'
nocal
'mi casa'
mo'cal
'tu casa'
īcal
'su casa'
tocal
'nuestra casa'
amocal
'vuestra casa'
īncal
'su casa'
Plural (idéntico al singular tōcāitl por ser nombre abstracto)
chichimeh
'perros'
nochichihuān
'mis perros'
mochichihuān'
'tus perros'
īchichihuān
'sus perros'
tochichihuān
'nuestros perros'
amochichihuān
'vuestros perros'
īnchichihuān
'sus perros'
(idéntico al singular chāntli por ser abstracto)
(idéntico al singular calli por ser inanimado)

Algunos ejemplos:

Tōcāitl 'nombre', māitl 'mano', cuāitl 'cabeza', cuēitl 'falda', son sustantivos con absolutivo singular en -itl y que se flexionan como māitl 'mano'.

Los sustantivos terminados en -qui, al pasar al plurar se les agrega el lexema –huan. También existe otra terminación -qui, pero esta es el sufijo participal y tiene variantes parecidas al sufijo posesivo; -c-, -qui-, -cā-. Ejemplos:

Cocoxqui 'enfermo' / nococoxcāuh 'mi [familiar] enfermo ' / nococoxcāhuān 'mis enfermos'
Xochipixqui 'jardinero' / moxōchipixcāuh 'tu jardinero' / moxōchipixcāhuān 'tus jardineros'
Teōpixqui 'párroco, sacerdote' / īteōpixcāuh 'su párroco [de él/ella]' / īteōpixcāhuān 'sus párrocos [de él/ella]'

Algunos sustantivos terminados en pluralización dual cambian por el lexema -uh, y en plural se usa -huān

Cōatl 'serpiente' / mocōah 'tu serpiente' / mocōahuān 'tus serpientes'
Māzatl 'venado' / imāzauh 'su venado [de él/ella]' / īmāzahuān 'sus venados [de él/ella]
Agua = Atl / nuestra agua = tāuh
Búho : Tecolotl / vuestro búho = amotecouh / vuestros búos = amotecolōhuān
Mosquito = Moyotl / su mosquito (de ellos) = inmoyouh / sus mosquitos (de ellos) = īmmōyōhuān

Sustantivos con terminación –huitl cambian por el lexema -uh y en plural aumenta la primera sílaba

Árbol = cuahuitl / mi árbol = nocuauh /
Canasta = chiquihuitl / tu canasta = mochiquiuh
Tiempo = cahuitl / su tiempo (de él o ella) = icauh
Nieve = cepayahuitl / nuestra nieve = tocepayauh

Suatantivos con terminación -catl pierden la terminación -atl y en plural se aumenta la primera sílaba.

Nariz = yacatl / mi nariz = noyac
Cebolla = xonacatl / tu cebolla = moxonac
Axila = ciyacatl / su axila (de él o ella) = iciyac
Cara = xayacatl / nuestra cara = toxayac

Derivación apreciativa del sustantivo[editar]

En náhuatl es muy frecuente que los sustantivos tengan formas especiales en función de si se pretende enfatizar respeto o desdén hacia un determinado ser animado. Esas formas especiales se obtienen por derivación apreciativa mediante sufijos que siguen a la raíz. Los sufijos típicamente usados son -tzin, -tzintli (afectivos), -tōn, -tontli, -pōl (despectivos), por ejemplo:

Itzcuintli: perro
Itzcuintzin (forma afectiva): 'amado perro'.
Itzcuintzintli (modo diminutivo): 'perrito [querido]'.
Itzcuintōntli (modo despectivo): perrucho.
Itzcuinpōl (aumentativo despectivo): perrote, perrazo.

La sílaba[editar]

Las sílabas, que incorporan una consonante al menos, pueden ser sílabas directas o inversas (V)C(V).[47]

Ausencia de adposiciones en el náhuatl[editar]

En el náhuatl no existen preposiciones. Eso tiene que quedar bien claro. Si hablamos de preposiciones es solo porque su equivalente castellano son las preposiciones.

Hay tres tipos de lenguas en relación a las preposiciones:

  • Las lenguas prepositivas, aquellas que utilizan preposiciones. Es el caso de las lenguas romances, como el castellano.
  • Las lenguas declinativas, aquellas que suplen las preposiciones utilizando casos mediante los cuales declinan los sustantivos. Ocurre así en el alemán.
  • Las lenguas pronominales, aquellas que suplen las preposiciones con los pronombres. Es el caso del náhuatl. En este caso, la originalidad del náhuatl es espléndida.

Pongo únicamente cuatro ejemplos, para que se entienda bien, pues de ello hemos tratado más arriba:

1) «Voy a México para cuidar a mi abuelita: In ompa niquiza Mexihco, inic quimocuitlahuiz in nocihton.
Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Mexihco In ompa niquiza, inic quimocuitlahuiz in nocihton.
(Es) a México A donde salgo para cuidar de mi abuelita.

2)

  • «¿A quién se lo dice?»: ¿Aquin quilhuia?
Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
¿Ac (yehhuatl) in (aquin) quilhuia?
¿Quién (es aquel) a quien se lo dices?

3)

  • «¿Con quién voy?»: ¿Aquin itloc niyauh?
Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
¿Ac (yehhuatl) in (aquin) itloc niyauh?
¿Quién (es aquel) con quien voy?

4)

  • «¿De quién lo digo?»: ¿Aquin niquihtoa?
Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
¿Ac (yehhuatl) in (aquin) niquihtoa?
¿Quién (es aquel) de quien lo digo?

Con ello hemos aclarado que no existen los pronombres prepositivos «¿A quién?», «¿Con quién?», «¿Para quién?» o «¿A dónde?».

Una misma preposición puede significar cosas contradictorias. Pongo un ejemplo para que se entienda perfectamente:

  • «Iteh nicah Mexihco»: Estoy en México.
  • «Itech nihualquiza Mexihco»: Procedo de México.

El pronombre relativo interrogativo antecedente «¿Can itech?» puede significar tanto «¿En dónde?» como «¿A dónde?» o «¿De dónde?» y su sentido final viene concretado por la oración subordinada de relativo.

De donde se deduce que es el verbo el que dota de su sentido a la preposición «itech». En cambio en las lenguas prepositivas, como el castellano, ocurre a la inversa: es la preposición la que dota de sentido al verbo.

