Glorieta de Bécquer (Sevilla)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Representación del "amor ilusionado", el "amor poseído" y el "amor perdido".
Representación del "amor herido".
Busto de Bécquer.

La glorieta de Bécquer,[1] [2] ubicada en el parque de María Luisa, Sevilla, Andalucía, España. Es un monumento vivo que tiene planta circular y en su centro se encuentra un gran árbol, un ciprés de los pantanos. Alrededor del árbol se sitúa un monumento en mármol blanco dedicado al poeta romántico Gustavo Adolfo Bécquer. Es una de las glorietas más famosas del parque por su particular belleza y composición. Está declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

Historia y descripción[editar]

Por iniciativa de los hermanos Álvarez Quintero (sus principales financieros) en 1910 durante unos juegos florales en el Ateneo, anunciaron por sorpresa el proyecto. "Ellos eran unos profundos admiradores de Bécquer. Tenían incluso manuscritos". Junto al escultor Lorenzo Coullaut Valera eligieron esta rotonda en la que crecía el Taxodium y escribieron la obra La rima eterna para recaudar fondos. "La representaron por toda España y América. Se abrió una suscripción pública en los periódicos y todo el mundo contribuyó. Al final hasta sobró dinero y todo". La escultura fue inaugurada el 9 de diciembre de 1911. El sueño de los Álvarez Quintero fue realidad en apenas un año debido a la gran acogida popular que tuvo el proyecto. "Collaut Valera quería que el monumento creciera como el árbol. Como Bécquer y la poesía es eterna, esta obra también tenía que serlo. Está pensada también la forma de verlo. Es circular, para que se recorra, para que se viva. Así nos integramos. Forma parte de la idea de eternidad".

El grupo escultórico está formado, hasta la restauración de 2016, por una serie de figuras dispuestas en cinco lados contiguos de un pedestal octogonal, a modo de banco moldurado. La principal figura es el busto del poeta que, sobre un fuste, se eleva por encima de las demás (basado en el retrato realizado por su hermano Valeriano) con fecha de nacimiento y fallecimiento de Bécquer. Un segundo grupo de figuras lo constituyen tres figuras femeninas sedentes en un banco (realizadas de una sola pieza de mármol) simbolizando los tres estados del amor: el “amor ilusionado”, el “amor poseído” y el “amor perdido”, que representan la rima “El amor que pasa”, compuesta por él mismo:

Los invisibles átomos del aire

en derredor palpitan y se inflaman,

el cielo se deshace en rayos de oro,

la tierra se estremece alborozada.

Oigo, flotando en olas de armonías,

rumor de besos y batir de alas;

mis párpados se cierran...¿Qué sucede?

Dime.

–¡Silencio! ¡Es el amor que pasa!

Además hay dos figuras en bronce que representan el “amor herido” (figura yacente) con las alas rotas, y la otra es de un joven Cupido o amorcillo como “el amor que hiere”.

La glorieta original poseía también anaqueles donde se podían consultar obras del famoso poeta envuelto por el romanticismo que rodea el lugar. A día de hoy todavía hay enamorados que depositan ramos de flores y candados en honor a tan bello sentimiento como es el “amor”.

Restaurado en varias ocasiones, la primera modificación tuvo lugar en 1918 cuando Aníbal González suprimió la verja de hierro reemplazándola por una falca de piedra. En 1988 se cambió la verjilla interior y en 1995 se añade la verja exterior y se restaura el conjunto. En 2016, fruto del ensanchamiento del árbol, se restaura para adaptar la escultura a las nuevas medidas del mismo de manera que el grupo pasa a ser un eneágono y se vuelven a colocar las figuras de la forma original en la que estaban cuando se inauguró, con lo que Bécquer está más cerca de las damas, y todas las figuras están más unidas. También se limpia y se reponen algunas de las piezas que se han perdido como la flecha del amorcillo y algunos de los dedos de las figuras femeninas; la actuación se completa con una adecuación del entorno, incluidas la senda circular y la vegetación de los parterres.

El árbol que cobija el monumento es un ciprés de los pantanos o ciprés calvo (Taxodium distichum), especie originaria del Mississippi, plantado aproximadamente entre el año 1850 y 1870. Puede alcanzar una altura de 45 metros y vivir durante al menos 300 años.

Situada cerca del antiguo Pabellón de Información (durante la Exposición Iberoamericana de 1929, ahora es restaurante). Se accede por la entrada al parque.

Referencias[editar]

  1. Cristina DOMÍNGUEZ PELÁEZ, El Parque de María Luisa, esencia histórica de la Sevilla reciente. Sevilla: Publicaciones del Ayuntamiento de Sevilla, 1995.
  2. Marta PALENQUE, La construcción del mito Bécquer. El poeta en su ciudad (Sevilla, 1871-1936). Sevilla: Publicaciones del Ayuntamiento de Sevilla, Instituto de la Cultura y las Artes, 2011.

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 37°22′40.18″N 5°59′21.06″O / 37.3778278, -5.9891833