Magnetófono multipista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Grabadora de pistas»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Tipo de magnetófono.

Multipista Analógico[editar]

Los magnetófonos de bobina abierta multipista analógico permiten la grabación de audio en 4, 8, 16 o 24 pistas.

Las pistas se numeran en orden ascendente desde el borde superior de la cinta (pista 1) hasta el borde inferior.

Dependiendo de las pistas a grabar se necesitara un determinado tipo de cintas.

  • El estándar de ancho para un multipista de 4 pistas es de ½ pulgada.
  • El estándar de ancho para un multipista de 8 pistas es de 1 pulgada.
  • El estándar de ancho para un multipista de 16 pistas es de 2 pulgadas.
  • El estándar de ancho para un multipista de 24 pistas es de 2 pulgadas.

En las grabaciones actuales gracias al mezclador se utilizan todo tipo de fuentes, que son grabadas en pistas independientes.

Estas pistas serán mezcladas al final del proceso para lograr la copia final. Las fuentes pueden ser instrumentos musicales, micrófonos o también otro tipo de aparatos e instrumento musical electrónico que producen señal eléctrica: como los samplers, los sintetizadores, guitarra eléctrica etc.

Los diferentes niveles de mezcla y la introducción de determinados efectos de sonido permiten infinitas posibilidades.

El magnetófono multipista facilitaba en gran medida el montaje sonoro. Las diferentes fuentes sonoras que han de intervenir en una grabación se envían a un mezclador donde se realiza una pre-ecualización, para ajustar todos los niveles.

Es necesario realizar esta pre-ecualización porque los cabezales pueden sufrir desgastes por el uso y otro tipo de problemas...

Los ajustes se realizan en función de una curva estándar que muestra la respuesta en frecuencia de un cabezal ideal (no tiene en cuenta ni el estado del cabezal ni el de la cinta). Hemos de ajustar la respuesta en frecuencia real, con la que muestra esa respuesta en frecuencia ideal.

Existen varias curvas normalizadas. De hecho, muchos equipos disponen de un selector que permite elegir el estándar según los estándares de la normas IEC/CCIR (estándar europeo), NAB (estándar americano) o DIN (estándar alemán).

Muchos magnetófonos además también poseen de ajustes de ecualización diferenciada en alta y baja frecuencia, para ajustarse más fielmente a las distintas condiciones del cabezal, de la cinta, etc.

Una vez que en el mezclador se han ajustados los parámetros y demás (efectos, balance de canales, etc.), la señal se graba en el multipista en grupos de pistas simultáneas (dependiendo de las pistas que permita el magnetófono multipista y de las fuentes que intervengan).

Para asignar que fuente (o fuentes) van a cada pista se establece un criterio de racionalidad, en función de lo que se pretenda. Por ejemplo, en una grabación de un pequeño grupo pop podemos enviar la guitarra y el bajo a una cuerda, el vocalista solitas a otra, un sampler a otra, los coros a otra y el grupo de percusión teclado a otra... etc. Todo dependerá del técnico que realice la grabación y los criterios que el estime oportunos.

Además, el multipista permitía realizar pequeños insertos de audio (edición por inserto) en cualquiera de las pistas. Estos insertos se utilizaban para cambiar el sonido grabado originalmente por otro, sin que se produjeran clics o distorsiones. En definitiva, sin que se notara.

Una vez completado el proceso de grabación pista a pista (laying down), se procede a hacer la mezcla final. Entonces, la salida de cada pista es reconducida hasta la entrada del mezclador, con lo que cada pista se convierte en una fuente de sonido independiente susceptible de ser modificada (de igual modo que lo habían sido las fuentes originales).

Como en la mayoría de ocasiones, la mezcla directa no obtiene el resultado idóneo o que se buscaba, las consolas de mezcla incorporan sistemas automatizados que memorizan los procesos y permiten introducir modificaciones antes de realizar la copia final, sin tener que repetir todo el proceso. Estos sistemas automatizados reciben el nombre de función automática de repetición o posicionador automático (en inglés, autolocate).

En ciertas ocasiones, se necesita oír una determinada grabación realizada en una de las pistas del master, al tiempo, que se va a grabar en otra pista del mismo.

Pongamos el caso de la música (se ha grabado la música y se quiere empacar la voz) o del doblaje (por ejemplo, se oye la versión original o el Sound track internacional –pista sin los diálogos, pero con los ruidos, efectos sonoros, músicas etc.).

En estos casos es fundamental sincronizar la reproducción del sonido con la grabación de la nueva pista. Para que pueda realizarse esta sincronización, una o varias cabezas grabadoras han de poder ser conmutadas al modo reproducción. De otro modo, si utilizáramos un cabezal reproductor, siempre habría un pequeño desfase y, por ínfimo que sea, rompería la sincronía.

Los sistema SEL SYNC son unos circuitos electrónicos de grabación y reproducción que permiten que, mientras se está grabando una pista, se reproduzcan otras. Ambas funciones (grabación/reproducción) están sincronizadas, lo que significa que la cabeza reproductora y grabadora funcionan simultáneamente.

Multipista Digital[editar]

Los magnetófonos utilizados ya no son, los hoy (2005) desfasados, analógicos, sino los digitales que permiten un mayor número de pistas. Ejemplos de formatos digitales multipista son el DASH (permite grabar hasta 48 pistas) y el ProDigi permite grabar hasta 32 pistas)


Formatos digitales multipista
Empresa Año Códec Resolución Frecuencia de muestreo Respuesta en frecuencia Rango dinámico Bit rate Nº máximo de pistas Capacidad Tiempo máximo de grabación
DASH Sony y Tascam 1985 PCM 16 bits 44,1 o 48 kHz 20Hz a 20 kHz 90 dB 52 (48 audio + 4 auxiliares). 69 minutos
ProDigi mitsubishi , Otari y AEG 1982 PCM 16 bits 44,1 o 48 kHz 20Hz a 16 kHz o 20Hz a 20 kHz 90 dB 32

El primer magnetofóno multipista digital comercializado fue el Nagra-D. El Nagra-D fue diseñado para ser la contraparte digital de los magnetófonos de bobina abierta tradicionales. Era un equipo profesional destinado al mercado profesional, que utilizaba cabezas rotatorias como el R-DAT. El Nagra-D permitía grabar hasta 6 horas (360 minutos) de audio digital en un carrete de 18 cm.

La grabación multipista se sigue utilizando, pero no como lo hemos descrito para los magnetófonos analógicos.

Ahora (2005), todo el proceso está controlado por la informática. Esto permite eliminar los pasos intermedios, pues todos los niveles de mezcla son gestionados a través de software MIDI y el sonido se toma directamente de las fuentes, a través de los puertos MIDI.

De todos modos, los multipista digitales también permiten la edición electrónica, e, incluso la edición "a tijera".