E igualmente, el pronombre es siempre «¿Quién?» y es el verbo el que permite que se entienda como «¿A quién?».

Es el verbo quien dota de sentido al pronombre y a la preposición. La preposición va unida al verbo y únicamente tiene sentido junto a él. Por ello, y esto es lo más importante, es la preposición que acompaña al verbo la que dota de sentido al sintagma pronominal interrogativo.

En sentido estricto, como veremos, no son verdaderas preposiciones las que acompañan y preceden al verbo. Ni aquellas que algunos denominan «posposiciones» y forman nombres de lugar.

Las «preposiciones» que acompañan al verbo[editar]

Normalmente, en el náhuatl clásico, las partículas que se asemejan a las preposiciones preceden y acompañan al verbo, de manera que forman un todo con él. Hemos dicho más arriba que en el náhuatl es el verbo el que dota de sentido a la preposición que le acompaña y no a la inversa, por lo que no se trata de verdaderas preposiciones.

Pongo algún ejemplo: la preposición «ihuic(pa)» quiere decir normalmente «contra», «en perjuicio de», «llevando la contraria a alguien». La encontramos, con este sentido, en algunos verbos:

  • «Estar en contra (de Algo)» / «Oponerse (a Algo)»: Ihuicpa Cah, ni- (itlah).
  • «Hablar en contra (de Alguien)»: Tehuicpa Tlahtoa, ni-.
  • «Enfadarse (contra Alguien): Tehuicpa Xicoa, nino-.
  • «Liberarse (de Alguien / de un contrario)»: Tehuic ninoquixtia.

Y como tal las encontramos en los textos clásicos:

  • «Ahora se dirá cómo puede combatir[48]​ uno la vida lujuriosa»: in axcan mihtoz in quenin ihuicpa nemaquixtiloz in ahahuilnemiliztli (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 240-239, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
  • «Se dirá lo que hacer para combatir la envidia»: Mihtoz in tlein chihualoz inic ihuic quixtiloz itech neyolcocoliztli(Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 112-113, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
  • «Ahora se dirá cómo se salvará uno de la lujuria: In axcan mihtoz in quenin in ihuicpa nemaquixtiloz in ahahuilnemiliztli (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 112-113, UNAM, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Aunque también las encontramos a la manera castellana, no se olvide que son los sacerdotes españoles quienes escriben los textos clásicos, tienen que ser interpretadas como parte del verbo:

  • «Cuando uno se encoleriza contra Dios, se enfurece uno contra Él, porque en un lugar a veces Dios sobre la gente arroja indiscriminadamente piedras y palos, arroja palos, lanza palos sobre la gente a causa del pecado...»: In ihcuac ihuicpantzinco in Dios nezonehualo necicolo in ihcuac in can quemanian in xoxouhqui tetl in xoxouhqui cuahuitl, tepan cotlaza comayahui in ipampa tlahtlacolli... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 195-196, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996.
  • «No se indignará por ello uno contra Dios, aunque sean innumerables los sufrimientos y las penas que ocasiona a la gente»: Ahmo ic nexicoloz ihuicpa in Dios, macihui in ahmotlapoalli in tlein tecohcoh tetolinih tepam mochihuaz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 196-197, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

A lo sumo, puede decirse que hay verbos que rigen dos o más preposiciones, con lo cuál una precede al verbo y otras lo acompañan.

Pero en el náhuatl moderno podemos encontrar esta preposición acompañando a otros verbos, con un significado distinto:

  • «... las respuestas a nuestras inquietudes profesionales y de compromiso (social) con nuestro pueblo»: ... tlananquililiztli ihuicpa in totlahtlaniliz, itechpa in totequitlatequipacholiz, toaltepenetlatenehuililiz (Librado Silva Galeana, Itlahtol In Librado Silva, Estudios de Cultura Náhuatl, Tomo 26, pp. 305 y 308, UNAM).

Discusión en torno a la existencia de postposiciones[editar]

Se discute si presenta postposiciones en lugar de preposiciones. Hay verbos que rigen determinadas preposiciones. Así ipan, huetzi, ni- (incurrir en)[49]​ o itech huetzi, ni- (consagrarse a).[50]​ También itech cah, ni- (estar).[51]​ Lo cual está en consonancia con la idea de posponer el núcleo, que en este caso es la raíz verbal. Sucede en ocasiones que la gente mal interpreta: así en la frase ahtle ipan tinechittaz, la partícula ipan (que corresponde a la preposición) va con el verbo (y en concreto con la partícula -nech- y no con ahtle, de ahí que no pueda ser llamada posposición sino preposición.[52]​ Si la preposición fuera referida a ahtle (caso en que sería una posposición) nos encontraríamos con una excepción a la regla de que lo adjetivo va delante y lo sustancial detrás. En realidad siempre que encontramos una preposición hemos de pensar que hay un verbo elidido (u omitido).[53]

Un ejemplo puede clarificar esta cuestión. Son equivalentes estas dos oraciones y la preposición va con el verbo en todo caso:

A) «El perverso vive por ello en la tierra, para enmendarse, para que sea puesto a prueba su buen corazón»: Tlahueliloc ipampa nemi yehhuatl in tlalticpac, inic monemilizcuepaz, inic yehyecoloz in cualli iyollo.
B) «El perverso vive por ello en la tierra, para enmendarse, para que sea puesto a prueba su buen corazón»: Yehhuatl ipampa nemi tlahueliloc in tlalticpac, inic monemilizcuepaz, inic yehyecoloz in cualli iyollo (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 100-101, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).[54][55]

En el clásico encontramos también preposiciones, en los textos elaborados por los misioneros españoles.[56]

Los nombres de lugar y las mal llamadas «postposiciones»[editar]

Algunos autores confunden los sufijos que incorporan ciertos nombres de lugar con lo que ellos denominan «postposiciones». Pongo un ejemplo, la palabra «teopan», que significa «iglesia» o «templo». El equívoco se produce porque estos nombres no requieren preposición (queda sobreentendida en el contexto de una frase):

  • «Eres un mezquino cuando en el templo tomas, robas lo que allí deberías dejar, porque le robas algo a Dios, aquello que no das. ¿Qué clase de cristiano eres, de qué clase, que pide a Dios su reino al decir "Adveniat regnum tuum", si sólo a estos bienes del templo se acerca tu corazón?»: Titeoyehuacatini in ihcuac teopan ticcui, tiquichtequi in tlein ompa toconcahuazquia, ticcuilia in Dios, in ahmo ticmomaquilia. ¿Catle monezca in tichristiano, catle monezca, in tiquihtlanilia Dios itlahtocayotzin inic tiquihtoa "Adveniam regnum tuum", intla zan tlein teopan tlatquitl itech mopachoa moyolloh? (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 104-105, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Los nombres de lugar no llevan ciertas presposiciones ni admiten ciertos verbos (como el verbo «ser»).

Los sufijos que forman estos nombres de lugar pueden ser muy variados. Algunos lo hacen mediante sufijos prepositivos. Los encontramos principalmente en los toponímicos (Mexihco, Tenochtitlan, Michhuahcan, Cuauhnahuac...) y en ciertos nombres derivados del impersonal (Tlacacoyan, Tlamachtiloyan...).

Las oraciones subordinadas[editar]

Las oraciones comparativas[editar]

Las subordinadas comparativas de superioridad[editar]

  • «Que aquel que comete adulterio incurre en un pecado mayor que el que asesina a conciencia a otro, y cuando muera el adúltero será tratado con más severidad allá en el infierno, realmente por ello se le hará más desgraciado que aquel al que mató»: «Ca yehhuatl in tetlaxima quipanahuia inic tlahtlacoa yehhuatl in huel temictia, ihuan in ihcuac miquiz tetlaxinqui cencah tlapanahuia inic tlaihiyohuiltiloz in ompa mictlan, huel ic quipanahuiz in huel otemictih inic toliniloz» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 124-125, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

En el ejemplo observamos una primera comparación, en la que aparecen dos sujetos:

1) El adúltero: «yehhuatl in tetlaxima».

2) Aquel que asesina a otro: «yehhuatl in huel temictia».

Y hay dos verbos a simple vista:

1) Aventajar (a alguien): «panahuia, nite-».

2) Pecar, causar daño (a algo), dañar (algo): «ihtlacoa, nitla-».

De modo que hay dos oraciones expresas (la primera principal, la segunda subordinada):

1) El adúltero lo aventaja: «yehhuatl in tetlaxima quipanahuia».

2) Peca el que asesina a otro: «tlahtlacoa yehhuatl in huel temictia».


Pero en realidad son tres las oraciones, tres los verbos:

El adultero — lo sobrepasaes en la manera en quepeca — aquel que asesina a otro:

Oración principal nexo verbal subordinante Oración subordinada
El adúltero lo sobrepasa (es) (en la manera) en que peca el que asesina a otro
yehhuatl in tetlaxima quipanahuia ( ) ( ) in ic tlahtlacoa yehhuatl in huel temictia
La oración principal y el superlativo[editar]

El verbo panahuia, nite- admite todo tipo de objetos: nimitzpanahuia, namechpanahuia, techpanahuiah...

El superlativo se consigue anteponiendo el prefijo «te»:

  • «Supero a todos»: «nitepanahuia».
  • «Soy el mejor»: «nitepanahuia in ic nicualli»
El nexo verbal subordinante[editar]

No es una conjunción modal sino una auténtica oración relativa instrumental.

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
---- in ic niyauh, inic tlahtlacoa yehhuatl in huel temictia
(Es) (en el modo) en que peca el que asesina a otro

Giro instrumental:

Los nahuas no dicen «en que» (in ipan) sino «que con él» (in ic)[57]​.

La oración subordinada[editar]

Debe ir coordinada con la oración principal. Así, para decir «soy más fuerte que tú»

Oración principal nexo verbal subordinante Oración subordinada
Te supero (es) (en la manera) en que soy fuerte
Nimitzpanahuia (yehhuatl) in ic nichicahuac

Yo soy más fuerte que tu tío:

Oración principal nexo verbal subordinante Oración subordinada
Lo supero (es) (en la manera) en que tu tío es fuerte
Nicpanahuia (yehhuatl) in ic chicahuac yehuatl in motlahtzin

Te aventajo en belleza:

Oración principal nexo verbal subordinante Oración subordinada
Te supero (es) en lo que concierne a belleza
Nimitzpanahuia (yehhuatl) in itech huelnezcayotl

Comparativas de igualdad[editar]

  •  : «... como el pájaro nace para volar, el venado o el caballo para correr, el pez para vivir bajo el agua. También así nace el hombre para trabaja, servir»: «in yuhqui yehhuatl in tototl tlacati inic patlaniz, mazatl ahnozo cahuallo inic motlaloz, michin inic atlannemiz. No yuh tlacati in oquichtli inic tequitiz, tlacotiz.» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 248-249, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

La oración subordinada siempre va precedida de «in iuhqui», mientras que principal suele llevar «iuh» o «no iuh».

Comparativas de inferioridad[editar]

Soy menos guapo que tu hermano:

  • «No soy tan guapo como tu hermano»: «nehuatl ahmo ic nihuelnezqui in iuhqui moteiccauh».

La oración subordinada va precedida de «ahmo ic».

La oraciones subordinadas concesivas[editar]

Son aquellas que expresan un impedimento. Van introducidas por nexos que son usualmente, pero no siempre, conjunciones de tipo concesivo: aunque, a pesar de, pese a, excepto que, aun cuando, si bien.

La conjunción concesiva macihui[editar]

  • «A pesar de que nada dice, está enfurecido, disgustado, resentido»: «Macihui in ahtlein quihtoa, zan motlahuelcuitihticah, moteopouhticah, moxicohticah» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 195-196, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
  • «No se indignará por ello uno contra Dios, aunque sean innumerables los sufrimientos y las penas que ocasiona a la gente»: «Ahmo ic nexicoloz ihuicpa in Dios, macihui in ahmotlapoalli in tlein tecohcoh tetolinih tepam mochihuaz» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 196-197, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
  • «Mucho se ha de temer el robo, incluso si no es notorio, incluso si es de poca monta lo que se ha llevado...»: «Cencah imacahxo in ichtequiliztli, macihui in ichtaca mochihuaz, macihui in tlein achitzin cuihuaz» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 88-89, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)

La conjunción concesiva macihui es probablemente una suma de varias partículas que expresan incertidumbre, duda: ma zo nel ihuih.

El sentido de la partícula zo es en castellano aun, aunque. Y forma en nozo la conjunción disyuntiva o (que deriva de aún, todavía).

La partícula ma, con un sentido muy cercano a la partícula tla (propia de las subordinadas condicionales, que introducen una condición), puede traducirse por si, en el caso de. Es la misma partícula que atenúa el imperativo, convirtiéndolo en mera exhortación (y si te sientas —por siéntate—).

Las oraciones relativas de lugar[editar]

Las construcciones con nombres de lugar también admiten giros relativos. Ángel María Garibay[58]​ menciona cuatro partículas, que denomina adverbios, nican, oncan, ompa, incan, con las que se obtienen los pronombres relativos in nican, in oncan, in incan, in ompa.

Origen Meta
De aquí, de México (A)[59]​ aquí, a México
'In nican Mexihco' 'In incan Mexihco'
De allá, de México (A) allá, a México
'In oncan Mexihco' 'In ompa Mexihco'
  • «La comida de aquí es mejor que la comida de allá»: «Yehhuatl in nican tlacualli quipanahuia in ic cualli in yehhuatl in ompa tlacualli».
  • «Ve de aquí a allá»: «Ma xiauh in nican in ompa».
  • «Ven, aquí» (Adverbio): «Ma xiauh, nican».
  • «Ven (a) aquí» / «Ven a este lugar»: «Ma xiauh in incan» / «Ma xiauh inin can».

La forma «in incan» aparece como equivalente a «nican»[60]​ Pero por influencia del castellano, pronto desaparece.

Como en castellano, podemos decir «de aquí (México), a allá (Cuernavaca)» —«in nican (Mexihco) in ompa (Cuauhnahuac)»—; o «de allá (Cuernavaca), a aquí (México)» —«in incan (Cuauhnahuac), in canon (Mexihco)»—.

1) Para decir «vengo de México» —«vengo de allá, de México»— (en donde no estoy ahora).

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Mexihco in oncan nihuallauh
'(Es) (de allá) (de) México' '(de allá) vengo' / 'de donde vengo'

O mejor dicho:

Oración subordinada de relativo Antecedente: oración principal
In oncan nihuallauh Mexihco
'(De allá) vengo' '(es) de México'

E incluso:

  • «Vengo (de allá,) de México»: «In oncan Mexihco nihuallauh»

2) Para decir «vengo de México» —«vengo de aquí, de México»— (en donde me hallo ahora).

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Mexihco in nican nihuallauh
'(Es) (de) México' 'de aquí vengo'

O mejor dicho:

Oración subordinada de relativo Antecedente: oración principal
In nican nihuallauh Mexihco
'De aquí vengo' '(es) (de) México'

Los nombres de lugar tienen un lugar asignado dentro de la oración —normalmente delante o detrás del verbo, pero junto a éste—:

(Sujeto) — (in) — (adverbio —nican u ompa—) — nombre de lugar — Verbo — (Sujeto)— (in) — (adverbio —nican u ompa—) — nombre de lugar — (sujeto)[61]​.

3) Para decir «vine a México» (en donde me encuentro ahora).

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Mexihco in incan nihuallah
'(Es) (a) (aquí) a México' '(a donde) vine'

4) Para decir «vine a México» (en donde no me encuentro ahora).

  • «In ompa Mexihco nihuallah».
  • «In ompa nihuallah Mexihco».
* «Nihuallah im ompa Mexihco».

Las oraciones relativas de lugar («in canin», «in canon») siguen el modelo antecedente:

  • «La casa donde comimos»: «in calli in canin otitlacuahqueh».
  • «allá donde se encuentra tu corazón se encuentra tu riqueza» / «Donde está tu riqueza, allá se encuentra tu corazón»: In canin onoc monetlamachtil, ompa huetztoc in moyolloh (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 92 - 93, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
¿(Ompa / Nican) (in) (canin /canon) tihuallauh?
¿(Allá) (Aquí) (es) a donde vienes? / de donde vienes?

Respecto de la oración antecedente, más arriba hemos visto que el énfasis o focalización también puede ocurrir con los nombres de lugar, con la salvedad de que no admiten el verbo ser (es decir, no llevan el pronombre yehhuatl):

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
Mexihco In canon niyauh, inic quimocuitlahuiz in nocihton.
'(Es) a México' 'A donde voy para cuidar de mi abuelita.'

El pronombre relativo interrogativo antecedente «¿can?» / «¿campa?» puede significar tanto «¿En dónde?» como «¿A dónde?» o «¿De dónde?» y su sentido final viene concretado por la oración subordinada de relativo.

Antecedente: oración principal Oración subordinada de relativo
¿Can (in) (oncan / nican) tihuallauh?
¿(A) dónde? (¿(A) qué lugar?) / ¿(De) dónde? (¿(De) qué lugar) (es) a donde vienes? / de donde vienes?

Y lógicamente, la respuesta puede darse utilizando la forma expresada en el antecedente. La partícula «-pa» puede combinarse con los adverbios de lugar «can» y «on», resultando las formas «in can», «in campa» e «in ompa»:

«Conviene saber que la autoridad de Dios echó, alejó, la soberbia de allá del cielo, a su protector, el diablo, señor del infierno, quien fue soberbio...»: Huel machoz ca yehhuatl in itocatzin in Dios oquihualaz, oquihualtohtocaz, oquihualmayauh (yehhuatl) in nepoaliztli in ompa ilhuicatl, in inezca in diablo, mictlan teuctli, in omopouh... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 34-35, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

En el ejemplo puede observarse que el orden de la oración no es rígido. El sujeto y el objeto pueden ponerse entre el verbo y los nombres de lugar.

La doble negación[editar]

La negación en nahuatl se consigue con el adverbio «ahmo». En composición lo encontramos como «ah-» (ante consonante) o «ay-» (ante vocal). Por eso no caben confusiones en los verbos intensivos o en sus derivados nominales:

«Lujuria»: Ahahuilnemiliztli (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, p. 104, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
«Nada»: Ahtle.
«Frágil»: Ayohhuih Poztecqui.

Ay- ante I suele contraerse:

«Jamás»: A(y)ic

Tampoco se puede confundir con el prefijo verbal «a(n)»:

«(Ustedes) Hermanos míos, sed moderados (prudentes) para no ser (ustedes / vosostros) avergonzados, para no pecar (ustedes / vosotros)'»: Noteiccahuané ma huel xixtlamatican inic ahmo a(n)pinauhtilozqueh, inic ahmo a(n)tlahtlacozqueh (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 168-169, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).

Sobre la doble negación, cabe decir lo siguiente:

1) Los mexicanos no hacen la doble negación a la manera castellana (suprimen normalmente la primera negación):

«No quiero nada»: Ahtle nicnequi.

2) El verbo que va en castellano precedido del adverbio negativo, en náhuatl va sin negación (pero sólo formalmente). Y es el pronombre el que soporta la negación expresa (Ahtle).

«No me permites nada: Ahtle tinechcahualtia.

Véase también[editar]

Referencia[editar]

  1. Un ejemplo del orden Verbo Sujeto Objeto sería el siguiente: «Ca oquimilhuih in Toteucyo Jesu Christo in Judiomeh in ahtlaneltocayah in ahquicuiyah in ahcanayah in itechpatzinco quizaya: "yehhuatli in Diablo in amotah"»: «Que dijo Nuestro Señor Jesucristo a los judíos que no creían, que no lo estimaban, que no seguían su ejemplo, sus enseñanzas: "el Diablo es vuestro padre"»(Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales 1551-1552, Edición de Georges Baudot, pp. 58-59, UNAM, México, 1996 —cita no literal—.
  2. Pongo un ejemplo, tomado del clásico: [«Que quiere decir: que lo bueno has de hacerlo ahora, que no lo (dejes / pospongas) para hacerlo mañana»: Quihtoznequi: in tlein cualli huel axcan toconchihuaz, mah ticcauh inic moztla ticchihuaz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 216-217, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)]
  3. Terminología que utiliza Ángel María Garibay Kintana, en su Llave del Náhuatl, p. 27, Editorial Porrúa, México, 1989, para referirse ciertos supuestos:yei, por ei, yeztli por eztli o yellelquiza por ellelquiza.
  4. [Quien no entra por la puerta al redil de las ovejas sino que sube por otro lugar es un bandido: In ahmo tlatlapoloyan oncalaqui in imithualco in ichcamen zan oc cezcan ontlehco yehhuatl huel ichtecquini (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, p. 76-77, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)]
  5. El objeto puede ser toda una oración, por ello no debe pensarse que «in aquin» introduce al sujeto en el siguiente ejemplo: [A quien dispara bien las flechas... se le da el collar: In aquin huellamina... maco in icozcatl (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, p. 192-193, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)]
  6. Debe evitarse traducirlo como sujeto: «Quien ama a mi padre».
  7. Pongo un ejemplo tomado del clásico: [Gran pecado mortal es la pereza cuando se abandona, se desprecia, se detesta aquello que Dios pide: Huel temictiani in tlatzihuizotl tlahtlacolli in ihcuac cahualo, ahzo telchihualo, tlatzihuilo in tlein quimotenahuatilia Dios (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, p. 208-209, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)]
  8. (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 100-101, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)
  9. La palabra «quenamihqueh» designa a los que se comportan debidamente. Aprovecho para aclarar que la palabra «cielo» se dice, a mi entender, «quenamihcan» y la palabra «infierno», «mictlan». Y como tales se traducen en la siguiente frase: «Deben pensar en el cielo y en el infierno todos aquellos que no se consagran a Dios enteramente en cuerpo y mente»: ma quilnamiquican in quenamihcan in mictlan in ixquichtin in ahmo huel ite(ch)tzinco in Dios ontlami in imix in i(n)yolo» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, p. 114-115, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
  10. Michel Launey, Introducción a la Lengua y a la Literatura Náhuatl, pp. 29 -30, UNAM, México, 1992
  11. Pongo numerosos ejemplos para que no quede duda alguna del error de Michel Launey: [«Por que yo estaba enfermo también»: Ipampa ca no nehhuatl ninococoaya (Rémi Simeon, Diccionario de la Lengua Náhuatl o Mexicana, p. 202, Ed. SIGLO XXI, edición de 1988, México / Paredes)] [«Mucho se ha de (evitar / temer) el robo, incluso si no es notorio, incluso si es de poca monta lo que se ha llevado: porque a aquel que fue nuestro primer padre, de nombre Adán, que robó sólo una frutita, a él lo alejó de ese lugar (el paraíso) Dios»: Cencah imacahxo in ichtequiliztli, macihui in ichtaca mochihuaz, macihui in tlein achitzin cuihuaz: yehica yehhuatl in achto totah in itoca Adán, ca centetl xocontzintli in oquichtec, in oquimocahualtilica Dios (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 88-89, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«¿Acaso no sé yo de ti que eres un adúltero, un ladrón, un alegrador, un sodomita, etc?»: ¿Cuix ahmo nicmati inic tehhuatl ca titetlaxinqui, (t)ictecqui, tiahuiani, ticuiloni, etc? (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 189-180, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Que es santo aquel que no miente»: Ca yehhuatl in huel santo ahmo iztlacati (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 188-189, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Ten por seguro que mucho lo agradeceré y que lo pagaré... / Que es mucho lo que habré de agradecer»: Auh ma iuh ye in moyolloh, ca huel (in) nictlazohcamatiz, auh ca niquixtlahuaz... (Nican Mopohua)] [«Si ocurre que primero somos socorridos... y después no socorremos a quienes nos atormentaron o si nuestro corazón cambia (se endurece), seremos mentirosos»: Ca intla achto titlaocolilozqueh... ahzo zatepan ahmo huel tiquitlaocolizqueh in otechtolinihqueh, ahzo mocuepaz toyolloh, in tiztlacatinimeh (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 188-189, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)]
  12. [«Convenientemente se ha de guardar para cuando sea la hambruna, para vivir, pues algunas veces (no llueve / hay sequía)»: Huel pialoz inic tlamayanaloz, inic nemihuaz, yehica izan quemanian ahmo quiahui (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 154-155, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Cuando un hombre casado (a modo) tiene relaciones con una mujer que no es su esposa, con una soltera...»: in ihcuac ce oquichtli huel tenamic itech ahcia cihuatl in ahmo tenamic zan cahualli, in ahzo yuh nemi,... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 124-125, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«No seremos auténticos cristianos si nos odiamos unos a otros, si nos hacemos sufrir recíprocamente»: Ahmo huel tiezqueh ticristianomeh intla titompacohcolia, titompatolinia (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 239-240, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Especialmente mortal resulta el pecado de pereza cuando se desentiende uno, o aborrece y desprecia, aquello que Dios pide»: Huel temictiani in tlatzihuizotl tlahtlacolli in ihcuac cahualo, ahzo telchihualo, tlatzihuilo, in tlein quimotenahuatilia Dios (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 207-208, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)]: Cahua, nitla- [«De este modo precisamente los desterró Dios de este edén que se llama paraíso terrenal»: Huel ic quihualmoquixtilih Dios in ompa cualcan in itocayoca paraíso terrenal (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 18-19, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Cumplir»: Huel Chihua, nitla-] [«Oh Dios Padre, que se cumpla tu voluntad»: Totahtziné Diosé mah huel mochihua in tlein ticmonequiltia (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 122-123, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Por esto dijo Nuestro Señor Jesucristo: que si alguno mira a una mujer para desearla, en su corazón auténticamente incurrió en adulterio...»: Ic quimihtalhuih In Toteucyo Jesu Christo: Intla acah quimottiliz cihuatl inic quelehuiz, iyollohco huel ic otetlaxi(n) (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 106-107, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Roguemos (todos) a Santa María para que interceda por nosotros, para que salga bien la homilía y para que sea atendida (favorablemente / efectivamente)»: Ma tlatlauhtilo Sancta Maria in ic topan motlahtoltiz, inic huel quizaz tlahtolli, ihuan inic huel cuihuaz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 122-123, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Que aquel que comete adulterio incurre en un pecado mayor que el que asesina a conciencia a otro, y cuando muera el adúltero será tratado con más severidad allá en el infierno, realmente por ello se le hará más desgraciado que aquel al que mató»: Ca yehhuatl in tetlaxima quipanahuia inic tlahtlacoa yehhuatl in huel temictia, ihuan in ihcuac miquiz tetlaxinqui cencah tlapanahuia inic tlaihiyohuiltiloz in ompa mictlan, huel ic quipanahuiz in huel otemictih inic toliniloz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 124-125, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Aunque seas muy rico, inexorablemente al partir habrás de dejarlo todo: Manel cencah taxcahuah, huel ixquich ticcauhtaz» (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 72-73, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«¿Si no consigo soportar el fuego terrenal que no es tan temible, que no es muy doloroso, de qué manera habré de soportar el fuego infernal que es mucho más espantoso, atroz, terrible y doloroso?»: ¿Intlacahmo huel nicpaccaihiyohuih tlalticpac tletl in ahmo cencah tlapanahuia inic teihzahuih, tetoneuh, techihchinatz, tecohcoh? (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 114-115, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [La partícula Huel acompaña a otras, aumentado el sentido de la palabra a la que precede: - «En Gran Manera»: Huel Cencah - «Enfermar gravemente / Agravarse Mucho»: Huellanahui, ni- (Guillermo Ortiz de Montellano, Nicān Mopouha, p. 140, Edición de Universidad Iberoamericana, México, 1990 / Antonio Valeriano, Nican Mopohua, 1649)]
  13. Pongo algún ejemplo: [«Él (Dios) es quien reina, quien dirige, quien gobierna, quien rige»: Huel yehhuatzin tlahuica, tlaohtlatoctia, tepachoa, teyacana (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 176-177, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Es preciso que aquel que busca a Dios, antes de algún modo reciba la gracia de Dios»: Zan huel yehhuatl ixpantzinco huitz in Dios, in achto ic maco in igratia Dios (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 96-97, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Y ahora aquello que en primer lugar nace de la envidia, que es la calumnia»: Auh in axcan yehhuatl inic 1. in itech quiza in neyolcohcoliztli, huel yehhuatl in tetech tlatlamiliztli (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 244-245, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)]
  14. Pongo un ejemplo: «La pereza es como una gran piedra, un gran árbol (como un castigo inponente), pesado, algo pesado, de tal modo que no puede llegar lo divino al corazón de uno... es como la ira en tanto hace sufrir»: Yehhuatl in tlatzihuizotl yuhqui hueyi tetl, hueyi cuahuitl, inic yetic, inic teyetilia, inic ahmo huel yehhuatl in teyolloh itech huetzi in teoyotl... yuhqui in cualaniliztli inic tecohcoh (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 208-209, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)].
  15. Pero pongo un ejemplo para que quede absolutamente claro: [«Que quiere decir: que lo bueno has de hacerlo ahora, que no lo dejes para hacerlo mañana»: Quihtoznequi: in tlein cualli huel axcan toconchihuaz, mah ticcauh inic moztla ticchihuaz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 216-217, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)].
  16. Pongo algún ejemplo, tomado del clásico, para ilustrar el uso del determinante: [Conviene saber que la autoridad de Dios echó, alejó, rechazó la soberbia allá en el cielo, a su protector, el diablo, señor del infierno, quien fue soberbio...: huel machoz ca yehhuatl in itocatzin in Dios oquihualaz, oquihualtohtocaz, oquihualmayauh in nepoaliztli in ompa ilhuicatl, in inezca in diablo, mictlan teuctli, in omopouh... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 34-35, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)].
  17. Pongo un ejemplo tomado del clásico: [«Aún, una cosa está escrita en el evangelio que le ocurrió a un hombre que mucho se había enriquecido, que no socorrió a Lázaro, que era mísero y se encontraba enfermo (se retorcía), y aquel por tal motivo fue condenado...»: Oc centlamantli ihcuiliuhtoc in ipan evangelio in ipan omochiuh in cen tlacatl in cencah mocuiltonoaya, in ahmo quimotlaocolilih in Lázaro in motolinia in mocohcoa, ye yehhuatl ipampa oilatzontequililoc... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 148-149, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)].
  18. De donde se deduce que «aquin» es una simple contracción de «ac» e «in».
  19. En realidad «tleh» es la fusión de «tle» y «yeh(huatl)». Y «tle(i)n» es la fusión de «tle» e «(i)n».
  20. Así «el niño que llora»: In choca conetl.
  21. Algunos traducen el pronombre interrogativo «¿can?» por «¿Dónde?», «¿En dónde?», «¿De dónde?» o «¿A dónde?». Realmente este pronombre es, posiblemente, la fusión del pronombre «ca» con la partícula de lugar «-(y)an», similar a la construcción de «¿Catlehhuatl?», que es, más o menos, la fusión del pronombre «ca» con yehhuatl y significa «¿Cuál?».
  22. En realidad los nombres de lugar no llevan yehhuatl, simplemente se sobreentiende.
  23. En realidad los nombres de lugar no pueden ser sujeto del verbo «estar» (Michel Launey, Introducción a la Lengua y a la Literatura Náhuatl, p. 53, UNAM, México, 1992).
  24. Rémi Simeon dice que el pasivo lleva en el pasado c y en plural -queh(Rémi Simeon, Diccionario de la Lengua Náhuatl o Mexicana, p. LIX, UNAM, 1988).
  25. Rémi Simeon, Diccionario de la Lengua Náhuatl o Mexicana, p. LXXVI, Ed. SIGLO XXI, edición de 1988, México.
  26. Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 170 - 171, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996
  27. a b c Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 40 -41, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996.
  28. Fray Bernardino de Sahagún, Historia General de las Cosas de Nueva España, L. VIII, p. 263, fº 13, anverso, edición facsímil, Biblioteca Medicea Laurenciana de Florencia.
  29. Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp Georges Baudot, . 40 -41, Edición deUNAM, 1996.
  30. a b Michel Launey, Introducción a la Lengua y a la Literatura Náhuatl, p 325, UNAM, 1992.
  31. 1) «Centlamantin Ichcameh: Un rebaño de Ovejas (Remi Simeon, Diccionario de la Lengua Náhuatl o Mexicana, p.86, Editorial Siglo XXI, 1988)] [Par / Grupo / Conjunto: Centlamantli (Rémi Simeon)] 2) [Una veintena de hombres, dos veintenas de hombres: Centecpantin oquichtin, ontecpantin oquichtin] [Una veintena de papeles: Cemipilli amatl (Remi Simeon, Diccionario de la Lengua Náhuatl o Mexicana, Estudios gramaticales, p. XLVII, Editorial Siglo XXI, 1988)] 3) [Cuchara de miel: Cenzomahtli neuctli] 4) [(Un) Paquete de tortillas: Centlayahualolli tlaxcalli] [Dos paquetes de Tortillas: Ontlayahualolli tlaxcalli] [Paquete: Centlayahualolli (Rémi Simeon) / Centlalpilli (Rémi Simeon)] 5) [Centlamantli Cactli: Par de Zapatos] [Par / Grupo / Conjunto: Centlamantli (Rémi Simeon)]
  32. La razón por la que en náhuatl no se pone coma no es otra que la norma que dice que no debe haberla entre el sujeto y el predicado (en el giro denominado «focalización» (Michel Launey, Introducción a la Lengua y a la Literatura Náhuatl, p. 41, UNAM, México, 1992).
  33. Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, 1551-1552, pp. 70-71, Edición de Georges Baudot, UNAM, México, 1996.
  34. a b Michel Launey. Introducción a la Lengua y a la Literatura Náhuatl, p. 316, UNAM, México, 1992.
  35. Michel Launey, Introducción a la Lengua y a la Literatura náhuatl, pp. 53-54, primera edición en español, 1992, UNAM, México
  36. «siendo Dios.
  37. En náhuatl el infinitivo tiene formas personales. Así nicuicaz se usa como cantar (yo) y ticuicaz como cantar (tú)
  38. Pongo un ejemplo tomado del clásico: «... tú que pides a Dios su reino diciendo: venga (a nosotros) tu reino»: ... in tiquihtlania Dios in tlahtocayotzin inic quihtoa: adveniat regnum tuum (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 104-105, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
  39. Aunque los manuales suelen poner una única terminación en -ca, lo cierto es que también aparece la terminación -ya en algunos verbos (por ejemplo en oyeya -verbo ser— o en oyaya —verbo ir—) formándolo sobre la base del imperfecto, lo que presenta numerosas ventajas.
  40. Sólo hay mandato imperativo en las segundas personas. Para las demás se acude a la exhortación.
  41. El prefijo sujeto es «xi- en el afirmativo. Pongo un ejemplo (en el que, además, se puede comprobar que a Dios no se le dan mandatos sino ruegos): «Diosé huel tehhuatzin in ixquich motlachihualtzin ticmocuitlahuia, ma... xitechmohuapahuilitzino...»: ¡Oh Dios, Tú que cuidas de todas las criaturas, aliméntanos... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 88-89, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996).
  42. Pongo, entre otros, unos ejemplos tomados del clásico: [«Que no te suceda nada / Que no te suceda algo / Que nada te suceda / Que nada te ocurra»: Mah itlah mopan mochihua (Rémi Simeon)] [«Que no te atormentes»: Mah titetolini (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 188-189, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«No peques, para ir al cielo»: Mah titlahtlaco, inic tiaz in ilhuicac (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 187-188, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Procura no tomar cosas pesadas (No abuses), guárdate de tomar demasiados baños en el temazcal, que matarás a la criatura, que la sofocarás»: Mah cenca tocontequicui, mah cenca toconmotequimaca in temazcalli, mah titlamicti, mah titlatleten (Sahagún, Historia General de las Cosas de Nueva España, L. VI, p. 119. fº 121, reverso)],
  43. Michel Launey. Introducción a la Lengua y a la Literatura Náhuatl, p. 289, UNAM, México, 1992.
  44. Envidia (de Alguien) / Celos (contra Alguien) / Rencor / Rabia ((hacia Alguien) / Furor / Cólera / Tirria / Desazón / Disgusto / Resentimiento / Animosidad: (Tetech) Neyolcohcoliztli.
  45. Sullivan, Thelma D, 1976
  46. Este sustantivo no lleva sufijo posesivo; Siméon, 1985: 709; Launey; 1992: 91
  47. La «C» significa consonante y la «V» vocal. El paréntesis, su posible omisión
  48. Alzarse uno contra ella,
  49. Pongo un ejemplo tomado del clásico: [«El segundo modo se llama Sodomía, que es en el que incurre el hombre que a un hombre prefiere ...» : Inic ontlamantli in itoca Sodomía. Yehuatl ipan huetzi in oquichtli in ... oquichtli itech ahci... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 134-135, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)]
  50. Pongo un ejemplo tomado del clásico: [«Hay que consagrar el corazón a Santa María purísima que jamás cometió pecado»: Itech huetziz in teyolloh in Sancta Maria in cencah chipahuac in ayic ipan huetz tlahtlacolli (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, p. 114-115, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)]
  51. Pongo unos ejemplos tomados del clásico: [«Aquel que se engríe, que se enaltece falsamente, se encumbra (fanfarronea), se endiosa (presume), se ensoberbece, que dice, que afirma, lo que no está en él, o que no hay, que no tiene lo que dijo»: Yehhuatl mopoa, in zan nen motenehua, mocualihtoa, mopantlaza, motlanitztia, in conihtoa, in teilhuia, in tlein ahmo nelli itech cah, ahnozo ahmo oncah, ahquipiya in oquihtoh (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 8-9, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [»... dado que el sol está en el cuarto cielo, ...»: ... ca in tonatiuh ic nauhtlanepanolli ilhuicatl in itech cah, ... (J. Galindo Trejo, Eclipse Total de Sol, según Chimalpahin, Estudios de Cultura Náhuatl, tomo 21, p. 169, UNAM)] [«Lo divino (la divinidad) y lo humano (la humanidad / la corpulencia / robustez / vigor) se unen (están presentes) en Nuestro Señor Jesucristo y nunca lo abandonaron»: In teoyotl (in divinidad) ihuan in oquichyotl (humanidad) in itech cah In Toteucyo Jesu Christo, aic quimocahuilih (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 124-125, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] [«Tampoco atacarás al sordo o al mudo (que son dignos de estima), o al loco, ni a aquel que tiene alguna desgracia ni al que quizá sufre con el pecado»: Ahmono tihcatimotopehuaz in nontzin, in nacaztapaltzin, ahnozo in tlein cohcoliztli itech cah, in ahzo tlahtlacoltica mocohcoa (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 42-43, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)]
  52. Pongo un ejemplo tomado del clásico: [«Si elijo a la joven, nada verá en mí... y con seguridad me engañará con otro. Si escojo a la anciana, ésta no me satisfará...»: Intla ichpochtli nic'anaz, ahtle ipan nechittaz... ahcic tetlaximaz. Intla nic'anaz ilamatzin ahhuelnechpalehuiz (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 126-127, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)] Aprovecho este ejemplo para denunciar las malas gramáticas, que confunden a los estudiosos de la lengua.
  53. Pongo otro ejemplo: [«... el sol y la luna no están en un mismo cielo sino que cada uno está en cielos diferentes, sobrepuestos...»: ... in tonatiuh in metztli camo za cen ilhuicatl itech in cateh onoqueh, ca cecentlanepanolli itech onoqueh in ilhuicatl... (J. Galindo Trejo, Eclipse Total de Sol, según Chimalpahin, Estudios de Cultura Náhuatl, tomo 21, p. 169, UNAM)].
  54. Georges Baudot no alcanza a traducir el vocablo «eecoloz» lo que le lleva a traducir «para hallar cubierto de sangre un buen corazón»
  55. Más arriba hemos analizado este ejemplo en detalle. La palabra «yehhuatl» no van con la preposición «ipan» sino con la palabra «tlahueliloc». En el texto la partícula «ipampa» significa «por ello».
  56. Pongo un ejemplo: [«Aún, una cosa está escrita en el evangelio que le ocurrió a un hombre que mucho se había enriquecido, que no socorrió a Lázaro, que era mísero y se encontraba enfermo (se retorcía), y aquel por tal motivo fue condenado...»: Oc centlamantli ihcuiliuhtoc in ipan evangelio in ipan omochiuh in cen tlacatl in cencah mocuiltonoaya, in ahmo quimotlaocolilih in Lázaro in motolinia in mocohcoa, ye yehhuatl ipampa oilatzontequililoc... (Andrés de Olmos, Tratado sobre los Siete Pecados Mortales, pp. 148-149, Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996)].
  57. Michel Launey, Introducción a la lengua y a la literatura náhuatl, p. 298, UNAM, 1992
  58. Ángel María Garibay K., Llave del Náhuatl, Editorial Porrúa S.A., p. 66, México, 1989.
  59. En castellano, normalmente estos adverbios que empiezan por «a» no van precedidos de la preposición «a».
  60. La partícula «incan» aparece en Ángel María Garibay K., Llave del Náhuatl, Editorial Porrúa S.A., p. 66, México, 1989.Pero en el uso que se le da aquí parece derivar de «inin» y «can».
  61. Michel Launey, Introducción a la Lengua y a la Literatura Náhuatl, pp. 53 -54, UNAM, México, 1992.

Bibliografía[editar]

  • Kartunnen, Frances, Apéndice: Mowentike Chalman/Los Peregrinos de Chalma de Jean Charlot, Renvall Institute, Universidad de Helsinki.
  • Launey, Michel. Introducción a la lengua y literatura náhuatl. UNAM, 1992.
  • Olmos, Fray Andrés de. Tratado sobre los Siete Pecados Mortales. Edición de Georges Baudot, UNAM, 1996.
  • Silva Galeana, Librado. "Itlahtol In Librado Silva", en Estudios de Cultura Náhuatl, Tomo 26, pp. 303-308, UNAM, 1996.
  • Siméon, Remi. Diccionario de la Lengua Náhuatl o mexicana. Ed. Siglo XXI, México, 1985.
  • Sullivan, Thelma D, Compendio de la Gramática Nahuatl, Universidad Nacional Autónoma de México, [1976] 1992.

Enlaces externos[editar]

Wikipedia
Wikipedia en náhuatl es una versión de Wikipedia en un idioma que se habla en este país. Puedes visitarla y contribuir.

Wikilibros